El Gobierno-empresario de Piñera y el reto de la dirigencia CUT


En las recientes elecciones se estuvo por debajo del umbral de las apariencias formales de la democracia. Hubo fraude en algún lado (el eufemismo es “crisis de la representación”), contra la democracia misma y su ideal de participación popular extensa: 3,5 millones de chilenos votaron Piñera y 8,4 millones en condiciones de ejercer su derecho no votaron por él. Otro dato para reflexionar: la suma de votos blancos y nulos (243.743) en el balotaje es mayor que la diferencia de votos con la que Piñera le ganó (111.501) a Frei (1).

Los electores del sistema político binominal respondieron de la peor forma al dilema planteado por el sociólogo Max Weber, a saber, quién manda en última instancia en el mundo de la economía: o los representantes elegidos por los ciudadanos o la reducida casta de los que dirigen los negocios en grande. En el fondo, los chilenos le dieron la razón a Carlos Marx. En determinados momentos históricos la clase capitalista opta por dirigir ella misma, sin intermediarios, el aparato del Estado e imponer su hegemonía sobre la sociedad. Para lograrlo, la burguesía se organiza políticamente de manera consecuente con sus intereses y le da el mandato a uno de sus miembros de representarlos.

La captura del Estado es para prevalerse de todos los mecanismos y dispositivos de poder disponibles (mediáticos, culturales e ideológicos) para enfrentar las crisis capitalistas pasadas, presentes y venideras, así como las turbulencias globales y nacionales por ellos generadas (2). Es para evitar, en última instancia, que las condiciones sociales y los conflictos interfieran en la acumulación de sus ganancias. Las elites políticas binominales le dieron el aséptico nombre de “alternancia” en el poder a la posibilidad de copamiento directo del Estado por la clase dominante que les brinda el sistema de elección binominal. Urge entonces exigir cambiar la ley por una que sea proporcional.

Ahora bien, mientras que en otros países el mundillo financiero, bursátil y bancario-empresarial es considerado no sólo responsable directo de la crisis capitalista actual y causante de niveles desestabilizadores de desempleo (España, 25%), sino que además es denunciado por aprovecharse de ella para enriquecerse al utilizar en beneficio propio los fondos públicos inyectados por los Estados para salvarlos de la quiebra (en EE.UU, las escandalosas ganancias del imperio financiero Goldman&Sachs), en Chile, se elige a la cabeza del Estado a un empresario-financiero. Sebastián Piñera, que ya ha demostrado utilizar métodos especulativos para lucrar en la bolsa, fue uno de los responsables de la quiebra de un banco … para, enseguida … enriquecerse aún más (3).

En Chile, es comprensible que aquello ocurriera. Las formas elitistas de hacer políticas borraron las diferencias entre proyectos políticos y fomentaron la apatía y la despolitización. Esto se debió en gran parte a la desmovilizadora, excluyente y cupular ideología del consenso producida por la práctica de la llamada “democracia de los acuerdos” entre las elites binominales. Además, —hecho soslayado— la Concertación provocó un efecto sedante en la opinión haciendo que se impusiera un peligroso sentimiento de resignación y fatalismo ante la demisión del Estado por aplicarle, en su momento, una pena severa, al empresario devenido presidente.

Piñera en el poder implica objetivamente un aliciente para el sector empresarial en su afán de enriquecerse a corto plazo. Dato aparentemente obvio, pero de un alcance político insoslayable. Un proyecto de desarrollo social y solidario y justo del país choca frontalmente con los intereses inmediatos del enriquecimiento capitalista expresado en el reclamo de “flexibilidad” o mano de obra barata de los empresarios.

Por lo mismo, las consecuencias sobre la situación cotidiana de los trabajadores será durísima.

Cabe señalarlo. Hay responsables directos de la situación de desarme organizativo en la cual se encuentra el movimiento sindical para luchar por sus derechos colectivos en un gobierno de los empresarios. Además, ideológicamente, la Concertación y sobre todo los socialistas, al optar por el “progresismo”, abandonaron las ideas fuerza de que la clase trabajadora juega un rol motor en todo cambio de estructura social y que toda estrategia transformadora de poder debe considerarla como un eje clave en torno al cual se tejen y forjan alianzas con otros movimientos sociales.

La dirigencia CUT tiene una gran responsabilidad en el estado de indefensión en el cual se encuentran los trabajadores. Ya que le entregó la suerte del movimiento sindical y sus reivindicaciones a las inconsecuencias de Bachelet, Escalona y a los ministros y parlamentarios del concertacionismo.

Sólo queda romper con las viejas prácticas burocráticas sindicales para poder enfrentar el nuevo ciclo de luchas y conflictos entre el Capital y el Trabajo. Es la única forma de parar la embestida que se prepara en las organizaciones patronales y que tendrá el aval del ministerio del Trabajo (del Capital), Hacienda y Economía. Los trabajadores deben dotarse de una organización autónoma con una estrategia discutida por ellos mismos en un Congreso de la CUT. Pero antes de dar un paso al lado y abocarse a la preparación de este evento democrático vital para los ciudadanos asalariados, la dirigencia CUT debe hacer un balance autocrítico de su gestión. Debería ser el primer punto del temario. El segundo: debatir y concluir acerca de la estrategia sindical necesaria y de un plan inmediato, concreto y puntual para enfrentar al gobierno empresarial de Piñera.
________

(1) Los analistas no saben o no quieren decir como se clasifica la votación por sectores socioeconómicos y socioprofesionales. Es importante saberlo para ver

quiénes conforman el núcleo duro de la votación piñerista. Es evidente que el grueso viene de los sectores de altos ingresos. Lo que permitiría decir sin ambages que éste es un gobierno de los ricos.

(2) Desde hace algunos meses circula en la Web un artículo de Simon Johnson, profesor de la escuela de negocios del MIT, publicado en la revista Atlantic Monthly, titulado The Quiet Coup (El Golpe Silencioso), cuya tesis es que la industria financiera americana ha capturado la Casa Blanca, lo que explica su poder y lo ocurrido desde el verano boreal de 2007.

(3) Habría que estar vigilante para que no suceda lo que sucede en Italia, donde Berlusconi no duda un instante en usar todos los resquicios legales y maniobras para satisfacer sus apetitos de poder y llegar a sus fines. Así por ejemplo, El País, en su edición del lunes 25 de enero 2010, publica una nota donde se afirma que: “En Italia, no se trata de que el Gobierno y su primer ministro estén tratando de escapar arteramente a la aplicación de la ley; se trata de que están prevaliéndose de su poder para alterar la ley de manera que sus presuntos delitos queden impunes.”

Leopoldo Lavín Mujica
http://www.leopoldolavin.com

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo unidad mpt

Una respuesta a “El Gobierno-empresario de Piñera y el reto de la dirigencia CUT

  1. Pingback: Desde nuestros archivos (39) Publicado el 27-01-2010 | Unidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s