Carta a Bernardo Puga Concha, Fiscal Militar el 74 en Valdivia


Recibido el 09-05-2013

Amigos y compañeros:

El viernes me encontré a boca de jarro con Bernardo Puga Concha, Fiscal Militar el 74 en Valdivia. Él fue quien me conminó a dejar Chile.

Necesitaba desahogarme por que este encuentro me ha causado un impacto enorme.

Le he mandado esta carta y quiero compartirla con Uds.

Un gran abrazo

Patricio Miranda Olivares
Abogado
Bernardo:0191

Encontrarme contigo ha sido terrible para mí. Naturalmente que recuerdo tu visita a mi casa, en horas del toque de queda y con un aparataje militar, incluidas balizas encendidas y hasta sirenas.

Como tú formabas parte del equipo represor no tienes idea del miedo que produjiste, no en mí que  ya me había preparado para enfrentarme al terrorismo militar, sino en mi mujer embarazada de mi segundo hijo, en mi hijo de nueve años y en mi anciana abuela. Mi hijo menor no se dio cuenta por que tenía poco más de un año.  Claro, ¡que les importaba a los militares lo que podían sufrir los “upelientos” como nos motejaban!.

Me diste 15 días para irme del país y ante mis protestas me dijiste “tengo una orden de aprehensión en tu contra y si te llevo no te vamos a dar café”.

Nunca lo olvidaré, pero naturalmente todo era falso. No había tal orden y solo eras el portavoz de quienes me querían amedrentar y sacarme de mi patria. No obstante te hice caso, por que incluso hasta ese momento no creía que algunos de mis compatriotas eran capaces de odiar tanto y ser tan malvados.

Tuve que salír de mi país solamente por que pensaba distinto a los dueños del poder y por que había asumido mi deber profesional de defender a prisioneros de guerra acusados injustamente ¿Recuerdas que como Fiscal Militar me habías notificado del auto acusatorio por TRAICIÓN A LA PATRIA? Luego me notificaste la sentencia que los condenaban por otro delito distinto. ¿No te da vergüenza redordarlo?

Me han dicho que ahora niegas haber sido Fiscal. Conmigo no puedes mentir Bernardo, eras el Fiscal Militar, incluido uniforme de guerra y pistola al cinto..

Volviendo al tema, antes del golpe tu jefe, Mario Baros, el que en vida recibió el castigo que merecía por sus fechorías, había jurado delante de un Juez de la República, que no descansaría hasta verme en una cárcel. Eso le valió la reprimenda del magistrado. ¿Fuiste tú el mensajero de ese canalla?  ¿Mi expulsión informal fue la “pena alternativa” de la prisión prometida de Baros? Tú lo debes saber pero nunca no lo vas a decir.

Me acabas de decir que tu no hiciste nada. Eso no es cierto Bernardo, fuiste autor, cómplice y encubridor de todo lo que hizo en nuestra región desde que te sacaron de tu puesto de abogado del servicio público y te dieron un uniforme, una pistola y te encargaron vestir de una seuda legalidad toda la persecución encarnizada en contra de quienes habían cometido la insolencia de amenazar los intereses de los ricos de este país.

0062A propósito, ¿alguna vez el gobierno de Allende te persiguió en tu cargo de abogado de un servicio del Estado?

¿Recuerdas cuando me dijiste casi textualmente: “nosotros preferimos mil inocentes presos antes que un culpable libre?  Se te había olvidado de un solo golpe el principio básico no solo de los países democráticos, sino de cualquier civilización moderna: LA PRESUNCIÓN DE INOCENCIA. ¿Y ahora eres capaz de afirmar que nada hiciste?

La verdad es que tienes muy mala memoria o aparentas tenerla ¡Ni siquiera te acuerdas de Gonzalo Verdugo Blanco, en cuyo nombre me conminaste a dejar el país!.

Se habla mucho de “reconciliación” y “perdón”. Disculpa pero eso es francamente ridículo.

¿Reconciliación?  Los militares y sus esbirros, entre los cuales muchos como tú, encarcelaron, torturaron, asesinaron, exiliaron y humillaron a miles de chilenos y ahora piden que los que sufrieron y sus familiares se reconcilien con ellos y tal vez que los abracen y besen, como tú lo hiciste conmigo. ¡Pero si ni siquiera reconocen sus crímenes y niegan todo!  Para obtener perdón, hay que reconocer lo hecho y solicitar ese perdón. No actuar con la arrogancia de un Mamo Contreras y de todos los que hoy pagan sus crímenes en cárceles VIP.

Bernardo, te hago un llamado a ser sincero y veraz y decirle al Ministro Correa todo lo que sabes. No me digas que no sabes nada por que eso no te lo creo en ningún momento. Hazlo  por tu padre que fue un hombre de derecha, pero noble y republicano, que seguramente no habría estado de acuerdo con el sanguinario Pinochet, sátrapa solamente comparable con Hitler, Mussolini, Franco, Stalin y otros tiranos modernos. Hazlo por tu hermano el cura obrero Mariano Puga, que merece el respeto y afecto no solamente los que profesan su fe, sino de todos los chilenos con el corazón bien puesto.

No te lo puedo pedir que lo hagas por Gonzalo, porque lo olvidaste, no sé por qué.

Si lo haces me reconcilio contigo y te perdono. Pero si sigues callando, te pido no vuelvas ni siquiera a intentar abrazarme y menos besarme. Sería mejor que ni siquiera me hables.

 logo 10CRÍTICA DE LA ECONOMÍA POLÍTICA

CARLOS MARX

CAPÍTULO XXIII

LA LEY GENERAL DE LA ACUMULACIÓN CAPITALISTA.

2.Disminución relativa del capital variable conforme progresa la acumulación y la concentración del capital.

Párrafo 03:

…*Pie de página*: En la edición francesa de El Capital (París, 1873), se insertan a continuación, en el texto, los siguientes párrafos:

“Al surgir la gran industria, se descubrió en Inglaterra un procedimiento para convertir el hierro colado mezclado con escoria en hierro dulce. Este procedimiento, que se conoce con el nombre de “pudelación” y que consiste en limpiar en hornos de construcción especial el hierro colado, determinó un aumento formidable de los altos hornos, la aplicación de aparatos destinados a insuflar aire caliente, etc; en una palabra, un gran incremento de los medios de trabajo y las materias primas, absorbidos por una cantidad igual de trabajo, gracias a lo cual pronto pudo producirse hierro en cantidad suficiente, cotizándose en el mercado con la baratura necesaria para desalojar de multitud de aplicaciones a la piedra y a la madera. Siendo como son el hierro y el carbón las dos grandes palancas de la industria moderna, fácil es comprender la importancia enorme de este descubrimiento.

Pero el “pudelador”, obrero especializado en la limpieza del hierro colado, realiza un trabajo manual de tal naturaleza, que las dimensiones de los hornos que pueden cuidar están limitadas por sus condiciones personales, limitación que hoy sirve de rémora al maravilloso auge que la industria metalúrgica ha tomado desde 1780, es decir, desde la fecha en que se inventó el “pudelado”…

– Página –525-526–   El CAPITAL “TOMO I” –Traducción de Wenceslao Roces – Primera edición en alemán tomo I — 1867- Primera edición en Español 1946- tercera reimpresión 2006 – Fondo De Cultura Económica México Comentarios y sugerencias : Editorial@fondodeculturaeconomica.com en Chile a /httpmarxismo-cl/ o bien Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl o Twitter    Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl

https://unidadmpt.wordpress.com/2012/05/08/transcribiremos-a-la-letra-el-capital-de-carlos-marx-tomo-uno/

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!

Contáctanos al Correo: unidadmpt@gmail.com

Faceboox *UPT*.  Del Rio Bravo (*Unidad de los Pueblos y los Trabajadores*):

http://www.facebook.com/profile.php?id=100001114022858

Tweets mentioning @Daniel206_73

Deja un comentario

Archivado bajo ¡¡¡ Unidad Latinoamericana !!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s