Vendedores callejeros

DURANTE TODA LA DICTADURA MILITAR TRABAJE COMO COMETA (COMERCIANTE AMBULANTE) EN VALDIVIA – TRABAJE TODO EL TIEMPO QUE ESTABA FUERA DE LA CARCEL O EN UN CALABOZO

GERA

 

Para Carla Ríos Moreno

Escribe Edmundo Moure – Febrero 2018

 Vendedor callejero, buhonero, ambulante, comerciante informal… le pones el nombre que quieras. En muchas comunas del gran Santiago se ponen al final de las ferias formales, y les llaman “coleros”. En la historia, fundidos a veces en una masa de miserables, constituían La corte de los milagros. A efectos estadísticos son gente que trabaja y contribuye al PIB, maravilla de los tiempos modernos inventada por un economista que sabía que el PIB es un engendro inútil. Detrás de todo eso, seres humanos intentando sobrevivir y alimentar sus familias… En verano migran con el mercado

https://ci3.googleusercontent.com/proxy/KiQOv7pTVVJUVziUh6AFG8hvd4hAZt9jEEb5sCi_ir1cdLmevrkX-wHpwQeKCaODrOgZtoy318PoUHBCEqtT232zf4RT2LLkocP_PLA4ZeqcEQ872ZZ7oLCkskN_2RSdcAbF4J8pJEDFu7IDoP7OkVXb=s0-d-e1-ft#https://cascade.madmimi.com/promotion_images/3813/3382/original/canta_gaviota.png?1518711713

Hace tiempo quería escribir una crónica acerca de estos vilipendiados luchadores por el sustento diario, suerte de parias y, en algunos casos, considerados como simples delincuentes, sobre todo si son inmigrantes que vienen “a robarle las oportunidades a los chilenos”, según argumentan los fachos pobres. Ahora lo hago, porque ayer estuve con una sobrina, muy querida, que vende chocolates y bombones artesanales, hechos con sus manos, en las vertiginosas calles de Valparaíso, donde sigue cantando Pablo Neruda y ella –mi sobrina Carla– recita en silencio sus versos, porque sueña con una casa suspendida del cielo, donde crecer (1) al hijo y endulzar sus delicados confites:

Algo pasa y la vida continúa.
La casa crece y habla,
se sostiene en sus pies,
tiene ropa colgada en un andamio,
y como por el mar la primavera
nadando como náyade marina
besa la arena de Valparaíso,
ya no pensemos más: ésta es la casa:
ya todo lo que falta será azul,
lo que ya necesita es florecer.
Y eso es trabajo de la primavera.

Las calles de Santiago se llenan de vendedores ambulantes, en especial durante la mañana, que ofrecen sándwiches, empanadas, fajitas, arepas venezolanas, ropas, artículos electrónicos, libros pirateados, películas porno, bisuterías varias… Todo lo que contribuye a la supuesta satisfacción o ilusoria felicidad del consumidor callejero, ese que anda también escaso de lucas y no entra en las tiendas “establecidas”, aunque a menudo se ensarte comprando productos fuera de uso. Los haitianos suelen vender el popular superocho, esa galleta chocolatada que alivia momentáneamente el apetito… Se dice que los colombianos venden papelillos de marihuana. (De todo hay en la viña del señor).

Los comerciantes –incluidos tenderos y empresarios de mejor pelaje– ponen el grito en el cielo contra los “ambulantes”, porque según ellos, éstos ejercen competencia desleal, excusando en la pasada a los mandantes del retail y a las grandes empresas que se coluden para esquilmar al consumidor, a vista y paciencia de las autoridades, a la vez custodios y servidores de las corporaciones sin rostro. En esta virtual “lucha de clases” (aunque ya nadie recurra al apotegma de Carlos Marx) impera la criolla “ley del gallinero”: los de arriba se cagan en los de abajo, según el peldaño o tabla que ocupes, en perfecta sincronía piramidal. Omiten referirse -estos corporativistas del toma y daca-, a sus propias transgresiones, cuando entregan a los vendedores callejeros productos de segunda o tercera clase, a precio costo de primera, para que los comercialicen en las rúas. Es decir, participan de lo clandestino cuando les conviene, posando de contribuyentes y ciudadanos intachables; son parte de los bien llamados “delincuentes de cuello y corbata”, los mismos que votaron por Sebastián Piñera, exhortándole a combatir, con mano dura, la delincuencia. Paradoja que hoy agrega una nueva faceta: Carabineros de Chile persigue el delito y reprime a los “terroristas” del pueblo Mapuche, mientras la alta oficialidad le hurta al erario nacional treinta mil millones de pesos. Ejemplar.

Los músicos y cantantes callejeros están considerados en el mismo grupo de los vendedores ambulantes. El lugar donde se los persigue con denuedo es en el Metro, donde algún ingenioso ejecutivo del subte ideó reducidos espacios, en ciertas estaciones, para que los artistas de la música den a conocer sus creaciones. Pero éstos insisten en cantar dentro de los carros, lo que constituye un delito más rentable. (A los únicos que no defiendo es a los reguetoneros, pues confunden la melodía cacofónica con la tortura china de repetición demoledora; pero, como mi hijo es músico, jamás les niego una moneda).

Hoy, al mediodía, hube de realizar trámites contables en el centro de Santiago del Nuevo Extremo; precisamente hoy, cuando la temperatura llega a los 34° Celsius y conmemoramos los cuatrocientos setenta y siete años de la fundación de la entonces más austral villa o ciudad bajo la advocación de Santiago Matamoros o Mataindios… Aquí se desconocía su oficio origina y rango de Santo Peregrino, antes de que la milicia se apropiase de su espada de fuego para decapitar infieles y paganos, por igual, transformándolo en furibundo héroe de la causa hispana contra los réprobos y enemigos del Dios verdadero, incluyendo a los comunistas, bajo la Cruzada de Francisco Franco.

Aproveché la circunstancia, entré en el Dominó del Paseo de los Ahumada (hermanos de Teresa de Ávila que dejaron en Chile –uno de ellos- ilustre descendencia, al punto de llegar a ser epónimos por partida doble) y me zampé una “vienesa palta mayo”, acompañada de una Coca Cola sin azúcar, admirando, una vez más, el notable ingenio de los chilenos para diversificar el hot dog o “perro caliente”, aunque original, tan desprovisto de gracia en la patria de Donald Trump.

Al pasar frente al café Haití (propiedad de haitianos pudientes), escuché la voz sollozante de una mujer joven que estaba siendo detenida por dos carabineros (nuestros verdes policías). No tendría más de treinta años y la acompañaba un niño de unos siete u ocho, que se veía asustado y compungido. La mujer vendía “humitas”, esta versión mapuche de los tamales mexicanos, a mil pesos la unidad. Llevaba un cooler o caja de plumavit (¡ay, Castellano, qué pobreza en tu léxico para oficios y adminículos modernos!), montado sobre un carrito de maletas. Uno de los funcionarios del orden le impetró su carné de identidad y el permiso de venta correspondiente, sabiendo de antemano que no lo tenía, pues la Municipalidad de Santiago, hace más de un año, no otorga permisos para comercializar productos perecibles en las calles del centro de la capital… Tampoco autorizaciones para otras mercancías, pues son ya demasiados los que venden, en su mayoría, cesantes disfrazados de “trabajadores independientes”, para favorecer la estadística, esa hada de la mentira puesta al servicio de vender a todos los ciudadanos las supuestas ventajas de un sistema inicuo.

Me detuve y pregunté al carabinero (paco): -¿Por qué la detiene? –A usted no le corresponde preguntar eso –me espetó el “verde sin esperanza”. –Sí me atañe –le dije, en mi calidad de ciudadano. –No tenemos nada que conversar con usted, señor –acotó el segundo policía, ajustándose el correaje; siga su camino…

La joven me miró, para decir, con temblorosa voz:
-Vine a vender humitas… Tengo treinta en el cooler y me las van a quitar.

Treinta mil pesos, pensé. Serán diez o doce de utilidad para toda una jornada. Si hubiese tenido el dinero, se las pago ahí mismo, pero no era el caso. Una mujer joven, quizá madre soltera con marido ausente, que se esforzaba por ganar el pan como vendedora de la calle. No tenía acento extranjero, pero parecía una enemiga más del orden establecido. Entonces, le espeté al paco un lugar común: -Dedíquense mejor a perseguir a los verdaderos delincuentes y no a los que trabajan. Y seguí mi camino pensando en la falsedad de una democracia articulada para beneficio de los poderosos, sus paniaguados y funcionarios serviles. Antes de llegar a mi oficina, compré un vaso de fruta picada a una colombiana. (Ella me conoce)…

-¡Cómo está, cariño?
-Dulce como esta fruta que usted me vende.
-No me diga… que se lo voy a creer.
-Es verdad, porque soy diabético…

Seguí caminando, con su acento y su risa a cuestas, como si el vaso multicolor los llevara. Si le hacemos juicio a la estadística y a sus proyecciones fantasmales –pensé- pronto habrá más vendedores que compradores.

-Yo no sería capaz de vender en la calle, ni siquiera mis propios libros. ¿Y tú, lector conspicuo y establecido, lo harías?

Nota: En el sur de Chile está vigente esta acepción, al parecer, de origen chilote: “Los hijos se crecen, los animales se crían”.

 

EL CAPITAL  TOMO I I

Capítulo VI

LOS GATOS DE CIRCULACIÓN

2.- Gastos de conservación

  1. a) El almacenamiento, en general

Párrafo 09:

El almacenamiento en forma de capital productivo se presenta bajo la forma de los medios de producción que figuran ya en el proceso de producción o, por lo menos, en manos del productor y, por tanto, de un modo latente, ya en el proceso de producción. Ya hemos visto que, al desarrollarse la productividad del trabajo y, por consiguiente, al desarrollarse también el sistema capitalista de producción –que contribuye más que todos los sistemas de producción anteriores al desarrollo de la fuerza social productiva del trabajo–, crece constantemente la masa de los medios de producción (edificios, máquinas, etc.) incorporados de una vez para siempre al proceso y que figuran constante y reiteradamente en él, durante períodos más largos o cortos, y que el incremento de estos medios es al mismo tiempo premisa y efecto del desarrollo de la fuerza social productiva del trabajo. El crecimiento no sólo absoluto, sino relativo de la riqueza bajo esta forma (cfr. Libro I, cap., XXIII, [pp. 525 ss.]) es lo que caracteriza, sobre todo, al sistema capitalista de producción. Pero las modalidades materiales de existencia del capital constante, los medios de producción, no consisten exclusivamente en estos medios de trabajo, sino también en materias primas en los diversos grados de elaboración y en materias auxiliares. A medida que aumenta la escala de la producción y que acentúa la fuerza productiva del trabajo a través de la cooperación, de la división del trabajo, de la maquinaria, etc., crece la masa de las materias primas, de las materias auxiliares, etc, absorbidas por el proceso diario de reproducción. Y estos elementos tienen que hallarse disponibles en el lugar de producción. El volumen de este almacenamiento existente en forma de capital productivo crece, pues, en términos absolutos. Para que el proceso no se interrumpa—prescindiendo en absoluto del problema de que estas existencias almacenadas deban renovarse diariamente o sólo en determinados períodos de tiempo –, es necesario que en el lugar de producción se acumulen siempre más materias primas, etc., de las que puedan consumirse diaria o semanalmente, por ejemplo. La continuidad del proceso exige que la existencia de sus condiciones no dependa ni de una posible interrupción en las compras diarias ni del hecho de que el producto-mercancía se venda diaria o semanalmente y, por tanto, sólo pueda convertirse nuevamente en sus elementos de producción de un modo irregular. Es vidente que el capital productivo puede hallarse latente o almacenado en muy diversas proporciones. Existe, por ejemplo, una gran diferencia según que el hilandero tenga que dejar el algodón y el carbón inactivos durante tres meses o solamente durante uno. Como se ve, pues, este almacenamiento puede disminuir relativamente, aun aumentando en términos absolutos.

– Página –125-126 —   El CAPITAL “TOMO I I” –Traducción de Wenceslao Roces – Primera edición en alemán tomo I — 1867- Primera edición en Español 1946- tercera reimpresión 2006 – Fondo De Cultura Económica México Comentarios y sugerencias : Editorial@fondodeculturaeconomica.com  en Chile a /httpmarxismo-cl/ o bien Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl o Twitter    Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl

https://unidadmpt.wordpress.com/2012/05/08/transcribiremos-a-la-letra-el-capital-de-carlos-marx-tomo-uno/

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!   

Tweets mentioning @Daniel206_73

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Antícapitaslista, ¡¡¡ Unidad Latinoamericana !!!, Campesinos- Jornaleros, chile, Compañero Presidente Doctor salvador Allende, Ex Presos Politicos, OBSERVADORES D.D.H.H.-SUTRA, Peones - Proletarios, SUTRA-CHILE, Trabajadores al Poder, unidad

Chile / Mapuche. Habla Luisa Marilaf Millaleo, esposa del machi Celestino: Hasta las últimas consecuencias

Refiere que desde niña supo cómo era la sociedad chilena. Aunque la verdad, esto de “chilena” lo digo yo (quien escribe), pues ella nunca lo dijo así durante nuestras conversaciones. Y es que Luisa no parece marcar diferencias entre las personas, habla de la gente: “toda es gente”. Así, compruebo una vez más que quien […]

Por Victoria Aldunate Morales, Rebelión

Refiere que desde niña supo cómo era la sociedad chilena. Aunque la verdad, esto de “chilena” lo digo yo (quien escribe), pues ella nunca lo dijo así durante nuestras conversaciones. Y es que Luisa no parece marcar diferencias entre las personas, habla de la gente: “toda es gente”.

Así, compruebo una vez más que quien marca una diferencia abismante y desmesurada entre el mapuche y la idea patriota de “ser chileno”, es en primer lugar un Estado colonial que borra a los demás pueblos que habitamos estos territorios.

Lo más difícil de estos cinco años

Celestino Córdova es machi, una autoridad espiritual mapuche. Fue condenado en 2013 a 18 años de cárcel sin beneficios por el incendio con resultado de muerte del matrimonio latifundista Luschinger-Mackay. Una “ sentencia condenatoria por un delito especialmente complejo de acreditar”, como dijera la propia Fiscalía en esa ocasión. Y así es, muy difícil de probar. ¿Será por eso –justamente- que las pruebas no calzan y los testigos fueron sin rostro?

Le pregunto a Luisa por lo más difícil que ha vivido en estos 5 años y me explica: “Es como mujer… Estoy acá en la casa cuidando a mis cuatro hijos y preocupada por el machi Celestino porque veo como se debilita su espiritualidad y su salud física. Ha estado sufriendo desmayos en esta huelga de hambre. Esto ha sido muy duro para mí. Tengo que ocuparme por un lado de fortalecer a mis hijos y por otro de apoyar al Machi. Nos ha exigido mucho esfuerzo económico y también de energías. A él hay que darle lawen y preocuparse de eso… Son 5 años que está encarcelado y es como si estuviéramos toda la familia encarcelada… aunque no sea así…”.

Llevar la casa y la tierra sola

“Lo que ha sido bueno es el apoyo de la gente de las comunidades y de mi familia, eso es lo que me sostiene a mí, si no tuviera eso… no sé… Y es que nada es como antes: llevar la casa, la familia, la tierra sola… Hay que trabajar doble y triple porque hay que ir a la cárcel… Mire, es como estar pendiente de dos casas, la de la acá y la casa que –desgraciadamente- ahora es el lugar que habita él. Eso sale caro, demanda mucho esfuerzo, hay necesidades cotidianas muy grandes.

Yo antes creía en la justicia. Pensábamos: por qué lo van a condenar si él es inocente, todos sabemos, no hay pruebas, la Justicia lo va a comprender y lo va a liberar… Va salir absuelto, decía yo. Ahora ya me doy cuenta que la Justicia no es justa con los mapuche ni con quienes no tienen poder. Esto se trata de poder y política. Eso he aprendido y es algo que no hubiese querido aprender.

Lo que hacen con el Machi es una condena política por ser mapuche y defender su tierra y a su pueblo. Es racismo.

Luisa vive en Yeupeko desde que nació en los años 80, tiene 30 años. Habla de su infancia: “De chica yo igual me daba cuenta de algunas cosas, pero nunca lo había vivido tan claramente. Cuando niña yo sabía del catolicismo tan fuerte por acá. En la escuela siempre nos querían someter a eso. Nos hablaban de Dios y de que las creencias mapuche eran brujería. Después era la gente evangélica. Decían que el mapuche no estaba bien con sus creencias. Yo no les hacía caso, ni a sus juzgamientos, porque yo sé que no es mala nuestra fe. Es justamente la fe que tenemos, la que nos ayuda… por eso logro hacer todo lo que hago.”…

El machi se comprometió de niño con la fe mapuche

Luisa afirma que no es el pueblo mapuche el que comete crímenes. (Y operaciones huracán mediante, cómo desoírle). Claramente ella sabe de lo que habla: “Nos culpan de crímenes que no hemos cometido porque nosotros no hacemos esas cosas que dicen… Nosotros amamos la tierra y a la gente. Por eso la huelga de hambre del machi, para honrar la fe. El necesita obtener la facilidad de plantar su rewe. Desde niño se comprometió con nuestras creencias espirituales y debe cumplirlas. Eso lo fortalece a él y a nuestro pueblo.

Hasta el momento no ha podido plantar su rewe. No hay rewe. Por eso es que él piensa llegar hasta las últimas consecuencias… Y sí, eso es doloroso para mí, por mis hijos en primer lugar y por mí también. Mis hijos y mi hija están adoloridos por su papá, el más grande entiende todo, sabe que es injusta la condena… ¡A veces siento tanto dolor! Pero sé que no puedo echarme a morir, y con esto he ido aprendiendo a estar de pie y seguir adelante”.

Luisa tiene cuatro hijos con Celestino Córdova, tres niños y una niña, de 11, 10, 7 y 2 años. El machi hace 29 días que inició y anunció una huelga de hambre líquida de carácter indefinido para exigir una serie de medidas correspondientes a defender los derechos humanos que el Estado y el gobierno chilenos sostienen que se respetan: Necesita renovar su rewe como una necesidad coherente con su fe y su condición de autoridad mapuche, exige libertad de ejercer sus creencias espirituales y ceremoniales en la cárcel como en cualquier parte, módulos carcelarios donde gente de diversos pueblos pueda practicar sus costumbres y creencias, la aplicación del Convenio 169 de la OIT sobre Pueblos Indígenas, la restitución de tierras, indemnización por daños históricos y actos de lesa humanidad cometidos contra mapuche por parte del Estado chileno, y por su puesto la libertad y absolución de todos los mapuche perseguidos judicialmente.

(Celestino Córdova está recluido en la cárcel de Temuco y recibe visitas los días lunes y viernes, entre las 10.00 y las 15.00 horas)

EL CAPITAL  TOMO I I

Capítulo VI

LOS GATOS DE CIRCULACIÓN

2.- Gastos de conservación

  1. a) El almacenamiento, en general

Párrafo 08:

Es evidente por sí mismo que allí donde la producción tiende directamente a la satisfacción de las propias necesidades y sólo se produce en pequeñas proporciones para el cambio o la venta, es decir, cuando el producto social no reviste nunca o sólo reviste en una pequeña parte la forma de mercancía, el almacenamiento de mercancías sólo puede constituir una parte pequeña e insignificante de la riqueza. En cambio, aquí el fondo de consumo, es especialmente el de los medios de vida en sentido estricto, es relativamente grande. No hay más que fijarse en la economía tradicional de los campesinos. La mayor parte del producto se transforma directamente, sin almacenamiento de mercancías– precisamente porque no sale de manos de su poseedor–, en medios de producción o medios de vida almacenados. No adopta la forma de almacenamiento de mercancías, y en esto es en lo que se basa A. Smith para decir que en las sociedades fundados sobre este tipo de producción no se da el fenómeno del almacenamiento. Y es que A. Smith confunde la forma de almacenamiento con el almacenamiento mismo y cree que hasta nuestro tiempo la sociedad vivió siempre al día o expuesta a las contingencias fortuitas del mañana+.. Esto es una equivocación demasiado pueril.

*: Lejos de ser, como piensa A. Smith, el almacenamiento el que surge de la transformación del producto en mercancías y de la reserva de consumo en reserva de mercancías, ocurre a la inversa: es este cabio de forma operado por la transición de la producción de producción de mercancías el que provoca las crisis más violentas en la economía de los productores. En la India se conservó, por ejemplo, hasta los tiempos más recientes “la costumbre de almacenar grandes masas de trigo, artículo que era difícil de conseguir aun en los años de abundancia” (Return. Bengal and Orissa Famine, H of C., 1867, I, p. 230, núm.74). La demanda de algodón, de yute, etc., que ha subido de repente a consecuencia de la guerra civil norteamericana, ha determinado en muchas partes de la India una gran reducción de los cultivos de arroz, el alza de los precios y la venta de las antiguas reservas de este artículo en poder de os productores. A esto hay que añadir la exportación sin precedente de arroz a Australia. Madagascar, etc., en los años de 1864-66. Así se explica el carácter tan agudo que revistió la epidemia de hambre de 1866, que barrió solamente en el distrito de Orissa a un millón de hombres (lug. cit., pp. 174, 175, 213, 214 y III. Papers relating to the Famine in Behar, pp.32 y 33, donde entre las causas del hambre se subraya el drain of stock. (Tomado del manuscrito II)

– Página –124 -125 —   El CAPITAL “TOMO I I” –Traducción de Wenceslao Roces – Primera edición en alemán tomo I — 1867- Primera edición en Español 1946- tercera reimpresión 2006 – Fondo De Cultura Económica México Comentarios y sugerencias : Editorial@fondodeculturaeconomica.com  en Chile a /httpmarxismo-cl/ o bien Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl o Twitter    Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl

https://unidadmpt.wordpress.com/2012/05/08/transcribiremos-a-la-letra-el-capital-de-carlos-marx-tomo-uno/

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!

Tweets mentioning @Daniel206_73

Deja un comentario

Archivado bajo Antícapitaslista, ¡¡¡ Unidad Latinoamericana !!!, Campesinos- Jornaleros, Compañero Presidente Doctor salvador Allende, Ex Presos Politicos, OBSERVADORES D.D.H.H.-SUTRA, Peones - Proletarios, SUTRA-CHILE, Trabajadores al Poder, unidad

Mario Edmundo SUPERBY JELDRES, 23 años. ASESINADO POR LA ¡¡¡DERECHA POLÍTICA!!! TERRORISTA

Militancia:

Sin Militancia

Región:

X Los Lagos

Fecha Detención/Muerte:

23-12-1973

Edad:

23 años  

Ciudad-

 Ocupación-

Comuna:

PANGUIPULLI

Instancia Calificadora:

CVR violación de D

SUPERBY JELDRES MARIO EDMUNDO

12 de abril

EPÍLOGO DEL LIBRO “TODOS LOS DÍAS DE LA VIDA. RECUERDOS DE UN MILITANTE DEL MIR” DE ENÉRICO GARCÍA CONCHA, EDITORIAL CUARTO PROPIO (SANTIAGO DE CHILE, 2010)

http://nuestroquerer.blogspot.cl/2013/04/sobre-mario-superby-jeldres.html

Hacía varias semanas que el amigo soñaba con Mario. Eso fue lo que te comentó, sin dar mayores precisiones, notando simplemente la insistencia, la sorprendente presencia de Mario en sus sueños.

Opinaste, entonces, lo siguiente:

–Será que Mario nos está pidiendo que lo vayamos a ver.

Y agregaste:

–Falta poco para su cumpleaños. Lo que yo te propongo es que vayamos en esa fecha.

El 12 de abril (que en el año 2006 fue un día miércoles), ambos se dirigieron al Cementerio General de Santiago.

No conocías el lugar exacto de la tumba. Habías estado en el velorio, no así en el entierro al que concurrieron, además de amigos y familiares, uniformados y no uniformados, representantes de las mismas fuerzas que, el 23 de diciembre de 1973, asesinaron a Mario Superby Jeldres. El amigo tampoco sabía. Mario no figuraba en los registros de la oficina de informaciones pero se pudo identificar el mausoleo familiar.

En sus alrededores, una mujer, empleada del cementerio, estaba limpiando. Los vio aproximarse, escuchó la pregunta acerca de un mausoleo y les dijo:

–Ah… Ustedes están buscando al hijo de doña Clarisa.

Aunque sorprendido, no atinaste a decir otra cosa que sí, que eran amigos. Y que “yo a Mario lo conozco desde chico porque éramos vecinos”. Preguntaste:

–Dígame… ¿Doña Clarisa está viva?

Supiste que iba al cementerio una vez al mes. Probablemente te emocionaste. No sólo por los duraznos sino también por las palabras que ella te dijo, algunos años después de la muerte de Mario (sobre tu propia madre, sobre doña Julia).

La señora les indicó el mausoleo.

–Este… – preguntaste en voz baja, sin muchas esperanzas -, usted… ¿nos abriría la puerta? ¿nos dejaría entrar?

Y los dejó.

Ya más cerca de Mario, pensaste que probablemente doña Clarisa iba a venir, al igual que ustedes, por ser 12 de abril. Le pediste al amigo que fuera a comprar un ramo de flores y una botella de vino. Tú te quedaste en el mausoleo. Conseguiste una escoba y te pusiste a barrer. Estuviste un buen tiempo, así, barriendo la tumba de Mario.

El amigo había vuelto con las flores y el vino, cuando a lo lejos divisaron la silueta de una mujer. Se detuvo. Era evidente que los había visto y apuró el paso.

La mujer tendría más de ochenta años. Alta, erguida, ancha y fuerte, los encaró.

–¡Y ustedes quiénes son!

–Doña Clarisa – dijiste. ¿No me reconoce? Soy…

Luego presentaste al amigo.

Clarisa Jeldres reconoció, escuchó el motivo invocado y con expresión de asombro, les preguntó:

–Y ustedes… ¿todavía se acuerdan de mi hijo?

–Todos los días de la vida… doña Clarisa.

(Esas fueron tus palabras. Y se las repetiste).

–Todos los días de la vida.

 

El 23 de diciembre de 1973 fueron ejecutados por carabineros en el sector de Molco, Choshuenco, en el Complejo Panguipulli, dos personas:

Hugo Rivol VASQUEZ MARTINEZ, 21 años, estudiante universitario, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR);

Mario Edmundo SUPERBY JELDRES, 23 años.

Ambos se encontraban internados en la montaña, en el sector de Choshuenco, desde donde bajaban al pueblo esporádicamente a alimentarse. Según información de prensa de la época, «dos extremistas fueron muertos durante el transcurso de un operativo que hicieron a las 23,45 horas funcionarios de Choshuenco al lugar denominado Molco. En momentos que Carabineros patrullaba el sector fueron atacados con disparos de armas por los extremistas, repeliendo de inmediato el ataque. Durante la balacera fue muerto con impactos en el tórax Hugo Rivol Vásquez Martínez, 21 años, el que portaba un rifle marca Winchester de repetición. Andaba con otro sujeto apodado «El Braulio», quién fue herido en las piernas y mientras era conducido al Hospital de Panguipulli dejó de existir en el camino».

La Comisión se formó convicción que el enfrentamiento informado no ocurrió, y que las muertes de ambos afectados constituyó una violación a sus derechos fundamentales de responsabilidad de agentes del Estado que usando innecesaria o excesivamente la fuerza, dispararon sobre ellos. Tal convicción se basa en las siguientes consideraciones:

– Testigos directos de los hechos, verosímiles a juicio de la Comisión, señalan que se trató de una emboscada preparada por las fuerzas policiales que sabían que llegarían al lugar en busca de alimentos y les ejecutaron;
– Ningún funcionario policial resultó lesionado en el hecho, a pesar que la versión oficial indicó que se había tratado de un ataque armado;
– Finalmente y en caso que dicho ataque hubiese existido, la patrulla bien pudo detenerlos ya que contaba con los dispositivos para hacerlo, en lugar de disparar sobre ellos.

Informe Rettig

15 Diciembre 2006 El Mercurio

Fallo de la Suprema por ejecuciones de dos militantes del MIR: Rechazan aplicar prescripción por homicidio

En una resolución dividida, la Segunda Sala de la Corte Suprema declaró ayer por primera vez imprescriptibles -de acuerdo a la normativa internacional sobre derecho humanitario- los homicidios de dos miembros del MIR muertos en la Décima Región en 1973.

Se trata de Hugo Márquez Martínez y Mario Superby Jeldres, quienes fallecieron el 23 de diciembre de 1973 en el fundo Molco, de la localidad de Choshuenco, tras ser acribillados por los hoy retirados suboficiales de Carabineros Paulino Flores Rivas y Rufino Rodríguez Carillo, quienes en tribunales de primera y segunda instancia habían sido absueltos del delito de homicidio, luego que a su favor se aplicara la prescripción de la acción penal.

Pero la Sala Penal no pensó lo mismo y acogió la casación de los querellantes, que solicitaron se reconociera un error el haber declarado prescrito un delito de lesa humanidad. En un fallo de reemplazo, el tribunal condenó a cinco años de pena remitida a los autores de los crímenes.

El voto de mayoría, suscrito por el ministro Alberto Chaigneau, el ministro (s) Julio Torres y los abogados Óscar Herrera y Domingo Hernández, reconoce, en primer lugar, que a la época de ocurrido los hechos “el territorio nacional se encontraba jurídicamente en estado de guerra interna”, lo que hace aplicable la normativa del Derecho Internacional Humanitario, contenida fundamentalmente en los Convenios de Ginebra.

Asimismo, sostiene que “el Derecho Internacional ha elevado al carácter de principio la imprescriptibilidad de ciertas categorías de crímenes nefastos” que figuran en la Convención sobre Imprescriptibilidad de los Crímenes de Guerra y Lesa Humanidad, que aunque no ha sido incorporada formalmente en el derecho interno, “da cuenta de un principio universalmente aceptado”.

La resolución citó por primera vez como uno de sus argumentos la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que en septiembre pasado condenó al Estado de Chile por la aplicación de la Ley de Amnistía en el caso del profesor ejecutado Luis Almonacid.

En uno de sus considerandos reseñado por la Suprema, dicho dictamen plantea que la prohibición de cometer esos crímenes (de lesa humanidad) “es una norma de ius cogens, y la penalización de estos crímenes es obligatoria, conforme al derecho internacional general”.

La resolución contó con el voto en contra del ministro Rubén Ballesteros, quien si bien reconoce que se trata de delitos “graves y reprochables”, asevera que no pueden ser sujetos a normativa internacional que no estaba vigente en Chile al momento de la comisión de los mismos.

El fallo fue calificado como “revolucionario” por el abogado Vladimir Riesco, quien representó en el juicio a la familia de las víctimas. Si bien el profesional no está del todo conforme con las penas aplicadas, reconoce que la decisión de la Suprema “pone a Chile al día en aceptar el derecho internacional humanitario”.

 

 

EL CAPITAL  TOMO I I

Capítulo VI

LOS GATOS DE CIRCULACIÓN

2.- Gastos de conservación

  1. a) El almacenamiento, en general

Párrafo 07:

En realidad, el fenómeno del almacenamiento se presenta bajo tres formas distintas: bajo la forma del capital productivo, bajo la forma del fondo individual de consumo y bajo la forma del almacenamiento de mercancías o de capital-mercancías. Bajo una de estas formas disminuye relativamente cuando aumenta bajo otra, aunque, en términos absolutos, pueda crecer bajo las tres formas al mismo tiempo.

– Página –124 —   El CAPITAL “TOMO I I” –Traducción de Wenceslao Roces – Primera edición en alemán tomo I — 1867- Primera edición en Español 1946- tercera reimpresión 2006 – Fondo De Cultura Económica México Comentarios y sugerencias : Editorial@fondodeculturaeconomica.com  en Chile a /httpmarxismo-cl/ o bien Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl o Twitter    Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl

https://unidadmpt.wordpress.com/2012/05/08/transcribiremos-a-la-letra-el-capital-de-carlos-marx-tomo-uno/

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!   

Tweets mentioning @Daniel206_73

Deja un comentario

Archivado bajo Antícapitaslista, ¡¡¡ Unidad Latinoamericana !!!, Campesinos- Jornaleros, chile, Compañero Presidente Doctor salvador Allende, Ex Presos Politicos, OBSERVADORES D.D.H.H.-SUTRA, Peones - Proletarios, SUTRA-CHILE, Trabajadores al Poder, unidad

INFORME DE LA COMISION NACIONAL DE VERDAD Y RECONCILIACION X REGION DE LOS LAGOS 22 de 23

El mismo 5 de octubre de 1973 fue detenido en su domicilio y ante testigos, Rubén Alejandro VELASQUEZ VARGAS, 28 años, agricultor, hijo del anterior. Los funcionarios policiales de Alto Palena dispararon sus armas automáticas en contra de su casa, ante lo cual Rubén Velásquez se entregó a ellos. En presencia de la esposa fue golpeado y detenido. Luego fue llevado esposado al otro lado del río Palena, a unos 500 mts. de distancia, a casa de un civil, lugar donde se pierde definitivamente su rastro.

Finalmente, el 9 de octubre de 1973 fue detenido por carabineros de Alto Palena, en su domicilio de dicha localidad, José Raúl VELASQUEZ VARGAS, 24 años, funcionario de vialidad, hijo y hermano de los anteriores respectivamente. Fue trasladado al Retén de Alto Palena, donde su madre afirma que se le reconoció su detención, sin perjuicio de lo cual el afectado desaparece de ese mismo lugar.

La Comisión adquirió la convicción que la muerte de José Velásquez Velásquez y la desaparición de sus dos hijos constituyeron violaciones de los derechos humanos de responsabilidad de agentes del Estado, en razón de las siguientes consideraciones:

– La existencia de testimonios que desmienten la versión oficial respecto de la muerte del padre y de otros que confirman las detenciones de los hijos;

– La inverosimilitud de las características del presunto ataque de José Velásquez, quien habría pretendido enfrentarse a una patrulla armada con un machete;

– La circunstancia de que el padre y sus dos hijos hayan sido víctimas de tres hechos represivos separados y de distinto carácter y que sólo se haya dado explicación sobre uno de ellos;

– El que los carabineros participantes en el hecho no accedieran a la invitación de la Comisión a prestar su testimonio.

 

EL CAPITAL  TOMO I I

Capítulo VI

LOS GATOS DE CIRCULACIÓN

2.- Gastos de conservación

  1. a) El almacenamiento, en general

Párrafo 06:

A Smith* ha expuesto la peregrina opinión de que el almacenamiento constituye un fenómeno peculiar de la producción capitalista. Ciertos economistas modernos, por ejemplo Lalor, afirma, por el contrario, que disminuye a medida que se desarrolla la producción capitalista. Sismondi lo considera incluso como uno de los lados negativo de ésta.

*: Libro II, introducción.

– Página –124 —   El CAPITAL “TOMO I I” –Traducción de Wenceslao Roces – Primera edición en alemán tomo I — 1867- Primera edición en Español 1946- tercera reimpresión 2006 – Fondo De Cultura Económica México Comentarios y sugerencias : Editorial@fondodeculturaeconomica.com  en Chile a /httpmarxismo-cl/ o bien Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl o Twitter    Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl

https://unidadmpt.wordpress.com/2012/05/08/transcribiremos-a-la-letra-el-capital-de-carlos-marx-tomo-uno/

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!   

Tweets mentioning @Daniel206_73

Deja un comentario

Archivado bajo Antícapitaslista, ¡¡¡ Unidad Latinoamericana !!!, Campesinos- Jornaleros, chile, Compañero Presidente Doctor salvador Allende, Ex Presos Politicos, OBSERVADORES D.D.H.H.-SUTRA, Peones - Proletarios, SUTRA-CHILE, Trabajadores al Poder, unidad

El hambre es campesina

gustavoduch /

En el informe “Compañía de aceite de palma tiene el apoyo de fondos de desarrollo”, elaborado por la organización GRAIN, aparecen fotografiadas dos nóminas de las mensualidades de los recolectores de las plantaciones que la empresa Feronia gestiona en la República Democrática del Congo. Están un poco arrugadas pero las cifras se pueden leer. Una corresponde a un trabajador que fue contratado por 12 días. La nómina del segundo marca un total de 17 días trabajados. Cada día trabajado se multiplica por un total de 1.751,78 CDF, la moneda local. Es decir, al cambio estamos hablando de un salario total mensual por jornadas de más de ocho horas recogiendo y cargando los frutos de la palma que oscila entre 21 y 30 dólares. A veces este pago es sustituido por la entrega de 8 litros de aceite de palma y 8 pastillas de jabón de palma. Feronia está controlando fraudulentamente estas tierras, y las personas que allí tenían sus cultivos para vivir ahora solo tienen dos opciones: trabajar para quienes los expulsaron o emigrar. Quién gana en esta operación son multinacionales como Unilever, principal cliente de Feronia, que con el aceite de palma produce su margarina Flora o su crema de marisco Knorr.

En mi libro “Secretos, relatos de mucha gente pequeña” explico que el joven Prince tuvo que marchar de su casa, en Ghana, cuando su padre se suicidó al ver que su trabajo de productor de tomates no permitía alimentar a la familia. Disponía de dos hectáreas de tierra para este cultivo y junto con su mujer los vendían bastante bien en el mercado de su ciudad, Navrongo, hasta que el gobierno, siguiendo instrucciones impuestas desde muy lejos, eliminó los aranceles a los tomates importados. Desde entonces el mercado está inundado de latas de tomates en conserva a precios por debajo del tomate local. Muchas de estas latas proceden de la región de la Pulla, en Italia, donde, tres años después de salir de Ghana, Prince trabaja como jornalero explotado, cosechando precisamente tomates.

El año 2016 una de las publicaciones científicas multidisciplinarias más citadas del mundo, la revista PNAS, publicó un estudio en referencia a las implicaciones del cambio climático en el conflicto de Siria. Establecía una relación entre las sequías sufridas por el país árabe en el periodo 2006-2011 y el origen del conflicto. “Llegamos a la conclusión que el cambio climático de origen antropogénico fue un factor que contribuyó a la sequía y, por lo tanto, a la cascada de acontecimientos posteriores, como el colapso del sector agrícola, la migración masiva y, en última instancia, el levantamiento que posteriormente acabaría en convertirse en una guerra civil”, explicó Colin Kelley, autor del estudio. La sequía, según los datos recogidos, provocó la pérdida del 60% de los cultivos, la muerte de más del 80% del ganado y la migración de millones de personas campesinas. De hecho, se calcula que un 56% de las personas que en el mundo viven situaciones de conflicto son habitantes de zonas rurales donde se depende de la agricultura como medio de vida.

Estas tres situaciones (acaparamiento de tierras, libre comercio y conflictos) son las causas del hambre y tienen un punto en común: quienes han salido perjudicados son campesinas y campesinos que han perdido su derecho a vivir de la producción de alimentos. Sufren hambre porque (también) les han robado su soberanía alimentaria.

Disponiendo de esta información, conociendo muchos más casos en muchos más países, como pude constatar en la VII Conferencia Internacional de La Vía Campesina (movimiento de campesinas y campesinos de todo el mundo que definieron la propuesta de la soberanía alimentaria), celebrada el junio pasado, tengo que decir que no me sorprenden los datos que en octubre presentó la FAO respecto a la situación del hambre al mundo. El hambre ha vuelto a crecer y ya afecta a más de 815 millones de personas, es decir, una de cada diez, aproximadamente. Y uno de los motivos es que las políticas para erradicar la hambre, si es que verdaderamente existen, olvidan que al menos el 70% de las personas con dificultades para asegurarse los mínimos nutricionales son campesinas y campesinos. No son respuestas de más tecnología alimentaria, ni de más productividad, ni siquiera de mejorar los sistemas de distribución alimentaria, lo que hace falta es un enfoque diferente que responda a la pregunta correcta. ¿Qué hacer (o dejar de hacer) para que las personas que nos proveen de alimentos tengan una vida digna y suficiente?

Gustavo Duch, en diaria ARA; 5 de febrero de 2018

Versión original aquí

 

EL CAPITAL  TOMO I I

Capítulo VI

LOS GATOS DE CIRCULACIÓN

2.- Gastos de conservación

  1. a) El almacenamiento, en general

Párrafo 05:

Debemos investigar  ahora hasta qué punto estos gastos responden al carácter peculiar de la producción de mercancías en general y a la producción de mercancías en general y a la producción de mercancías, y hasta qué punto son comunes a toda producción social, aunque dentro de la producción capitalista asuman una forma específica, se manifiesten con una modalidad especial.

– Página –124 —   El CAPITAL “TOMO I I” –Traducción de Wenceslao Roces – Primera edición en alemán tomo I — 1867- Primera edición en Español 1946- tercera reimpresión 2006 – Fondo De Cultura Económica México Comentarios y sugerencias : Editorial@fondodeculturaeconomica.com  en Chile a /httpmarxismo-cl/ o bien Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl o Twitter    Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl

https://unidadmpt.wordpress.com/2012/05/08/transcribiremos-a-la-letra-el-capital-de-carlos-marx-tomo-uno/

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!   

Tweets mentioning @Daniel206_73

Deja un comentario

Archivado bajo Antícapitaslista, ¡¡¡ Unidad Latinoamericana !!!, Campesinos- Jornaleros, chile, Compañero Presidente Doctor salvador Allende, Ex Presos Politicos, OBSERVADORES D.D.H.H.-SUTRA, Peones - Proletarios, SUTRA-CHILE, Trabajadores al Poder, unidad

Chile. Corrupción, impunidad, el legado del gobierno que se va

Por Juan Pablo Cárdenas S., Radio UChile

El sobreseimiento de ocho comuneros mapuches sindicados con pruebas fabricadas por Carabineros, a objeto de implicarlos en crímenes que nunca cometieron, son una prueba elocuente que se agrega a la descomposición de nuestra policía uniformada, pero también de todo nuestro tan presumido “Estado de Derecho”. Todo hace sospechar, ahora, que la “Operación Huracán” urdida por […]

http://kaosenlared.net/category/america-latina-3/chile/

El sobreseimiento de ocho comuneros mapuches sindicados con pruebas fabricadas por Carabineros, a objeto de implicarlos en crímenes que nunca cometieron, son una prueba elocuente que se agrega a la descomposición de nuestra policía uniformada, pero también de todo nuestro tan presumido “Estado de Derecho”. Todo hace sospechar, ahora, que la “Operación Huracán” urdida por las autoridades se desmorona totalmente pero también debieran cuestionarse todos los procesos judiciales en curso o ya ejecutoriados en que los jueces tuvieron como fundamento de sus condenas o medidas precautorias los datos entregados por la llamada inteligencia policial.

Es muy probable que este episodio pueda formar parte de un gran operativo político y judicial para resolver las justas demandas de nuestra etnia principal con infundios que hoy se nos develan escandalosamente. No habría que descartar, incluso, que algunos de los atentados incendiarios perpetrados en La Araucanía no tuvieran como ejecutores a las organizaciones mapuches que luchan por el reconocimiento de sus derechos conculcados, sino fueran producto de los mismos montajes a los cuales suele reconocérseles como acciones de contrainteligencia.

Lo que debiera proceder si tuviéramos un Poder Judicial realmente autónomo es la anulación de muchos procedimientos viciados en que La Moneda, la Subsecretaría del Interior , la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI) han cumplido una tarea bochornosa y que perjudica enormemente la solvencia de nuestro ordenamiento institucional. Curiosamente, hasta aquí, el Director General de Carabineros, Bruno Villalobos, sigue en posesión de su cargo cuando para colmo bajo su administración de ha urdido y materializado un fraude al fisco que es considerado el de mayor cuantía durante toda la historia policial chilena. El llamado “paco gate”.

Es un secreto a voces que lo que retendría al General en sus funciones sería la información que posee respecto de otras operaciones ilícitas ejecutadas en todo el tiempo en que se ha desempeñado como un oficial de plena confianza y cercanía de Michelle Bachelet. Alguien que, incluso, a tenido la desfachatez de partir de vacaciones en medio de la avalancha de acusaciones que pesan contra su institución sin haber advertido a sus superiores civiles, lo que los obligó a ordenarle su inmediato retorno a Chile desde Miami, donde había ido supuestamente a descansar.

Empezamos a comprobar, asimismo, que es muy posible que no se resuelva en el tiempo que le queda al gobierno el bullado caso de Caval y los presuntos fraudes, asociación ilícita y tráfico de influencia cometidos por la nuera de la Presidenta, su propio hijo y otros cómplices o encubridores. Al mismo tiempo que ya parece haber quedado consolidado un enorme arreglo “judicial” con la empresa Soquimich (SQM) de Julio Ponce Lerou, el yerno de Pinochet. Quién, como el país sabe, se dedicara a sobornar a políticos y partidos de amplio espectro para agenciarse leyes que favorecieran a su actividad minera. Otro enorme capítulo de corrupción que nubla la credibilidad de la política, el Parlamento y los otros poderes el Estado y, desde luego, afecta a numerosos “representantes del pueblo”. Cuyas campañas electorales fueron financiadas por éste y otros magnates que ahora resuelven con discretas sumas de dinero al fisco las enormes y reiteradas evasiones tributarias que implicaron todas estas turbias operaciones.

Todo gobierno, por malo que sea, siempre realiza acciones positivas, pero al de Bachelet ll realmente cuesta encontrarle obras que puedan prestigiar su desempeño dentro de una economía que estuvo precipitándose durante cuatro años y una convulsión social que fue demasiado benigna con ella, a pesar de las explosivas demandas acumuladas que dicen relación con el deterioro del poder adquisitivo, la agudización de las desigualdades sociales, el descalabro de nuestro sistema previsional, como el profundo deterioro de la atención de salud. Ya se sabe que el gobierno que viene realmente se propone “aplicarle la retroexcavadora“ a varias leyes aprobadas especialmente en el último tiempo, incluidas las educacionales tan cuestionadas por todos los sectores involucrados en dichas reformas.

La administración que cuenta los días para traspasarle el gobierno por segunda vez al candidato empresario de la derecha tendrá como estigma haberle provocado un verdadero desastre electoral a los partidos de la Nueva Mayoría o de la Concertación. Lo que están viviendo, ahora, severas crisis internas y experimentando una enorme fuga de militantes. A pesar de que en su voracidad, varios de sus dirigentes se mantienen en sus cargos ministeriales a objeto de paliar la sequía de recursos que ellos mismos y sus colectividades prevén en, al menos, durante los próximos cuatro años. En una desvergüenza que se encarna patéticamente en un personaje como Mahmud Aleui, completamente inmune a su fracaso y siniestras operaciones; o en un ministro del Interior que está a contrapelo de no pocos demócrata cristianos que están huyendo de La Moneda y renunciando a su militancia después de tan desastrosa gestión política.

Pese a ser un gobierno tan fustigado por la derecha y el propio Presidente Electo, no sería extraño que éstos decidan echarle tierra a muchos episodios de falta de probidad, procurando que éstos queden impunes como también los dejara el segundo gobierno de Michelle Bachelet respecto de los despropósitos de su antecesor. De nuevo muy presto para regresar al Poder Ejecutivo con una mayoría parlamentaria, pero esta vez con el entusiasmo y apoyo de la alta clase empresarial que metió sus manos en todas las escandaleras de sobornos y cohecho. Conspicuos multimillonarios que también necesitan “negociar” su impunidad con los jueces y fiscales abyectos, como darle continuidad a sus empresas que, como en el caso de SQM, incluso fuera favorecida con nuevas concesiones y prebendas otorgadas por la clase política. Casta que, al final de cuentas, ya sabemos que es una sola e igualmente ávida de más riqueza a expensas el pueblo y de un sistema electoral que digitan sin mayores contratiempos para sus intereses. Y que ya asume cuán dóciles puede mostrarse hasta las más rebeldes expresiones políticas ante sus “cantos de sirena”.

radio.uchile.cl/2018/02/11/corrupcion-impunidad-el-legado-del-gobierno-que-se-va/

EL CAPITAL  TOMO I I

Capítulo VI

LOS GATOS DE CIRCULACIÓN

2.- Gastos de conservación

  1. a) El almacenamiento, en general

Párrafo 04:

Ahora bien, en la medida en que los gastos de circulación que obedecen al almacenamiento de mercancías sólo surgen en el intervalo de la transformación de los valores existentes de la forma mercancía en la forma dinero; es decir, en a medida en que sólo responden a la forma social concreta del proceso de producción (simplemente al hecho de que el producto), comparten por entero el carácter de los gastos de circulación enumerados en el apartado anterior. Por otra parte, aquí el valor de las mercancías sólo se conserva o, en su caso, se aumenta por el hecho de que el valor de uso, el producto mismo, se coloque en determinadas condiciones materiales que suponen una inversión de capital y se sometan a operaciones que añaden trabajo adicional a los valores de uso. En cambio, el cálculo de los valores de las mercancías, la contabilidad de este proceso y las operaciones comerciales de compra y venta no modifican el valor de uso en que toma el valor de las mercancías. Versan exclusivamente sobre su forma. Por tanto, aunque en el caso preestablecido estos gastos nacidos del almacenamiento (aquí involuntario) respondan simplemente a la permanencia del cambio de forma y a la necesidad del mismo, se distinguen, sin embargo, de los gastos del apartado 1 en su objeto propio no es el cambio de forma del valor, sino la conservación de este valor, que existe en la mercancía como producto, como valor de uso y que, por consiguiente, sólo puede conservarse mediante la conservación del propio producto, del mismo valor de uso. Aquí, el valor de uso no se acrecienta ni se aumenta; lejos de ello, disminuye. Pero esta disminución se limita y el valor de uso se conserva. Tampoco aumenta aquí el valor adelantado, existente en la mercancía. Pero se le añade nuevo trabajo, trabajo materializado y trabajo vivo.  

– Página –123-124 —   El CAPITAL “TOMO I I” –Traducción de Wenceslao Roces – Primera edición en alemán tomo I — 1867- Primera edición en Español 1946- tercera reimpresión 2006 – Fondo De Cultura Económica México Comentarios y sugerencias : Editorial@fondodeculturaeconomica.com  en Chile a /httpmarxismo-cl/ o bien Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl o Twitter    Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl

https://unidadmpt.wordpress.com/2012/05/08/transcribiremos-a-la-letra-el-capital-de-carlos-marx-tomo-uno/

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!   

Tweets mentioning @Daniel206_73

Deja un comentario

Archivado bajo Antícapitaslista, ¡¡¡ Unidad Latinoamericana !!!, Campesinos- Jornaleros, chile, Compañero Presidente Doctor salvador Allende, Ex Presos Politicos, OBSERVADORES D.D.H.H.-SUTRA, Peones - Proletarios, SUTRA-CHILE, Trabajadores al Poder, unidad

SALVADOR ALLENDE DISCURSO SOBRE LA PROTEÍNA, EL 1/2 LITRO DE LECHE

La revolución no pasa por la universidad…. La revolución la hacen los pueblos…..

CVR violación de DDHH

 

EL CAPITAL  TOMO I I

Capítulo VI

LOS GATOS DE CIRCULACIÓN

2.- Gastos de conservación

  1. a) El almacenamiento, en general

Párrafo 03:

La existencia del capital bajo su forma de capital-mercancías, y por tanto de mercancías almacenadas, origina, como se ve, gastos que, no perteneciendo a la órbita de la producción, figuran entre los gastos de circulación. Estos gastos de circulación se distinguen de los estudiados en el apartado 1 en que, hasta cierto punto, entran a formar parte del valor de las mercancías, es decir, encarecen éstas. El capital y la fuerza de trabajo destinados a mantener y conservar las mercancías almacenadas son sustraídos al proceso directo de producción. Pero, por otra parte, los capitales empleados para estos fines, incluyendo la fuerza de trabajo, deben reponerse, como parte integrante del capital, a costa del producto social. Su desarrollo representa, por tanto, una merma de la fuerza de producción del trabajo, por cuya razón es necesario movilizar una cantidad mayor de capital y trabajo para conseguir un determinado efecto útil, Representan, por tanto, gastos.

– Página –123 —   El CAPITAL “TOMO I I” –Traducción de Wenceslao Roces – Primera edición en alemán tomo I — 1867- Primera edición en Español 1946- tercera reimpresión 2006 – Fondo De Cultura Económica México Comentarios y sugerencias : Editorial@fondodeculturaeconomica.com  en Chile a /httpmarxismo-cl/ o bien Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl o Twitter    Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl

https://unidadmpt.wordpress.com/2012/05/08/transcribiremos-a-la-letra-el-capital-de-carlos-marx-tomo-uno/

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!   

Tweets mentioning @Daniel206_73

Deja un comentario

Archivado bajo Antícapitaslista, ¡¡¡ Unidad Latinoamericana !!!, Campesinos- Jornaleros, chile, Compañero Presidente Doctor salvador Allende, Ex Presos Politicos, OBSERVADORES D.D.H.H.-SUTRA, Peones - Proletarios, SUTRA-CHILE, Trabajadores al Poder, unidad