Nuestro 11 de septiembre de 1973- en nuestra historia-¡ NO OLVIDAMOS- JAMAS PERDONAREMOS!


http://www.radiomagallanes.es/index.html?body22.html


A todos quienes dieron su vida contra la dictadura, que no conocí personalmente y que conocí, a los torturados de mi patria,a los detenidos en los campos de concentración, en las casas secretas de tortura, a nuestros detenidos desaparecidos, a los ejecutados políticos, a sus familiares, a los amigos y amigas que murieron por nuestros ideales, aquellos que hicieron de sus vidas una permanente lucha diaria, en sus lugares de trabajo y en la clandestinidad, a los que estuvieron exiliados y que aún están afuera, a todas y todos los hermanos y hermanas que fueron los patriotas y cristos de ese siglo que pasó y que en su ejemplo concreto en la lucha por la libertad de Chile, nos ofrecieron su existencia para que nosotros pudiéramos vivir mejor y más libres. Con amor.

A lo mejor se ha escrito poco o mucho del golpe de estado de 1973, no lo sé realmente. A veces, pienso que no se han contado de manera aún más explícita y sistemática, los detalles del golpe y de la dictadura y con esto me refiero al detalle de los actos terroristas e insidias de los golpistas, durante los tres años de la Unidad Popular. O los planes para acometer los distintos tipos de asesinatos selectivos y en masa y las torturas o apremios, o como fueron organizados los días y noches de los campos de concentración, por ejemplo.

Pero a veces, creo que más allá de lo real, de lo que toda un país debe saber, puesto que no hay nada más necesario en la vida de un país que conocer su historia, hay un problema de enfoque. De cómo poner la cámara de fotos, desde que ángulo mirar y decir. Y esto lo digo a propósito de la discusión que surgió en el equipo de trabajo de un Boletín Popular en Cerro Navia el año pasado, cuando se propuso escribir sobre este tema. Surgieron miedos, enojos o francamente algunos ni siquiera querían que se escribiera sobre el 11 de septiembre de 1973. Se planteó que era algo que dividía mucho a los chilenos, que siempre se dice lo mismo, que a los comunistas se les identifica con un discurso sobre el golpe ya muy manido, muy usado.

Así que, cuando puse manos a la obra, cuando comencé a escribir esto, no sabía como, para no caer justamente en datos muy técnicos, en frases de propaganda o en lugares comunes, tales como el imperialismo o la instauración del capitalismo financiero. O tomarlo de una manera muy superficial, casi maquillándolo. Que la división de los chilenos y el conflicto, etc., etc., como parece salir en los manuales de historia para estudiantes.

¿Cómo le explicas a un niño, a un joven, a cualquiera que ni siquiera había nacido, lo que significó el golpe de estado de 1973? Si te pones a dar las causas, la persona se aburre, repleta de datos, si haces un listado de hechos, la persona se llena de sucesos, si te pones a enumerar muertos, la persona se llena de cadáveres que no conoció, si le muestras la cantidad de torturados, la persona sólo ve listas o números, mil y tantos, cien, 10, pero no siente en su propia piel esos tormentos. Es un problema de enfoque, es decir de cómo le comunicamos a muchos y muchas chilenas, el dolor humano.

Un golpe es un hecho chocante, algo que te corta de repente tu caminata hacia alguna parte, pero no como te la cortaría un perro que se te cruza y entonces debes parar, no, es un quiebre. Por ejemplo, vas de la mano con tu hijo a comprar el pan y se te escapa y cruza corriendo la calle y pasa una camioneta y lo atropella, te lo atropella, queda tú hijo en la calle, con una flor roja en la boca, con un hilo de sangre que baja por su comisura, y su pequeño cuerpo tirita, como si tuviera un frío indescriptible. Ese es un golpe, un golpe a tu hijo y un golpe a tu corazón, una pena, un horror de mil demonios, que te hace recordar a tu hijo, en esos breves segundos de la agonía, cuando ayer corría libre por el patio de la casa o en el pasaje y al mismo tiempo, te hace actuar rápido, llamar a la ambulancia, llevarlo a la posta, llamar a tu marido, a tu mujer, de la posta ir a la casa a buscar ropa, volver, esperar en una sala verde, lo que hagan los médicos, y tienes miedo y te culpas también porque tu hijo se te escapó de las manos y tienes pena, porque se puede morir y entonces ¿qué vas a hacer, dime, qué vas a hacer sin tu hijo?

Bueno, el golpe de estado de 1973 fue eso y mucho más para millones de chilenos. Despertarse un día temprano en la mañana y ver por la ventana un país húmedo y así sin aviso, mirar ya no al vecino saliendo a trabajar, sino llevado por militares o carabineros, amarrado con alambre, con la cara tapada y no entrar a la micro rumbo al trabajo, sino ser tirado como un animal a un camión militar o a un camión cualquiera, lleno de vecinos arrumbados. Fue, en una tarde cualquiera, ver el río Mapocho o en el sur el Toltén, a los muertos flotando camino al mar, fue para tantos ir en el camión, o ser fusilados en la orilla del mismo río o en el pasaje donde jugaban tus niños. O ser llevados a lugares oscuros donde lo único que escuchaban eran gritos de sus propios hijos o de su mujer.

Fue para Francisco mi amigo, estar jugando en la calle y ver un auto gris con hombres de lentes oscuros, llevarse al papá y a la mamá y verlos gritar sus nombres y ver correr a la abuela tratando de arrebatárselos, fue para Pancho esconderse asustado, bajo las faldas de su abuela. Fue para Panchito, no saber donde buscar para encontrar al papá y a la mamá cuando tenía frío o miedo o hambre o simplemente cuando quería hacer las tareas. Fue para mi amigo Roberto ver como ametrallaban al vecino en la calle, al mismo vecino con quien jugaba a elevar volantines en Septiembre. Fue para el hijo del gitano ver a su papá ser llevado por un helicóptero más allá de las nubes negras de ese maldito septiembre. Fue para Alejandra, no saber donde estaban todos sus hijos, se los llevaron en la noche los carabineros y los encontró 5 años después en un horno de cal, colgando de los pies, amarrados con alambres de púa y con sus caras desfiguradas. Fue para mi amigo Alberto, entrar a la morgue a buscar a su hermano y ver rumas y rumas de cadáveres en los pasillos interiores y tener que taparse la boca y la nariz con un pañuelo, para no respirar la fetidez de los cuerpos descompuestos. Fue para Fernando o Gonzalo estar en un cubo de madera de 2×2 durante semanas, en cuclillas y ser tratados como perros con sarna, durmiendo entre sus excrementos. Fue para Maite ser violada por el torturador, luego por perros amaestrados y luego llenada de ratones su vagina. Fue para Claudio que le cercenaran el pene, de a poco, o para Jesús, que le quebraran las manos y le volaran los dientes. Fue para un actor chileno que estaba en un campo de concentración, que lo fuera a visitar su madre y que ella desapareciera en el interior y nunca más encontrarla. Fue para Gabriela, ver a su padre envuelto en una bandera chilena, ser tirado al otro lado de una embajada y volverlo a encontrar en el exilio 15 años después.

El golpe fue eso, fue la crueldad, fue el horror, fue el miedo, fue el espasmo, fue lo monstruoso, fue lo que nunca creímos que pasaría en nuestro Chilito, sólo lo habíamos visto en las películas de los Nazis y los judíos. O leído en el diario de Ana Frank. Eso fue el golpe. Y con él, la muerte de la historia de un país, que siempre tuvo violencia, pero nunca había experimentado los niveles tremendos de persecución y odio como en ese día y los 17 años que le siguieron. Fue perder a nuestros amigos, a nuestros hermanos, a nuestros hijos, a nuestros padres y madres, fue ya no verlos más, y ni siquiera poderlos enterrar y venerar en un cementerio. Fue ver al Presidente de Chile hecho pedazos, desfigurado por las metrallas, fue ver a los amigos y hermanos con las manos en la nuca en fila, tirados en la calle, a punto de ser aplastados por un tanque, fueron las marchas militares y los bandos y la voz gangosa y marcial de los chacales, gritando extirpar el cáncer marxista, mientras se quemaba La Moneda y la bandera chilena en sus techos.

Fue ver en grandes piras los libros y las revistas que leímos en nuestra niñez y juventud, y esconder los discos de Víctor Jara o los Quilapayun y enterrarlos en el patio, fue dejar de hablar y decir lo que pensábamos, fue andar con cuidado para que, si sobrevivíamos, no delatar nuestra posición no solo política, sino de resistencia interior, a la masacre de los derrotados como nosotros y al delirio de los triunfadores, como ellos.

Si, es cierto, el golpe nos divide, y que bueno que nos divide, porque hechos como ese, porque situaciones de la maldad más grande jamás vista en el Chile del siglo pasado y de toda su historia, no puede unirnos nunca. Hubo víctimas y victimarios, hubo perseguidores y perseguidos, hubo asesinos y asesinados, hubo torturadores y torturados, violadores y violadas, amarradores y amarrados, vendados y quienes nos taparon los ojos, hubo quienes celebraban con champaña la defensa de sus privilegios defendidos por mano ajena, por mano militar, y otros que lloraban escondidos y con miedo la muerte de familiares y amigos.

Hubo niños, jóvenes y viejos, mujeres y hombres conscientes, que siempre supieron lo que pasaba y otros que andan diciendo aún hoy, que jamás se habrían imaginado estas cosas, son los que se hacen los tontos siempre, los que no se comprometen nunca con nada. El golpe nos dividió en ese entonces y nos dividirá siempre, entre quienes creemos en la vida y nos jugamos por ella y vemos la realidad desnuda y entre los asesinos de la vida y sus aliados silenciosos, que se auto engañan siempre, para no asumir sus actos.

Todo lo demás, como dice un amigo, no es más que bailar cueca en enero, es decir, jugarretas del lenguaje para justificar lo injustificable, para tratar de aminorar el tremendo holocausto y genocidio que vivió nuestra patria y nuestros hermanos y hermanas perseguidas, y que nunca debe volver a suceder, nunca más.

La iglesia católica, que defendió al caído en el Chile de ese entonces dice en su doctrina que en cada pobre esta Cristo. Bueno, en cada hermana y hermano asesinado, detenido y desaparecido, torturado, exiliado y preso en las cárceles de la dictadura y en los campos de concentración, en cada casa secreta de tortura, estaba el Cristo vivo, camino a la cruz, y estaba cada judío de las películas, documentales y fotos que vemos hoy y estaba cada palestino masacrado en la Gaza de hoy. No es necesario rasgar vestiduras por los muertos y escarnecidos de otro tiempo y lugar, miremos a nuestro Chile, y lo que pasó y de una vez por todas seamos bien hombrecitos y mujercitas para vivir y educar. El 11 de Septiembre debería ser siempre una fecha en que cada chileno y chilena hiciera, más que una reflexión, actos concretos de reparación de lo vivido.

Yo, por lo menos no olvido y me resulta muy difícil perdonar a quienes nunca han pedido perdón, nunca han llorado sus actos y que se llenan la boca con razones para esconder sus acciones, porque tampoco, que yo sepa, han asumido que hicieron lo que hicieron y muy lejos están de reparar nada.

Mientras caminen por las calles de Chile los asesinos, los torturadores y todos y todas quienes dicen que nunca supieron lo que pasó, o que quieren dejarlo atrás como si no hubiera sucedido o que apoyaron la masacre, yo por la ventana de mí casa, aún veo la calle, el barrio y mi patria querida de siempre, clavada en la cruz y moreteada.

Artículo escrito para el Boletín Cerro Navia Somos todos,
de la comuna de Cerro Navia, Santiago de Chile, septiembre del 2008

Comisaría de Carabineros/Fiscalía de Carabineros

Comisaría de Carabineros/Fiscalía de Carabineros

En Tocopilla, los principales centros de detención y tortura fueron la Cárcel Publica de Tocopilla y la Comisaría de Carabineros de Tocopilla, ubicada en calle 21 de Mayo Nº 1666 Lote A.  El mayor número de detenidos se concentró en 1973. Desde el momento de su detención, los prisioneros, hombres y mujeres, eran maltratados, amenazados y golpeados. Permanecían incomunicados, muchas veces con la vista vendada, hacinados en el calabozo, privados de alimentos, agua y abrigo. En las denuncias a la Comisión Valech se señaló que hombres y mujeres se encontraban en espacios separados. Sin embargo, eran torturados en el mismo sitio, adonde les llevaban continuamente y eran arrojados. Les amarraban a un catre de fierro que mojaban para luego aplicar electricidad. También eran sometidos a simulacros de fusilamiento. Algunas veces eran enviados a celdas de castigo, donde permanecían aislados, con los ojos vendados, en la oscuridad, y sin alimentación.

El 23 de octubre de 1973 fueron ejecutados en la Comisaría de Carabineros de Tocopilla Julio Enrique Brewe Torres; Claudio Togñola Ríos, Agustín de la Cruz Villaroel, Carlos Garay Benavides, Freddy Araya Figueroa, Reinaldo Aguirre Pruneda, Luis Segovia Villalobos, Ernesto Moreno Díaz, Iván Mora Araya, Carlos Gallegos Santis, Breno Benicio Cuevas Díaz y Vicente Ramon Cepeda Soto.
Criminales y Cómplices

Juan de Dios Salazar Lantery (Carabineros. Coronel Ex Fiscal Militar); Luciano Astete Almendras (Prefecto de Carabineros de Tocopilla); Teniente Alex Cantín (Oficial Comisaría de Tocopilla)

Fuentes de Información: Informe Rettig; Informe Valech; CODEPU; Coordinadora de exPresos Políticos de Santiago “Nosotros, los Sobrevivientes Acusamos”; Archivo Memoriaviva

Podría decirse que el golpe, como cualquier golpe, por ejemplo un puñete en la cara, o una patada en las costillas, es muy difícil de explicar, de analizar, de darle un sentido. Había un poema en dictadura, que ya no sé de quién es, que volaba de boca en boca, clandestino: Un niño le pregunta a su madre, qué es un golpe y ella le dice: es algo que te deja moreteado, y el niño mira por la ventana y ve todo el país morado.

FOTO DURANTE EL AÑO 2011

FOTO DURANTE EL AÑO 2011

14 de Enero 2003

El Mostrador

Procesados por crímenes de Tocopilla pasaron Año Nuevo en casa

Sólo cinco meses alcanzaron a permanecer recluidos en Punta Peuco dos ex carabineros procesados en calidad de autores de 12 homicidios cometidos en la comisaría de Tocopilla en 1973.

La Corte de Apelaciones de Santiago se apiadó de ellos durante las festividades de fin de año y a pesar de anteriores negativas por constatar que constituían un peligro para la sociedad, en diciembre la Segunda Sala les otorgó el beneficio de la prisión domiciliaria.

El ex Fiscal de Carabineros, coronel (R) Juan de Dios Salazar Lantery, y el prefecto (R) Luciano Astete Almendras, pudieron pasar el Año Nuevo en casa gracias a que la sala del tribunal de alzada, presidida por el ministro Sergio Valenzuela Patiño y conformada por dos abogados integrantes, así lo determinó el 27 de diciembre.

Ya lo habían intentado para Navidad

Los procesados habían intentado antes no tener que enfrentar el que ellos calificaron de dolor que significa la llegada de una festividad familiar en la cárcel y solos, pero no lo habían logrado para Navidad.

De hecho, por poco los ex carabineros no pudieron pasar el 24 de diciembre con sus familias, pero en la misma cárcel. Los parientes de los encausados habían solicitado el 23 de ese mes que se les permitiera una extensión del horario de visita en Punta Peuco para esperar la llegada de las 00:00 en ese recinto, junto a los procesados, y el ministro a cargo de la causa pidió un informe a Carabineros para que se pronunciara acerca de la factibilidad de esta solicitud.

Pero el informe de la institución armada, que decía que no había inconveniente para ello, llegó el 24 en la tarde, cuando en el tribunal ya no quedaba nadie, por lo que el día 26 el magistrado dictó una resolución sosteniendo que no se pronunciaría sobre la petición pues había perdido oportunidad.

Salazar y Astete fueron procesados por el ministro Juan Guzmán Tapia el 16 de julio de 2002 como presuntos autores de doce homicidios. La causa por los crímenes de Tocopilla se encuentra actualmente en manos del ministro Daniel Calvo, quien asumió la investigación luego de la reorganización de los procesos que instruía el juez Guzmán.

El ministro Calvo se había negado sistemáticamente a conceder el beneficio de la libertad bajo fianza solicitada por la defensa de los procesados, ejercida por el abogado Carlos Portales, y la Corte había ratificado su decisión en otras oportunidades. Pero esta vez, la llegada del Año Nuevo fue un factor a considerar por la Sala del tribunal de alzada, que encontró la solución salomónica para esas fechas: la vuelta a casa.

Los integrantes de esa instancia también consideraron la edad de los procesados (Salazar tiene cerca de 80 años) y algunos informes de salud que no daban cuenta de necesidades reales de traslado.

Ironías de la vida

La historia del beneficio otorgado a los ex carabineros está repleta de ironías, pues los la mayoría de los muertos de Tocopilla nunca pudieron ser vistos por sus familiares, y a algunos se les permitió visita sólo por tres minutos durante toda la época que vivieron detenidos.

El 23 de octubre de 1973 fueron ejecutados en la Comisaría de TocopillaJulio Brewe Torres; Claudio Togñola Ríos, Agustín de la Cruz Villaroel, Carlos Garay Benavides, Freddy Araya Figueroa, Reinaldo Aguirre Pruneda, Luis Segovia Villalobos, Ernesto Moreno Díaz, Iván Mora Araya, Carlos Gallegos Santis, Breno Cuevas Díaz y Vicente Cepeda Soto.

Julio Brewe, de 26 años de edad a la edad de su muerte, era profesor, dirigente sindical, militante socialista. Fue detenido cuando se presentó voluntariamente a la Comisaría de Tocopilla el 18 de septiembre, permaneciendo recluido en ese recinto y sin derecho a visitas hasta el día de su homicidio.

Claudio Tognola-médico obstetra, casado, padre de cuatro hijos y dirigente del Partido Socialista- fue detenido en su domicilio el 16 de septiembre de 1973 por el Jefe de Investigaciones de Tocopilla, junto a una patrulla de militares. Permaneció recluido en la Comisaría de Carabineros de Tocopilla y en la Cárcel de esa ciudad. En los primeros días de octubre de 1973 fue llevado a una mina abandonada, ubicada a 15 kilómetros al norte de Tocopilla, junto aLuis

Segovia, Carlos Garay, Freddy Araya y Reinaldo Aguirre. Todos ellos fueron muertos en esa fecha.

Carlos Gallegos Santis, de 30 años de edad, era profesor, militante socialista. Había sido detenido el 17 de septiembre en las cercanías de su domicilio y trasladado a la Comisaría de Tocopilla, donde permaneció sin derecho a ser visitado hasta la fecha de su muerte.

Breno Cuevas, de 45 años de edad, era inspector de sanidad, militante socialista. Fue detenido el 16 de septiembre de l973 en su domicilio por carabineros y llevado a la Comisaría de Tocopilla, donde permaneció recluido allí y también en la Cárcel Pública. Nunca le fue permitido recibir visitas.

Vicente Cepeda tenía 31 años de edad, era médico cirujano, director del policlínico de Codelco y militante socialista. Fue detenido el 20 de septiembre por Carabineros que le conducieron a la comisaría, donde permaneció hasta su muerte, sin derecho a ser visitado

LUIS SEGOVIA VILLALOBOS, 28 años de edad. Ingeniero en Ejecución – UTE de Copiapó. Funcionario de CODELCO y militante del Partido Socialista. Fue detenido por carabineros el 12 de septiembre de 1973, en su lugar de trabajo, la Termoeléctrica de Tocopilla. Desaparecido durante 17 años hasta 1990, cuando fue rescatado parte de su cuerpo dinamitado en el fondo de la Mina “La Veleidosa” de Tocopilla y llevado por sus familiares a Copiapó donde está sepultado en el Mausoleo de las víctimas de la dictadura en la ciudad.

Julio Enrique BREWE TORRES, de 26 años de edad, profesor, dirigente sindical, militante socialista; detenido cuando se presenta voluntariamente a laComisaría de Tocopilla el 18 de septiembre, permaneciendo recluido en eserecinto, sin derecho a visitas hasta el día de su muerte.

Freddy Alex ARAYA FIGUEROA, 21 años de edad, estudiante universitario, militante socialista; quien había sido detenido el 30 de septiembre de 1973 en el domicilio de un familiar, conducido al Cuartel de Investigaciones, desde donde fue llevado a la Comisaría de Tocopilla dos días después;

Reinaldo Armando AGUIRRE PRUNEDA, de 28 años de edad, empleado de la Sociedad Química y Minera de Chile (Soquimich), militante socialista; detenido el 4 de octubre de l973, por personal de la Policía de Investigaciones de Tocopilla y conducido a la Comisaría de Carabineros del lugar.

Carlos Miguel GARAY BENAVIDES, de 25 años de edad, supervisor en Cobrechuqui, militante comunista; quien fue detenido el 12 de septiembre por funcionarios de Carabineros en su lugar de trabajo. Fue llevado a la Comisaría de Tocopilla y posteriormente a la Cárcel.

Luis Alberto Gómez Cerda, dirigente sindical, militante del Partido Socialista, fue detenido el día 13 de septiembre de 1973, a las 17:30 hrs. por Carabineros de Tocopilla. Después del 11 de septiembre de 1973.

Ernesto Manuel MORENO DIAZ, de 18 años de edad, estudiante de enseñanza media, militante socialista.
Iván Florencio MORAN ARAYA, 21 años de edad, empleado, militante socialista.  Ambos jóvenes fueron detenidos por Carabineros de Tocopilla, alrededor de las 20:00 horas del día 18 de septiembre de l973, para ser trasladados a la Comisaría de ese lugar, según dijeron quienes les arrestaron.  El día siguiente, 19 de septiembre, a las 00:45 horas sus cuerpos fueron entregados en la Morgue del Hospital de la ciudad, dándose como explicación de la muerte el que ambos habían intentado fugarse.  Los certificados de defunción indican como lugar del fallecimiento: “Tocopilla, vía pública Avda.  Costanera s/n”.  El estado en que se hallaban los cuerpos mostraba que los jóvenes habían sido muertos a golpes e impactos de bala.  No se dio una versión oficial y pública de los hechos.

La Comisión se formó convicción de que la muerte de ambos detenidos constituyó una ejecución al margen de toda legalidad, de responsabilidad de agentes del Estado, en mérito de las siguientes consideraciones :

La existencia de testimonios que señalan que ambos arrestados, tras su aprehensión fueron esposados y amarrados, lo que hace prácticamente imposible que hubiesen intentado huir de sus captores;

Igualmente, los detenidos se encontraban desarmados y a merced de sus aprehensores, que a su vez eran policías armados y capacitados para controlar detenidos, lo que agrega aún mayor inverosimilitud al intento de fuga;

Hay testimonios confiables acerca de la presencia de los arrestados en el interior de la Comisaría y no existe explicación ni razón para que hayan sido sacados de allí más tarde, a escasas horas de su aprehensión.

Informe Rettig
El 19 de octubre de 1973 a la 01:.20 horas, fueron ejecutadas por efectivos del Ejército, cerca de Antofagasta, las siguientes personas:

                       -            Luis Eduardo ALANIZ ALVAREZ, de 23 años de edad, estudiante de Periodismo de la Universidad del Norte, militante socialista; quien a fines de septiembre se entregó voluntariamente a las autoridades militares de Arica, ante el requerimiento público hecho por las autoridades de Antofagasta.  Desde aquella localidad fue trasladado a la Cárcel de esta última ciudad, donde al parecer se le inició un proceso, acusado de poseer armas, el que no fue concluído.

Dinator Segundo AVILA ROCCO, de 32 años de edad, empleado de la Sociedad Química y Minera de Chile (SOQUIMICH), militante socialista; quien fue detenido el 29 de septiembre en María Elena y trasladado primero a la Comisaría de Tocopilla y luego a la Cárcel de Antofagasta.

Guillermo Nelson CUELLO ALVAREZ, de 30 años de edad, funcionario de la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO), militante socialista, quien se presentó voluntariamente el 13 de septiembre a la Comisaría de Antofagasta, desde donde fue llevado a la Cárcel de esa ciudad.

Segundo Norton FLORES ANTIVILO, de 25 años de edad, asistente social de la Sociedad Química y Minera de Chile (SOQUIMICH) en María Elena, militante socialista; detenido el 1º de octubre en su domicilio de María Elena, desde donde es trasladado a Tocopilla y a la Cárcel de Antofagasta, posteriormente.

Darío Armando GODOY MANSILLA, de 18 años de edad, estudiante de enseñanza media, militante socialista; detenido en Tocopilla y desde allí trasladado a la Cárcel de Antofagasta.

José Boerlindo GARCIA BERRIOS, de 66 años de edad, trabajador marítimo y dirigente sindical, militante comunista; detenido en Tocopilla el 12 de septiembre, llevado a la Comisaría de esa ciudad y de ahí trasladado a la Cárcel de Antofagasta.  En varias oportunidades, durante su detención, fue llevado junto a su hija a interrogatorios en Cerro Moreno.

Miguel Hernán MANRIQUEZ DIAZ, de 25 años de edad, profesor, empleado de la industria de cementos INACESA, militante socialista; quien fue detenido el 20 de septiembre por detectives y efectivos militares y llevado al Cuartel de Investigaciones de Antofagasta y desde allí a la Cárcel Pública de esa misma ciudad.

Danilo MORENO ACEVEDO, de 28 años de edad, chofer en la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO) y dirigente sindical, militante socialista; quien se presentó voluntariamente el 8 de octubre al Cuartel de Investigaciones de Antofagasta ante un requerimiento público.  Permaneció allí, incomunicado, hasta el 15 de octubre, cuando fue trasladado a la Cárcel Pública.

Washington Radomil MUÑOZ DONOSO, de 35 años de edad, Interventor en la Compañía de Cervecerías Unidas (CCU); detenido en Antofagasta en fecha indeterminada y recluído en la Cárcel de esa ciudad.

Eugenio RUIZ ‑ TAGLE ORREGO, de 26 años de edad, ingeniero, Gerente de la Industria INACESA, militante del Movimiento de Acción Popular Unitaria (MAPU), quien se presentó voluntariamente a la Intendencia de Antofagasta el 12 de septiembre, ante un requerimiento público.  Desde ese lugar fue trasladado a la Base de Cerro Moreno, donde permaneció hasta el 23 de septiembre, cuando fue trasladado a la Cárcel de Antofagasta.  La tortura a que fue sometido se relata en la parte general de este período.

Héctor Mario SILVA IRIARTE, de 38 años de edad, abogado, Gerente de la Corporación de Fomento de la Producción CORFO‑Norte, ex‑Regidor de Chañaral, Secretario Regional del Partido Socialista; quien viajó desde Santiago, donde se hallaba, para presentarse voluntariamente en la mañana del día 12 de septiembre ante las autoridades militares, junto a otras personas, en las oficinas de la Intendencia.

Alexis VALENZUELA FLORES, de 29 años de edad, empleado de la Sociedad Química y Minera de Chile (SOQUIMICH), Presidente del Sindicato de esa empresa y Tesorero de la Central Unica de Trabajadores CUT Regional, Regidor de Tocopilla, militante comunista; detenido el 17 de septiembre en su domicilio de Tocopilla, llevado a la Cárcel de esa misma ciudad y trasladado el 15 de octubre a la de Antofagasta.  Permaneció incomunicado durante toda su detención.

Marco Felipe DE LA VEGA RIVERA, de 46 años de edad, ingeniero, Alcalde de Tocopilla, militante comunista; detenido el 15 de Septiembre por efectivos de la Policía de Investigaciones y Carabineros, llevado a la Comisaría de Tocopilla y el 15 de octubre, a la Cárcel de Antofagasta.

Mario del Carmen ARQUEROS SILVA, de 45 años de edad, Gobernador de Tocopilla, militante comunista; detenido el 14 de Septiembre en su domicilio por efectivos de Carabineros y conducido a la Comisaría de Tocopilla, donde permanece hasta el 15 de octubre cuando es trasladado a la Cárcel de Antofagasta.  Durante el período de su detención permaneció incomunicado.

El 21 de octubre de l973 se publicó en la prensa de Antofagasta un comunicado oficial que daba cuenta de la ejecución de Mario Silva, Eugenio Ruiz‑Tagle, Washington Muñoz y Miguel Manríquez, señalándose que “las ejecuciones fueron ordenadas por la Junta Militar de Gobierno…”.  El 24 de octubre apareció un segundo comunicado público que daba cuenta de las ejecuciones de Luis Alaniz, Danilo Moreno y Nelson Cuello, indicándose que por “resolución de la Honorable Junta de Gobierno, el día 20 en la madrugada se procedió al fusilamiento de tres personas…”, las ya indicadas.

No hubo versión oficial de los restantes siete ejecutados del día 19 de Octubre.

Comunicados oficiales posteriores, tanto de autoridades provinciales como nacionales, hacen referencia a esas ejecuciones como si ellas fueran la consecuencia del cumplimiento de sentencias dictadas por Consejos de Guerra.  En informes entregados por el Gobierno de la época a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos se señalaba que Eugenio Ruiz‑Tagle y Héctor Silva, entre otros, habían sido procesados en la causa 349‑73 seguida ante el Primer Juzgado Militar de Antofagasta, comprobándosele a Ruiz‑Tagle “su participación en el delito de malversación de caudales públicos…y giro de fondos para adquirir armamentos para el Partido Socialista y el Movimiento de Acción Popular.  Además se acreditó su responsabilidad en la organización de un plan terrorista preparado para los días 18 y 19 de septiembre de l973…  el tribunal correspondiente le impuso la pena de muerte que se cumplió por fusilamiento el 19 de octubre de l973″.  En cuanto a Héctor Silva, según esa versión, se le habrían acreditado diversos delitos, entre ellos malversación de caudales públicos, atentado contra la Seguridad del Estado, tenencia ilegal de armamentos y explosivos, agregándose que “su participación en estos actos se comprobó fehacientemente “.  En la causa confesó su participación, como propiciador, organizador y principal dirigente de una organización paramilitar…En el proceso respectivo …  se le condenó a la pena de muerte, que fue cumplida mediante fusilamiento el 19 de octubre de l973″.
Tras analizar detenidamente los antecedentes recibidos y los testimonios recogidos de diversas fuentes, la Comisión se formó la convicción de que las muertes de las catorce personas antes individualizadas correspondieron a ejecuciones de responsabilidad de agentes del Estado que actuaron al margen de toda legalidad, lo cual constituyó una violación de sus derechos humanos, en especial a la integridad física, al justo proceso y a la vida.  Fundamenta su convicción en las siguientes consideraciones:

Respecto de la mayoría de los ejecutados existen testimonios verosímiles de que mientras estuvieron privados de libertad y antes de ser muertos, fueron atrozmente torturados.  Ello, desde luego, invalidaría cualquier confesión prestada.

La versión oficial que daba cuenta de la existencia de un proceso judicial que habría concluído en la condena a muerte de los catorce afectados es contradictoria con la primera información que daba cuenta de una decisión de la Honorable Junta de Gobierno; que a pesar de los requerimientos hechos por la Comisión, no fue posible obtener las piezas del proceso que se habría sustanciado en contra de los ejecutados, lo que junto a los demás antecedentes la lleva a concluír que este nunca existió;

Que, además, la primera versión acerca de la decisión de la Junta de Gobierno es coherente con el hecho que al momento de los fusilamientos se hallaba presente en Antofagasta una comitiva militar procedente de Santiago con autoridad delegada precisamente de las más altas autoridades nacionales;

Que a este último respecto, las versiones que han entregado los protagonistas son contradictorias en cuanto a la procedencia de las órdenes de ejecución, pero ninguna alega que haya existido un Consejo de Guerra;

Que en el evento que se hubiese realizado alguna especie de juzgamiento de los ejecutados, ello ocurrió sin conocimiento de sus familiares y abogados, lo que significó que los afectados carecieran de derecho a defensa;

Que, cualquiera que haya sido el origen de la orden de ejecutar a los catorce detenidos, en sus fusilamientos participaron oficiales y efectivos militares del Regimiento Antofagasta y oficiales integrantes de la comitiva procedente de Santiago.

(Informe Rettig)

En Memoria de las victimas de la Caravana de la muerte
Octubre 1973

Octubre es en Chile un mes especial, en la memoria de lo sucedido durante la dictadura; es un mes de profundo dolor en silencio, sufrido y acallado durante tantos años por la impunidad.

Octubre es un mes de aire primaveral que a veces nos ayuda a respirar con un poco de consuelo por esta pérdida irreparable de las vidas tan queridas, que fueron arrebatadas con tanto odio, saña y venganza, a manos de quienes vieron en peligro sus mezquinos intereses. 

Octubre es en estos días, la partida de un sangriento viaje hecho por una comitiva militar en un helicóptero del ejército de Chile, y es la recuperación de la memoria de quienes cayeron cobardemente asesinados en ese viaje realizado por agentes del Estado, que durante 36 años se han escudado en el ejército y las órdenes del mando superior, para justificar sus crímenes, por un lado, y por otro, un ejército que durante 36 años nos dice que estos crímenes de lesa humanidad fueron responsabilidades personales de cada uno de los criminales, sin implicaciones para la Institución; siendo que la Institución es del Estado y los culpables, sus agentes. 

En memoria de cada una de las víctimas de la Caravana de la Muerte, en memoria del hombre, del padre, del esposo, del hijo, del hermano, del primo, del tío, del vecino, del compañero de partido, del compañero del sindicato, del gremio, en memoria del dirigente estudiantil, en memoria de los 96.

En memoria de los 96 luchadores sociales que comprometidos con la humanidad, hicieron de su vida la obligación de luchar por un ideal. 

En Memoria de las Victimas de la Caravana de la Muerte, que aún claman por la Vedad, la Justicia y el Castigo a los Culpables.

Valdivia
01. Pedro Barría Ordóñez, 22 años

02. José Barrientos Warner, 29 años

03. Sergio Bravo Aguilera, 21 años

04. Santiago García Morales, 26 años

05. Luis Guzmán Soto, 21 años

06. Fernando Krauss Iturra, 24 años

07. José Liendo Vera, 28 años

08. Luis Pezo Jara, 29 años

09. Víctor Rudolf Reyes, 32 años

10. Rudemir Saavedra Bahamondes, 29

11. Víctor Saavedra Muñoz, 19 años

12. Luis Valenzuela Ferrada, 20 años

Curicó

13. Francisco Lara Ruiz, 22 años

14. Wagner Salinas Muñoz, 30 años
Linares (San Javier)
15. Leopoldo González Norambuena, 20 años

16. Segundo Sandoval Gómez, 19 años

17. José Sepúlveda Baeza, 22 años

18. Teófilo Arce Tolosa, 26 años
Cauquenes
19. Manuel Plaza Arrellano, 25 años

20. Claudio Lavín Loyola, 29 años

21. Miguel Muñoz Flores, 21 años

22. Pablo Vera Torres, 22 años

La Serena
23. Oscar Aedo Herrera, 23 años

24. Carlos Alcayaga Varela, 38 años

25. José Araya González, 23 años

26. Marcos Barrantes Alcayata, 26 años

27. Jorge Abel Contreras Godoy, 31 años

28. Hipólito Pedro Cortés Alvarez, 43 años

29. Oscar Armando Cortés Cortés, 48 años

30. Víctor Fernando Escobar Astudillo, 22 años

31. Jorge Mario Jordan Domic, 29 años

32. Manuel Jachadur Marcarian Jamett, 31 años

33. Jorge Ovidio Osorio Zamora, 35 años

34. Jorge Washington Peña Hen, 45 años

35. Mario Ramirez Sepúlveda, 44 años

36. Roberto Guzmán Santa Cruz, 35 años

37. Gabriel Gonzalo Vergara Muñoz, 22 años
Copiapó
38. Winston Cabello Bravo, 28 años

39. Agapito Carvajal González, 32 años

40. Fernando Carvajal González, 30 años

41. Manuel Cortazar Hernández, 20 años

42. Alfonso Gamboa Farías, 35 años

43. Raúl Guardia Olivares, 23 años

44. Raúl Larravide López, 21 años

45. Edwin Mansilla Hess, 21 años

46. Adolfo Mario Palleras Norambuena, 26 años

47. Jaime Sierra Castillo, 27 años

48. Atilio Ernesto Ugarte Gutierrez, 25 años

49. Leonello Vincenti Cartagena, 33 años

50. Pedro Emilio Pérez Flores, 29 años

51. Benito Tapia Tapia, 32 años -

52. Ricardo García Posada, 43 años

53. Maguindo Castillo Andrade, 40 años

Antofagasta
54. Luís Alaníz Álvarez, 23 años

55. Dinator AvilaRocco, 32 años

56. Guillermo Cuello Alvarez, 30 años

57. Segundo Flores Antivilo, 25 años

58. Darío Godoy Mansilla, 18 años

59. José García Berríos, 66 años

60. Miguel Manriquez Díaz, 25 años

61. Danilo Moreno Acevedo, 28 años

62. Washington Muñoz Donoso, 25 años

63. Eugenio Ruiz ‑ Tagle Orrego, 26 años

64. Mario Silva Iriarte, 38 años

65. Alexis Valenzuela Flores, 29 años

66. Marco De La Vega Rivera, 46 años

67. Mario Arqueros Silva, 45 años

Calama
68. Mario Arguelles Toro, 34 años

69. Carlos Berger Guralnik, 30

70. Haroldo Cabrera Abarzua, 34

71. Carlos Escobedo Caris, 24

72. Daniel Garrido Muñoz, 22 años

73. Luis Alberto Hernández Neira, 32 años

74. Hernán Moreno Villarroel, 29

75. Luis Moreno Villarroel, 30 años

76. David Miranda Luna, 48 años

77. Rafael Pineda Ibacache, 24 años

78. Carlos Piñero Lucero, 29 años

79. Fernando Ramírez Sánchez, 26 años

80. Sergio Ramirez Espinoza, 29 años

81. Alejandro Rodriguez Rodriguez, 47 años

82. José Gregorio Saavedra González, 18 años

83. Domingo Mamami López, 41 años

84. Jerónimo Carpanchi Choque, 28 años

85. Bernardino Cayo Cayo, 43 años

86. Luis Alberto Gahona Ochoa, 28

87. Manuel Hidalgo Rivas, 23 años

88. José Hoyos Salazar, 38 años

89. Rosario Aguid Muñoz Castillo, 26

90. Milton Muñoz Muñoz, 33 años

91. Víctor Ortega Cuevas, 34 años

92. Roberto Rojas Alcayata, 36 años

93. Jorge Yueng Rojas, 37 años

Arica

94. Oscar Ripoll Codoceo,38 años

95. Julio Valenzuela Bastías, 28 años

96. Manuel Donoso Dañobeitia, 26 años

Chile – Octubre de 2008 
A treinta y cinco años del Crimen Masivo cometido por la Caravana de la Muerte
Angélica Palleras N. Hermana de Adolfo Palleras Ejecutado en Tortura en Copiapó
La Caravana de la Muerte es la comitiva militar que partió el 2 de octubre de 1973, luego del 11 de septiembre, recorriendo el sur y norte de Chile en un viaje de exterminio que cobró 96 víctimas. La misión fue ordenada por Augusto Pinochet y quedo a cargo de Sergio Arellano Stark, uno de los más importantes militares conspiradores del Golpe de Estado. Valdivia 12 muertos, Curicó 2, Linares 4, Cauquenes 4, La Serena 15, Copiapó 16, Antofagasta 14, Calama 26 y Arica 3

Alexis Valenzuela Flores

Alexis Valenzuela Flores

Luis Eduardo Alaniz Alvarez

Luis Eduardo Alaniz Alvarez

2

 	José  Garcia Berrios

José Garcia Berrios

Eugenio Ruiz-Tagle Orrego

Eugenio Ruiz-Tagle Orrego

Miguel Manriquez Diaz

Miguel Manriquez Diaz

Segundo Flores Antivilo

Segundo Flores Antivilo

Marco de la vega Rivera

Marco de la vega Rivera

Danilo Moreno Acevedo

Danilo Moreno Acevedo

 

Luis Segovia

Luis Segovia

Freddy Araya Figueroa

Freddy Araya Figueroa

Reinaldo Aguirre Pruneda

Reinaldo Aguirre Pruneda

Ernesto Moreno Diaz

Ernesto Moreno Diaz

Luis Alberto Gomez Cerda

Luis Alberto Gomez Cerda

Carlos Garay Benavides

Carlos Garay Benavides

MIL 859 PERSONAS VICTIMADAS POR EL ESTADO CHILENO. MIL 185 EJECUTADOS. 395 HOMBRES Y NIÑOS DESAPARECIDOS. 82 MUJERES CHILENAS EJECUTADAS, 66 DESAPARECIDAS, NUEVE NIÑOS NACIDOS EN CAUTIVERIO SECUESTRADOS… QUIZÁS MÁS. SEIS EMBARAZADAS PIERDEN A SUS HIJOS A CONSECUENCIA DE PALIZAS PROPINADAS POR LOS AGENTES DEL ESTADO. APARECEN 602 CASOS MÁS PERO SON DENOMINADOS “SIN CONVICCION” POR LA COMISION RETTIG. 15 CASOS DE MUJERES EJECUTADAS FUERON ATRIBUIDOS A LA “VIOLENCIA POLITICA IMPERANTE” EN ESE INFORME, NO OBSTANTE FUERON ASESINADAS DE CERTEROS BALAZOS EN LA CABEZA. 22 MUJERES FUERON MUERTAS EN EJECUCIONES MASIVAS. 15 FUERON ASESINADAS JUNTO A SUS CONYUGES. 10 MUJERES FUERON EJECUTADAS JUNTO CON SUS HIJOS. 10 MAS SE ENCONTRABAN EMBARAZADAS. 50 MUJERES FALLECIERON A CAUSA DE MULTIPLES HERIDAS DE BALA. 19 FUERON PREVIAMENTE DETENIDAS POR AGENTES DEL ESTADO. NUEVES MUJERES MURIERON A CONSECUENCIA DEL ESTALLIDO DE ARTEFACTOS EXPLOSIVOS. TRES EN SUPUESTAS EMBOSCADAS. 26 FUERON EJECUTADAS EN SUPUESTOS ENFRENTAMIENTOS, TODO ELLO SE COMPROBÓ QUE FUE FALSO. 24 MUJERES FUERON ALCANZADAS POR “BALAS PERDIDAS” EN JORNADAS DE PROTESTA NACIONAL. 34 FUERON ASESINADAS AL INTERIOR DE SUS PROPIOS DOMICILIOS. EN 1973 FUERON EJECUTADAS 22 MUJERES. UNA DECADA DESPUES FUERON ASESINADAS 13 MUJERES. 47 MUJERES ERAN SIMPATIZANTES DE MOVIMIENTOS SOCIALES O GREMIALES, SOLO 34 DE ELLAS ERAN CAMARADAS MILITANTES. 22 ERAN AMAS DE CASA. MUCHAS MUJERES FALLECIERON DURANTE EL TORMENTO. MÁS DE 2 MIL MUJERES SUFRIERON LA PRISIÓN POLÍTICA CONFINADAS EN CAMPOS DE CONCENTRACIÓN, CENTROS DE TORTURA Y CÁRCELES CLANDESTINAS. UN CENTENAR MURIÓ EN EL EXILIO A CONSECUENCIA DE LAS TORTURAS RECIBIDAS EN CHILE. MAS DE UN MILLÓN DE MUJERES CHILENAS VIVIÓ EN EL EXILIO. CASI 500 MIL TUVIERON HIJOS QUE AHORA SON CIUDADANOS DE LOS PAISES DE REFUGIO. 5 MILLONES DE MUJERES SOBREVIVIENTES CON EL MAS PROFUNDO DE LOS MIEDOS A CUESTAS

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG

About these ads

2 comentarios

Archivado bajo Compañero Presidente Doctor salvador Allende, unidad

2 Respuestas a “Nuestro 11 de septiembre de 1973- en nuestra historia-¡ NO OLVIDAMOS- JAMAS PERDONAREMOS!

  1. saldiassoto

    no perdono ni olvido

  2. Kinds website is definitely specifically treasured for myself. I bookmarked your site!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s