Carta del hijo de Lumi Videla que La Tercera se negó a publicar


Carta en respuesta a una misiva que incluyeron en el diario La Tercera en su edición del 1 de septiembre, en defensa de uno de los asesinos de Dagoberto Pérez y Lumi Videla.

El Ciudadano reproduce en extenso la carta del hijo de Pérez y Videla, que no fue atendida por el director del diario La Tercera. Los encomillados son textuales de la misiva publicada en ese medio de comunicación.

http://www.elciudadano.cl/Lumi Videla 1

Carta de Dago Perez Videla

Señor Director:

En respuesta una carta dirigida a usted, el pasado miércoles y firmada por el Sr. Christian Felipe Jara Brito, en la que, después de describir una serie de tragedias familiares que le acaecen al agente de la Dina Christoph Willeke, pide que por estas razones y por su propia enfermedad, él sea indultado, quiero expresar lo siguiente.

Este agente, entre otros crímenes, fue responsable de la muerte por asfixia de mi amada madre Lumi Videla Moya (en la foto), cuando ella tenía sólo 24 años y se encontraba secuestrada en un centro de tortura. Y participó en el encubrimiento del asesinato, cuando su cuerpo fue lanzado al interior de la Embajada de Italia, en la madrugada del 3 de noviembre de 1974. Mis padres eran intensamente buscados por resistir a la dictadura militar impuesta a sangre y fuego. Dictadura que desató por parte de militares y civiles los actos de venganza más crueles y llenos de odio hacia el pueblo, en toda la historia de Chile. Actos con los que todavía sufrimos, los cuales están bien documentados nacional e internacionalmente y en los que justamente el señor Willeke, es uno de los protagonistas.

Porque ¿Acaso no es un acto de venganza permanente los detenidos que están desaparecidos hasta ahora? Más de 30 años de venganza, ¿no es suficiente?, ¿Dónde está mi padre Sr. Willeke? ¿Usted. sabe señor Jara Brito, dónde está mi padre? Mi amado padre se llama Sergio Pérez Molina (en la foto) y desapareció en octubre de 1974 y lo he buscado incluso excavando en un regimiento. ¿Dónde están todos los hombres, mujeres y niños, desaparecidos?Lumi Videla 2

¿Por qué, Señor Jara Brito, no le pide al señor Willeke y a los demás agentes de la Dina, que por “razones humanitarias” digan dónde están todos los desaparecidos?

Vivir en una dictadura sangrienta, es vivir en un estado de permanente venganza política y militar. Yo pasé desde los 4 años hasta pasado los 20 viviendo así y cuando terminó la dictadura de Pinochet, me fue posible empezar a caminar el camino de la justicia del hombre, porque en la del Todopoderoso no tengo dudas. Fui a los Tribunales de Justicia, por justicia y retomé el proceso que mi abuela había iniciado 19 años antes y con el que después de 14 años más, obtuvimos la llamada “justicia en la medida de lo posible”.

Que significó condenas bajísimas para un “secuestro calificado” y “homicidio calificado” con “alevosía”, como aparece en el fallo. E incluso, que significó que estas condenas fueran cumplidas en una cárcel cinco estrellas, especialmente construida y acondicionada para la mayor comodidad de los criminales condenados. Y tuvimos que aguantarlo.

Si para el señor Jara Brito, es “venganza política” exigir que por lo menos eso se cumpla sin indultos políticos, no sé qué le va a parecer lo siguiente: Si llegaran a indultar a este torturador y asesino o a otro, no duden que los familiares estaremos haciendo lo que nos corresponde por verdad y justicia, que es lo realmente “humano y razonable”. Yo no me voy a cansar de orar y luchar por justicia. Sin justicia no habrá paz para los verdugos.

La historia humana nos enseña que no hay paz cuando no hay justicia, porque con justicia se llega a la paz, y no con indultos políticos que buscan la impunidad total en los crímenes en contra de la humanidad. La vida es el bien más preciado que el Todopoderoso nos ha dado y de todo mal debemos preservarla. Así sea.

Dago Emiliano Pérez Videla

2 de septiembre de 2010

El Ciudadano N°87, primera quincena de septiembre 2010

logo 15CRÍTICA DE LA ECONOMÍA POLÍTICA

CARLOS MARX

CAPÍTULO XXIII

LA LEY GENERAL DE LA ACUMULACIÓN CAPITALISTA.

d.) Efectos que ejercen las crisis en el sector mejor pagado de la clase obrera.

Párrafo 03:

Como entre los capitalistas ingleses está de moda presentar a Bélgica como el paraíso obrero, por ser éste un país que la libertad del trabajo o lo que es lo mismo, “la libertad del capital”, no se ve coartada por el despotismo de los sindicatos no por leyes fabriles, digamos dos palabras acerca de la “dicha” de que goza el obrero belga. Seguramente que nadie estaría más indicado en los misterios de esta “dicha” que el difunto M. Ducpétiaux, inspector general de las cárceles belgas y miembro del Comité central de Estadísticas de Belgica. Abramos su libro titulado Budgets économiques des clases ouvriéres en Belgique, Bruselas, 1855. En él nos encontramos, por ejemplo, con una familia normal de obreros belgas cuyos ingresos y gastos anuales y cuya alimentación, calculando todo de un modo minuciosísimo, se comparan con lo de un soldado, un marinero de guerra y un peso. La familia “está compuesta por el padre, la madre y cuatro hijos”. De estas seis personas, “cuatro pueden trabajar y ganar todo el año”; se parte del supuesto de que “en la familia no hay enfermos ni personas incapaces para el trabajo” y de que no se gasta “nada para atenciones religiosas, morales e intelectuales, exceptuando una cantidad insignificante que se consigna para la iglesia”; no se incluyen tampoco “cantidades para la caja de ahorros, ni primas para el socorro de vejez”, ni “gastos de lujo u otras desembolsos superfluos”. No obstante, el padre y el hijo tienen derecho a fumar y a ir a la taberna los domingos y para estas atenciones se destinan nada menos que 86 céntimos a la semana. “Englobando los salarios abonados a los obreros de las distintas ramas industriales, resulta… que el promedio más elevado del jornal diario es de 1 franco y 56 céntimos para los hombres, 89 céntimos para las mujeres, 56 céntimos para los chicos para los chicos y 55 céntimos para las muchachas. Tomando estos tipos como base de cálculo los ingresos de toda la familia ascenderían a lo sumo a 1.068 francos anuales… En el presupuesto doméstico que se toma como tipo, hemos incluido todos los posibles ingresos. Pero si asignamos un jornal a la madre, privamos de dirección al hogar, y ¿quién va a cuidar entonces de la casa y de los niños pequeños? ¿Quién va a cocinar, a lavar, a coser? He aquí el problema que diariamente se le plantea al obrero”    

– Página –569-570–   El CAPITAL “TOMO I” –Traducción de Wenceslao Roces – Primera edición en alemán tomo I — 1867- Primera edición en Español 1946- tercera reimpresión 2006 – Fondo De Cultura Económica México Comentarios y sugerencias : Editorial@fondodeculturaeconomica.com en Chile a /httpmarxismo-cl/ o bien Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl o Twitter    Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl

https://unidadmpt.wordpress.com/2012/05/08/transcribiremos-a-la-letra-el-capital-de-carlos-marx-tomo-uno/

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!

Contáctanos al Correo: unidadmpt@gmail.com

Faceboox *UPT*.  Del Rio Bravo (*Unidad de los Pueblos y los Trabajadores*):

http://www.facebook.com/profile.php?id=100001114022858

Tweets mentioning @Daniel206_73

Deja un comentario

Archivado bajo ¡¡¡ Unidad Latinoamericana !!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s