Los muchachos del Ché


DOCUMENTO$

Director: Guillermo Fernández – Redactor Responsable: José L. Borges – Redacción: Av. 18 de Julio 1357/202,

Montevideo, Uruguay – Telefax: 903 03 05 e-mail: juventud@chasque.apc.org – Internet:http://www.chasque.apc.org/juventud

Inscripción en M.E.C.: Registro de Ley de Imprenta en Tomo VII a fojas 303 – Depósito Legal: Nº 332013

Talleres Gráfi cos: CIDESOL S.A. Nueva York 1326, Tels.: 924 79 71, 924 94 18, e-mail: cidesol@internet.com.uy

Publicación del diario la Juventud

Año III – No 29

Viernes 12 de Octubre de 2007

DOCUMENTO

CHE

“El revolucionario constructor de la nueva sociedad”índice

El 17 de marzo de 1971 aparecía en Montevideo el Número cero de la Revista del Movimiento 26 de Marzo, Cuestión.

Bajo el título “Inti Peredo: mi campaña con el Che”, primicia exclusiva.

En la presentación sus autores manifestaban cuales eran las intenciones de la nueva publicación. “Esta revista lleva la razón de su ser y la meta de su que hacer en su nombre: Cuestión. Vivimos una época en la que las cuestiones fundamentales se han impuesto por el empecinamiento de los hechos. Salimos a la luz en busca de la luz, en una hora de cuestionamientos, de revisiones, de desmitificaciones ideológicas. Hoy se ponen en tela de juicio la solemnidad del pasado y la autoridad del presente: si toda la historia es historia contemporánea, como ya se ha dicho, debemos analizar desde la actualidad, desde las cambiantes escalas de valores contemporáneos, el edificio entero del acontecer humano”.

Más adelante la revista señala en una nota titulada “A propósito de los derrotados” refiriéndose a los acontecimientos sucedidos en Bolivia cuando la caída del Che, los siguientes conceptos.

“Hay en el Uruguay, es cierto, en este preciso instante crónicas tan dramáticas en su desarrollo y tan significativas en sus motivaciones como la del Inti. Viven muchos de sus actores; poseen, además de su valor histórico, las vivencias domésticas de sucesos y lugares compartidos. Ya se conocerán cuando apunte la aurora de la liberación. Entre tanto, el documento del Inti que narra y valora la campaña del Che Guevara y los compañeros de la cruzada comenzada en Ñancahuazú y finalizada en el Yuro, puede servir como punto de referencia para juzgar sucesos uruguayos y ayudar a comprender nuestros convulsionado presente”.

“A primera vista este documento está viciado por una tacha de inoportunidad. Globalmente puede decirse que la guerrilla rural no ha funcionado en América Latina, con la misma eficacia que en Cuba, su modelo histórico en gran medida.

Desorganizada en Venezuela, fuerte pero marginalizada en Colombia, derrotada en el Perú, diezmada una y otra vez en Bolivia, no ha podido superar su desconexión con el campesino, el aislamiento con respecto a la ciudad, las tácticas mortíferas del enemigo adoctrinado por el imperialismo. Sin embargo las cosas no son tan así”.

“Concluyamos. Este documento del Inti es el testimonio de un derrotado. También el Che lo fue. Más lejos todavía, Artigas, el gran derrotado conoció el polvo amargo del éxodo y larguísimo ostracismo de la selva. Si el Inti, el Che, Artigas fueron derrotados cabe reflexionar en qué medidas sus derrotas no fueron motores de procesos que arrancaron de su prédica y su acción; cabe calibrar en qué medida sus derrotas no se han convertido en victorias; hasta que punto sus ejemplos humanos y sus idearios no alumbran la aurora de nuestro mundo”.

“El pueblo uruguayo, ya embarcado en sus decisivas luchas de liberación, hoy se enfrenta a una circunstancia electoral, con las limitaciones que conocemos. En ella nos dejará de ver los esfuerzos que fuera y dentro de fronteras realizan nuestros revolucionarios, libres de antemano de toda idea exitista y ambición personal”.

“El Inti, el Che, Artigas fueron ayer y aún lo son hoy, abominados por los cancerberos de los privilegios de la oligarquía constituidos en gobierno. También hoy son la bandera de un pueblo que se ha lanzado a conquistar su destino.”

Relata Inti Peredo en sus últimas páginas que:

“Setiembre fue un mes de combates, de pérdidas humanas valiosas, de largas caminatas y privaciones de promisorios contactos con los campesinos de altibajos en la moral de la tropa y en el que se empieza a vislumbrar la pérdida de Joaquín y su grupo.

El 2 fue nuestra primera escaramuza que pudo tener un saldo netamente favorable para nosotros si no ocurre un hecho que relataremos sólo con el objeto de transmitir experiencias que pueden servir en el futuro.

Chino estaba de posta con Pombo cuando vio un soldado a caballo. En lugar de disparar, gritó: ¡Un soldado! Naturalmente el soldado fue alertado disparando en forma instantánea hacia el lugar de donde había surgido el grito.

Mientras Chino manipulaba su arma, Pombo fue más rápido y tiró varios disparos matando al caballo.

Al día siguiente una escuadra nuestra integrada por Benigno, Pablito, Coco, Julio,

León y yo chocó con unos cuarenta soldados en el Masicurí, en la casa de un latifundista. El encuentro ocurrió sorpresivamente.

Estábamos discutiendo con el encargado de la casa y la mujer de éste cuando aparecieron los soldados. Al vernos se replegaron y tendieron un semicerco. Inmediatamente empezaron a dispararnos.

Les replicamos con fuego sostenido y por lo menos vimos caer a uno de ellos. Sin embargo no pudimos llevar alimentos y nos retiramos.

El día 6, cumpleaños de Benigno hubo otra escaramuza.

Una patrulla casi nos sorprende por descuido de la vanguardia, pero después de un breve tiroteo no pasó nada y nos fuimos tranquilamente.

Los días siguientes fueron de caminatas constantes en las que observamos con que la enfermedad de Moro nuestro médico se agravaba constantemente y sufría de intensos dolores.

Che lo cuidaba con dedicación y se esmeraba en crearle las mejores condiciones para aliviar, aunque fuera levemente, su mal. Por otra parte él mismo era aquejado por nuevos ataques de asma y carecía de medicinas para controlarlos.

El 22 de septiembre llegamos a Alto Seco, un villorrio de unas cincuenta casas modestas con pésimas condiciones de higiene. Sin embargo el pueblito tiene cierta importancia.

En el centro hay una plazuela, una iglesia y una escuela; también tiene un camino de tierra por el cual pueden llegar algunos vehículos motorizados.

Inmediatamente supimos que el Corregidor había acudido presuroso a Valle Grande a dar cuenta al ejército de nuestra presencia.

La reacción de la población fue interesante. Los habitantes no se retiraron del lugar. Lentamente se fueron acercando a nosotros, con gran desconfianza. Su temor porque existía temor, no era a los guerrilleros propiamente, sino a la perspectiva de que se combatiera en el pueblo o las represalias que pudiera tomar el ejército contra sus habitantes.

Es preciso destacar que por primera vez se realizó un mitin en el local de la escuela a la que acudieron asombrados campesinos que guardaron silencio y escucharon con atención.

El primero en hablar fui yo. Expliqué cuáles eran nuestros objetivos, les recalqué sus duras condiciones de vida, el significado de nuestra lucha y su importancia para el pueblo, ya que de nuestro triunfo, dependía que la suerte de ellos cambiara positivamente. Por primera vez habló también a los habitantes del lugar el Che, aunque nadie lo reconoció.

Che explicó el abandono en que permanecía el pueblo, la explotación de que eran víctimas los campesinos del lugar, y dio varios ejemplos. Entre ellos destacó que Alto Seco sólo tenía un pozo anti higiénico para abastecer de agua a los vecinos.

“Acuérdense les dijo, que después de nuestro paso por aquí recién se acordarán las autoridades de que ustedes existen. Entonces les ofrecerán construir algún policlínico o mejorar algunos aspectos.

Pero ese ofrecimiento se deberá única y exclusivamente a la presencia nuestra en esa zona y, si alguna obra realizan, ustedes sentirán, aunque indirectamente, el efecto beneficioso de nuestra guerrilla.

“Este es el único mitin que realizamos en toda la guerra; nuestra propaganda en el campo la dieron nuestros exitosos combates: el trato permanente entre guerrilleros y campesinos hace el resto.

En los días siguientes recorrimos Santa Elena y Loma Larga hasta llegar a Pujío, el 25. Nuevamente la curiosidad y desconfianza al principio, para luego recibir un trato cordial.

La gente se nos acercó hasta tomar confianza con nosotros.

Dos hechos caracterizaban nuestra situación:

Moro seguía mal y estaba muy débil. Camba estaba francamente “rajado”. En esta oportunidad el Che y yo hablamos con él para decirle que esa misma noche se afeitara, cambiara de ropa, para que luego pudiera buscar una salida sin que lo detectara el ejército.

Camba dijo que todavía no era necesario y que seguiría con la columna hasta que cambiara de rumbo con objeto de que él pudiera llegar con relativa facilidad a Santa Cruz.

Esa noche dormimos a la vera del camino.

El camino entre Pujío y Picacho realizado en la madrugada del 26 lo hicimos sin inconveniente.

La población nos trató bastante bien. Incluso dos viejitas campesinas invitaron a Julio y Coco a comer en la casa y les regalaron varios huevos.

Por razones obvias de seguridad ambos compañeros no aceptaron tan acogedor y generoso ofrecimiento. Estos actos de solidaridad indudablemente, confrontaban. Demuestran también que el campesino no es tan impermeable en su trato con el guerrillero y que con una labor regularmente sostenida, es fácil captarlo y movilizarlo como auxiliar importante en las tareas combativas hasta su total integración.

Muy temprano llegamos a Picacho. La población estaba de fiesta y nos trató bastante bien. Nos invitaron chicha y algunos bocados; menudearon los abrazos para despedirnos; el Chapaco dijo algunas palabras en un brindis.

Decidimos seguir la marcha. Nuestro próximo punto era La Higuera.

Como era de esperarlo, nuestra presencia estaba totalmente detectada. Coco se incautó de un telegrama que había en casa del telegrafista donde el sub prefecto de Valle Grande comunicaba al corregidor de ese lugar la presencia de fuerzas guerrilleras en la zona.

Pocos minutos más tarde se libraría el más negativo de nuestros combates.

Durante los últimos días la enfermedad de Moro había recrudecido. El 26 su salud continuaba siendo mala, y ésta era otra de las preocupaciones más serias del Che. Tal vez era la presión más grave, puesto que las noticias de las emisoras sobre Joaquín, aunque todavía fragmentarias, permitían suponer que el grupo estaba definitivamente perdido.

Ello significaba que terminaba la búsqueda en círculo y que la columna se desplazaría hacia otra zona de operaciones.

A las 13 horas de ese día salió la vanguardia para tratar de llegar a Jaguay. Después de media hora cuando el centro y la retaguardia se aprestaron para alcanzarlos se escuchó nutrido fuego a la entrada de La Higuera.

Che organizó inmediatamente la defensa del poblado para esperar a la vanguardia. Nadie dudó en ese instante que los nuestros habían caído en una emboscada por eso esperábamos nerviosos y tensos las primeras noticias.

El primero en regresar, fue Benigno con un hombro atravesado por una bala, la misma que había matado a Coco.

Luego lo hicieron Aniceto y Pablito este último con un pie dislocado. También habían muerto en la emboscada Julio y Miguel.

El combate fue ligero y desigual.

El ejército con un gran poder de fuego y un número aplastante de hombres, había atacado sorpresivamente a nuestros combatientes en una zona sin ninguna defensa natural, totalmente desprovista de vegetación, podían dominar desde el firme en que se encontraban una vasta extensión de terreno con armas de grueso calibre. Miguel fue muerto casi instantáneamente, Coco quedó mal herido. El resto de los compañeros peleó heroicamente tratando de rescatarlo, dando una hermosa prueba de solidaridad. Cuando Benigno arrastraba su cuerpo sangrante, una ráfaga de ametralladora lo remató y una de las balas hirió a Benigno, otro rafagazo mató a Julio.

Coco y yo éramos, si así cabe decirlo, más que hermanos. Camaradas inseparables de muchas aventuras, juntos militamos en el Partido Comunista, juntos sentimos el peso de la represión policial en muchas oportunidades y compartimos la cárcel, juntos trabajamos en Tipuani, juntos recorrimos el Mamoré, aprendimos agricultura y pasamos largas jornadas cazando caimanes, juntos ingresamos a la guerrilla.

En esta nueva aventura no lo veré a mi lado, pero siento su presencia, exigiéndome cada vez más.

Un día conversando en el monte a propósito de la muerte de Ricardo, que produjo un fuerte impacto en su hermano Arturo, Coco me dijo. No quisiera verte muerto, no se como me comportaría.

Afortunadamente creo que si alguien muere primero ése seré yo.

Coco era muy hombre muy generoso, capaz de emocionarse y llorar como un hombre por un ser querido, como lo hizo el día que murió Ricardo. Yo no lo vi morir. Tampoco derramé una lágrima, por una cuestión de carácter, me cuesta mucho llorar.

Pero no por eso el dolor, el sentimiento y el afecto por un hombre tan querido es menos intenso.

Coco, Julio y Miguel compañeros de jornadas heroicas, alcanzaron el escalón más alto de la especie humana y se graduaron de hombres y de guerrilleros, como lo hicieron antes Joaquín, Tania, Rolando, Marcos, Tuma, Rubio, Aniceto, y tantos otros compañeros queridos.

Por eso el Che que no era partidario de prodigar elogios dijo de ellos.

“Nuestras bajas han sido muy grandes esta vez; la pérdida más sensible es la de Coco, pero Miguel y Julio eran magníficos luchadores y el valor humano de los tres es imponderable”.

El Che era un hombre ordenado y puntual, que encaraba el trabajo a diario a la hora justa, sin interrumpirlo hasta que llegaba la hora del descanso.

Trabajador noble, empleando una enorme fuerza de trabajo, soportando largas jornadas de labor, y organizando las labores con regularidad cronométrica.

En Cuba en sus cargos de gran responsabilidad de gobierno trabajaba más de treinta horas sin detenerse y se dice que en su oficina del Ministerio de Economía se mantiene encendida la luz de su oficina, tal como se acostumbraba verla por las noches.

El Che se negaba a interrumpir su trabajo para comer, y trabajaba como voluntario en minas, fábricas, plantaciones de cañas, construcción para elevar la moral de los trabajadores.

El Che pronunció un discurso en el teatro de la CTC el 15 de agosto de 1964 durante la entrega de certificados de trabajo comunista a los obreros del MINID. En él decía el Che entre otras cosas lo siguiente:

“Si ustedes me permiten, les voy a “empujar” un pequeño versito. ¡No se preocupen porque no es de mi propia inspiración, como se dice! Es un poema nada más que unos párrafos de un poema de un hombre desesperado, es un poema escrito por un viejo poeta que está llegando al final de su vida, que tiene más de 80 años, que vio la causa política que defendiera la república española caer hace años, que desde entonces siguió en el exilio, y que vive hoy en México.

En el último libro que editó hace unos años tenía unos párrafos interesantes. Decía así:

“Pero el hombre es un niño laborioso y estúpido que ha convertido el trabajo en una sudorosa jornada, convirtió el palo del tambor en una azada y en vez de tocar sobre la tierra una canción de júbilo, se puso a cavar”.

Y después decía, más o menos, porque no tengo muy buena memoria: “Quiero decir que nadie ha podido cavar al ritmo del sol, y que nadie todavía ha cortado una espiga con amor y con gracia”.

Es precisamente la actitud de los derrotados dentro de otro mundo, de otro mundo que nosotros ya hemos dejado afuera frente al trabajo; en todo caso la aspiración de volver a la naturaleza de convertir en un juego de vivir cotidiano. Pero, sin embargo, los extremos se tocan y por eso quería citarles esas palabras, porque nosotros podíamos decirle hoy a ese gran poeta desesperado que viniera a Cuba que viera cómo el hombre después de pasar todas las etapas de la enajenación capitalista, y después de considerarse una bestia de carga uncida al yugo del explotador, ha reencontrado su ruta y ha reencontrado el camino del juego. Hoy en nuestra Cuba el trabajo adquiere cada vez más una significación nueva, se hace con una alegría nueva.

Y lo podríamos invitar a los campos de caña para que viera a nuestras mujeres cortar caña con amor y con gracia, para que viera la fuerza viril de nuestros trabajadores cortando la caña con amor, para que viera una actitud nueva frente al trabajo, para que viera que no es el trabajo lo que esclaviza al hombre, sino que es el no ser poseedor de los medios de producción; y que cuando la sociedad llega a cierta etapa de desarrollo y es capaz de iniciar la lucha reivindicatoria destruir el poder opresor, destruir su mano armada, que es el ejército, instalarse en el poder, otra vez se adquiere frente al trabajo la vieja alegría, la alegría de estar cumpliendo con un deber, de sentirse importante dentro del mecanismo social. De sentirse un engranaje que tiene sus particularidades propias, necesario aunque no imprescindible para el proceso de la producción y en un engranaje consciente, un engranaje que tiene su propio motor y que cada vez trata de impulsarlo más y más para llevar a feliz término una de las premisas de la construcción del socialismo: el tener una cantidad suficiente de bienes de consumo para ofrecer a toda la población.

Y junto con eso, junto con el trabajo que está todos los días realizando la tarea de crear nuevas riquezas para distribuir por la sociedad, el hombre que trabaja con esa nueva actitud se está perfeccionando. Por eso nosotros decimos que el trabajo voluntario no debe mirarse por la importancia económica que significa que en el día de hoy para el estado; el trabajo voluntario fundamentalmente es el factor que desarrolla la conciencia de los trabajadores más que ningún otro.

Y más todavía cuando esos trabajadores ejercen su trabajo en lugares que no le son habituales ya sea cortando caña, en situaciones bastantes difíciles a veces ya sean nuestros trabajadores administrativos o técnicos que conocen los campos de Cuba y conocen las fábricas de nuestra industria por haber hecho en ellas el trabajo voluntario, y se establece también una nueva cohesión y comprensión entre dos factores que la técnica productiva capitalista mantenía siempre separados y enconados porque era parte de su tarea de división constante para mantener un fuerte ejército de desempleados, de gente desesperada, lista a luchar por un pedazo de pan contra las conveniencias a largo plazo y a veces contra todos los principios.

El trabajo voluntario se convierte entonces en un vehículo de ligazón y de comprensión entre nuestros trabajadores administrativos y los trabajadores manuales, para preparar el camino hacia una nueva etapa de la sociedad, una nueva etapa de la sociedad donde no existirán las clases y, por lo tanto, no podrá haber diferencia ninguna entre trabajador manual o trabajador intelectual, entre obrero o campesino.

Por eso nosotros lo defendemos con tanto ahínco, por eso nosotros tratamos de ser fieles al principio de que los dirigentes deben ser el ejemplo que ha planteado Fidel en reiteradas oportunidades.

Y hemos venido a este acto también con el compañero Borrego a recibir nuestros diplomas.

No es un acto pueril y no es un acto de demagogia, es simplemente la demostración necesaria de que nosotros los que hablamos constantemente de la necesidad imperiosa de crear una nueva conciencia para desarrollar el país y para que se pueda defender frente a las enormes dificultades que tiene y a los grandes peligros que lo amenazan, podamos mostrar nuestro certificado de que estamos siendo conscientes y consecuentes con lo que decimos, y que por lo tanto, tenemos derecho a pedir algo más de nuestro pueblo.

Porque todavía los días difíciles no han pasado ni remotamente; no han pasado en el terreno de la economía, y mucho menos han pasado en el terreno de las amenazas de la agresión extranjera. Son días de verdad difíciles pero dignos de ser vividos.

Y eso, nuestro trabajo, nuestro trabajo de combatientes de la producción, es hacer que la conciencia se desarrolle cada día más en esta vía por la cual transitamos, hacerlo tan bien que cada trabajador sea un enamorado de su fábrica; pero que cada trabajador sepa que si el precio de conservar su fábrica intacta, su trabajo y la vida misma de él y de sus hijos es el caer de rodillas, ese precio no podrá ser pagado jamás por el pueblo de Cuba.

Yo les preguntaría compañeros: ¿quién de entre los que estamos aquí, quién con más derecho podrá ostentar un Certificado de Trabajador Comunista…?

Fidel grita la gente.

Entre los que estamos aquí he dicho…que un trabajador que estuvo muchos años en las montañas de su tierra natal, viendo morir a sus compañeros de hambre incluso, luchando día a día en momentos…En aquella época no sabía ni leer ni escribir, pasando años de hambre y de miseria viendo como el imperialismo, el colonialismo destruía todo lo poco que iban pudiendo crear, como morían sus familiares a veces de hambre, otras veces víctimas de la metralla enemiga.

Muchos de ustedes han leído la historia esa. Por eso el trabajo constructivo y comunista está íntimamente ligado a la fe y la decisión comunista de crear un mundo mejor y de romper todas las barreras.

Y entre todos nosotros no hay nadie que merezca ese certificado con mayor justicia que el compañero Noup digna representación de su pueblo.

Bien compañeros; diremos algunas cosas sobre la significación, con algunos números, del acto que hoy resumo aquí.

Las horas trabajadas fueron un millón 683 mil. Si nosotros dividimos estas horas entre ocho horas normales de trabajo significa que se han trabajado 21 mil 37 días; es decir hay varios años de trabajo hecho voluntariamente.

Veamos otro ejemplo de lo que puede hacer el hombre, el hombre que si puede cortar espigas con amor y con gracia.

Nosotros analizábamos el récord de horas del compañero Arnet y como todavía, si todavía y por mucho tiempito, nuestro espíritu es un poquito desconfiado, empezamos a sacar cuentas. Mil seiscientas siete horas, divididas por ocho horas laborables, son doscientas jornadas. Es decir que este compañero ha trabajado mucho más de una jornada de ocho horas extras sobre el trabajo normal; entonces decidimos hacerle una inspección.

La inspección confirmó la absoluta honestidad del compañero Arnet pero además a pesar de que creo que él se enojó un poco, porque él decía que estaba trabajando por cumplir con la revolución y no para ganar méritos y que no le importaba el hecho de que fueran tantas o más cuantas horas y que simplemente, pues, dedicaba esas horas a la revolución, él por ejemplo hace ya algunos años que todas las vacaciones las trabaja directamente en la unidad. Además por una serie de conocimientos que ha adquirido, porque, además ya tiene unos cuantos añitos, sobre los hombros ¿no?… ¿cuántos son? ¡Cuarenta y nueve! Trabaja en carpintería, electricidad, plomería, mecánica, pintura, en horas voluntaria.

Además, me dio mucha satisfacción al ver que el compañero Arnet es de la misma calaña mía, de aquellos que les duele soltar un centavo terriblemente.

Fíjense en esta parte del informe de la inspección, dice: “Hizo la albañilería y la instalación de dos baños y un cuarto de duchas, pintó él solo la unidad, y para evitar gastos que consideró innecesarios se negó a alquilar andamios y los mismos los hizo utilizando como base dos bobinas de papel a las cuales les colocó encima dos tablones, sobre eso enramó una mesa y en ella una escalera, subiendo a ésta con una brocha amarrada a un palo, con lo cual logró llegar a la parte más alta de la pared”.

Y así es toda la historia de las mil seiscientas horas que hizo el compañero Arnet.

Nosotros sabemos -y además lo sabemos por experiencia propia- que ya hacer doscientas cuarenta horas es pesado, que no podemos aspirar a que todos los compañeros tengan esa misma eficiencia, aunque hay algunos que llegaron cerca de las mil horas también, el compañero de la electricidad, el compañero Manuel Fumero, novecientas una horas trabajó; pero nosotros lo que queremos es que esto sirva de ejemplo, que se entusiasme más gente y que más gente contribuya al trabajo voluntario.

Y una vez más lo digo: no nos interesa la magnitud económica de lo que se consiga, en definitiva todo lo que económicamente se pueda lograr aquí, rebaja de costos, aumento de la rentabilidad, no es nada más que para distribuir entre ustedes, entre el pueblo en general; no le toca a nadie un centavo más que la otro por el hecho de que se trabaje voluntariamente y se entregue ese esfuerzo a la colectividad.

LA PRÓXIMA VEZ SEGUIREMOS CON EL RELATO DEL INTI PEREDO, DESPUÉS DE LA EMBOSCADA DE LA HIGUERA. EL GRUPO GUERRILLERO Y EL CHE INGRESARÁN EN EL YURO DURANTE LOS PRIMEROS DÍAS DE OCTUBRE.

MIENTRAS CONTINUAREMOS TRANSCRIBIENDO LOS CRITERIOS DEL CHE ACERCA DE “LA FORMACIÓN DEL HOMBRE NUEVO Y LA ACTITUD COMUNISTA ANTE EL TRABAJO”.

POSIBLEMENTE LA SELECCIÓN QUE PODAMOS PRESENTAR DURANTE ESTOS DÍAS DE GUEVARA NO SEA DEMASIADO CONOCIDA O VALORADA.

PRETENDEMOS QUE LOS JOVENES CONOZCAN AL GUERRILLERO Y AL HOMBRE DE ACCIÓN.

POR ESO QUERMOS MOSTRAR UNA PARTE DEL REVOLUCIONARIO CONSTRUCTIVO DE LA NUEVA SOCIEDAD.

| los jóvenes compañeros de Ernesto Che Guevara 5

Elmo Catalán Avilés copyLa emboscada de La Higuera marcó una nueva etapa, angustiosa y difícil para nosotros. Habíamos perdido tres hombres y prácticamente, no teníamos vanguardia. El médico seguía mal y la columna estaba reducida a solo 17 guerrilleros desnutridos por la prolongada carencia de proteínas, lo que naturalmente influía en la capacidad combativa. Definido ya el problema de Joaquín, los próximos pasos del Che se orientaban a buscar otra zona de operaciones donde el terreno nos fuera más favorable.

Teníamos necesidad inmediata de contactarnos con la ciudad, para solucionar problemas logísticos y recibir refuerzos humanos, puesto que nuestras fuerzas se habían desgastados, sin que hubiésemos podido reemplazar a los hombres que habían caído. Sin embargo era previo romper dos cercos uno que estaba rondando casi en nuestras narices y el otro que había dispuesto el ejército y que habíamos conocido a través de filtraciones periodísticas dadas a conocer por emisoras argentinas y chilenas.

Para nadie era un misterio que nuestras presencia estaba claramente detectada y así lo anunciaban también las informaciones de carácter internacional, aunque las emisoras locales, silenciadas por el régimen daban solamente una información muy general.

Entre el 27 de setiembre y el 1º de octubre permanecimos ocultos, aunque algunos compañeros realizaban exploraciones para buscar una salida adecuada por los “firmes”, que nos permitiera eludir las fuerzas enemigas. Nuestra ración se redujo considerablemente y sólo consistía en tres cuartos de una pequeña lata de sardinas y una cantimplora de agua para todo el día.

Para peor el agua era amarga.

Pero no había más y la mandábamos a buscar en la noche cuando aún, estaba oscuro en la madrugada. Dos compañeros cargaban todas las cantimploras, bajaban tomando toda clase de precauciones y borraban los rastros.

Hasta el día 30 los soldados en gran cantidad y perfectamente equipados pasaban frente a nosotros sin detectarnos.

El 1º de octubre empezamos a movernos con un poco más de rapidez y después de varios días de privaciones comimos unas frituras que cocinó Chapaco y Che ordenó que se repartiera un poco de charqui frito. Para que el fuego no fuera detectado por los soldados lo protegimos con frazadas.

Las emisoras por otra parte empezaron a dar mayores informaciones entre las cuales resaltaban las declaraciones de Camba y León que habían desertado el 26 y los cambios de los puestos de avanzada del estado Mayor del Ejército.

Nuestras caminatas se realizaban extremando las precauciones, aunque a veces pasábamos por lugares algo poblados a plena luz del día.

Así llegamos al 8 de octubre.

La tarde anterior habíamos cumplido 11 meses desde que el Che ingresó al monte en Bolivia y hasta ese momento el balance no era precisamente desfavorable a nosotros. El ejército sólo había dado un golpe grave el de La Higuera, que por otra parte fue casual.

Todo lo demás era un saldo positivo puesto que, a pesar de lo reducido de nuestras fuerzas habíamos capturado cerca de un centenar de solados, incluyendo oficiales de alta graduación, habíamos puesto fuera de combate a otra gran cantidad de enemigos u nos habíamos incautado de diversas armas y mucho parque.

Era imprescindible, como nueva fase táctica, romper cerco para llegar a la nueva zona de operaciones, donde podríamos dar combate imponiendo nuestras condiciones al enemigo, y al mismo tiempo contactarnos con la ciudad, cuestión importante en este periodo para reforzar nuestra columna.

Cualquiera que lea el Diario del Che, aunque éstos sólo son apuntes de tipo personal donde se reflejan más los problemas negativos, aspectos negativos con el objeto de analizarlos para corregirlos más tarde, se podrá dar cuenta de que en ningún momento se denotaba desesperación o pérdida de fe, a pesar de los muchos momentos angustiosos por los que pasamos.

Por eso, al resumir los 11 meses de operaciones Che sintetiza su pensamiento diciendo que han pasado “sin complicaciones bucólicamente”.

La madrugada del 8 de octubre fue fría. Los que teníamos chamarra nos la colocamos.

Nuestra marcha era lenta porque el Chino caminaba muy mal de noche y por que la enfermedad de Moro se acentuaba. A las dos de la mañana paramos a descansar y reanudamos o se pierden pero se dan”

10341721_698650346857892_7553845529207264831_n“Los combates se ganan nuestra caminata a las cuatro. Éramos 17 figuras silenciosas que avanzábamos mimetizándonos en la oscuridad por un cañón angosto llamado Yuro.

La mañana se descargó con un sol hermoso que nos permitió observar cuidadosamente el terreno. Buscábamos una cresta para dirigirnos luego al río San Lorenzo.

Las medidas de seguridad se extremaron, especialmente porque la garganta y los cerros eran semipelados, con arbustos muy bajos, lo que hacía casi imposible ocultares.

Che decidió entonces enviar tres parejas de exploradores; una por el cerro hacia la derecha, integrada por Benigno y Pacho; otra por el cerro hacia la izquierda, integrada por urbano y otro compañero y la tercera hacia delante, a cargo de Aniceto y Darío.

Pronto regresaron Benigno y Pacho, la información no resistía duda; los soldados estaban cerrando el paso. El problema era saber ¿si nos habían detectado o no?

No podíamos volver atrás; el camino que habíamos hecho, muy descubierto, nos convertía en presa fáciles de los soldados.

Tampoco podíamos avanzar, porque eso significaba caminar derecho a las posiciones de los soldados. Che tomó la única resolución que cabía en ese momento.

Dio orden de ocultarse en un pequeño cañón lateral y organizó la toma de posiciones.

Eran aproximadamente las 8 y 30 de la mañana.

Los 17 hombres estábamos sentados al centro y ambos lados del cañón, esperando.

El gran dilema del Che y de nosotros era saber si el ejército había descubierto nuestra presencia o si sus posiciones eran simplemente una maniobra táctica que correspondía al cerco que nos estaba tendiendo desde hacia varios días.

Che hizo un análisis rápido si los soldados nos atacaban entre las 10 de la mañana y la 1 de la tarde estábamos en profunda desventaja y nuestras posibilidades eran mínimas, puesto que era muy difícil resistir un tiempo prolongado. Si nos atacaban entre la 1 y las tres de la tarde teníamos más posibilidades de neutralizarlo.

Si el combate se producía de las 3 de la tarde hacia delante las mayores posibilidades eran nuestras, puesto que la noche caería pronto y la noche es la compañera y aliada del guerrillero.

A las 11 de la mañana aproximadamente fui a reemplazar a benigno a su posición, pero éste no bajó y se quedó ahí tendido, porque la herida en el hombro le había supurado y le dolía mucho. Definitivamente nos quedaríamos allí, Beningno, Darío, y yo. En el otro extremo de la quebrada estaban Pombo y Urbano y en el centro el Che con el resto de los combatientes.

Aproximadamente a las 13 y 30 Che envió al Ñato y Aniceto a reemplazar a Pombo y Urbano.

Para cruzar hacia esa posición debíamos atravesar un claro que era dominado por el enemigo. El primero en intentarlo fue Aniceto, pero una bala lo mató.

La batalla había comenzado.

Teníamos la salida cerrada, los soldados gritaban.

Cayó uno, cayó uno.

En la misma garganta estrecha en una posición que ocupaban los soldados, se escuchaba el tableteo regular de ametralladoras que, al parecer estaban cubriendo el camino por el que habíamos venido la noche anterior.

La posición nuestra quedaba frente a una fracción del ejército y a la misma altura, de manera que podíamos observar sus maniobras sin que ellos nos detectaran. Por eso sólo tirábamos cuando ellos hacían fuego, para no delatarnos. Por su parte el ejército creía que los disparos nuestros sólo partían desde abajo, o sea desde la posición en que se encontraba el Che.

La situación más difícil era la de Pombo y Urbano. Ocultos detrás de una roca recibían fuego ininterrumpidamente. No podían salir de allí porque al cruzar el claro podían liquidarlos con suma facilidad, como lo hicieron con Aniceto.

Con el objetivo de obligarlos a salir de esa trinchera natural, el enemigo les disparó un granadazo; la explosión levantó una gran polvareda que aprovecharon Pombo y Urbano.

Con una velocidad impresionante traspasaron el claro mientras los solados disparaban al bulto y gritaban agresivamente.

Ambos cayeron justamente en el lugar en que estaba Ñato esperando.

Los tres intentaron salir por un camino de retirada que nos había indicado previamente el Che para llegar a un lugar de reunión anteriormente acordado.

Sin embargo lograron vernos y captaron nuestras señas de que se quedaran donde estaban.

La batalla continuó sin interrupciones. Disparábamos sólo cuando ellos hacían fuego para no delatarnos y para ahorrar parque. Desde el lugar que estábamos ubicados dejamos fuera de combate a varios soldados.

Anochecía cuando bajamos a juntarnos con Pombo, Urbano y Ñato y a buscar nuestras mochilas.

Ya estábamos actuando en nuestro medio. Preguntamos a Pombo.

¿Y Fernando?

Nosotros creíamos que estaba con ustedes nos respondieron.

Cargamos nuestras mochilas y nos dirigimos presurosos al lugar de contacto.

En el camino nos encontramos botados algunos alimentos entre ellos harina, lo que nos llamó profundamente la atención, porque el Che jamás permitió que se botara alimento; cuando hubo necesidad de hacerlo, la carga se ocultó cuidadosamente. Más adelante encontré el plato del Che bastante pisoteado. Lo reconocí inmediatamente porque era una vasija honda de aluminio bastante característica. Lo recogí y lo guardé en mi mochila.

No encontramos a nadie en el lugar de reunión aunque reconocimos las huellas de pisadas y las abarcas del Che, que dejaba una marcha bastante diferente a las demás y por lo mismo era fácilmente identificable. Pero esta huella se perdía más adelante.

Supusimos que el Che y el resto de la gente se había dirigido hacia el río San Lorenzo como estaba previsto, con el objeto de ir internándose en el monte, lejos del alcance del ejército, hasta alcanzar la nueva zona de operaciones.

Esa noche caminamos los seis Pombo, Benigno, Ñato, Darío Urbano y yo con una carga más liviana.

En el fondo de la quebrada habíamos botado algunas casas que nos parecían innecesarias para aligerarnos y marchar más rápido.

Mi mochila estaba abierta y faltaba la radio; es indudable que el que la sacó fue el Che antes de retirarse y era natural.

Hombre sereno, previsor, jamás organizaba una retirada sin planificar desesperadamente. Por el contrario en estos momentos de grandes decisiones su figura de jefe y conductor militar y político se agigantaba. Por eso es obvio que la radio la sacó para escuchar las noticias, ya que la información pasa a constituir un elemento muy importante en el monte.

Marchamos con sigilo. Ninguno ocultaba su inmensa preocupación por la suerte del Che y el resto de los compañeros.

Después de perder el rastro de nuestra gente volvimos a caer en La Higuera, lugar que nos traía recuerdos dolorosos que aún no se había borrado.

Nos sentamos casi frente a la escuela del lugar. Los perros ladraban con persistencia pero no sabíamos sí era delatando nuestra presencia o estimulados por los cantos y gritos de los soldados que esa noche se emborracharon eufóricos.

¡Jamás nos imaginamos que tan corta distancia de nosotros aún estaba herido, pero con vida nuestro querido Comandante!

Con el transcurso del tiempo hemos pensado que tal vez, si lo hubiésemos sabido, habríamos tratado de hacer una acción desesperada por salvarlo, aun cuando eso nos significase morir en la empresa.

Pero esa noche tensa y angustiosa, ignorábamos absolutamente lo que había sucedido, y en voz baja nos preguntábamos si quizás otro compañero, además de Aniceto, había muerto en el combate.

El día 9 fue tranquilo. Dos veces vimos pasar el helicóptero el mismo que en esos instantes llevaba el cadáver aun tibio del Ché, asesinado cobardemente por orden de la CIA y de los gorilas Barrientos y Ovando, pero nosotros no sabíamos nada.

No teníamos más comunicación con el exterior que un pequeño aparato de radio que era de Coco, pero ahora lo cargaba Benigno.

Esa tarde Benigno escuchó una información confusa.

Una emisora local anunciaba que el ejército había capturado gravemente herido a un guerrillero que al parecer era el Che.

Desestimamos inmediatamente esta posibilidad, puesto que si lo hubiese sido, pensábamos, habrían hecho un gran escándalo.

Pensábamos que el herido podría ser Pacho y la confusión derivaba de algún parecido que podría haber entre ambos.

Esa noche caminamos por quebradas infernales, riscos filudos y empinados, que ni las cabras habían escogido. Pero Urbano y Benigno con su sentido de orientación extraordinario y una decisión inquebrantable, nos guiaban sacándonos lentamente del cerco.

Avanzábamos poco. El día 10 nos sorprendió en un lugar aun cercano a La Higuera y comentamos alegremente que el agua que estábamos tomando era la misma que más abajo tomaban los soldados.

Otra vez estábamos esperando la noche para alcanzar el Abra del Picacho por donde pensábamos romper el cerco.

Aproximadamente a la una de la tarde, Urbano escuchó una noticia que nos dejó helados: las emisoras anunciaban la muerte del Che y daban su descripción física y su indumentaria.

No había posibilidad de equivocarse, porque señalaban entre su indumentaria las abarcas que le había hecho el Ñato, una chamarra que era de Tuma y que el Che se ponía para abrigarse en las noches, y otros detalles que nosotros conocíamos perfectamente.

Un dolor profundo nos enmudeció; Che nuestro jefe, camarada y amigo guerrillero heroico, hombre de ideas excepcionales, estaba muerto. La noticia horrendo y lacerante, nos producía angustia.

Permanecimos callados, con los puños apretados, como si temiéramos estallar en llanto ante la primera palabra. Miré a Pombo; por su rostro resbalaban lágrimas.

Cuatro horas más tarde el silencio fue roto. Pombo y yo conversamos brevemente.

La misma noche de la emboscada del Yuro los seis nos habíamos puesto de acuerdo para que el asumiera el mando de nuestro grupo hasta que encontráramos al Che y al resto de nuestros compañeros.

Era preciso, en este instante tan especial, tomar una decisión que honrara la memoria de nuestro querido jefe. Intercambiamos algunas opiniones y luego, ambos nos dirigimos a nuestros compañeros.

Es difícil reflejar exactamente en sus menores detalles, un momento saturado de tantas emociones, de sentimientos tan profundos, de dolor intenso y de deseo de gritar a los revolucionario que todo no estaba perdido, que la muerte del Che no se convertía en panteón de sus ideas, que la guerra no había terminado.

¿Cómo describir cada uno de los rostros?

¿Cómo reproducir fielmente cada una de las palabras de los gestos, de las reacciones, en aquella soledad impresionante, bajo la amenaza siempre permanente de una fuerza militar canibalesca que nos buscaba para asesinarnos y ofrecía recompensa por nuestra captura “vivos o muertos”?

Solo recuerdo que con una sinceridad muy grande y unos deseos inmensos de sobrevivir juramos continuar la lucha, combatir hasta la muerte o salir a la ciudad, donde nuevamente reiniciaríamos la tarea de reestructurar el Ejército del Che para regresar a las montañas a seguir combatiendo como guerrilleros.

Con voces firmes pero cargadas de sentimientos esa tarde surgió nuestro juramento, el mismo que ahora cientos de hombres de muchas partes del mundo han hecho suyo, para plasmar en la realidad el sueño del Che.

Por eso en la tarde del 10 de octubre Ñato, Pombo, Darío, Benigno Urbano y yo dijimos en la selva boliviana:

10600603_627462254036064_4911797098887196927_n

“TUS IDEAS NO HANMUERTO.

NOSOTROS LOS QUE COMBATIMOS A TU LADO,

JURAMOS CONTINUAR

LA LUCHA

HASTA LA

MUERTE O LA VICTORIA

FINAL.

TUS BANDERAS

QUE SON LAS NUESTRAS,

NO SERÁN ARRIADAS JAMÁS”.

¡VICTORIA O MUERTE!”

 En su discurso en el actode entrega de certificados de trabajo comunista a los obreros del MINID que laboraron más de 240 horas voluntarias en el primer semestre de 1964 en el Teatro de la CTC el 15 de agosto el Che declaraba lo siguiente:

“Pero nosotros queremos que se gradúe el esfuerzo para que más gente que no sea capaz de llegar al límite de las doscientas cuarenta horas, que significaba un mes entero de trabajo normal de ocho horas en el semestre, pueda también participar en el trabajo voluntario, que cada vez se haga una cosa más amplia, para que se trabaje una buena cantidad de horas por hombres en cada rama.

¿Para qué?

De nuevo; para que cada uno adquiera más consciencia.

Claro que esto es una cosa eficaz para la producción por lo que directamente significa y además, por lo que significa también como ejemplo, como desarrollo de

la conciencia. El compañero Arnet para citarlo una vez más también se ufanaba que su fábrica, durante meses enteros, no tenía ausentismo. Además, la limpieza, la corrección que hay en esa fábrica es ejemplar; es muy pequeña.

Ahora el compañero Arnet, por una inveterada mala costumbre nuestra, hace un tiempo ha sido designado jefe del taller y hemos extraído un gran compañero de la producción y le hemos quitado algunas horas para que administre el taller. Digo inveterada mala costumbre porque la tarea concreta que hay que analizarla bien y que no siempre corresponde al espíritu, a la forma de actuar, a la idiosincrasia de un trabajador ejemplar, y hay grandes trabajadores que pueden no ser grandes administradores, porque son tareas distintas; el trabajo manual es concreto, el trabajo de dirección es abstracto.

Pero naturalmente que por los méritos nadie discute, lo único que a nosotros nos interesaba es que siempre siguiera el compañero Arnet siendo un factor constante que impulse a los demás compañeros a superarse. Ya el compañero de la electricidad me dijo que él este semestre se “faja” con Arnet; yo no sé si Arnet ahora que es administrador va a bajar un poquito el ritmo, pero ya tiene un buen contendiente ahí.

Y ese tipo de emulación es lo que va haciendo como un juego, que se mejore, que

se amplíe cada vez más la base de los trabajadores que participan en la construcción social conscientemente, porque cada hora que se da es una hora consciente; las otras entran en el mecanismo de las relaciones sociales y es una hora más o menos inconsciente.

Por eso nosotros estábamos discutiendo con algunos ministerios la necesidad de impulsar esto, naturalmente voluntariamente, los que lo consideran así. Nos reunimos con el compañero Borrego, del Ministerio de la Industria Azucarera; con el compañero Yabur, del ministerio de Justicia, que es especial para trabajar en labores manuales, porque es ya la ligazón completa del trabajo no productivo, del trabajo de los servicios, del trabajo intelectual, con el trabajo productivo.

Y regenteados por la CTC que orientó y dirigió eso, establecimos un comunicado conjunto entre nosotros cuatro.

Ese comunicado es un llamado, además, a que otros organismos que quieran hacerlo participen en eso de la emulación, o se puede convertir en una emulación entre organismos. Ya el compañero Borrego, como un mal hijo del Ministerio de

Industrias ha retado a sus padres y a establecido ahí un tremendo reto de batallones voluntarios.

El comunicado dice así:

“Primero. En el socialismo el incremento incesante de la producción de bienes materiales asegura al máximo de las necesidades constantemente crecientes de la sociedad, requiriéndose en ese empeño la participación entusiasta y decidida de los trabajadores.

“Segundo. El trabajo voluntario es la expresión genuina de la actividad comunista

ante el trabajo, en una sociedad donde los medios fundamentales de producción son de propiedad social; es el ejemplo de los hombres que aman la causa de los proletarios y que subordinan a esa causa sus momentos de recreo y de descanso para cumplir abnegadamente con las tareas de la revolución.

“El trabajo voluntario es una escuela creadora de conciencia, es el esfuerzo realizado en la sociedad y para la sociedad como aporte individual y colectivo y va formando esa alta conciencia que nos permite acelerar el proceso del tránsito hacia el comunismo.

“A los fines de organizar nacionalmente el trabajo voluntario en los organismos que suscriben este comunicado conjunto y la participación en el mismo de todos

Sus trabajadores, así como para asegurar el cumplimiento de los acuerdos que se adopten y para exhortar a todos los trabajadores de la nación a que integren a lo largo y ancho de la isla los batallones rojos de trabajo voluntario, los referidos organismos formulan la siguiente proposición:

“Que los batallones rojos ya integrados y aquellos que se formen en el futuro, basándose en las experiencias adquiridas durante un año con saldos favorables en el trabajo voluntario a través de los batallones rojos, adopten la reglamentación pertinente con arreglo a las siguientes bases:

“Sobre el trabajo voluntario. El trabajo voluntario es el que se realiza fuera de las horas normales de trabajo sin percibir remuneración económica adicional.

El mismo puede realizarse dentro o fuera de su centro de trabajo.

“Categoría de los miembros. Existirán tres categorías que son las siguientes: miembro vanguardia, que será el que acumule 240 horas o más en un semestre; miembro distinguido, que será el que acumule 160 horas en un semestre; miembros, que será el que realice un mínimo de 80 horas.

“Sobre la organización del trabajo. La buena organización del trabajo voluntario es el requisito fundamental del desarrollo de esta actividad; por lo tanto deben considerarse los siguientes aspectos: trabajo productivo industrial o agrícola, trabajo de enseñanza educativa no remunerada, trabajo técnico.

Se le dará categoría de trabajo técnico a la brigada de técnicos que se cree en un momento determinado para la realización de una tarea específica.

“Sobre los reconocimientos.

Miembros de vanguardias, se les entregará un certificado de trabajo comunista, firmado por el ministro del ramo y el secretario general de la CTC revolucionaria, además de un sello distintivo. A los miembros distinguidos se les entregará un diploma calificándolos como tales, con las firmas señaladas. Y a los miembros se les entregará un diploma acreditativo de tal condición.

Todos estos reconocimientos serán entregados por cada semestre trabajado.”

Bien dice el Che, hemos adquirido una experiencia grande, hemos visto la posibilidad grande que hay del desarrollo de este tipo de trabajo; pero también hemos visto cómo la falta de interés, la falta de comprensión del problema, va en merma del trabajo.

La rama mecánica liviana fue la primera rama que empezó con este tipo de trabajo, tuvo esa iniciativa hace más de un año; vuelve a ser la rama mecánica liviana la ganadora. Además una empresa de esa rama, la de recuperación de materias primas, a la cual se le dio un impulso especial, tiene 47 horas hombre acumuladas en el semestre.

Es decir que sí dividimos el total de horas trabajadas por la cantidad de personas que hay en la empresa, el resultado es que cada una de ellas ha trabajado 47 horas voluntarias. Claro que esto no es así, porque hay muchos que no trabajan y otros trabajan mucho más, pero estos promedios son muy interesantes, muy superiores, naturalmente a los de todas las otras empresas.

Ahora viene la parte negativa de todo esto, el aspecto negativo. Por ejemplo, las empresas e institutos que no obtuvieron ningún certificado comunista de trabajo voluntario. Y aquí tienen que ver bastante, me animo a decirlo, los directores de empresas. En algunos casos específicos hay problemas de materias primas, problemas muy serios, las empresas tienen muy limitada su producción; pero la empresa está constituida por un montón de fábricas, siempre hay alguna que pueda trabajar, incluso que puede hacer trabajo voluntario, pues para pintar la fábrica, para mantenerla limpia, para muchas cosas.

Es decir, que nosotros aquí, por la falta de atención al trabajo, puede parecer que los obreros se estas empresas están desinteresados, y no es un problema así. El problema es que no han sido movilizados correctamente.

Estas empresas son: la de construcción de maquinaria, la automotriz, la conformación de metales de la rama metalúrgica. Ahí estaba Agapito que decía ¿dónde está Agapito? Que había traído un montón de gente: tiene tres empresas de la rama.

La empresa consolidada de Minería tampoco ha dado ninguno y los institutos de investigaciones tecnológicas para el desarrollo de maquinaria, de investigación de minería y metalúrgica y para el desarrollo de la industria química.

Una sola delegación provincial alcanzó certificado comunista de trabajo voluntario: la de matanzas con un trabajador.

El total de trabajadores del Ministerio de Industria que alcanzaron certificados de trabajo voluntario fue de mil dos; al principio eran novecientos y pico; al final han aparecido más. Estas son las cosas negativas, porque todo es trabajo voluntario todo es expresión del entusiasmo de la gente, pero sin control no podemos construir el socialismo y también el trabajo voluntario, hay que controlarlo bien, no burocráticamente sino controlarlo bien.

Nosotros entendemos que con esta organización va a poder mejorar la incorporación de más compañeros al trabajo. En esa forma podemos ir ampliando cada vez más nuestra base. Ya lo he repetido con insistencia en la noche de hoy: la necesidad máxima nuestra es ampliar el trabajo voluntario por los fines educativos que tiene, y mientras, pues seguiremos en todas nuestras tareas, la tarea extremadamente difícil de cumplir los planes de producción, en la cual siempre tropezamos con una cantidad enorme de problemas.

Y solamente un solo mes en la historia del Ministerio de Industrias, el ministerio completo ha cumplido su plan de producción al ciento por ciento.

¿Qué aplauden? Un solo mes lo cumplió y aplauden.

¡Cómo sería si lo hubiera cumplido todos los meses!.

Una vez nosotros hablábamos de que era necesario crear ese espíritu creativo del trabajador, para que ayude a los técnicos y a los técnicos administrativos también, a mejorar la calidad del trabajo y extraer toda esa gran riqueza potencial que está en nuestro subsuelo a veces, en nuestros almacenes otras y que no podemos coordinar por falta de materias primas, por falta de tecnología adecuada, por falta de organización, y no nos permite cumplir a cabalidad las tareas.

Y como siempre, mantener esa consigna que hace tiempo es ya la consigna de los jóvenes comunistas: “El estudio, el trabajo y el fusil”.

Es decir mantener siempre como tres banderas esa consigna de tres palabras, porque las tres tienen importancia en cada momento. Y para poder mantener nuestro derecho a vivir y a hablar con la autoridad de país revolucionario, tenemos que tener tres: el trabajo dirigiendo la construcción del socialismo; el estudio para ir profundizando cada vez más nuestros conocimientos, y nuestra capacidad de actuar; y el fusil obviamente, para defender la revolución.

Y para ustedes compañeros, para ustedes que son la vanguardia de la vanguardia, para todos los que en el frente del trabajo han demostrado su espíritu de sacrificio, su espíritu comunista, su nueva actitud frente a la vida, debe valer siempre la frase de Fidel que ustedes insertaron en uno de los palcos de este recinto: “Lo que fuimos en las horas de mortal peligro; sepamos serlo también en la producción.

¡Sepamos ser trabajadores

Patria o Muerte!”

INTI Y URBANO FUERON LOS PRIMEROS EN SALIR A LA CIUDAD, DESPUÉS DE ROMPER EL CERCO.

ALLÍ TOMARON CONTACTO CON OTROS COMPAÑEROS Y ORGANIZARON LA SALIDA DE POMBO, BENIGNO Y DARÍO.

AUNQUE EL NOMBRE DEL CHE RESPLANDECE EN LA HISTORIA “SOLO”,

COMO UN GENIO MILITAR, EL DESARROLLO POLÍTICO Y SOCIAL DE LOS PUEBLOS, QUE BROTARÁ COMO UN TORRENTE DE LA LUCHA DE LIBERACIÓN NACIONAL, LO TENDRÁ QUE TITULAR COMO EL REVOLUCIONARIO

MÁS COMPLETO DE TODOS LOS TIEMPOS.

LA MÁXIMA DEL CHE SIGUE ESTANDO PRESENTE Y VIGENTE.

“LOS COMBATES SE GANAN O SE PIERDEN PERO SE DAN”.

| los jóvenes compañeros de Ernesto Che Guevara 9 Continuaba diciendo en su relato el guerrillero boliviano Inti Peredo después de

la muerte del Che en el Yuro lo siguiente:

“¿Por qué sobrevivimos a los cercos que se nos tendiera después del Yuro, con fuerzas inmensamente superiores a nosotros en número y armamento?

Muchos pueden pensar que sólo se daba a ese factor primario que se llama “instinto de conservación” o al ansia de continuar viviendo. Creo sinceramente que no fue sólo eso.

Es cierto que queríamos continuar viviendo, pero eso no era todo. Esencialmente éramos agresivos y estábamos dispuestos a dar combate en cualquier circunstancia, como lo hicimos siempre.

¿Era imposible entonces, romper el apretado cerco enemigo y regresar a la ciudad en busca de contactos para continuar la lucha?

La tarde del 10 de octubre, después que juramos no desertar jamás del proceso revolucionario, planificamos la ruptura del cerco y decidimos buscar al resto de sobrevivientes. Por la radio nos informamos que el ejército sabía que sólo quedábamos con vida 10 guerrilleros; nuestro grupo integrado por los seis ya mencionados y otro, cuya dirección de marcha no conocíamos, pero suponíamos que era la misma que la de nosotros, integrado por Chapaco, Moro, Eustaquio y Pablito. En la identificación nuestra y en el dato del número exacto de los desertores Cambá y León. Ya nos habíamos dado cuenta de la forma en que se extendía el cerco enemigo, sus características y la forma en que procedían los soldados. Por eso decidimos romperlo por la parte más abrupta. Infortunadamente el día 11 fueron muertos en la desembocadura del río Mizque los compañeros Moro, Pablito,

Eustaquio y Chapaco.

Seguramente habían tomado la misma decisión nuestra, de no entregarse jamás, y murieron combatiendo dignamente.

Ellos habían escogido un rumbo contrario al nuestro, al sur, seguramente buscando también la ciudad. Sólo quedábamos nosotros.

Estábamos en malas condiciones físicas. Habíamos comido poco y realizado un gran esfuerzo en los días anteriores, al margen de que las grandes tensiones también habían hecho efecto sobre nuestro organismo.

Volvimos a aligerar la carga.

Ñato, que llevaba todo el instrumental médico lo enterró, pues en el futuro no nos serviría, y convirtió en olla la caja metálica que antes servía para esterilizar.

La sopa de harina que cocinamos después de tantos días de privaciones sólo sirvió para “engañar las tripas”, pero no reparó nuestras fuerzas.

Al comenzar la madrugada del 12 de octubre empezamos a marchar en dirección a un sector del cerco. A las 3 de la mañana cruzamos el camino de La Higuera al Abra del Picacho, el mismo que ya antes habíamos hecho con el Che.

Todo estaba silencioso. Cuando clareó ya estábamos al otro lado del Abra.

Caímos cerca de la choza y decidimos llegar hasta allí para preguntar a sus moradores la ubicación exacta del lugar, reorientarnos, tratar de abastecernos de alimentos y continuar. Buscamos a los campesinos pero no encontrarnos a nadie. Quedarse en la choza era demasiado peligroso, por lo que estimamos más conveniente ocultaremos en los espinales que rodeaban la casa.

Dos hechos, totalmente antagónicos marcaron el transcurso del día. Un muchacho de unos 12 años, muy despierto nos identificó el lugar exacto donde estábamos, nos indicó la dirección del río, nos prestó una olla para cocinar y empezó a ordeñar una vaca para darnos leche.

Desgraciadamente un campesino que pasaba por el lugar nos vio y corrió hacia el Abra a denunciarnos a los soldados que en buen número se encontraban concentrados allí como parte del cerco estratégico que habían tendido alrededor de nuestra mermada columna.

Por nuestra debilidad física no pudimos darle alcance. Tampoco quisimos dispararle, precisamente porque se trataba de un campesino.

En esta emergencia nos vimos obligados a partir inmediatamente, sin cocinar y sin esperar la leche. Caminábamos bordeando un arroyo muy encajonado que desemboca en el río San Lorenzo, cuando Urbano que caminaba a la vanguardia vio a los soldados tomando posiciones. Provistos de todos los recursos técnicos se nos habían adelantado y allí estaban esperándonos.

Urbano de reflejos rápidos disparó instantáneamente. Los soldados replicaron al fuego. Esta fue la última vez que cargamos las mochilas; obligados por las circunstancias a eludir con rapidez al enemigo, sacamos sólo las respectivas chamarras.

El resto lo botamos.

Subimos por una empinada ladera, muy abrupta y peligrosa, para caer al otro lado del arroyo. Como ésa es una zona que sólo tiene árboles en las quebradas, nos veíamos en la obligación de salir de cualquier manera para ubicar en lugar mejor.

Nos arrastramos hasta llegar a una especie de “isla” de monte, con una superficie aproximada de 50 metros cuadrados.

La situación era relativamente peor que la anterior porque el pequeño campo estaba rodeado por pampas abiertas donde los soldados podían matarnos fácilmente. Nos ocultábamos y guardamos silencio, esperando que no nos hubiesen detectado hasta que cayera la noche para salir.

Algunos campesinos comenzaron a rondar la zona. El ejército nos empezó a cercar.

Aproximadamente a las 16 y 30 horas del 12 de octubre un círculo compacto de soldados estrechaba sus posiciones en torno a la “isla”. Era la mejor oportunidad para eliminarlos, pero la última palabra, no estaba dicha.

Los seis compañeros resolvimos agruparnos en la parte más alta del pequeño bosque y responder al fuego enemigo sólo cuando estuviéramos seguros de dar en el objetivo. Los soldados empezaron a disparar a insultarnos y a exigirnos la rendición. Nosotros nos manteníamos en silencio atentos a las maniobras que ellos estaban realizando.

Fueron momentos sumamente difíciles. Pensábamos que había llegado nuestro último momento, de manera que nos preparamos para caer dignamente. En uno de esos instantes propuse enterrar el dinero que nos quedaba y los relojes, para que no cayeran en poder de los soldados, pero Pombo con mucha seguridad, afi rmó que el cerco se podía romper en la noche. Todos seguimos entonces con nuestras respectivas pertenencias.

El silencio desconcertó al ejército. Algunos soldados reflejando su miedo gritaban:

“aquí no hay nadie vámonos”.

Otros nos insultaban.

Pronto se inició una nueva operación. Grupos de soldados empezaron a “peinar” la islita, tarea fácil si se consideraba su reducido tamaño. Cuando los tuvimos cerca disparamos.

Tres solados y un guía cayeron muertos.

Las tropas se replegaron pero enseguida nos empezaron a tirar rafagazos de ametralladora y granadas, pues ya estábamos ubicados. Pero también varió su tono insolente. Ahora ya no nos insultaban, sino nos gritaban:

Guerrilleros ríndanse. Para que siguen combatiendo si ya murió su jefe.

Como había previsto Pombo, el fuego cesó apenas cayó la noche. Pero para desgracia nuestra apareció una luna hermosa que derramaba su luz por todos los rincones. Intentar la salida en tales circunstancias era arriesgar demasiado.

Nos quedamos vigilantes. El frío que se descargó con una inclemencia terrible traspasaba la ropa y nos llegaba hasta los huesos. Tiritábamos mientras mirábamos el cielo esperando que se ocultara la luna.

A las tres de la mañana las sombras se descolgaron por todo el sector. Este era el momento que habíamos esperado con impaciencia. Nos arrastrábamos lentamente; para sorpresa nuestra los soldados se habían replegado un poco.

Al parecer las cuatro bajas que habían sufrido la tarde anterior los había obligado a tomar precauciones.

Pronto llegamos cerca de las posiciones enemigas. Los puestos de los soldados estaban situados a una distancia de cinco metros entre sí.

10600603_627462254036064_4911797098887196927_n

CHE: “Seguramente la historia reconoce en el gobierno de Evo Morales que Bolivia fue bien elegida por el Che, como epicentro de la

revolución continental”

10 | los jóvenes compañeros de Ernesto Che Guevara

El clima y la espera también los había afectado.

Seguimos avanzando cuando de pronto uno de los solados en lugar de disparar nos gritó;

¡Alto quien anda ahí!

Fue nuestra salvación. Nos lanzamos a una de las trincheras, matamos a dos soldaditos y nos quedamos ahí reagrupados.

Se generalizó un tiroteo intenso que duró aproximadamente 15 minutos o más.

Cuando terminó empezamos a salir. El cerco más cerrado que nos había tendido el ejército estaba roto.

Nuestra salida del monte ha servido para que escritores y periodistas divulguen historias fantásticas. Algún día, porque ahora no es el momento ya que perjudicaríamos a los campesinos que nos ayudaron, relataremos los detalles de esta acción que de verdad tiene aspectos increíbles y fascinantes.

Bástenos sólo afirmar que, sin esa solidaridad, nuestra supervivencia habría sido sumamente difícil.

A partir de la madrugada del 13 de octubre caminamos solamente de noche, tratando de eludir el contacto con la población, excepto en las ocasiones en que este contacto era imprescindible para adquirir alimentos o recoger información.

Teníamos cierta desconfianza por que algunos campesinos, no todos ni la mayoría motivados por la recompensa de 10 millones de bolivianos que se ofrecía por nuestras “cabezas”, como lo anunciaban las radios, corrían a denunciarnos a los soldados. Pero hubo muchos que nos ayudaron a salir de la zona neurálgica, nos guiaron hasta Valle Grande, nos proporcionaron alimento nos dieron valiosa información y guardaron silencio a pesar de los golpes, las amenazas y hasta los robos de que fueron víctimas por parte del ejército.

Durante un mes caminamos buscando la carretera Cochabamba, Santa Cruz. El día 13 de noviembre intentamos nuestra primera salida seria hacia la ciudad. Ñato y Urbano llegaron hasta Mataral a comprar abarcas y ropas para cambiar nuestros raídos “trajes” y modificar nuestra apariencia patibularia.

En la tienda del lugar hubo ambos recogieron la información de que los soldados habían detectado nuestra presencia y se aprestaban a combatirnos. Inmediatamente regresaron para avisarnos.

Por la tarde divisamos varias patrullas que nos buscaban insistentemente.

Permanecimos escondidos todo el día. Esa noche empezamos de nuevo a caminar, cruzamos la carretera y tratamos de alejarnos del sector. Sin embargo el 14 nos descubrió el ejército y nuevamente sostuvimos un combate desigual. En el alto de una loma, cuando ya estábamos próximos a eludir a la fuerza enemiga, un tiro derribó a Ñato. Formamos una línea de defensa, y lo arrastramos hasta nuestras posiciones.

Pero ya estaba muerto.

El Ñato, hombre querido por todos, firme en sus convicciones, valiente, atento a solucionar estos pequeños problemas domésticos que a veces, si se acumulan, provocan tantas consecuencias desagradables, moría en el último combate, después de afrontar peligros mayores que éste, en el que perdió la vida. Son las sorpresivas alternativas de la guerra.

Como homenaje sencillo a este prototipo de hombre de pueblo, sólo cabría decir.

Fue un guerrillero cabal, y un hombre leal con las ideas de liberación.

A partir de Mataral marchamos paralelos a la carretera, esperando que la gente de

la ciudad, que había recibido duros golpes, se diera cuenta de nuestra maniobra y acudiera a ayudarnos para salir del monte.

Sin embargo la fuerte represión había destruido la débil organización que dejamos, y los cuadros que quedaban también se encontraban en una situación difícil lo que impedía buenas condiciones de operatividad.

La maniobra nuestra fue detectada fácilmente por el ejército ya que inevitablemente íbamos dejando rastros a nuestro paso.

Por eso, hasta diciembre sostuvimos muchas otras escaramuzas con los soldados, provocándoles nuevas bajas.

Deliberadamente nunca hemos explicado nuestra salida del monte porque ella pone en peligro la vida de varios campesinos y sus familiares que se jugaron enteros por nosotros, así como honestos revolucionarios de la ciudad. Ellos comprendieron el sentido de nuestra lucha y arriesgando lo poco que tienen crearon las condiciones para que pudiéramos iniciar la etapa de reestructuración del E.L.N, Ejército de Liberación Nacional.

Algún día no lejano habrá que hacerles justicia. Es necesario advertir, sin embargo, que esa actitud solidaria y generosa desmiente categóricamente a quienes pretenden hacer creer que la población rural es impermeable a las ideas revolucionarias, y que hacer con ellas “no hay nada que hacer”.

Afortunadamente, y con orgullo, nosotros podemos decir lo contrario.

Además estamos seguros de que en la próxima etapa de la lucha guerrillera el campesino tarde o temprano estará masivamente con nosotros, pues nuestro ejército representa sus ideales de superación social, económica y política.

Como breve epílogo podemos decir: urbano y yo fuimos los primeros en salir a la ciudad. Allí tomamos contacto con otros compañeros y organizamos la salida de Pombo, Benigno y Darío.”

El resto de la historia es conocida, pero no ha terminado aún. La segunda parte se escribirá pronto y con nuevas acciones guerreras en las selvas bolivianas.

Decía el Che el 20 de Marzo de 1960 después del triunfo de la Revolución, durante la Conferencia inaugural del programa de televisión Universidad Popular, durante un discurso que llamó “Soberanía Política e independencia económica”, entre otras cosas lo siguiente:

“Yo puedo llamarme militar, militar surgido del pueblo que tomó las armas como tantos otros, simplemente obedeciendo un llamado, que cumplió su deber en el momento en que fue preciso, y que hoy está colocado en el puesto que ustedes

conocen. No pretendo ser un economista, simplemente como todos los combatientes revolucionarios estoy en esta nueva trinchera donde se me ha colocado

y tengo que estar preocupado como pocos por la suerte de la economía nacional.

Pero esta batalla del frente económico es diferente a aquellas otras que libramos en la Sierra, éstas son batallas de posiciones, son batallas donde lo inesperado casi no ocurre, donde se concentran tropas y se preparan cuidadosamente los ataques. Las victorias son el producto del trabajo, del tesón y de la planificación. Es una guerra donde se exige el heroísmo colectivo, el sacrificio de todos y no de un día o de una semana, ni de un mes, es muy larga, tanto más larga cuanto menos hayamos estudiado todas las características del terreno de la lucha y analizado al enemigo hasta la saciedad.

Es decir, para conquistar algo tenemos que quitárselo a alguien, y es bueno hablar claro y no esconderse detrás de conceptos que puedan mal interpretarse. Ese algo que tenemos que conquistar, que es la soberanía del país, hay que quitárselo a ese alguien que se llama monopolio, y ese alguien que se llama monopolio, aunque los monopolios en general no tienen patria tienen por lo menos una definición común, todos los monopolios que han estado en Cuba, que han usufructuado de la tierra cubana, tiene lazos muy estrechos con Estados Unidos.

Es decir que nuestra guerra económica será con la gran potencia del Norte, que nuestra guerra no es una guerra sencilla: es decir que nuestro camino hacia la liberación estará dado por la victoria sobre los monopolios y sobre los monopolios norteamericanos concretamente. El control de la economía de un país por otro merma indiscutiblemente la economía de este país.

Fidel dijo el 24 de febrero en la CTC ¿cómo se concebía que una revolución se pusiera a esperar la solución del capital privado extranjero de inversión?

¿Cómo se concebía que una revolución que surgiera reivindicando los derechos de los trabajadores, que habían estado conculcados durante muchos años, fuera a ponerse a esperar la solución del problema del capital privado extranjero de inversión que va donde más le interesa, que se invierte en aquellos artículos, no que sean los más necesarios para el país, sino los que más ganancias les permita?

Luego la revolución no podía coger este camino, éste era un camino de explotación, es decir, había que buscar otro camino.

Sabía que golpear al más irritante de todos los monopolios, al monopolio de la tenencia de la tierra, destruirlo hacer pasar la tierra a manos del pueblo e iniciar entonces la verdadera lucha porque ésta a pesar de todo, era simplemente la primera entrada en contacto de dos enemigos. La batalla se libró a nivel de la Reforma Agraria, es un hecho, la batalla se librará ahora, se librará en el futuro, porque a pesar de que los monopolios tenían aquí fuertes extensiones de terrenos, no es allí donde están los más importantes, los más importantes están en la industria química, en la ingeniería, en el petróleo y ahí donde molesta de Cuba el ejemplo, el mal ejemplo, como lo llaman ellos.” Dice el Che entonces durante su intervención en la televisión y ante aquellos desafíos de los primeros años de la revolución:

“Ahora los débiles, para los que tengan miedo, para los que piensen que estamos en una situación única en la historia y que ésta es una situación insalvable, y que si nosotros no nos detenemos o no retrocedemos, estamos perdidos, quiero citarles la última cita hasta aquí, una breve anécdota de Jesús Silva Herzog, economista mexicano que fue el autor de la Ley de Expropiación del Petróleo y que se refiere precisamente a la época aquella vivida por México, cuando también se cernía el capital internacional contra los valores espirituales y culturales de los pueblos; esto es la síntesis de lo que se habla de Cuba y dice así: “Por supuesto, se dijo que México era un país comunista. Surgió el fantasma del comunismo. El embajador Daniels en el libro que ya he citado en conferencias, cuenta que va a Washington de visita en esos días difíciles y un caballero inglés le habla del comunismo mexicano. El señor Daniels le dice; “Pues yo en México no conozco más comunista que a Diego Rivera; pero ¿qué es un comunista?, le pregunta seguidamente Daniels, al caballero inglés.

Este se sienta en cómoda butaca, medita se levanta y ensaya una definición. No le satisface. Se vuelve a sentar, medita nuevamente, se pone un tanto sudoroso, se pone nuevamente de pie y de otra definición.

Tampoco es satisfactoria. Y así continúa hasta al fi n, desesperado, le dice a Daniels; “Señor, un comunista es cualquier persona que nos choca”.

Ustedes pueden ver cómo las situaciones históricas se repiten; yo estoy seguro de que todos nosotros “chocamos” bastante a la otra gente. Parece que tengo el honor junto con Raúl de ser los más “chocantes”…

Pero las situaciones históricas tienen su parecido. Así como México nacionalizó su petróleo y pudo seguir adelante, y se reconoce a Cárdenas como el más grande presidente que ha tenido esa República, así también nosotros seguiremos adelante.

Todos los que están del otro lado nos llamarán de cualquier modo, nos dirán cualquier cosa, lo único cierto es que estamos trabajando en beneficio del pueblo, que no retrocedemos y que aquellos, los expropiados, los confiscados, los “siquitrillados” no volverán.

“NO ESTARÍA MAL –PARA UNO DE ESOS CREATIVOS FABRICANTE DE CAMISETAS- QUE EN LUGAR DE LA TAN TRILLADA FRASE DE:

“HAY QUE ENDURECERSE SIN PERDER LA TERNURA”,

Y PARA QUE -COMO DICE NUESTRO CARICATURISTA AMIGO KALVELLIDO DEL DIARIO DIGITAL INSURGENTE PODEMOS HACER UNOS PESITOS.

DIJERA POR EJEMPLO

ALGO ASÍ:

¡PARA QUE LOS RECONTRATRILLADOS NO VUELVAN SEÁMOS CHOCANTES COMO EL CHE!

| los jóvenes compañeros de Ernesto Che Guevara 11

La Revista Cuestión Nº 0 editada en el año 1971 por el Movimiento 26 de Marzo publicó el relato y las opiniones del guerrillero boliviano Inti Peredo que luchó junto a Ernesto Che Guevara en Bolivia.

En el Capítulo XII bajo el Título “El foco: esperanza de liberación” se analiza uno de los temas más discutidos por aquellos años la validez de la estrategia por la cual un reducido número de revolucionarios podían ser capaces de revolucionar las grandes masas del campo o la ciudad. O si era la construcción del Partido de vanguardia de cuadros y de masas era el factor determinante para la toma del poder.

“Desde la aparición, la guerrilla boliviana despertó las esperanzas de América Latina y de otros continentes y se convirtió en el centro de las polémicas que aún no se acallan. Se puede decir, sin temor a equivocaciones, que durante más de un año catalizó la política internacional directa o indirectamente.

Si en el plano externo obtuvo tal gravitación es obvio que los sucesos nacionales aún giran en torno al foco, a los acontecimientos guerreros, que conmovieron al mundo por la participación del Che, y las proyecciones continentales que tuvo esa gesta.

Hoy, con más madurez y con una impresión más exacta de lo que sucedió el pueblo espera anhelante el resurgimiento de un “foco” que sea la continuación del que nació en Ñancahuazú.

Su reaparición provocará nuevos fenómenos políticos y remecerá la conciencia de las masas adormecidas de este continente.

A poco más de un año de la muerte del Che en la quebrada del Yuro es necesario realizar un balance sereno que permita al pueblo conocer “desde dentro” las verdaderas perspectivas de la lucha armada.

¿Murieron con el Che la teoría del foco y las perspectivas de liberación continental?

La respuesta debe ser honrada.

Para los críticos interesado para los que deseaban el fracaso de esta empresa heroica en el Yuro quedó sepultada toda perspectiva de hacer triunfar en América un movimiento armado de liberación. Incluso algunos sectores que impúdicamente se autodenominan de “vanguardia del pueblo” han calificado la primera etapa de la lucha guerrillera en Bolivia como un “Waterloo”.

Es innecesario recalcar lo que se demuestra en uno de los capítulos de este trabajo se demuestra: su traición fue un eficaz instrumento de ayuda al imperialismo. No es por casualidad que el general norteamericano Westmoreland, el fracaso estratega de la guerra de Vietnam, los haya urgido en la reunión de la Junta Interamericana de Defensa en Brasil, como una fuerza “colaboracionista” del imperialismo.

Estos sectores son los que se han empeñado con más obstinación en divulgar que la teoría del foco guerrillero no es más que un aventurerismo de izquierda. Lo cierto es que en este continente, un solo país se ha liberado realmente y marcha hacia la construcción del socialismo. Y su independencia la logró mediante la lucha armada y el desarrollo de un foco guerrillero. Por el contrario nadie puede demostrar todavía que mediante otras formas de lucha, conciliaciones con una burguesía inservible y lacaya del imperialismo, el pueblo haya podido conquistar

el poder.

¿Es el foco guerrillero un concepto estratégico y táctico equivocado?

¿Qué significación tuvo en Bolivia y que puede esperarse de él?

Más que conceptos teóricos preferimos mostrar ejemplos y sintetizar la historia de esta experiencia, que influirá hondamente en América Latina. Una revolución necesaria irradiarse y catalizar al pueblo. Nosotros consideramos nuestro pueblo.

Nosotros consideramos nuestro pueblo a toda la población de este continente.

Por esta razón, para irradiarse la revolución necesita de un centro de operaciones político militar, de un foco que permita extender la lucha armada a las más vastas latitudes. Aspirar a la liberación de una pequeña zona, conformarse con ella y defenderla, pensando que el enemigo actuará débilmente en caricaturizar la lucha armada.

El foco necesita apoyo universal, aunque es evidente que en la primera etapa de la lucha sólo participa la vanguardia. De un lado está la guerrilla y del otro el ejército lacayo con un extraordinario apoyo externo, con la intervención grosera y descarada del imperialismo. La masa se mantiene en el medio expectante, obligada a veces a colaborar con el enemigo mediante el terror planificado que generalmente termina en masacres.

Es necesario que la guerrilla crezca y se desarrolle, que imponga respeto para que la masa de decida a volcarse detrás de esa vanguardia.

Pero en el primer momento es imperioso que la guerrilla sobreviva.

En el caso del foco boliviano, las fuerzas guerrilleras no lograron superar la primera etapa por razones distintas a las que se han divulgado distorsionadamente.

En primer lugar hubo factores ajenos a nuestra voluntad, pero que posteriormente fueron cargados a nuestra larga lista de “errores”.

Tal es el caso de la ciudad.

El foco necesita base de apoyo para solucionar diversos problemas logísticos. En estas circunstancias la ciudad juega un papel interesante, aunque no decisivo porque su trabajo de todas maneras, no determina la suerte de la guerra.

Sin embargo es imprescindible contar con el apoyo de la ciudad, no sólo para la logística y la información sino, y como tarea importantísima, desarrollar la agitación entre las masas urbanas en torno al “foco” y sus acciones, llevar la guerra a todos los confines del país, y que ésta no sólo se desarrolle allí donde se encuentra el “foco”, borrar el concepto de retaguardia del enemigo, y convertir el suelo que pisa en arena movediza. Una guerra sin frentes.

En el caso de nuestro “foco” todo ese aparato no pudo ser estructurado por las limitaciones de tiempo después que el Partido Comunista negó este aporte.

Era difícil montar un aparato eficiente en vísperas de los primeros combates. Cometimos el error, es cierto, de confiar en quienes se proclamaban revolucionarios pero que, en la práctica dieron la espalda a la revolución. Esta lección la hemos aprendido y no se repetirá.

Hubo también presiones inherentes a nuestra columna que son de nuestra exclusiva responsabilidad. Es justo reconocer que la necesidad de sacar de la zona de operaciones a Debray y Bustos limitó nuestras posibilidades de acción, así como la posterior búsqueda permanente y absolutamente necesaria de Joaquín y la retaguardia nos restó libertad de maniobra.

Pero ¿puede considerarse esta circunstancia un error táctico o estratégico del foco?

A pesar de esto factores adversos la guerrilla ejerció una acción catalizadora, puesto que provocó inseguridad en el gobierno, obligó a los partidos de izquierda a solidarizarse con la guerrilla para evitar el desbande de su militancia y se notó una gran efervescencia en el proletariado minero y justas demandas de mejoramiento económico y social las que fueron ahogadas en sangre.

Desde marzo de 1967 hasta el presente toda la política boliviana se desarrolla necesariamente en torno de las actividades del “foco”; las guerrillas se han convertido en una pesadilla constante que provoca el insomnio de los gorilas de esta parte del continente.

Para todos está claro que la interrupción de la lucha es simplemente una tregua que será rota en poco tiempo más.

Por otra parte se ha tejido una verdadera mitología en relación con la falta de apoyo campesino. Por las presiones descritas, nuestro paso por las poblaciones campesinas fue fugaz. Prácticamente no tuvimos contacto con ellos, de manera que mal podíamos persuadirlos si no existía convivencia.

A pesar de ello, en algunos capítulos de este libro se puede apreciar claramente que cada vez que tuvimos oportunidad de permanecer un tiempo relativamente más largo con los campesinos logramos, por lo menos, interesarlos o neutralizarlos y en casos notables, su valiosa colaboración.

Ejemplo elocuente es la actitud que observaron en Moroco y posteriormente en el transcurso de Pujío a La Higuera.

No podemos caer el error de magnanimizar esta conducta, pero tampoco debemos despreciarla.

Por otra parte nosotros no nos hicimos jamás la ilusión de que el apoyo campesino sería instantáneo. Estábamos conscientes de que en un principio el campesinado sería en su mayoría una fuerza expectante e incluso, obligado por el terror a ser colaborador del ejército.

Con la acción permanente, la capacidad de vencer que se le muestra al campesino, y la convivencia con él lo neutralizarán en la base fundamental del ejército guerrillero después.

Estamos convencidos de que el campesinado es una fuerza potencialmente revolucionaria, y que de allí saldrán cuadros valiosos que nutrirán nuestro Ejército de Liberación.

Por otra parte el campesino fue totalmente impermeable a la calificación de “extranjeros” que el gobierno aplicó despectivamente a combatientes heroicos de Latinoamérica, que llegaron a luchar por la liberación de Bolivia. Si en algo influyó esta propaganda en la ciudad, efecto que no está absolutamente medido ni probado, en el campo su acción fue muy pobre.

A poco más de dos años desde la aparición de la guerrilla, consideramos que el pueblo ha avanzado notablemente en su grado de madurez y su sentimiento de simpatía para los combatientes de otras latitudes, se ha acrecentado. Ésta es también una actitud positiva del “foco” pues ha contribuido a erradicar sentimientos chauvinistas.

Pero eso no es todo. Nuestra guerrilla fue una fuerza agresiva que se hizo respetar en un lapso relativamente breve.

Aunque estratégicamente estuvo a la defensiva, tácticamente estuvo a la ofensiva, siempre observando rigurosamente la máxima del Che de que “los combates se ganan o se pierden pero se dan”.

Estuvo “estratégicamente a la defensiva” porque no siempre escogimos el terreno que nos convenía, por circunstancias transitorias. Hemos explicado suficientemente la situación de la retaguardia dirigida por Joaquín, lo que nos obligó a buscarlo incesantemente.

A ello se agrega el problema de los enfermos y la falta de apoyo de la ciudad, que en muchas oportunidades, que en muchas oportunidades, nos obligó desprovistos de vegetación, inexplorados, donde el ejército podía emboscarnos con relativa facilidad.

Siempre estuvimos conscientes de esta factor pero ello no nos acobardó. Como fuerza ofensiva ha llamado inclusive la atención de los estrategas del imperialismo, porque con una fuerza numéricamente escasa el Che pudo desmoralizar durante largo tiempo al ejército regular y lo derrotó en sucesivas oportunidades. Su ofensiva táctica consiste en que siempre tuvo la iniciativa en los combates.

A nuestro juicio, el “foco” guerrillero sigue teniendo vigencia.

Su derrota transitoria no significó su desaparición. En el caso boliviano cumplió un papel fundamental, enriqueciendo las condiciones subjetivas, mostrando universalmente las condiciones miserables de vida de la población y desarrollando vertiginosamente la conciencia de una masa que espera ansiosa la hora de combatir.

Aún hoy, sin acción armada, el foco sigue teniendo gravitación fuerte.”

Esta es parte de una entrevista publicada en el diario del Partido Comunista de Cuba, Granma, al Comandante y Presidente cubano Fidel Castro:

“- Después de la Crisis de Octubre, el peligro de una agresión norteamericana se aleja La Revolución prosigue su consolidación. El Che Guevara empieza a recorrer el mundo. Parece que él se interesaba mucho por lo internacional, por el movimiento antimperialista,

¿no?

– Era bastante observador de la situación del Tercer Mundo. Se preocupó por los asuntos internacionales, por la Conferencia de Bandung, el Movimiento de los No Alineados y otros temas.

Él se marcha en 1965, había recorrido el mundo, sostuvo reuniones con Zhou Enlai, con Nehru, con Nasser, Sukarno, porque tenía en realidad mucha vocación internacionalista y mucho interés por los problemas del mundo en desarrollo.

En relación con China, recuerdo que el Che habló con varias personalidades chinas, hizo contacto con Zhou Enlai, como ya dije, se reunió con Mao, se interesó por el pensamiento revolucionario chino.

No tuvo conflictos con los soviéticos; pero es obvio que él era más partidario, o veía con mayor simpatía a China.

Incluso visitó Yugoslavia, a pesar de la autogestión y todas esas cuestiones que a mí, realmente, no me agradaban mucho. Porque una cooperativa tenía hoteles y otras actividades que la apartaban de su objetivo original, y ya yo había visto algunas en Cuba que, a veces, en vez de dedicarse a la agricultura, se dedicaban al comercio y al turismo.

– Él, en diciembre de 1964, estuvo en Naciones Unidas, luego en Argelia, y estuvo viajando por África también en los primeros meses de 1965.

– Sí; pero ya después, eso fue una estrategia, en la fase final del desarrollo de su misión, cuando ya se había tomado la decisión de que él fuera a Bolivia. Estaba bien, con un entusiasmo tremendo, y tenía el propósito de contribuir a la revolución en Argentina. Iba creando condiciones, porque entonces todos nos querían destruir y la respuesta nuestra era cambiar lo que existía. Esa fue la gran verdad. Siempre nos atuvimos a ese principio.

– Usted me dijo una vez:

“Ellos internacionalizaron el bloqueo, nosotros internacionalizamos la guerrilla”.

– El caso de Trujillo, contra quien un grupo de dominicanos armados partió de Cuba en julio de 1959, lo cual se constituyó en el primer movimiento de apoyo a la lucha contra una dictadura, en ese caso se trataba de un viejo compromiso con los dominicanos que luchaban con nosotros, fue una excepción.

Trujillo había suministrado armas a Batista, allí se refugió este al finalizar la guerra y desde allí partieron acciones armadas contra nuestro país.

Con respecto a los demás países en similar situación, la norma era el respeto, acogernos al derecho internacional, a pesar de que ninguno de ellos podía tener mucha simpatía hacia nosotros. Pero existían distintos matices, algunos con más independencia respecto a Estados Unidos, otros menos.

Claro que los más incondicionales rompieron relaciones de inmediato con Cuba, otros resistieron; Brasil resistió, Uruguay resistió, Chile resistió.

Venezuela, en cambio, no resistió nada, porque estaba allí Rómulo Betancourt, quien fue de izquierda un tiempo y más tarde un saco de rencor reaccionario. De este modo un grupo de países latinoamericanos mantuvo relaciones con Cuba durante un tiempo, y México todo el tiempo.

– Los Estados Unidos les reprocharon a ustedes ayudar en todas partes a la subversión.

– Las exigencias de los norteamericanos a Cuba han sido de distintos tipos; han ido variando, a cada rato añadían otras nuevas.

Primero, teníamos que renunciar al socialismo; luego, había que romper los vínculos comerciales y de todo tipo con la URSS. Siempre han planteado alguna demanda, después de condenarnos y de aislarnos; después de Girón, después de la Crisis de Octubre; cada vez surgían nuevos problemas.

Más adelante fueron las luchas revolucionarias en América Latina: al estallar éstas Cuba debía cesar todo apoyo a esas luchas, le estoy citando algunas de las demandas; más tarde Angola, cuando fue atacada por Suráfrica en 1975, todo el mundo conoce lo que pasó: había que retirarse de Angola, si nos retirábamos de Angola se resolvían los problemas con Cuba, eso nos decían…, y así por el estilo.

Después hubo más problemas aún, porque había surgido, en 1974, la revolución en Etiopía, y por la situación creada allí nos vimos en la necesidad de cooperar en 1977 con los etíopes y de hacerlo también con otras causas. Éramos un país aislado y, mientras más Estados Unidos intentaba aislarnos, más nos relacionábamos con el resto del mundo.

– Pero a ustedes se les siguió acusando de “exportar la revolución”.

– Para aquella época, en los años 60, ya nadie en América Latina tenía relaciones diplomáticas con nosotros; excepto, como dije, México. Nosotros en aquel momento nos atuvimos a las normas internacionales.

Sí queríamos la revolución, la deseábamos, por doctrina, por convicción; pero respetábamos el derecho internacional.

Yo sostengo, además, que la revolución no puede ser exportada, porque nadie puede exportar las condiciones objetivas que hacen posible una revolución.

Siempre hemos partido de ese criterio y seguimos pensando así.

Después del triunfo de la Revolución, yo estuve, en mayo de 1959, en Buenos Aires. Esa visita coincidió con una reunión de la OEA Organización de Estados Americanos, y allí planteé una especie de Plan Marshall para América Latina, como el famoso plan de ayuda a la reconstrucción de Europa, y estimé su costo en 20 mil millones de dólares. Bueno no contaba con la experiencia de ahora ni mucho menos.

Pero sí tenía algunas ideas: experiencia internacional no mucha, excepto todo lo que había leído a lo largo de mi vida y las meditaciones sobre el tema. Mi experiencia concreta sobre América Latina tampoco era mucha. No obstante tuve la iniciativa de plantear en Buenos Aires la cuestión del desarrollo.

¿Sabe cuánto debía América Latina en aquella época?

– No.

– Cinco mil millones de dólares.

– Comparada con la deuda que tiene hoy, 850 mil millones de dólares, no es gran cosa.

– América Latina tenía entonces la mitad de la población, eran menos de 250 millones de latinoamericanos; hoy cuenta con más de 500 millones de habitantes.

La deuda externa, no hablo de deuda interna, que es también deuda de la nación con los que tienen mucho dinero, es deuda que el país tiene que pagar al extranjero con intereses.

Esto no comprende fuga de capitales, intercambio desigual, la fuga de capital hacia países de moneda fuerte y economía más sólida, los privilegios que Bretton Woods concedió a Estados Unidos, los derechos de quien imprime el dólar en el mundo. Ya el refugio del papel moneda no es el oro, porque el presidente Nixon, en agosto de 1971, suspendió unilateralmente la conversión del dólar en oro y no quedó más que el dólar, la única divisa existente en este hemisferio; todas las demás variaban mucho y ninguna era segura. Entonces todo el dinero de todos los países latinoamericanos, bien o mal habido, tiende a fugarse, y se fuga hacia Estados Unidos.

– Ese plan que propuso usted en la OEA fue rechazado, me imagino.

– Con aquel plan se hubieran evitado muchas tragedias en este continente. Y dos años después, ya se lo mencioné, Kennedy retornó la idea y planteó una suerte de Plan Marshall para América Latina, la Alianza para el Progreso: reforma agraria, reforma fiscal, construcción de viviendas, etcétera.

– Lo cual no le impidió seguir hostigando a Cuba.

– Sí, en aquel entonces ellos nos liberaron de compromisos.

Pienso que existían condiciones objetivas, y que lo hecho por el Che fue absolutamente correcto, no hubo ni la menor discrepancia. En ese momento ya se habla de la política intervencionista de Estados Unidos, y el presidente John Kennedy, realmente un tipo con talento, tuvo la desgracia de heredar aquella expedición de Playa Girón contra Cuba, y la recibe y asimila. Es valiente en la derrota, porque asumió toda la responsabilidad y dijo aquella frase:

“La victoria tiene muchos padres, la derrota es huérfana”.

Kennedy se entusiasmó mucho con los “boinas verdes”, las tropas especiales, y las envió a Vietnam. Él había sido combatiente en la Segunda Guerra Mundial, se portó bien, según se afirma, pero se compromete irresponsable e injustificadamente con la atroz e ignominiosa guerra en Vietnam, da los primeros pasos y comienza a enviar refuerzos. Por ahí empezó todo. Los vietnamitas, que en 1954 ya habían ganado una guerra contra Francia, a su vez, según nos han contado ellos, viendo la victoria de la Revolución Cubana en Playa Girón, se sintieron inspirados, siempre han dicho que lo nuestro ejerció influencia, y tuvieron confianza en que podrían luchar. Tal vez fuera cortesía. Ellos siempre mantuvieron su combativa organización en el Sur.

– También Vietnam los inspiró a ustedes. El Che decía:

“Hay que crear dos, tres, muchos Vietnam”.

– Yo le doy toda la razón, y afirmo que doce años después de su muerte, en 1979, ya se había acabado la guerra de Vietnam, y triunfa el movimiento sandinista en Nicaragua, con un tipo de lucha como la que nosotros llevamos a cabo y como la del Che. También se desarrolla el movimiento salvadoreño con temible fuerza, uno de los que más experiencia adquirió.

– Ustedes ayudaron bastante a los salvadoreños, ¿verdad?

– Ofrecimos nuestra modesta cooperación. Los vietnamitas, a raíz de su victoria en 1975 sobre Estados Unidos, nos entregaron muchas armas norteamericanas recuperadas por ellos después de la caída de Saigón; nosotros las transportamos

en barco, pasando por el sur de África, y una parte se las entregamos a los salvadoreños del FMLN, Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional.

– ¿Ustedes estimaban que las condiciones estaban dadas en América Latina para que pudiese repetirse otra experiencia revolucionaria como la de Cuba?

– Mire, hay factores de orden subjetivo que pueden cambiar la historia. A veces existen condiciones objetivas para los cambios revolucionarios y no se dan las condiciones subjetivas. Fueron los factores de carácter subjetivo los que impidieron que realmente, en aquella época, no se extendiera la revolución. El método de la lucha armada estaba probado. Ya le digo, Nicaragua triunfa doce años después de la muerte del Che en Bolivia.

Es decir que las condiciones objetivas en muchos países del resto de América Latina eran superiores a las de Cuba.

Aquí existían muchas menos condiciones objetivas, pero eran suficientes para hacer una, dos o tres revoluciones.

En el resto de América Latina las condiciones objetivas eran mucho mayores.

Debo decir que nosotros contribuimos mucho a la unidad de aquella gente en Nicaragua, en el Salvador, en Guatemala.

A los sandinistas, que estaban divididos; a los salvadoreños, divididos en no menos de cinco organizaciones; a los guatemaltecos, igualmente fragmentados.

La misión nuestra fue unir, y realmente logramos unirlos. Hemos sido solidarios y hemos dado alguna modesta cooperación a los revolucionarios de Centroamérica. Pero ser solidario y dar alguna forma de cooperación a un movimiento revolucionario no significa exportar la revolución.

– Pero ustedes ayudan al Che a llevar la revolución a Bolivia.

– Sí, cooperamos con el Che, compartíamos sus puntos de vista. Che tenía razón en aquel momento. Entonces se habría podido extender la lucha, lo creo con franqueza. En aquella época, 1968, todavía no había surgido Torrijos en Panamá. Se producen igualmente otros fenómenos, el triunfo de Allende en Chile en 1970, y comienzan a restablecerse las relaciones con Cuba.

En Colombia ya existía la guerrilla, desde 1948, desde antes que nosotros libráramos la lucha en Cuba. Pero esa es otra historia más complicada, porque allí durante bastante tiempo la guerrilla fue vista un poco como el Movimiento 26 de Julio lo era en Cuba. Surgieron después una serie de factores colaterales. No quiero hacer análisis sobre el tema, algo siempre muy delicado.

– ¿Che le cuenta a usted, le dice cuál es su proyecto con respecto a Bolivia y Argentina?

¿Usted comparte con él eso?

– Él estaba impaciente. Lo que se proponía hacer era difícil. Por nuestra propia experiencia, le digo al Che que podían crearse mejores condiciones.

Le planteamos que hacía falta tiempo, que no se impacientara. Deseábamos que otros cuadros menos conocidos adelantaran los pasos iníciales y crearan las mejores condiciones para lo que él quería hacer. Él sabía lo que es la vida guerrillera, sabía que se necesitaba una resistencia física, una edad determinada.

Y aunque él se sobreponía a las limitaciones y tenía una voluntad de acero, sabía que si esperaba más tiempo no estaría en las mejores condiciones físicas.

Llegó el momento en que él ya está preocupándose por esos factores, aunque no lo exteriorizaba. Había otras consideraciones de gran peso en él: haber enviado, casi en los primeros años de la Revolución, a un periodista, Jorge Ricardo Masetti, que estuvo con nosotros en la Sierra, después fue fundador de la agencia Prensa Latina, Che y él eran muy amigos, a organizar un grupo guerrillero en el norte de Argentina. Y Masetti murió en aquella misión. El Che era además una persona que cuando enviaba a un hombre a una misión y ocurría la tragedia de la muerte, eso le impactaba considerablemente. Le dolía cada vez que se acordaba de los compañeros que murieron.

Eso puede observarse en el diario que escribe en Bolivia, cuando se lee lo mucho que lo impactó, por ejemplo, la muerte del compañero Eliseo Reyes, el “Capitán San Luis”, y él lo escribe en su diario: “Hemos perdido al mejor hombre de la guerrilla, y, naturalmente, uno de sus pilares”.

Uno de los que estuvo allí, en Bolivia y en el norte de Argentina, en 1962, es nuestro actual ministro del Interior, Abelardo Colomé Ibarra, “Furry”, que tenía entonces 22 años. Ya había muerto Masetti. El Che estaba pensando en su plan, desde luego, plenamente apoyado por nosotros, de acuerdo con la promesa contraída.

Cuando el Che, impaciente, quiere ir a cumplir su misión, le digo: “No están preparadas las condiciones”. No quería que él fuera a Bolivia a organizar un grupo pequeño, sino que esperara a que estuviera organizada la fuerza. Habíamos vivido en nuestro caso toda la epopeya de la etapa inicial de nuestra guerrilla. Yo decía: “El Che es un jefe estratégico, debe ir para Bolivia cuando ya esté desarrollada una fuerza suficientemente sólida y probada”. Él estaba impaciente; pero no existían aún las condiciones mínimas imprescindibles. Tuve que convencerlo: “No están creadas las condiciones”. Porque él era un cuadro estratégico, con una experiencia grande y condiciones de estadista, no debía arriesgarse en esa etapa inicial.

Nosotros estábamos ayudando en el Congo a la gente de Lumumba. Ya habíamos cooperado con los argelinos en su guerra de 1961 contra la invasión marroquí. Che estaba impaciente. Pero como África y su lucha lo atraían mucho, le propongo ir al África para una importante tarea, mientras se creaban las condiciones mínimas en Bolivia para iniciar una lucha, cuyo objetivo fundamental era su patria: Argentina, para lo que después sería una lucha más amplia en la región.

La tarea en África era muy importante por la necesidad de dar apoyo al movimiento guerrillero en el Este del Congo belga contra Tshombé, Mobutu y los mercenarios europeos.

– ¿El movimiento que dirigía Laurent-Désiré Kabila en esa época?

– No, en ese momento era Gaston Soumialot quien estaba de jefe, vino a Cuba y le ofrecimos ayuda. Se la ofrecimos también a través de Tanzania, con el consentimiento de Julius Nyerere, presidente entonces de aquel país. El Che y los cubanos que fueron con él cruzaron el lago Tanganyika. Allí sí enviamos, en abril de 1965, un buen destacamento con el Che.

Alrededor de 150 hombres bien armados y con una experiencia grande. En aquel movimiento revolucionario africano estaba todo por hacer: la experiencia, la preparación, la instrucción.

Fue una tarea dura. En esa actividad transcurrieron varios meses de la vida del Che.

– En su diario de África, el Che es muy crítico con los jefes de aquella guerrilla.

– Él era muy crítico, de aquellos jefes o de cualquiera. Tenía esas características, el hábito de ser muy crítico y autocrítico.

Era duro en las críticas de los demás y con él mismo.

– ¿Era duro consigo mismo?

– Sí, era muy exigente con él, ya le conté lo de México y el Popocatépetl. Incluso, a veces, por cualquier bobería en que él se hubiera desconcertado un segundo, se criticaba a sí mismo.

Pero era también muy honesto y muy respetuoso.

Se topó obstáculos muy grandes en África cuando llega allí en abril de 1965. Es maravillosa la historia. En un momento dado intervenían mercenarios blancos, surafricanos, rhodesianos, belgas y hasta cubanos contrarrevolucionarios que trabajaban para la CIA. Las fuerzas africanas no estaban suficientemente preparadas. El Che quería enseñarles a combatir, explicarles que podía haber una variante u otra. Porque cuando adquieren una experiencia, una cultura de guerra, aquellos congoleños son soldados temibles. Les faltaba esa cultura, y cuando la adquirían se volvían extraordinarios soldados, soldados temibles. También tenían esa característica los etíopes; y los namibios, y los otros, los angolanos, cuando adquirían la cultura de guerra, eran igualmente soldados extraordinarios.

Esa cultura de la guerra no había sido adquirida todavía por los combatientes que estaban en el Este del Congo.

Se lo dijimos al Che. Enviamos desde La Habana compañeros nuestros para analizar la situación, y dispuestos a apoyarlos.

Si hubiera habido que enviar más tropas, lo habríamos hecho, pues disponíamos aquí de voluntarios de sobra; pero realmente aquella lucha no tenía perspectivas, no había condiciones para su desarrollo en ese momento, y le pedimos al Che que se replegara.

Él se quedó alrededor de siete meses en el Congo. Y de ahí va a Tanzania, está un tiempo allí, en Dar es Salaam.

A todas estas el Che se ha despedido, y, como es lógico, se ha marchado, se puede`decir, clandestinamente de Cuba. Entonces comenzaron las calumnias, comenzó a decirse que el Che había “desaparecido”.

– La prensa internacional decía que había una ruptura entre ustedes, desacuerdos políticos graves, se decía que aquí lo habían encarcelado y hasta que lo habían matado…

– Nosotros soportamos silenciosamente aquella sarta de rumores y calumnias. Pero él, al marcharse, a finales de marzo de 1965, me había escrito una carta de despedida.

– ¿Usted no había hecho pública esa carta?

– No. Yo tenía la carta en mi poder, y la hago pública el 3 de octubre de 1965, en el acto en que se anuncia la constitución del Comité Central del nuevo Partido Comunista de Cuba, porque había que explicar la razón de la ausencia del Che

en ese Comité Central. Entretanto, la calumnia andando, el enemigo sembrando la cizaña y la duda, difundiendo el rumor de que el Che Guevara había sido “purgado” por discrepancias con nosotros.

– Había toda una campaña de rumores.

– Él me hace aquella carta espontáneamente, creo que hasta con mucha franqueza:

“Me arrepiento de no haber creído suficientemente en ti…

“. Y habla entonces de la Crisis de Octubre y otras cosas.

Yo pienso que él no creía en mucha gente, porque era muy crítico.

Un día había escrito unos versos para mí. Yo ni siquiera lo sabía. Siempre fue conmigo muy afectuoso, siempre fue respetuoso y siempre acató mis decisiones. Yo no me le imponía, yo discutía, no suelo dar órdenes; suelo persuadir de lo que debe hacerse. Muy rara vez tuve que decirle: “Tú no vas a hacer esto”, prohibirle algo.

De África, él se va a Checoslovaquia, a Praga, en marzo de 1966; una situación complicada; está allí, de hecho, clandestino.

Como ha escrito la carta de despedida y como él tenía un pundonor tremendo, no le pasaba por la mente, después de haberse despedido, volver a Cuba. Pero los cuadros para lo de Bolivia ya estaban escogidos y se preparaban. Entonces yo le escribo una carta en la que le razono, apelo a su deber y a la racionalidad.

– ¿Para que regrese a Cuba?

– Sí. Creo que la familia ha publicado esa carta. Le hago una carta y le hablo así, serio.

Lo persuado de que regrese, le digo que es lo más conveniente para lo que él quería hacer:

“Desde allá es imposible hacer esto. Tienes que venir”. No le digo “tienes que venir” como una orden; lo persuado, le digo que su deber es regresar, pasar por encima de cualquier otra consideración, y terminar la preparación para el plan en

Bolivia. Y él regresa clandestinamente.

Bueno, nadie lo conoció en ninguna parte. Tampoco durante el viaje. Volvió aquí en julio de 1966.

– ¿Estaba disfrazado?

– Mire, estaba tan disfrazado que una vez yo invité a unos cuantos compañeros de la Dirección, les dije que quería que conocieran a un amigo muy interesante. Estuvimos almorzando, y ninguno lo reconoció.

Fíjese si estaba de verdad disfrazado.

– ¿Raúl estaba frente a él y no lo reconoció?

– Raúl se había despedido de él unos días antes en el centro donde se entrenaba, y el día del almuerzo se encontraba de visita en la URSS.

Ninguno de los que estaban conmigo se dio cuenta de que era el Che. Indiscutiblemente, nuestra gente fue muy capaz al disfrazarlo, transformarlo. Él fue a un lugar de Pinar del Río, en una zona montañosa, donde hay una casa, la finca de San Andrés. Allí organiza la fuerza, pasa meses preparándose con los quince hombres que iban a acompañarlo. Él escogió a la gente que deseaba. También fue donde vio las últimas veces a su esposa y a sus hijos. Y allí yo lo visitaba.

– ¿Para llevársela a la guerrilla de Bolivia?

– Algunos eran guerrilleros veteranos de la Sierra, otros habían luchado con él en el Congo. Él conversó con cada uno de ellos.

Yo le puse algunas objeciones con algunos compañeros.

Le dije: “Mira, no hagas esto”. Iba a separar a dos combatientes, dos hermanos que habían estado muy unidos, y le digo:

“No separes a estos hermanos, déjalos”, eran buenos. Sobre otro, de quien yo conocía mucho sus características, muy buen soldado, pero a veces era un poco discutidor.

Le advertí en algunos casos. Todos los que fueron a Bolivia eran excelentes; entre ellos Eliseo Reyes, el “Capitán San Luis”, de quien él escribe cuando muere: “Tu fi gura pequeña de capitán valiente…”; de Neruda saca aquella frase él leía mucho a Pablo Neruda, un verso muy bonito, está en su diario de Bolivia. Él lo quería entrañablemente. El Che era ese hombre también.

Él escogió a todos, y lo discutimos.

Le hice algunas sugerencias, y él defendió a aquel que tenía grandes cualidades, pero a quien yo conocía y tenía temor a alguna indisciplina, y eso era muy importante. Yo hablé mucho con él hasta cuando se fue, en octubre de 1966.

¡Con qué entusiasmo se fue!

– Se ha discutido mucho sobre la región de Bolivia, Ñancahuazú, en la que el Che

instala la guerrilla. ¿Usted qué piensa?

– Cuando él fue para Bolivia, eso no tenía otra alternativa, porque en aquella situación, con los hombres que llevaba de su plena confianza, su experiencia…

Bueno, él conocía aquello. Debray había ido, había prestado algunos servicios como periodista, reunió mapas.

Yo le di esa tarea.

– ¿Usted manda a Régis Debray a Bolivia?

– Yo lo mando a recoger información y mapas de aquel territorio.

Che no está allí todavía.

Cuando él llega, en noviembre de 1966, empieza a organizar a la gente.

Al final —eso es lo que pienso, y yo lo conocía muy bien, estaba haciendo un excelente movimiento y ya tenía cuadros bolivianos, como Inti Peredo y otros. Él conocía bien a los bolivianos, su carácter, y me lo dijo. Inicialmente se instalaron, por lógica precaución, en una zona donde existía una base campesina. En el lugar escogido por él, mientras hace una excursión entrenando a la gente, que se prolongó, surgen problemas. Realiza una breve incursión a una zona más poblada y, cosa increíble, por tercera vez, ya le hablé de las dos primeras, el Che no llevaba los medicamentos.

– ¿En Bolivia, él no tenía medicamentos para su asma?

– Se queda sin medicamentos, es la tercera vez. Él sale a hacer una excursión, una larga excursión que se prolongó mucho, estuvo casi cuarenta días. Sale de nuevo en breve incursión, y la medicina para el asma queda en el campamento, que fue ocupado por el ejército boliviano. De esto se derivaron serias dificultades.

– ¿Cómo explica usted la muerte del Che?

– El Che, cuando regresa de la excursión prolongada, se encuentra ya problemas, se produce una bronca entre el dirigente del Partido comunista boliviano, Mario Monje, que tenía gente allí, y uno de los dirigentes de la otra línea anti Monje, llamado Moisés Guevara.

Monje pide mando, y el Che era muy recto, rígido… Yo pienso que el Che debió hacer un mayor esfuerzo de unidad, es una opinión que le doy. Su carácter lo lleva a ser muy franco y entabla una áspera discusión con Monje, muchos de cuyos cuadros habían ayudado a la organización, porque Inti y los demás eran de ese grupo.

Lo que Monje reclamaba era imposible: ser jefe de aquella fuerza, una ambición indignante e inoportuna.

Ya había algunos problemas, y algo que no se ha mencionado o apenas se menciona, y que hizo mucho daño al movimiento revolucionario en América Latina: la división entre prosoviéticos y prochinos. Eso dividió a toda la izquierda y a todas las fuerzas revolucionarias en el momento histórico en que existían las condiciones objetivas y era perfectamente posible el tipo de lucha que el Che fue a promover allí.

¡Los esfuerzos que tuvimos que hacer cuando sabemos que se produce esa ruptura!

En diciembre de 1966 Mario Monje viene aquí. Viene luego el segundo jefe del Partido, Jorge Kolle. Yo los invité y les expliqué lo que había pasado.

A Juan Lechín, un líder obrero conocido, lo invitamos también, y estuve como tres días con él por la zona oriental para persuadirlo de que ayudara al Che. Lo prometió.

– ¿Usted invita a Lechín aquí en La Habana?

– Sí, porque estaba muy preocupado con la ruptura.

Pienso que realmente no había ninguna razón para exigir aquel mando, simplemente tal vez hubiera hecho falta un poco, digamos, de mano izquierda.

Porque, en realidad, si Monje lo pide, el Che le podía dar el título de general en jefe, de lo que quisiera, sin mando de tropa. Había un problema de ambición, la aspiración era un poco ridícula. Monje no poseía las condiciones para dirigir aquello.

Fidel con el Che antes de partir para el Congo.

– ¿El Che pecó por rigidez?

– Lo del Che era superhonradez, era superhonradez, y el término diplomacia, no engaño, el término astucia, posiblemente le repugnaba.

Pero, óigame bien, si en nuestra propia Revolución ¿cuántas veces descubrimos

Nosotros, ambiciones en los hombres? ¿Quién podía sustituir? ¿Quién tenía prestigio y talento para ocupar una determinada responsabilidad?

Majaderías. Más de una vez nosotros tuvimos que entregar mandos y hacer concesiones.

Hace falta un cierto tacto en determinadas condiciones en que si tú vas directo no encuentras solución. En aquel momento esa ruptura entre Monje y el Che hacía daño.

– ¿Perjudicaba?

– Perjudicaba mucho. No se sabe los esfuerzos que hicimos nosotros por impedir el daño.

– Para conciliar.

– Usted no se imagina aquí, incluso, algunas cosas que toleramos, errores grandes.

iErrores grandes! Cometidos a veces por uno o por otro. Hicimos siempre, por encima de todo, una crítica al hecho, pero con el espíritu de unidad.

Claro que Monje actuó mal, y después, ya le digo, vino el segundo del Partido Comunista Boliviano, Jorge Kolle, y lo convencí de que, a pesar de la disciplina partidista, no podía dejar abandonada a aquella gente.

Llamé a Lechín, conversé con él, lo convencí de que apoyara al movimiento guerrillero.

Pero ya, cuando apenas el Che llega de su recorrido, después de esa excursión que se extendió, porque él sometía a prueba a los hombres, los entrenaba a partir de la propia experiencia que habíamos tenido en las montañas, entonces se encuentra aquellos problemas allí, y casi inmediatamente hay una fuerza enemiga que está entrando y la guerrilla cae en una emboscada del ejército.

En un momento, sufren una traición. Y ya el ejército sabe que hay una fuerza guerrillera en la zona. Es cuando, digamos, prematuramente, se desarrollan los combates, y lo que no queríamos se produce; queríamos que, antes del primer combate, estuviera organizado un frente, y había fuerzas con qué organizarlo.

Sin embargo, los factores políticos vinieron a influir. En su diario el Che lo explica todo. Se produce lo siguiente: se divide el grupo. Él trata todo el tiempo de buscar el contacto con “Joaquín” y el grupo de “Joaquín”, en el que estaba Tania. Invierte todo ese tiempo y se producen una serie de combates en el recorrido tratando de reunirse con “Joaquín”. Es cosa curiosa, el Che llevó meses buscándolo, ¡meses! Él creía que era una mentira cuando escuchó por radio la noticia de la destrucción de aquel grupo.

Pero, en un momento dado, se convence de que ciertamente es real el aniquilamiento del grupo de “Joaquín”, que se había producido bastante tiempo atrás.

Él marchaba con Inti Peredo y los demás guerrilleros hacia una zona donde Inti tenía contactos e influencia; pero recibe aquellas noticias. Eso lo impacta mucho

y creo que, en ese momento, reacciona con cierta temeridad.

Él va, además, con algunos compañeros que no están en buenas condiciones, casi no pueden moverse, eso retrasa, pero va avanzando; ya tiene cuadros bolivianos.

Todavía ese grupo, si llega a aquella zona, prospera; pero él mismo cuenta en el diario cuando llega a una tienda, y escribe: “Vamos precedidos por radio ‘Bemba’, todo el mundo nos está esperando”; pero sigue. Llega por el mediodía a una aldea, está vacía. Aldea vacía es señal de cosas extrañas, de la posible presencia de una fuerza, y él a esa hora continúa su marcha, en pleno día. Va a la vanguardia Inti.

En ese momento, una tropa, una compañía que está observándolo todo, mata a un miembro boliviano de la guerrilla, a algunos otros; rechazan la pequeña fuerza guerrillera, y el Che tenía enfermos y unos pocos compañeros en condiciones de luchar cuando cae allí en una zona sumamente difícil, la quebrada de El Yuro, donde combate y resiste hasta el momento en que una bala lo deja sin arma.

El Che no era hombre que pudiera caer prisionero; pero una bala le obstruye su fusil, y, ya muy cerca, lo hieren. Está herido y sin fusil, así es como lo apresan y llevan a un pueblito cercano, La Higuera. Al día siguiente, el 9 de octubre de 1967, al mediodía, lo ejecutan a sangre fría. El Che sí que no habría temblado jamás, porque, al contrario, cuando tenía una situación de peligro era cuando más se crecía.

– ¿Usted piensa que él se hubiese inmolado?

– Bueno, yo antes de caer prisionero me hubiera inmolado.

Es seguro que él lo habría hecho también; pero es que él no tiene alternativa, está combatiendo, que es lo que tiene que hacer. El Che era el hombre que luchaba hasta la última bala, y que no tenía ningún temor a la muerte.

– ¿Cómo se entera usted de la muerte del Che?

– Aunque consciente de los peligros que él estaba corriendo desde hacía meses, y de las condiciones extremadamente difíciles que enfrentaba, su muerte me pareció algo increíble, un hecho, no sé, al que uno no puede acostumbrarse fácilmente. Pasa el tiempo y, a veces, uno sueña con el compañero que murió, y lo ve vivo, conversa con él y, de nuevo, la realidad nos despierta.

Hay personas que, para uno, no murieron; poseen una presencia tan fuerte, tan poderosa, tan intensa, que no se consigue concebir su muerte, su desaparición.

Principalmente por su continua presencia en los sentimientos y en los recuerdos.

Nosotros, no solo yo, sino el pueblo cubano, sufrimos de manera extraordinaria con la noticia de su muerte, aunque no fue inesperada.

Llegó un cable noticioso informando lo que había ocurrido en la quebrada de El Yuro el 8 de octubre de 1967. En la mayoría de los cables lo que se anunciaba era mentira, pero ese cable narraba algo que había ocurrido realmente, porque aquella gente no tenía la imaginación suficiente para inventar una historia ajustada a la única forma en que una guerrilla podía exterminarse. Para mí la conclusión fue instantánea: vi que era una noticia veraz.

El hábito de estar siempre interpretando cables, en que tú ves mentiras, mentiras y mentiras, sin ninguna imaginación, y de repente te das cuenta de que no podían inventar la historia de la única forma como pudieron liquidar a ese grupo.

Ahora, lo interesante no es leer solo lo que escribe el Che en su diario, sino lo que escribieron los jefes que combatieron contra él. Es impresionante la cantidad de combates y de éxitos que tuvo aquel puñado de hombres.

Nosotros sufrimos mucho, era lógico que sufriéramos cuando llega la noticia de su muerte, comprobada. Fue por eso que, en el dolor de la muerte, por aquellos días pronuncié un discurso en que pregunto: “¿Cómo queremos que sean nuestros hijos?”, y respondo:

“Queremos que sean como el Che”, y eso se convirtió en una consigna de nuestros pioneros: “Pioneros por el comunismo: Seremos como el Che”.

Después llegó el diario; no se sabe lo que vale, para conocer todo lo ocurrido, su idea, su imagen, su entereza, su ejemplo. Un hombre de un pudor, de una dignidad y de una integridad enorme, es lo que es el Che y lo que el mundo admira. Un hombre inteligente, un visionario. El Che no cayó defendiendo otro interés u otra causa que la causa de los explotados y de los oprimidos de América Latina. No cayó defendiendo otra causa que la causa de los pobres y de los humildes de la Tierra. La causa del Che triunfará, la causa del Che está triunfando.

– Su imagen está en todo el mundo.

– El Che es un ejemplo.

Una fuerza moral indestructible. Su causa, sus ideas, en esta hora de lucha contra la globalización neoliberal, están triunfando. Y luego, en junio de 1997, ¡qué mérito el de los que encontraron su cadáver y el de otros cinco compañeros! Hay que agradecer, incluso, a los bolivianos, a las autoridades; cooperaron, ayudaron.

– ¿Para encontrar sus restos?

– Ese hombre, Jorge González, que hoy es rector de nuestra Facultad de Ciencias

Médicas, ¡qué mérito!, cómo lo encontraron, eso es milagroso.

– ¿Cuál es la gran lección que deja el Che?

– ¿Qué queda? Yo pienso que lo más grande son realmente los valores morales, la conciencia. El Che simboliza los más altos valores humanos, y un ejemplo extraordinario.

Creó una gran aureola y una gran mística. Yo lo admiraba mucho, y lo apreciaba.

Siempre produce mucho afecto esa admiración. Y le expliqué la historia de por qué yo me acercaba mucho a él.

Son muchos los recuerdos que nos dejó, imborrables, y por eso digo que es uno de los hombres más nobles, más extraordinarios y más desinteresados que he conocido, lo cual no tendría importancia si uno no cree que hombres como él existen por millones, millones y millones en las masas. Los hombres que se destacan de manera singular no podrían hacer nada si muchos millones, iguales que él, no tuvieran el embrión o no tuvieran la capacidad de adquirir esas cualidades. Por eso nuestra Revolución se interesó tanto por luchar contra el analfabetismo y por desarrollar la educación, para que todos sean como el Che.”

EL CHE SIGUE ENSEÑÁNDONOS CADA DÍA QUE EL CAMINO ES LARGO Y LLENO DE PENURIAS Y CONTRADICCIONES.

ES QUE EL CURSO DE TODO PROCESO REVOLUCIONARIO CUANDO ESTÁ

DIRIGIDO HONESTAMENTE Y NO FRENADO DESDE PUESTOS DE RESPONSABILIDAD, HAY UNA SERIE DE INTERACCIONES.

NUESTRO MOVIMIENTO URUGUAYO HA SUFRIDO TAMBIÉN LA ACCIÓN DE

ESTA LEY HISTÓRICA.

DE AQUELLOS JÓVENES URUGUAYOS QUE VIENEN DE LA ÉPOCA DEL CHE, Y DE LOS CUALES MUCHOS SIGUEN SIENDO LOS MISMOS, A LOS ACTUALES HAY UN ABISMO.

¡PERO A PESAR DE ELLO HA DE SEGUIR NACIENDO EL HOMBRE NUEVO!9347_634858949877436_751141420_n

| los jóvenes compañeros de Ernesto Che Guevara 17

Estimado compañero. Acabo estas notas en viaje por África, animado del deseo de cumplir, aunque tardíamente, mi promesa. Quisiera hacerlo tratando el tema del título. Creo que pudiera ser interesante para los lectores uruguayos.

Es común escuchar de boca de los voceros capitalistas, como un argumento en la lucha ideológica contra el socialismo, la afirmación de que este sistema social o el período de construcción del socialismo al que estamos nosotros abocados, se caracteriza por la abolición del individuo en aras del Estado. No pretenderé refutar

esta afirmación sobre una base meramente teórica, sino establecer los hechos tal cual se viven en Cuba y agregar comentarios de índole general.

Primero esbozaré a grandes rasgos la historia de nuestra lucha revolucionaria antes y después de la toma del poder.

Como es sabido, la fecha precisa en que se iniciaron las acciones revolucionarias que culminaron el primero de enero de 1959, fue el 26 de julio de 1953. Un grupo de hombres dirigidos por Fidel Castro atacó la madrugada de ese día el cuartel Moncada, en la provincia de Oriente. El ataque fue un fracaso, el fracaso se transformó en desastre y los sobrevivientes fueron a parar a la cárcel, para reiniciar, luego de ser amnistiados, la lucha revolucionaria.

Durante este proceso, en el cual solamente existían gérmenes de socialismo, el hombre era un factor fundamental. En él se confiaba, individualizado, específico, con nombre y apellido, y de su capacidad de acción dependía el triunfo o el fracaso del hecho encomendado.

Llego la etapa de la lucha guerrillera. Esta se desarrolló en dos ambientes distintos: el pueblo, masa todavía dormida a quien había que movilizar y su vanguardia, la guerrilla, motor impulsor de y el hombre en Cuba El socialismo la movilización, generador de conciencia revolucionaria y de entusiasmo combativo.

Fue esta vanguardia el agente catalizador, el que creó las condiciones subjetivas necesarias para la victoria.

También en ella, en el marco del proceso de proletarización de nuestro pensamiento, de la revolución que se operaba en nuestros hábitos, en nuestras mentes, el individuo fue el factor fundamental. Cada uno de los combatientes de la Sierra Maestra que alcanzara algún grado superior en las fuerzas revolucionarias, tiene una historia de hechos notables en su haber. En base a estos lograba sus grados.

Fue la primera época heroica, en la cual se disputaban por lograr un cargo de mayor responsabilidad, de mayor peligro, sin otra satisfacción que el cumplimiento del deber. En nuestro trabajo de educación revolucionaria, volvemos a menudo sobre este tema aleccionador.

En la actitud de nuestros combatientes se vislumbra al hombre del futuro.

En otras oportunidades de nuestra historia se repitió el hecho de la entrega total a la causa revolucionaria. Durante la Crisis de Octubre o en los días del ciclón Flora, vimos actos de valor y sacrificio excepcionales realizados por todo un pueblo. Encontrar la fórmula para perpetuar en la vida cotidiana esa actitud heroica, es una de nuestras tareas fundamentales desde el punto de vista ideológico.

En enero de 1959 se estableció el gobierno revolucionario con la participación en él de varios miembros de la burguesía entreguista. La presencia del Ejército Rebelde constituía la garantía de poder, como factor fundamental de fuerza.

Se produjeron enseguida contradicciones seria, resueltas, en primera instancia, en febrero del 59, cuando Fidel Castro asumió la jefatura de gobierno con el cargo de primer ministro. Culminaba el proceso en julio del mismo año, al renunciar el presidente Urrutia ante la presión de las masas.

Aparecía en la historia de la Revolución Cubana, ahora con caracteres nítidos, un personaje que se repetirá sistemáticamente: la masa.

Este ente multifacético no es, como se pretende, la suma de elementos de la misma categoría (reducidos a la misma categoría, además, por el sistema impuesto), que actúa como un manso rebaño. Es verdad que sigue sin vacilar a sus dirigentes, fundamentalmente a Fidel Castro, pero el grado en que él ha ganado esa confianza responde precisamente a la interpretación cabal de los deseos del pueblo, de sus aspiraciones, y a la lucha sincera por el cumplimiento de las promesas hechas.

La masa participó en la reforma agraria y en el difícil empeño de la administración

de las empresas estatales; pasó por la experiencia heroica de Playa Girón; se forjó en las luchas contra las distintas bandas de bandidos armadas por la CIA; vivió una de las definiciones más importantes de los tiempos modernos en la Crisis de Octubre y sigue hoy trabajando en la construcción del socialismo.

Vistas las cosas desde un punto de vista superficial, pudiera parecer que tienen razón aquellos que hablan de supeditación del individuo al Estado, la masa realiza con entusiasmo y disciplina sin iguales las tareas que el gobierno fi ja, ya sean de

índole económica, cultural, de defensa, deportiva, etcétera.

La iniciativa parte en general de Fidel o del alto mando de la revolución y es explicada al pueblo que la toma como suya. Otras veces, experiencias locales se toman por el partido y el gobierno para hacerlas generales, siguiendo el mismo procedimiento.

Sin embargo, el Estado se equivoca a veces. Cuando una de esas equivocaciones se produce, se nota una disminución del entusiasmo colectivo por efectos de una disminución cuantitativa de cada uno de los elementos que la forman, y el trabajo se paraliza hasta quedar reducido a magnitudes insignificantes; es el instante de rectificar. Así sucedió en marzo de 1962 ante una política sectaria impuesta al partido por Aníbal Escalante.

Es evidente que el mecanismo no basta para asegurar una sucesión de medidas sensatas y que falta una conexión más estructurada con las masas.

Debemos mejorarla durante el curso de los próximos años pero, en el caso de las iniciativas surgidas de estratos superiores del gobierno utilizamos por ahora el método casi intuitivo de auscultar las reacciones generales frente a los problemas planteados.

Maestro en ello es Fidel, cuyo particular modo de integración con el pueblo solo puede apreciarse viéndolo actuar. En las grandes concentraciones públicas se observa algo así como el diálogo de dos diapasones cuyas vibraciones provocan otras nuevas en el interlocutor. Fidel y la masa comienzan a vibrar en un diálogo de intensidad creciente hasta alcanzar el clímax en un final abrupto, coronado por nuestro grito de lucha y victoria.

Lo difícil de entender, para quien no viva la experiencia de la revolución, es esa estrecha unidad dialéctica existente entre el individuo y la masa, donde ambos se interrelacionan y, a su vez, la masa, como conjunto de individuos, se interrelaciona con los dirigentes.

En el capitalismo se pueden ver algunos fenómenos de este tipo cuando aparecen políticos capaces de lograr la movilización popular, pero si no se trata de un auténtico movimiento social, en cuyo caso no es plenamente lícito hablar de capitalismo,

el movimiento vivirá lo que la vida de quien lo impulse o hasta el fi n de las ilusiones populares, impuesto por el rigor de la sociedad capitalista. En esta, el hombre está dirigido por un frío ordenamiento que, habitualmente, escapa al dominio de la comprensión. El ejemplar humano, enajenado, tiene un invisible cordón umbilical que le liga a la sociedad en su conjunto: la ley del valor. Ella actúa en todos los aspectos de la vida, va modelando su camino y su destino.

Las leyes del capitalismo, invisibles para el común de las gentes y ciegas, actúan sobre el individuo sin que este se percate.

Solo ve la amplitud de un horizonte que aparece infinito.

Así lo presenta la propaganda capitalista que pretende extraer del caso Rockefeller —verídico o no—, una lección sobre las posibilidades de éxito. La miseria que es necesario acumular para que surja un ejemplo así y la suma de ruindades que conlleva una fortuna de esa magnitud, no aparecen en el cuadro y no siempre es posible a las fuerzas populares aclarar estos conceptos. (Cabría aquí la disquisición sobre cómo en los países imperialistas los obreros van perdiendo su espíritu internacional de clase al influjo de una cierta complicidad en la explotación de los países dependientes y cómo este hecho, al mismo tiempo, lima el espíritu de lucha de las masas en el propio país, pero ese es un tema que sale de la intención de estas notas.)

De todos modos, se muestra el camino con escollos que aparentemente, un individuo con las cualidades necesarias puede superar para llegar a la meta. El premio se avizora en la lejanía; el camino es solitario.

Además, es una carrera de lobos: solamente se puede llegar sobre el fracaso de otros.

Intentaré, ahora, definir al individuo, actor de ese extraño y apasionante drama que es la construcción del socialismo, en su doble existencia de ser único

y miembro de la comunidad.

Creo que lo más sencillo es reconocer su cualidad de no hecho, de producto no acabado.

Las taras del pasado se trasladan al presente en la conciencia individual y hay que hacer un trabajo continuo para erradicarlas.

El proceso es doble, por un lado actúa la sociedad con su educación directa e indirecta, por otro, el individuo se somete a un proceso consciente de autoeducación.

La nueva sociedad en formación tiene que competir muy duramente con el pasado.

Esto se hace sentir no solo en la conciencia individual en la que pesan los residuos de una educación sistemáticamente orientada al aislamiento del individuo, sino también por el carácter mismo de este período de transición con persistencia

de las relaciones mercantiles.

La mercancía es la célula económica de la sociedad capitalista; mientras exista, sus efectos se harán sentir en la organización de la producción y, por ende, en la conciencia.

En el esquema de Marx se concebía el período de transición como resultado de la transformación explosiva del sistema capitalista destrozado por sus contradicciones; en la realidad posterior se ha visto cómo se desgajan del árbol imperialista algunos países que constituyen ramas débiles, fenómeno previsto por Lenin.

En estos, el capitalismo se ha desarrollado lo suficiente como para hacer sentir sus efectos, de un modo u otro, sobre el pueblo, pero no son sus propias contradicciones las que, agotadas todas las posibilidades, hacen saltar el sistema. La lucha de liberación contra un opresor externo, la miseria provocada por accidentes extraños, como la guerra, cuyas consecuencias hacen recaer las clases privilegiadas sobre los explotados, los movimientos de liberación destinados a derrocar regímenes neocoloniales, son los factores habituales de desencadenamiento.

La acción consciente hace el resto. En estos países no se ha producido todavía una educación completa para el trabajo social y la riqueza dista de estar al alcance de las masas mediante el simple proceso de apropiación. El subdesarrollo por un lado y la habitual fuga de capitales hacia países «civilizados» por otro, hacen imposible un cambio rápido y sin sacrificios. Resta un gran tramo a recorrer en la construcción de la base económica y la tentación de seguir los caminos trillados del interés material, como palanca impulsora de un desarrollo acelerado, es muy grande.

Se corre el peligro de que los árboles impidan ver el bosque.

Persiguiendo la quimera de realizar el socialismo con la ayuda de las armas melladas que nos legara el capitalismo (la mercancía como célula económica, la rentabilidad, el interés material individual como palanca, etcétera), se puede llegar a un callejón sin salida.

Y se arriba allí tras de recorrer una larga distancia en la que los caminos se entrecruzan muchas veces y donde es difícil percibir el momento en que se equivocó la ruta. Entre tanto, la base económica adaptada ha hecho su trabajo de zapa sobre el desarrollo de la conciencia.

Para construir el comunismo, simultáneamente con la base material hay que hacer al hombre nuevo.

De allí que sea tan importante elegir correctamente el instrumento de movilización de las masas. Este instrumento debe ser de índole moral, fundamentalmente, sin olvidar una correcta utilización del estímulo material, sobre todo de naturaleza social.

Como ya dije, en momentos de peligro extremo es fácil potenciar los estímulos morales; para mantener su vigencia, es necesario el desarrollo de una conciencia en la que los valores adquieran categorías nuevas.

La sociedad en su conjunto debe convertirse en una gigantesca escuela.

Las grandes líneas del fenómeno son similares al proceso de formación de la conciencia capitalista en su primera época.

El capitalismo recurre a la fuerza, pero, además, educa a la gente en el sistema. La propaganda directa se realiza por los encargados de explicar la ineluctabilidad de un régimen de clase, ya sea de origen divino o por imposición de la naturaleza como ente mecánico.

Esto aplaca a las masas que se ven oprimidas por un mal contra el cual no es posible la lucha.

A continuación viene la esperanza, y en esto se diferencia de los anteriores regímenes de casta que no daban salida posible.

Para algunos continuará vigente todavía la fórmula de casta: el premio a los obedientes consiste en el arribo, después de la muerte, a otros mundos maravillosos donde los buenos son los premiados, con lo que se sigue la vieja tradición.

Para otros, la innovación; la separación en clases es fatal, pero los individuos pueden salir de aquella a que pertenecen mediante el trabajo, la iniciativa, etcétera. Este proceso, y el de autoeducación para el triunfo, deben ser profundamente hipócritas: es la demostración interesada de que una mentira es verdad.

En nuestro caso, la educación directa adquiere una importancia mucho mayor. La explicación es convincente porque es verdadera; no precisa de subterfugios. Se ejerce a través del aparato educativo del Estado en función de la cultura general, técnica e ideológica, por medio de organismos tales como el Ministerio de Educación y el aparto de divulgación del partido. La educación prende en las masas y la nueva actitud preconizada tiende a convertirse en hábito; la masa la va haciendo suya y presiona a quienes no se han educado todavía. Esta es la forma indirecta de educar a las masas, tan poderosa como aquella otra.

Pero el proceso es consciente; el individuo recibe continuamente el impacto del nuevo poder social y percibe que no está completamente adecuado a él. Bajo el influjo de la presión que supone la educación indirecta, trata de acomodarse a una situación que siente justa y cuya propia falta de desarrollo le ha impedido hacerlo hasta ahora.

Se autoeduca.

En este período de construcción del socialismo podemos ver el hombre nuevo que va naciendo. Su imagen no está todavía acabada; no podría estarlo nunca ya que el proceso marcha paralelo al desarrollo de formas económicas nuevas.

Descontando aquellos cuya falta de educación los hace tender al camino solitario, a la autosatisfacción de sus ambiciones, los hay que aun dentro de este nuevo panorama de marcha conjunta, tienen tendencia a caminar aislados de la masa que acompañan. Lo importante es que los hombres van adquiriendo cada día más conciencia de la necesidad de su incorporación a la sociedad y, al mismo tiempo, de su importancia como motores de la misma.

Ya no marchan completamente solos, por veredas extraviadas, hacia lejanos anhelos. Siguen a su vanguardia, constituida por el partido, por los obreros de avanzada, por los hombres de avanzada que caminan ligados a las masas y en estrecha comunión con ellas.

Las vanguardias tienen su vista puesta en el futuro y en su recompensa, pero esta no se vislumbra como algo individual; el premio es la nueva sociedad donde los hombres tendrán características distintas: la sociedad del hombre comunista.

El camino es largo y lleno de dificultades. A veces, por extraviar la ruta, hay que retroceder; otras, por caminar demasiado aprisa, nos separamos de las masas; en ocasiones por hacerlo lentamente, sentimos el aliento cercano de los que nos pisan los talones. En nuestra ambición de revolucionarios, tratamos de caminar tan aprisa como sea posible, abriendo caminos, pero sabemos que tenemos que nutrirnos de la masa y que ésta solo podrá avanzar más rápido si la alentamos con nuestro ejemplo.

A pesar de la importancia dada a los estímulos morales, el hecho de que exista la división en dos grupos principales (excluyendo, claro está, a la fracción minoritaria de los que no participan, por una razón u otra en la construcción del socialismo), indica la relativa falta de desarrollo de la conciencia social. El grupo de vanguardia es ideológicamente más avanzado que la masa; esta conoce los valores nuevos, pero insuficientemente. Mientras en los primeros se produce un cambio cualitativo que le permite ir al sacrificio en su función de avanzada, los segundos sólo ven a medias y deben ser sometidos a estímulos y presiones de cierta intensidad; es la dictadura del proletariado ejerciéndose no sólo sobre la clase derrotada, sino también individualmente, sobre la clase vencedora.

Todo esto entraña, para su éxito total, la necesidad de una serie de mecanismos, las instituciones revolucionarias.

En la imagen de las multitudes marchando hacia el futuro, encaja el concepto de institucionalización como el de un conjunto armónico de canales, escalones, represas, aparatos bien aceitados que permitan esa marcha, que permitan la selección natural de los destinados a caminar en la vanguardia y que adjudiquen el premio y el castigo a los que cumplen o atenten contra la sociedad en construcción.

Esta institucionalidad de la Revolución todavía no se ha logrado. Buscamos algo nuevo que permita la perfecta identificación entre el Gobierno y la comunidad en su conjunto, ajustada a las condiciones peculiares de la construcción del socialismo y huyendo al máximo de los lugares comunes de la democracia burguesa, trasplantados a la sociedad en formación (como las cámaras legislativas, por ejemplo). Se han hecho algunas experiencias dedicadas a crear paulatinamente la institucionalización de la Revolución, pero sin demasiada prisa. El freno mayor que hemos tenido ha sido el miedo a que cualquier aspecto formal nos separe de las masas y del individuo, nos haga perder de vista la última y más importante ambición revolucionaria que es ver al hombre liberado de su enajenación.

No obstante la carencia de instituciones, lo que debe superarse gradualmente, ahora las masas hacen la historia como el conjunto consciente de individuos que luchan por una misma causa. El hombre, en el socialismo, a pesar de su aparente estandarización, es más completo; a pesar de la falta del mecanismo perfecto para ello, su posibilidad de expresarse y hacerse sentir en el aparato social es infinitamente mayor.

Todavía es preciso acentuar su participación consciente, individual y colectiva, en todos los mecanismos de dirección y de producción y ligarla a la idea de la necesidad de la educación técnica e ideológica, de manera que sienta cómo estos procesos son estrechamente interdependientes y sus avances son paralelos. Así logrará la total consciencia de su ser social, lo que equivale a su realización plena como criatura humana, rotas todas las cadenas de la enajenación.

Esto se traducirá concretamente en la reapropiación de su naturaleza a través del trabajo liberado y la expresión de su propia condición humana a través de la cultura y el arte.

Para que se desarrolle en la primera, el trabajo debe adquirir una condición nueva;

la mercancía-hombre cesa de existir y se instala un sistema que otorga una cuota por el cumplimiento del deber social. Los medios de producción pertenecen a la sociedad y la máquina es sólo la trinchera donde se cumple el deber. El hombre comienza a liberar su pensamiento del hecho enojoso que suponía la necesidad de satisfacer sus necesidades animales mediante el trabajo.

Empieza a verse retratado en su obra y a comprender su magnitud humana a través del objeto creado, del trabajo realizado. Esto ya no entraña dejar una parte de su ser en forma de fuerza de trabajo vendida, que no le pertenece más, sino que significa una emanación de sí mismo, un aporte a la vida común en que se refleja; el cumplimiento de su deber social.

Hacemos todo lo posible por darle al trabajo esta nueva categoría de deber social y unirlo al desarrollo de la técnica, por un lado, lo que dará condiciones para una mayor libertad, y al trabajo voluntario por otro, basados en la apreciación marxista de que el hombre realmente alcanza su plena condición humana cuando produce sin la compulsión de la necesidad física de venderse como mercancía.

Claro que todavía hay aspectos coactivos en el trabajo, aún cuando sea necesario; el hombre no ha transformado toda la coerción que lo rodea en reflejo condicionado de naturaleza social y todavía produce, en muchos casos, bajo la presión del medio (compulsión moral, la llama Fidel). Todavía le falta el lograr la completa recreación espiritual ante su propia obra, sin la presión directa del medio social, pero ligado a él por los nuevos hábitos. Esto será el comunismo.

El cambio no se produce automáticamente en la conciencia, como no se produce tampoco en la economía. Las variaciones son lentas y no son rítmicas; hay períodos de aceleración, otros pausados e incluso, de retroceso.

Debemos considerar, además como apuntáramos antes, que no estamos frente al período de transición puro, tal como lo viera Marx en la Crítica del Programa de Gotha, sino de una nueva fase no prevista por él; primer período de transición del comunismo o de la construcción del socialismo. Este transcurre en medio de violentas luchas de clase y con elementos de capitalismo en su seno que oscurecen la comprensión cabal de su esencia.

Si a esto se agrega el escolasticismo que ha frenado el desarrollo de la filosofía marxista e impedido el tratamiento sistemático del período, cuya economía política no se ha desarrollado, debemos convenir en que todavía estamos en pañales y es preciso dedicarse a investigar todas las características primordiales del mismo antes de elaborar una teoría económica y política de mayor alcance.

La teoría que resulte dará indefectiblemente preeminencia a los dos pilares de la construcción: la formación del hombre nuevo y el desarrollo de la técnica. En ambos aspectos nos falta mucho por hacer, pero es menos excusable el atraso en cuanto a la concepción de la técnica como base fundamental, ya que aquí no se trata de avanzar a ciegas sino de seguir durante un buen tramo el camino abierto por los países más adelantados del mundo.

Por ello Fidel machaca con tanta insistencia sobre la necesidad de la formación tecnológica y científica de todo nuestro pueblo y más aún, de su vanguardia.

En el campo de las ideas que conducen a actividades no productivas, es más fácil ver la división entre la necesidad material y espiritual. Desde hace mucho tiempo el hombre trata de liberarse de la enajenación mediante la cultura y el arte.

Muere diariamente las ocho y más horas en que actúa como mercancía para resucitar en su creación espiritual. Pero este remedio porta los gérmenes de la misma enfermedad.: es un ser solitario el que busca comunión con la naturaleza.

Defiende su individualidad oprimida por el medio y reacciona ante las ideas estéticas como un ser único cuya aspiración es permanecer inmaculado.

Se trata sólo de un intento de fuga. La ley del valor no es ya un mero reflejo de las relaciones de producción; los capitalistas monopolistas la rodean de un complicado andamiaje que la convierte en una sierva dócil, aún cuando los métodos que emplean sean puramente empíricos. La superestructura impone un tipo de arte en el cual hay que educar a los artistas. Los rebeldes son dominados por la maquinaria y sólo los talentos excepcionales podrán crear su propia obra.

Los restantes devienen asalariados vergonzantes o son triturados.

Se inventa la investigación artística a la que se da como definitoria de la libertad, pero esta «investigación» tiene sus límites imperceptibles hasta el momento de chocar con ellos, vale decir, de plantearse los reales problemas del hombre y su enajenación. La angustia sin sentido o el pasatiempo vulgar constituyen válvulas cómodas a la inquietud humana; se combate la idea de hacer del arte un arma de denuncia.

Si se respetan las leyes del juego se consiguen todos los honores; los que podría tener un mono al inventar piruetas.

La condición es no tratar de escapar de la jaula invisible.

Cuando la Revolución tomó el poder se produjo el éxodo de los domesticados totales; los demás, revolucionarios o no, vieron un camino nuevo.

La investigación artística cobró nuevo impulso. Sin embargo, las rutas estaban más o menos trazadas y el sentido del concepto fuga se escondió tras la palabra libertad. En los propios revolucionarios se mantuvo muchas veces esta actitud, reflejo del idealismo burgués en la conciencia.

En países que pasaron por un proceso similar se pretendió combatir estas tendencias con un dogmatismo exagerado.

La cultura general se convirtió casi en un tabú y se proclamó el summum de la aspiración cultural, una representación formalmente exacta de la naturaleza, convirtiéndose ésta, luego, en una representación mecánica de la realidad social que se quería hacer ver; la sociedad ideal, casi sin conflictos ni contradicciones, que se buscaba crear.

El socialismo es joven y tiene errores.gala-por-natalicio-che-en-fomento-1-mr

Los revolucionarios carecemos, muchas veces, de los conocimientos y la audacia intelectual necesarias para encarar la tarea del desarrollo de un hombre nuevo por métodos distintos a los convencionales y los métodos convencionales sufren de la influencia de la sociedad que los creó. (Otra vez se plantea el tema de la relación entre forma y contenido.)

La desorientación es grande y los problemas de la construcción material nos absorben. No hay artistas de gran autoridad que, a su vez, tengan gran autoridad revolucionaria.

Los hombres del Partido deben tomar esa tarea entre las manos y buscar el logro del objetivo principal: educar al pueblo.

Se busca entonces la simplificación, lo que entiende todo el mundo, que es lo que entienden los funcionarios.

Se anula la auténtica investigación artística y se reduce al problema de la cultura general a una apropiación del presente socialista y del pasado muerto (por tanto, no peligroso). Así nace el realismo socialista sobre las bases del arte del siglo pasado.

Pero el arte realista del siglo XIX, también es de clase, más puramente capitalista, quizás, que este arte decadente del siglo XX, donde se transparenta la angustia del hombre enajenado. El capitalismo en cultura ha dado todo de sí y no queda de él sino el anuncio de un cadáver maloliente en arte, su decadencia de hoy. Pero, ¿por qué pretender buscar en las formas congeladas del realismo socialista la única receta válida?.

No se puede oponer al realismo socialista «la libertad», porque ésta no existe todavía, no existirá hasta el completo desarrollo de la sociedad nueva; pero no se pretenda condenar a todas la formas de arte posteriores a la primer mitad del siglo XIX desde el trono pontificio del realismo a ultranza, pues se caería en un error proudhoniano de retorno al pasado, poniéndole camisa de fuerza a la expresión artística del hombre que nace y se construye hoy.

Falta el desarrollo de un mecanismo ideológico cultural que permita la investigación y desbroce la mala hierba, tan fácilmente multiplicable en el terreno abonado de la subvención estatal.

En nuestro país, el error del mecanicismo realista no se ha dado, pero sí otro signo de contrario. Y ha sido por no comprender la necesidad de la creación del hombre nuevo, que no sea el que represente las ideas del siglo XIX, pero tampoco las de nuestro siglo decadente y morboso. El hombre del siglo

XXI es el que debemos crear, aunque todavía es una aspiración subjetiva y no sistematizada.

Precisamente éste es uno de los puntos fundamentales de nuestro estudio y de nuestro trabajo y en la medida en que logremos éxitos concretos sobre una base teórica o, viceversa, extraigamos conclusiones teóricas de carácter amplio sobre la base de nuestra investigación concreta, habremos hecho un aporte valioso al marxismo-leninismo, a la causa de la humanidad.

La reacción contra el hombre del siglo XIX nos ha traído la reincidencia en el decadentismo del siglo XX; no es un error demasiado grave, pero debemos superarlo, so pena de abrir un ancho cauce al revisionismo.

Las grandes multitudes se van desarrollando, las nuevas ideas van alcanzando adecuado ímpetu en el seno de la sociedad, las posibilidades materiales de desarrollo integral de absolutamente todos sus miembros, hacen mucho más fructífera la labor.

El presente es de lucha, el futuro es nuestro.

Resumiendo, la culpabilidad de muchos de nuestros intelectuales y artistas reside

en su pecado original; no son auténticamente revolucionarios.

Podemos intentar injertar el olmo para que dé peras, pero simultáneamente hay que sembrar perales. Las nuevas generaciones vendrán libres del pecado original. Las posibilidades de que surjan artistas excepcionales serán tanto mayores cuanto más se haya ensanchado el campo de la cultura y la posibilidad de expresión. Nuestra tarea consiste en impedir que la generación actual, dislocada por sus conflictos, se pervierta y pervierta a las nuevas.

No debemos crear asalariados dóciles al pensamiento oficial ni «becarios» que vivan al amparo del presupuesto, ejerciendo una libertad entre comillas.

Ya vendrán los revolucionarios que entonen el canto del hombre nuevo con la auténtica voz del pueblo.

Es un proceso que requiere tiempo.

En nuestra sociedad, juegan un papel la juventud y el Partido.

Particularmente importante es la primera, por ser la arcilla maleable con que se puede construir al hombre nuevo sin ninguna de las taras anteriores.

Ella recibe un trato acorde con nuestras ambiciones. Su educación es cada vez más completa y no olvidamos su integración al trabajo desde los primeros instantes. Nuestros becarios hacen trabajo físico en sus vacaciones o simultáneamente con el estudio.

El trabajo es un premio en ciertos casos, un instrumento de educación, en otros, jamás un castigo.

Una nueva generación nace.

El Partido es una organización de vanguardia. Los mejores trabajadores son propuestos por sus compañeros para integrarlo. Este es minoritario pero de gran autoridad por la calidad de sus cuadros.

Nuestra aspiración es que el Partido sea de masas, pero cuando las masas hayan alcanzado el nivel de desarrollo de la vanguardia, es decir, cuando estén educados para el comunismo.

Y a esa educación va encaminado el trabajo.

El Partido es el ejemplo vivo; sus cuadros deben dictar cátedras de laboriosidad y sacrificio, deben llevar, con su acción, a las masas, al fi n de la tarea revolucionaria, lo que entraña años de duro bregar contra las dificultades de la construcción, los enemigos de clase, las lacras del pasado, el imperialismo…

Quisiera explicar ahora el papel que juega la personalidad,

el hombre como individuo de las masas que hacen la historia.

Es nuestra experiencia no una receta.

Fidel dio a la Revolución el impulso en los primeros años, la dirección, la tónica siempre, peros hay un buen grupo de revolucionarios que se desarrollan en el mismo sentido que el dirigente máximo y una gran masa que sigue a sus dirigente porque les tiene fe; y les tiene fe, porque ellos han sabido interpretar sus anhelos.

No se trata de cuántos kilogramos de carne se come o de cuántas veces por año se pueda ir alguien a pasearse en la playa, ni de cuántas bellezas que vienen del exterior puedan comprarse con los salarios actuales.

Se trata, precisamente, de que el individuo se sienta más pleno, con mucha más riqueza interior y con mucha más responsabilidad. El individuo de nuestro país sabe que la época gloriosa que le toca vivir es de sacrificio; conoce el sacrificio. Los primeros lo conocieron en la Sierra Maestra y dondequiera que se luchó; después lo hemos conocido en toda Cuba.

Cuba es la vanguardia de América y debe hacer sacrificios porque ocupa el lugar de avanzada, porque indica a las masas de América Latina el camino de la libertad plena.

Dentro del país, los dirigentes tienen que cumplir su papel de vanguardia; y, hay que decirlo con toda sinceridad, en una revolución verdadera a la que se le da todo, de la cual no se espera ninguna retribución material, la tarea del revolucionario de vanguardia es a la vez magnífica y angustiosa.

Déjeme decirle, a riesgo de parecer ridículo, que el revolucionario verdadero está guiado por grandes sentimientos de amor. Es imposible pensar en un revolucionario auténtico sin esta cualidad.

Quizás sea uno de los grandes dramas del dirigente; éste debe unir a un espíritu apasionado una mente fría y tomar decisiones dolorosas son que se contraiga un músculo.

Nuestros revolucionarios de vanguardia tienen que idealizar ese amor a los pueblos, a las causas más sagradas y hacerlo único, indivisible. No pueden descender con su pequeña dosis de cariño cotidiano hacia los lugares donde el hombre común lo ejercita.

Los dirigentes de la Revolución tienen hijos que en sus primeros balbuceos, no aprenden a nombrar al padre; mujeres que deben ser parte del sacrificio general de su vida para llevar la Revolución a su destino; el marco de los amigos responde estrictamente al marco de los compañeros de Revolución.

No hay vida fuera de ella.

En esas condiciones, hay que tener una gran dosis de humanidad, una gran dosis de sentido de la justicia y de la verdad para no caer en extremos dogmáticos, en escolasticismos fríos, en aislamiento de las masas.

Todos los días hay que luchar porque ese amor a la humanidad viviente se transforme en hechos concretos, en actos que sirvan de ejemplo, de movilización.

El revolucionario, motor ideológico de la revolución dentro de su partido, se consume en esa actividad ininterrumpida que no tiene más fin que la muerte, a menos que la construcción se logre en escala mundial. Si su afán de revolucionario se embota cuando las tareas más apremiantes se ven realizadas a escala loca y se olvida el internacionalismo proletario, la revolución que dirige deja de ser una fuerza impulsora y se sume en una cómoda modorra, aprovechada por nuestros enemigos irreconciliables, el imperialismo, que gana terreno.

El internacionalismo proletario es un deber pero también es una necesidad revolucionaria.

Así educamos a nuestro pueblo.

Claro que hay peligros presentes en las actuales circunstancias. No sólo el del dogmatismo, no sólo el de congelar las relaciones con las masas en medio de la gran tarea; también existe el peligro de las debilidades en que se puede caer.

Si un hombre piensa que, para dedicar su vida entera a la revolución, no puede distraer su mente por la preocupación de que a un hijo le falte determinado producto, que los zapatos de los niños estén rotos, que su familia carezca de determinado bien necesario, bajo este razonamiento deja infiltrarse los gérmenes de la futura corrupción.

En nuestro caso, hemos mantenido que nuestros hijos deben tener y carecer de lo que tienen y de lo que carecen los hijos del hombre común; y nuestra familia debe comprenderlo y luchar por ello.

La revolución se hace a través del hombre, pero el hombre tiene que forjar día a día su espíritu revolucionario.

Así vamos marchando.

A la cabeza de la inmensa columna —no nos avergüenza ni nos intimida decirlo— va Fidel, después, los mejores cuadros del Partido, e inmediatamente, tan cerca que se siente su enorme fuerza, va el pueblo en su conjunto sólida armazón de individualidades que caminan hacia un fin común; individuos que han alcanzado la conciencia de lo que es necesario hacer; hombres que luchan por salir del reino de la necesidad y entrar al de la libertad.

Esa inmensa muchedumbre se ordena; su orden responde a la conciencia de la necesidad del mismo ya no es fuerza dispersa, divisible en miles de fracciones disparadas al espacio como fragmentos de granada, tratando de alcanzar por cualquier medio, en lucha reñida con sus iguales, una posición, algo que permita apoyo frente al futuro incierto.

Sabemos que hay sacrificios delante nuestro y que debemos pagar un precio por el hecho heroico de constituir una vanguardia como nación.

Nosotros, dirigentes, sabemos que tenemos que pagar un precio por tener derecho a decir que estamos a la cabeza del pueblo que está a la cabeza de América.

Todos y cada uno de nosotros paga puntualmente su cuota de sacrificio, conscientes de recibir el premio en la satisfacción del deber cumplido, conscientes de avanzar con todos hacia el hombre nuevo que se vislumbra en el horizonte.

Permítame intentar unas conclusiones:

Nosotros, socialistas, somos más libres porque somos más plenos; somos más plenos por ser más libres.

El esqueleto de nuestra libertad completa está formado, falta la sustancia proteica y el ropaje; los crearemos

Nuestra libertad y su sostén cotidiano tienen color de sangre y están henchidos de sacrificio.

Nuestro sacrificio es consciente; cuota para pagar la libertad que construimos.

El camino es largo y desconocido en parte; conocemos nuestras limitaciones. Haremos el hombre del siglo XXI: nosotros mismos.

Nos forjaremos en la acción cotidiana, creando un hombre nuevo con una nueva técnica.

La personalidad juega el papel de movilización y dirección en cuanto que encarna las más altas virtudes y aspiraciones del pueblo y no se separa de la ruta.

Quien abre el camino es el grupo de vanguardia, los mejores entre los buenos, el

Partido.

La arcilla fundamental de nuestra obra es la juventud, en ella depositamos nuestra esperanza y la preparamos para tomar de nuestras manos la bandera.índice2

Si esta carta balbuceante aclara algo, ha cumplido el objetivo con que la mando.

Reciba nuestro saludo ritual, como un apretón de manos o un «Ave María Purísima.»

Patria o muerte.

Ernesto Che Guevara

Texto dirigido a

Carlos Quijano.

Publicado en: Marcha, Montevideo,

12 de marzo de 1965.

22 | los jóvenes compañeros de Ernesto Che Guevara

De los restos del Che Discurso de Fidel en la ceremonia de inhumación

DISCURSO PRONUNCIADO POR EL COMANDANTE EN JEFE FIDEL CASTRO RUZ, PRIMER SECRETARIO DEL COMITE CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA Y PRESIDENTE DE LOS CONSEJOS DE ESTADO Y DE MINISTROS, EN LA CEREMONIA CENTRAL POR EL XXX ANIVERSARIO DE LA CAIDA EN COMBATE DEL GUERRILLERO HEROICO Y SUS COMPAÑEROS Y LA INHUMACION DE SUS RESTOS, EN EL MONUMENTO DE LA CIUDAD DE SANTA CLARA, VILLA CLARA, EL DIA 17 DE OCTUBRE DE 1997, “AÑO DEL 30 ANIVERSARIO DE LA CAIDA EN COMBATE DEL GUERRILLERO

HEROICO Y SUS COMPAÑEROS”.

Familiares de los compañeros caídos en combate;

Invitados;

Villaclareños;

Compatriotas (APLAUSOS):

Con emoción profunda vivimos uno de esos instantes que no suelen repetirse. No venimos a despedir al Che y sus heroicos compañeros.

Venimos a recibirlos.

Veo al Che y a sus hombres como un refuerzo, como un destacamento de combatientes invencibles, que esta vez incluye no solo cubanos sino también latinoamericanos que llegan a luchar junto a nosotros y a escribir nuevas páginas de historia y de gloria.

Veo además al Che como un gigante moral que crece cada día, cuya imagen, cuya fuerza, cuya influencia se han multiplicado por toda la tierra.

¿Cómo podría caber bajo una lápida? ¿Cómo podría caber en esta plaza? ¿Cómo podría caber únicamente en nuestra querida pero pequeña isla?

Solo en el mundo con el cual soñó, para el cual vivió y por el cual luchó hay espacio suficiente para él.

Más grande será su figura cuanta más injusticia, más explotación, más desigualdad, más desempleo, más pobreza, hambre y miseria imperen en la sociedad humana. Más se elevarán los valores que defendió cuanto más crezca el poder del imperialismo, el hegemonismo, la dominación y el intervencionismo, en detrimento de los derechos más sagrados de los pueblos, especialmente los pueblos débiles, atrasados y pobres que durante siglos fueron colonias de Occidente y fuentes de trabajo esclavo.

Más resaltará su profundo sentido humanista cuantos más abusos, más egoísmo, más enajenación; más discriminación de indios, minorías étnicas, mujeres, inmigrantes; cuantos más niños sean objeto de comercio sexual u obligados a trabajar en cifras que ascienden a cientos de millones; cuanta más ignorancia, más insalubridad, más inseguridad, más desamparo.

Más descollará su ejemplo de hombre puro, revolucionario y consecuente mientras más políticos corrompidos, demagogos e hipócritas existan en cualquier parte. Más se admirará su valentía personal e integridad revolucionaria mientras más cobardes, oportunistas y traidores pueda haber sobre la tierra; más su voluntad de acero mientras más débiles sean otros para cumplir el deber; más su sentido del honor y la dignidad mientras más personas carezcan de un mínimo de pundonor humano; más su fe en el hombre mientras más escépticos; más su optimismo mientras más pesimistas; más su audacia mientras más vacilantes; más su austeridad, su espíritu de estudio y de trabajo, mientras más holgazanes despilfarren en lujos y ocios el producto del trabajo de los demás.

Maestro y forjador de hombres como él. Che fue un verdadero comunista y hoy es ejemplo y paradigma de revolucionario y de comunista. Che fue maestro y forjador de hombres como él.

Consecuente con sus actos, nunca dejó de hacer lo que predicaba, ni de exigirse a sí mismo más de lo que exigía a los demás.

Siempre que fue necesario un voluntario para una misión difícil, se ofrecía el primero, tanto en la guerra como en la paz. Sus grandes sueños los supeditó siempre a la disposición de entregar generosamente la vida.

Nada para él era imposible, y lo imposible era capaz de hacerlo posible.

La invasión desde la Sierra Maestra a través de inmensos y desprotegidos llanos, y la toma de la ciudad de Santa Clara con unos pocos hombres, dan testimonio entre otras acciones de las proezas de que era capaz. Sus ideas acerca de la revolución en su tierra de origen y en el resto de Suramérica, pese a enormes dificultades, eran posibles. De haberlas alcanzado, tal vez el mundo de hoy habría sido diferente.

Viet Nam demostró que podía lucharse contra las fuerzas intervencionistas del imperialismo y vencerlas.

Los sandinistas vencieron contra uno de los más poderosos títeres de Estados Unidos. Los revolucionarios salvadoreños estuvieron a punto de alcanzar la victoria. En África el apartheid, a pesar de que poseía armas nucleares, fue derrotado.

China, gracias a la lucha heroica de sus obreros y campesinos, es hoy uno de los países con más perspectivas en el mundo.

Hong Kong tuvo que ser devuelto después de 150 años de ocupación, que se llevó a cabo para imponer a un inmenso país el comercio de drogas.

No todas las épocas ni todas las circunstancias requieren de los mismos métodos y las mismas tácticas. Pero nada podrá detener el curso de la historia, sus leyes objetivas tienen perenne validez.

El Che se apoyó en esas leyes y tuvo una fe absoluta en el hombre.

Muchas veces los grandes transformadores y revolucionarios de la humanidad no tuvieron el privilegio de ver realizados sus sueños tan pronto como lo esperaban o lo deseaban, pero más tarde o más temprano triunfaron.

Un combatiente puede morir, pero no sus ideas.

Un combatiente puede morir, pero no sus ideas. ¿Qué hacía un hombre del gobierno de Estados Unidos allí donde estaba herido y prisionero el Che? ¿Por qué creyeron que matándolo dejaba de existir como combatiente?

Ahora no está en La Higuera, pero está en todas partes, dondequiera que haya una causa justa que defender. Los interesados en eliminarlo y desaparecerlo no eran capaces de comprender que su huella imborrable estaba ya en la historia y su mirada luminosa de profeta se convertiría en un símbolo para todos los pobres de este mundo, que son miles de millones.

Jóvenes, niños, ancianos, hombres y mujeres que supieron de él, las personas honestas de toda la tierra, independientemente de su origen social, lo admiran. Juntos seguiremos luchando por un mundo mejor.

Che está librando y ganando más batallas que nunca.índice5

¡Gracias, Che, por tu historia, tu vida y tu ejemplo!

¡Gracias por venir a reforzarnos en esta difícil lucha que estamos librando hoy para salvar las ideas por las cuales tanto luchaste, para salvar la Revolución, la patria y las conquistas del socialismo, que es parte realizada de los grandes sueños que albergaste!

(APLAUSOS).

Para llevar a cabo esta enorme proeza, para derrotar los planes imperialistas contra Cuba, para resistir el bloqueo, para alcanzar la victoria, contamos contigo

(APLAUSOS).

Como ves, esta tierra que es tu tierra, este pueblo que es tu pueblo, esta revolución que es tu revolución, siguen enarbolando con honor y orgullo las banderas del socialismo

(APLAUSOS).

¡Bienvenidos, compañeros heroicos del destacamento de refuerzo!

¡Las trincheras de ideas y de justicia que ustedes defenderán junto a nuestro pueblo, el enemigo no podrá conquistarlas jamás! ¡Y juntos seguiremos luchando por un mundo mejor!

¡Hasta la victoria siempre!

(EXCLAMACIONES).

(OVACION).images

(Publicado 18-10-97)

De este momento, en que Fidel va a ser liberado de la prisión en México gracias a las gestiones del ex presidente Lázaro Cárdenas, el Che contaría después: Recuerdo que le expuse específicamente mi caso: un extranjero, ilegal en México, con toda una serie de cargos encima. Le dije que no debía de manera alguna pararse por mí la revolución, y que podía dejarme, que yo comprendía la situación y que trataría de ir a pelear desde donde me lo mandaran, y que el único esfuerzo debía hacerse para que me enviaran a un país cercano y no a la Argentina. También recuerdo la respuesta tajante de Fidel: “Yo no te abandono”.

Vámonos, senderos amas. afrentas frente martianas insurrectas, lograr encontrar la muerte. disparo y se despierte virginal manigua entera, tu combatientes, nos tendrás.

Cuando derrame hacia los reforma justicia, pan, libertad, allí, a tu idénticos acentos, nos tendrás.

Y cuando final de la jornada la sanitaria contra el tirano, allí, a tu aguardando la postrer nos tendrás.

El día que lama el flanco donde el nacionalizador le dé, lado, corazón altivo, tendrás. menguar nuestra entereza de regalos; pedimos peña.

Nada Y si en camino hierro, pedimos para que los el tránsito historia Nada más.

Guevara,

México, 1956

 008 aa logo HuenanteCRÍTICA DE LA ECONOMÍA POLÍTICA

CARLOS MARX

CAPÍTULO XXIII

LA LEY GENERAL DE LA ACUMULACIÓN CAPITALISTA.

4.Diversas modalidades de la superpoblación relativa.

La ley general de la acumulación capitalista

Párrafo 12:

El fraile veneciano Ortes, uno de los grandes escritores de economía del siglo XVIII, resume así el antagonismo de la producción de la producción capitalista como ley natural absoluta de la riqueza social: “El bien y el mal económico, dentro de una nación, se equilibran siempre (il bene ed il male economico in una nazione sempre all´istesssa misura); lo que para unos es abundancia de bienes es para otros, siempre, carencia de los mismos (la copia dei beni in alecuni sempre eguale alla mancanza di essi in altri). Para que algunos posean grandes riquezas, tienen que verse muchos otros desposeídos totalmente hasta de lo más necesario. La riqwueza de un país corresponde siempre a su población, y su miseria. La laboriosidad de unos impone la ociosidad de otros. Los pobres y ociosos son un fruto necesario de los rico y trabajadores”, etc. *…

*Pie de página*: G. Ortes, Della Economía nacional, libri seí 1777, en Custodi, Parte Moderna, t. XXI, pp. 6, 9, 22, 25, etc. Este mismo autor dice, ob. C., p. 32: “Envez de inventar sistemas inútiles para hacer felices a los pueblos, prefiero limitarme a estudiar las causas de su infortunio.

– Página –547-548–   El CAPITAL “TOMO I” –Traducción de Wenceslao Roces – Primera edición en alemán tomo I — 1867- Primera edición en Español 1946- tercera reimpresión 2006 – Fondo De Cultura Económica México Comentarios y sugerencias : Editorial@fondodeculturaeconomica.com en Chile a /httpmarxismo-cl/ o bien Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl o Twitter    Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl

https://unidadmpt.wordpress.com/2012/05/08/transcribiremos-a-la-letra-el-capital-de-carlos-marx-tomo-uno/

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!

Contáctanos al Correo: unidadmpt@gmail.com

Faceboox *UPT*.  Del Rio Bravo (*Unidad de los Pueblos y los Trabajadores*):

http://www.facebook.com/profile.php?id=100001114022858

Tweets mentioning @Daniel206_73

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo ¡¡¡ Unidad Latinoamericana !!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s