Chile: el socialismo sigue vivo y fuerte… el que agoniza es el partido


Escrito por  Arturo Alejandro Muñoz

¿Ustedes, señores Escalona, Andrade, Bachelet, Letelier Morel, Girardi, Bitar, Rossi, son “los herederos de Allende’? ¡Por favor! La verdad es que en lo referente a política económica se asemejan más a Büchi, Cáceres y Lavín

http://www.kaosenlared.net/america-latina-sp-1870577476/al/chile8157ac8793c5d15c9592e07c9a640e51_S

DEFINITIVAMENTE, EN CHILE el sistema neoliberal se encuentra a tan sólo segundos, o tal vez un par de minutos, de ganar esta partida de cabo a rabo. Luego de tantos años (décadas, en verdad) de lucha y esfuerzo, las esperanzas pareciesen enfrentar su punta de rieles en la estación terminal de este tren que millones de chilenos han cuidado con prolijidad extrema.

¿Está agonizando en Chile aquella hermosa ideología bautizada como “socialismo”? Quizá la pregunta está mal formulada, ya que la inquietud al respecto debería pasar ante otros frontispicios, como por ejemplo: ¿dónde y cuándo feneció el socialismo aquel que hablaba de solidaridad latinoamericana, de igualdad y de justicia social?  Los tiempos han cambiado, ¡ni hablar!, y los dirigentes más destacados en la historia última de ciertas tiendas partidistas del socialismo científico, con holgura y anchura, pueden parafrasear a Neruda diciendo que los de antes ya no somos los mismos.

Me pregunto en qué esquina de cuál país europeo a esos dirigentes se les vino al suelo –quizá junto con el derrumbe del muro berlinés- el añoso y perfecto concepto del ‘socialismo’ aparejado con el necesario anti capitalismo. Hurgando en el pasado reciente es posible toparse de narices con algunos de los responsables europeos (maestros del mal) de tamaña desgracia. Los apellidos saltan cual resortes. ¿Aldo Moro?, ¿Betino Craxi?, ¿o fueron alemanes? También está en la lista de las posibilidades el español Felipe González, hoy ícono y serendipity del neoliberalismo rampante, en sociedad con personajes latinoamericanos de la talla de Henrique Cardoso, Ricardo Lagos, Fernando Flores y, ¡cómo no!, Carlos Slim.

En lo anterior no se agota el problema. Es mayor. Las masas tienden a seguir la orientación que les entrega el tintín del cencerro que porta el bicho principal, y esa categoría –la de ‘principal’- se la endosamos precisamente a aquellos que la habían perdido en septiembre de 1973. Lo hicimos erradamente, atraídos por el romanticismo que significaba verlos retornar de un injusto exilio de tres lustros, pero no estábamos enterados respecto de que ellos también seguían ahora a otros cencerros… los europeos.

En el pasado, formando una masa difusa cual restos idos y perdidos de la Historia, en alguna recóndita esquina del arcón del recuerdo subyacen luchadores coherentes y honestos apellidados Recabarren, Lafferte, Ampuero, Blest, Allende, Henríquez…traicionados en sus valores y principios por una camada de ’socialistas’ que decidieron reconvertirse a la fe neoliberal en beneficio de sus propias faltriqueras. Lo doloroso (para el  pueblo) es que estos son quienes vienen gobernando el país desde el año 1990, y lo han hecho mediante el garlito del engaño, pues todavía logran embaucar a una parte relevante del electorado haciéndole creer que representan a la ‘izquierda’. El engaño alcanza ribetes de burla cínica cuando aseguran ser “los herederos de Allende”. Una bofetada, sin duda.

¿Ustedes, señores Escalona, Andrade, Bachelet, Letelier Morel, Girardi, Bitar, Rossi, son “los herederos de Allende’? ¡Por favor! La verdad es que en lo referente a política económica se asemejan más a Büchi, Cáceres y Lavín. Aquí me detengo, pues si continúo explayándome bien podría llegar a tildarlos de “vástagos de Pinochet”. Y tengo sobradas razones para pensarlo.images-2

La mayoría de nuestros actuales dirigentes socialistas, dueños hoy de una renovada fe neoliberal,  en septiembre de 1973 corrieron presurosos hacia las embajadas en procura de asilo, dejando al pueblo –al mismo pueblo que decían representary dirigir- en condiciones lamentables, al arbitrio de la locura uniformada que se desató horas después del golpe militar.Muchos de ellos fueron recibidos en calidad de mártires heroicos en diversos países, disfrutando de las regalías y solidaridad de sus pares, viviendo gratuitamente merced a la preocupación de los respectivos gobiernos, dando charlas en sindicatos y organizaciones estudiantiles, paseando de un lugar del mundo a otro, sin haber trabajado un solo día, ni transpirando por la necesidad de proveer alimento para su familia.

Hubo algunos que ocuparon oficinas en edificios gubernamentales, como fue el caso de aquellos que se refugiaron en Alemania Oriental o Unión Soviética, desde donde “censuraban y administraban” las vidas de sus compatriotas menos favorecidos, en una especie de KGB-Stassi-DINA-Chilensis que aún provoca tristes recuerdos en muchos exiliados.

En Cuba no les fue nada de bien, ya que Fidel Castro consideró que esos politicastros exiliados (dirigentes en esencia) representaban una vergüenza para la causa revolucionaria, puesto que no tan sólo habían entregado la oreja con suma rapidez y facilidad sino, además, sin disparar un maldito tiro corrieron a buscar cobijo en las embajadas dejando al pueblo en la indefensión.

Desde el exilio dorado hablaron y hablaron; recorrieron (con buena paga, por cierto) todos los foros internacionales sin dejar de asistir, jamás, a ninguno de los cócteles que se estilan en esas organizaciones, ni a desayuno, cena o comida oficialofrecida por los anfitriones.

Se asegura que hubo quienes subieron escandalosamente de peso en pocos años, y sus barrigas aumentaron al nivel de las que decoran a los obispos.Otros, no muchos, lograron insertarse en organizaciones supranacionales y desarrollaron –bien o mal- trabajos varios que, al menos, justificaban el dinero mensual recibido.

Todo lo anterior importaría un bledo y constituiría parte sabrosa del anecdotario, pero la tragedia estriba en que esos mismos dirigentes políticos  regresaron al país una vez que la ciudadanía, el pueblo, recuperó la democracia; y regresaron no para trabajar como burros –tal cual lo hacen dieciséis millones de chilenos cada jornada- sino para ocupar un lugar de privilegio en la nueva institucionalidad prohijada por quienes eran sus adversarios, o sus enemigos a muerte.

Y ahí están hoy….diputados, senadores, subsecretarios, jefes de reparticiones, “pituteros” sin perdón, gobernadores, seremis, alcaldes, jefes de partidos, directores de ONG’s y hasta ministros de estado. Son los mismos que huyeron como alma que se lleva el diablo no bien un “paco” o un “milico” apareció en la esquina con la cara embetunada. ¡Los predicadores de la revolución arrancaron al primer peñascazo! ¡Los que exigían al pueblo marchar unido y en armas contra la burguesía, depositaron vertiginosamente sus traseros en la embajada más cercana!

Pero, con la misma rapidez que esquivaron responsabilidad y bulto, regresaron a la patria para seguir profitando de la ingenuidad del chileno de a pie, demostrando cuán poco les importaron los miles de muertos y millones de decepcionados….total, piensan ellos, pertenecían al pueblo, a ese pueblo sumiso y abúlico que sobrevivió a otras masacres anteriores pero que se manifiesta dispuesto a apoyar con su voto y su esfuerzo a los mismos hombres que actuaron de verdugos morales.

Eso me hace recordar la famosa frase latina: “los muertos que vos matasteis, gozan de buena salud”. ¡Y qué salud!

Si se recorre la historia de cualquier país que experimentó algo parecido a lo que nos correspondió vivir entre 1970 y 1990, se encontrará que en ninguno de ellos –salvo Chile- los responsables de la tragedia (y responsables de derecha, centro e izquierda) volvieron a ocupar cargos públicos o de representación popular. Sólo considerar que el principal representante de la dictadura, una vez restaurado el estado democrático, continuó en la comandancia en jefe del ejército y luego fue senador designado, es suficiente motivo para arrancarse los cabellos.

Me pregunto si los católicos habrían aceptado a Judas, Caifás o Pilatos en calidad de Papa o Consejero Vaticano.Si esos católicos de los primeros tiempos hubiesen sido dirigentes del socialismo chileno…lo habrían aceptado. “Es un tipo de entendimiento pacífico, sin traumas, necesario para el desarrollo de la Santa Iglesia”, habrían dicho.

Habida consideración de lo ya relatado, es válido señalar que el socialismo no ha muerto, ni tampoco está postrado en la reposera del enfermo. Por el contrario, se encuentra fuerte y con una vigencia que alienta a seguir en la riña, en la lucha. Lo que sí agoniza y parece tener síntomas de autopsia es el actual Partido Socialista donde  se han encaramado pelafustanes como los mencionados en líneas anteriores. No es el socialismo” quien se entregó de manos atadas a los intereses de las transnacionales, sino algunos dirigentes del viejo partido, específicamente aquellos que huyeron de Chile en 1973 llevándose el cencerro.

En resumen, si ellos continúan estando donde hoy están, la culpa es sólo nuestra. Y como reza el refrán chino, “todo largo camino comienza con un primer paso”, en lo que con cierne al tema que convocó a estos apuntes, ese primer paso del inacabado largo camino que el pueblo debe seguir en procura de su bienestar y de la justicia social, no es otro que el desprenderse, ahora y ya, de aquellos dirigentes que siguen amañando el cencerro pese a que saben a ciencia cierta que no representan el sentimiento ni la historia de los socialistas verdaderos, sino más bien constituyen una nueva camada política que fue definida por Lampedussa en su obra “El Gatopardo”.

logo19CRÍTICA DE LA ECONOMÍA POLÍTICA

CARLOS MARX

CAPÍTULO XXIII

LA LEY GENERAL DE LA ACUMULACIÓN CAPITALISTA.

c) El proletariado británico.

Párrafo 01:

Donde más brutalmente resalta el carácter antagónico de la producción y la acumulación capitalista es en los egresos de los capitalistas es en los progresos de la agricultura inglesa (incluyendo la ganadería) comparados con el retroceso del obrero agrícola inglés. Pero, antes de entrar a examinar la situación actual de estos trabajadores, echemos una rápida ojeada retrospectiva. La agricultura moderna data, en Inglaterra, de mediados del siglo XVII, aunque la transformación del régimen de propiedad territorial que sirve de base al nuevo régimen de producción sea de fecha anterior.

– Página –571–   El CAPITAL “TOMO I” –Traducción de Wenceslao Roces – Primera edición en alemán tomo I — 1867- Primera edición en Español 1946- tercera reimpresión 2006 – Fondo De Cultura Económica México Comentarios y sugerencias : Editorial@fondodeculturaeconomica.com en Chile a /httpmarxismo-cl/ o bien Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl o Twitter    Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl

https://unidadmpt.wordpress.com/2012/05/08/transcribiremos-a-la-letra-el-capital-de-carlos-marx-tomo-uno/

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!

Contáctanos al Correo: unidadmpt@gmail.com

Faceboox *UPT*.  Del Rio Bravo (*Unidad de los Pueblos y los Trabajadores*):

http://www.facebook.com/profile.php?id=100001114022858

Tweets mentioning @Daniel206_73

2 comentarios

Archivado bajo ¡¡¡ Unidad Latinoamericana !!!

2 Respuestas a “Chile: el socialismo sigue vivo y fuerte… el que agoniza es el partido

  1. El Socialismo no existe…
    El socialismo no existe, ni ha existido nunca, lo que hay y está vigente más que nunca es su ideario, sus principios y valores, hasta ahora hemos visto procesos revolucionarios, transiciones que han fracasado porque el socialismo no se decreta, ni se impone y aun menos por la fuerza, los procesos sociales no se extrapolan, se trata de la idiosincrasia de los pueblos que realizan los procesos, por eso Allende hablaba de la vía chilena al socialismo. El socialismo se construye, es la obra de un pueblo digno consciente de su realidad de clase y que decide ponerse de pie para tomar su destino en sus manos y escribir su historia, para así crear un mundo distinto, diferente, una nueva visión de la vida, un mundo comprometido con la vida, con la construcción del hombre nuevo, el hombre integral, la sociedad de igualdad de condiciones. Un mundo donde seremos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres.
    …”Socialismo y democracia forman una unidad indisoluble: no hay democracia real sin socialismo, pero tampoco socialismo que merezca este nombre sin democracia.
    No hay socialismo sin democracia y sólo por la democracia se puede llegar al Socialismo”.
    El socialismo es el Proyecto del Hombre, y de la Razón, del presente y del futuro, es el avenir, es la emancipación, y la dignificación del hombre, la creación del hombre integral, del hombre nuevo. Socialismo (la democracia proletaria) donde se forja el hombre nuevo que construirá el comunismo, donde es abolido el estado, para dar paso a la autogestión, el pueblo dirige y controla todo, en beneficio de todos.
    El Marxismo no es una receta de cocina, ni un Dogma, sino la guía de orientación, de análisis científicos de la realidad contextual de un pueblo para la acción, y que no pueden extrapolarse de una sociedad a otra, sin tener en cuenta de la IDIOSINCRACIA de estas. Que el ejemplo, la realidad de este u otro pueblo, no es necesariamente posible o realizable en otra sociedad.
    Cuando se quiere arar un terreno, no basta con tener un arado, hay que conocer el terreno, el clima, sus propiedades, sus necesidades y un montón de detalles, pequeñas cosas indispensables para obtener lo que se busca en el tiempo, una buena cosecha. El marxismo es el arado que permite labrar la sociedad, roturar, guiar, conducir, pero es el hombre el que siembra, el que coloca la semilla, el que sabe lo que quiere, lo que busca, su objetivo final: ¿por qué? y ¿para quién?
    El marxismo no se reduce a una cuestión de método, sino que es la historia desde la perspectiva de la clase trabajadora: la teoría de la revolución proletaria. Y que la esencia del marxismo no es la propiedad estatal sino que es la auto-emancipación de la clase trabajadora, que al liberarse a sí misma, se transforma a sí misma y se torna capaz de transformar a la sociedad, y al modo de producción y apropiación…
    “Para los marxistas la emancipación de la clase obrera es la meta, y la propiedad estatal es el medio”.
    Marx, Engels, el Che, Allende, no tienen culpa, ni son responsables respecto de la conducta de los partidos comunistas, y socialistas en el siglo XX, de sus éxitos y sus fracasos.
    Marx se esforzó en enfatizar que la historia es producto de la actividad de los seres humanos.
    Por el engaño se nos ha dominado más que por la fuerza… Simón Bolívar.
    “Una de las grandes tareas de la revolución es romper el cerco del engaño que a todos nos ha hecho vivir de espaldas a la realidad.”

    (…) “Vamos al socialismo por rechazo voluntario del sistema capitalista y dependiente cuyo saldo es una sociedad crudamente desigualitaria, estratificada en clases antagónicas, deformada por la injusticia social y degradada por el deterioro de las bases mismas de la solidaridad humana”. Salvador Allende…

  2. Miguel Armando Escobafr Silva

    Señora Bachelet, lamento tener que decirle que como socialista es Ud. más falsa que su pelo rubio y que una vez más ha embaucado a los ciudadanos que le creyeron su cuento de un “gobierno socialista para servir a los trabajadores de Chile”. Hace ya mucho tiempo que el socialismo de Salvador Allende, de Erik Schnacke y de otros próceres del Partido, murió sepultado por los burgueses que se apoderaron de sus banderas y de su doctrina para hacerlas pedazos en beneficio de sus ambiciones de poder y de dinero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s