Manifiesto: Por un nuevo Código Laboral hecho por y para los Trabajadores


Adhesión al Manifiesto a PorUnNuevoCodigoLaboral@gmail.com

9

  1. El Gobierno empresarial de la Nueva Mayoría, con el aval de la Cut, impulsa pequeñas reformas al Código Laboral. Los cambios propuestos no cambian lo fundamental: la superexplotación, el abuso patronal, y las condiciones laborales. También se mantienen las trabas legales que imposibilitan construir organización independiente y clasista a los trabajadores. En fin, seguirá siendo el mismo Código Laboral hecho en Dictadura por los empresarios y para los empresarios.
  2. Rechazamos la postura entreguista y de colaboración con el empresariado y la clase política, de los dirigentes de la Cut, que negocian a espalda de los Trabajadores, como ya lo hicieron con el vergonzoso sueldo mínimo y con la ley de multirut, buscando así empantanar las luchas de los Trabajadores por medio de estas pequeñas reformas.
  3. Seguiremos nuestra lucha cotidiana en cada conflicto contra la explotación de los capitalistas, contra sus leyes laborales, contra las acciones ilegales de los empresarios, redoblando la lucha contra las prácticas antisindicales, las listas negras, el subcontrato, los despidos por las necesidades de la empresa, etc., Redoblaremos la lucha por el derecho efectivo a huelga, por la negociación por rama, por igual trabajo igual salario y derechos, etc. Seguiremos luchando por el fin del sistema de AFP, por un sistema de salud no mercantilizado para los Trabajadores, por un sistema de Transporte público estatal, seguro, barato, y de calidad y con control de los Trabajadores.
  4. Somos parte de la lucha de los Trabajadores de la Educación, que luchamos por que la educación en nuestro país sea considerado un derecho fundamental que tenga como centro los intereses de los trabajadores y el pueblo, Luchamos por poner fin al lucro y la corrupción en la Educación y por un modelo educacional estatal, gratuito y con control comunitario que se articule desde la Pre-básica hasta la educación superior. Saludamos y respaldamos la decisión de los Estudiantes y Trabajadores de la Educación por no subordinarse al Gobierno en sus maniobras por cooptar al movimiento estudiantil. Seguiremos luchando por una educación al servicio del Pueblo y los Trabajadores en donde no haya cabida para los empresarios de la educación.
  5. Los Trabajadores no somos Gobierno, por eso seguiremos luchando por un nuevo Código Laboral, construyendo una posición unitaria, levantando la lucha de los trabajadores, fortaleciendo las organizaciones de clase independientes y autónomas. Es el comienzo de la lucha por un nuevo Código Laboral hecho por y para los Trabajadores.

 Chile, 4 de septiembre de 2014

 Adhesión al Manifiesto a PorUnNuevoCodigoLaboral@gmail.com

 

Logo 12CRÍTICA DE LA ECONOMÍA POLÍTICA

CARLOS MARX

CAPÍTULO XXIII

LA LEY GENERAL DE LA ACUMULACIÓN CAPITALISTA.

5.Ilustración de la ley general de la acumulación capitalista

Párrafo 08:

El profesor Fawcett, que no tenía por qué guardar miramientos oficiales, como Gladstone, declara redondamente: “No niego, naturalmente, que este incremento de capital (durante los últimos decenios) ha hecho subir los salarios en dinero, pero esta ventaja aparente vuelve a perderse, en gran parte, porque hay muchas necesidades imprescindibles que se encarecen cada vez más [él cree que por la baja de valor de los metales preciosos]… Los ricos se enriquecen rápidamente (the rich grow rapidly richer), sin que en la holgura de vida de las clases trabajadoras se note ningún proceso…Los obreros se convierten casi en esclavos de los tendederos con quienes están endeudados”*

*Pie de página*: H.Fawcett, The Economic Position, etc., pp. 67 y 82. En cuanto al sometimiento cada vez mayor de los obreros al tendedero, es efecto de las oscilaciones e interrupciones crecientes en punto de trabajo.

– Página –553-554–   El CAPITAL “TOMO I” –Traducción de Wenceslao Roces – Primera edición en alemán tomo I — 1867- Primera edición en Español 1946- tercera reimpresión 2006 – Fondo De Cultura Económica México Comentarios y sugerencias : Editorial@fondodeculturaeconomica.com en Chile a /httpmarxismo-cl/ o bien Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl o Twitter    Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl

https://unidadmpt.wordpress.com/2012/05/08/transcribiremos-a-la-letra-el-capital-de-carlos-marx-tomo-uno/

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!

Contáctanos al Correo: unidadmpt@gmail.com

Faceboox *UPT*.  Del Rio Bravo (*Unidad de los Pueblos y los Trabajadores*):

http://www.facebook.com/profile.php?id=100001114022858

Tweets mentioning @Daniel206_73

1 comentario

Archivado bajo ¡¡¡ Unidad Latinoamericana !!!

Una respuesta a “Manifiesto: Por un nuevo Código Laboral hecho por y para los Trabajadores

  1. Adhiero pero con algunas reservas.

    (i) La lucha que considero fundamental desde una perspectiva clasista, no es contra la superexplotación (un concepto errado de Ruy Mauro Marini), sino contra la explotación capitalista

    (ii) La lucha que considero fundamental desde una perspectiva clasista, no es contra los abusos, contra los meros excesos por parte de quienes monopolizan las decisiones acerca de qué producir, cómo producir, quien y para quien se producirá, cuánto se produce, etc…sino que contra este mismo monopolio, una lucha por expropiar a los expropiadores. Todo lo cual no niega la lucha cotidiana en el punto de producción, sino que lo supone como premisa…

    (iii) “…Quien escribe cree necesario plantear el cariz positivo que toda crítica debe tener, y por tanto plantea lo que sigue. Decíamos más arriba que una tarea fundamental de la clase obrera (en lo hace a su “posición de clase”), es recuperar los organismos sindicales unitarios y de masas, recuperarlos en el sentido de dotarlos de una verdadera democracia obrera. Esto es muy necesario. Pero es una lucha a la cual deben adosársele contenido y tareas prácticas concretas. Al respecto, Trotsky diría: “está muy bien recuperar la CUT, pero, ¿con cuál programa?”. Esto es, entre las demandas mínimas de la clase (que unificadas dan el “programa mínimo”) y el “programa máximo” (e.g. el socialismo vía dictadura obrera), existen las “demandas transicionales”. Más allá de la vigencia actual de demandas transicionales como “control obrero de la producción”, “indexación salarial”, “escala móvil de horas de trabajo” (consignadas en el Programa de Transición), ¿Qué demandas transicionales son capaces de cumplir la tarea asignada? ¿Qué demandas hacen a la clase obrera salir de la atomización y despolitización en que la sume el efecto de dominio de este modo de producción explotador bajo el cual vivimos? ¿Qué demandas hacen que la clase obrera reconozca su poder como clase, su capacidad para distinguir claramente al enemigo y articular una práctica (horizonte, estrategia, táctica) anticapitalista genuina? Obviamente, quien escribe no tiene “la respuesta”, aunque sí cree poder contribuir a la solución de la problemática.

    Primero, debe tenerse en cuenta que la dinámica misma de la producción y la lucha de clases en el contexto de una sociedad capitalista, hacen que la clase dominante y explotadora se plantee problemas que es incapaz de resolver. En el caso chileno, esto se expresa en un Código Laboral con rasgos específicos. Ahí está el meollo del asunto. Si bien es muy positivo que Osorio y sectores sindicales no menores se planteen el fin del Código Laboral heredado de la dictadura militar, esto no es suficiente: debemos ser concretos, la misma realidad material lo exige (como diría Zavaleta Mercado). Quien escribe considera que tres demandas específicas (formuladas en términos negativos) implicarían un avance en el sentido descrito:

    (a) La lucha por la eliminación del “despido por necesidades de la empresa”
    (b) La lucha por la eliminación del “contrato por prestación de servicios”
    (c) La lucha contra el subcontrato

    La primera se enfrenta de manera mediada a la fracción capitalista que opera en el campo de acumulación (decisiones de inversión) y cuestiona en no menor medida la existencia del “ejército industrial de reserva” (EIR) necesidad irrenunciable si es que rige el capitalismo[19]. La segunda confronta la polifuncionalidad (o polivalencia), la cual sustenta los generalizados métodos actuales de extracción de plusvalor absoluto. A la vez, se enfrenta a la fracción capitalista “poseedora” de los medios de producción, a aquella fracción que organiza el proceso de trabajo, y cuestiona el “despotismo de fábrica”. La tercera, por su parte, enfatiza en el proceso de producción (la vinculación entre unidades de producción) y cuestiona la estructuración actual de la clase dominante y la constitución de sus fracciones. A su vez, proyecta la solidaridad de clase en la práctica (“a igual trabajo igual salario”). La dimensión cooptable de estas demandas es muy pequeña (y a la vez éstas atacan tendencias que no son sólo nacionales sino que internacionales), y lo será menor aún si la clase es capaz de proponer un contenido positivo que se añada a estas demandas definidas en términos negativos. Y, obviamente, esta es sólo una contribución más, sujeta a discusión, debate y prueba práctica en la lucha de clases. Es muy posible que existan muy otras demandas transicionales necesarias. Las distintas fracciones de la clase explotada lo verán en la lucha práctica”

    saludos comunistas,
    msm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s