Liceo Manuel Barros Borgoño: La represión a estudiantes y profesores amparada por la alcaldesa Tohá


Una comunidad quebrada, jóvenes radicalizados, desconfianza y sospecha de toda forma de disidencia pacífica, incluso de docentes como posibles instigadores. Lo anterior cobra sentido con la determinación de la edil de Santiago de destituir a dos profesores y dirigentes del INBA mediante un procedimiento lleno de vicios y que actualmente está siendo reclamado a los tribunales de justicia.

Por ITSR http://www.eldesconcierto.cl/

32-790x445

Manuel Barros Borgoño (1852-1903) fue un insigne científico, catedrático y rector de la Universidad de Chile (1901 y 1903), filántropo, alcalde de Santiago y gestor de la educación pública chilena; misma que se vive y es de responsabilidad de la comunidad entera que reside en la casona roja de San Diego 1557.

Durante 104 años “el Borgoño”  ha forjado las mejores personalidades del país. Sus voces, integradas a la dinámica evolutiva de la nación, han resonado convincentes e influyentes en diversos ámbitos, plasmando la huella de lo público. Sus estudiantes, a la vanguardia en la llamada “revolución pingüina”, resistieron una toma de casi 7 meses durante el 2011, incluso optando por repetir masivamente el año escolar masivamente. Hoy, los mismos que presionaron para instalar el tema estudiantil e influir en la políticas públicas, están de capa caída: “tú, semillero de  artistas, políticos, profesionales, científicos, humoristas (Japenning) y buenos ciudadanos; hoy sufres”.

La comunidad del Liceo M. B. Borgoño está afectada de una crisis sin parangón. Dicha crisis emergió en la actual administración y se ha enclavado poderosamente al interior de la colectividad, vulnerando su acostumbrado andar por la educación pública, ella entiende que probablemente la responsabilidad es de las propias autoridades políticas y profesionales. De aquello daremos un poco de luz.

En octubre del 2013 ingresó a la Dirección de Liceo, por el sistema de alta Dirección Pública, el Sr. Julio Cartagena Dinamarca, profesor básico, con experiencia marcadamente centrada en colegios subvencionados, conocido como simpatizante del gobierno militar y hoy militante del PPD. Desde su llegada, y con el aval del empleador, imprimió un estilo patronal a su gestión. Posicionado en su rol, causó sorpresa su temprana denominación como presidente del Consejo de Directores de Santiago (Condesan), órgano que agrupa a los directores de los 43 establecimientos que administra la Comuna.

Su primera iniciativa fue instaurar una evaluación local, sui generis, a docentes con contrato indefinido, buscando que cesaran en sus funciones y fueran trasladados a otro establecimiento por un supuesto mal desempeño. Con ello interpretaba erróneamente la ley 20.501, que señalaba la posibilidad de prescindir del 5% de docentes de mal desempeño en la evaluación docente, no verificada en dichos casos; irregularidad que igualmente fue avalada por la DEM y que afectó a dos docentes de larga trayectoria profesional. Situación que ni siquiera pudo ser revertida por la dirigencia del Colegio de Profesores del mismo cuño político.

En otros liceos y escuelas de la comuna se verificó el mismo accionar. Muchos colegas debieron salir del aula para ingresar a formar parte de la famosa Circular Nº 1, figura creada por la DEM de Santiago el 2014 y sostenida en el tiempo, la cual consiste en reunir a docentes, excedentes, cuestionados o sacados arbitrariamente de su establecimiento y destinados a realizar diversas labores de suplencia, administrativas, supervisión o la mayor de las veces de un trabajo ocioso. Un colega ironiza lo siguiente:

“Trabajar en la Circular Nº 1 es todo un privilegio. No se trabajan ocho horas; ni de lunes a viernes; no se tiene que planificar; no tienes que estar presente en inútiles consejos docentes ni ver  el cinismo o autoritarismo de los Jefes. Llevo siete meses firmando un libro para que se me cancele un sueldo, me siento avergonzado, recibir un sueldo sólo por firmar, esto es un menoscabo profesional, familiar y personal, pero también lo es para el país”.

Ya se ingresó a la Contraloría una denuncia por lo irregular de esta figura lesiva para el erario nacional, la cual viene a aumentar el consabido desfinanciamiento financiero de Santiago.

Natural que una gestión empapada de estilo autoritario haya abonado una atmósfera de inseguridad laboral y desconfianza no sólo en los profesores, sino también en el estudiantado.

Lo más sorprendente del mencionado director fue que durante casi dos años mantuvo una doble condición laboral: como rector del liceo y como docente adjunto de la PUC, funciones que cumplía en paralelo con la venia del empleador. Esta anómala situación contractual llegó a ser de conocimiento público. La dirigencia gremial informó el 2014 al coordinador de pedagógico de aquella época Sr. Juan Carlos Madrid, ex docente de historia del mismo liceo, pero la situación no se corrigió, dando a entender que era algo acordado con el empleador. Otro colega hizo un reclamo a la Contraloría, con reserva de identidad, con resultado adverso para él Sr. Cartagena. Dicha repartición solicitó a la DEM aplicar un procedimiento administrativo, la cual fue imposible conocer, ya que la propia Contraloría estaba impedida; exhortando al interesado a solicitar a la misma municipalidad la resolución definitiva por vía de la Ley de Transparencia. El colega desistió para evitar sanciones.

La represión solapada de Carolina Tohá

56

Durante el presente año, las movilizaciones estudiantiles se han presentado con inusitada violencia en los diversos liceos emblemáticos de la comuna, sobre todo en el Borgoño. Lo que fue la tradicional, democrática y alegre toma anual (de 6 semanas, de duración) se convirtió luego en desorden, desalojos y retomas. En vacaciones de invierno, en ausencia de la autoridad, se produjeron destrozos y robos de elementos pedagógicos (tablets) que alcanzaron la cifra de 47 millones de pesos, monto muy inferior al de otros establecimientos.

Luego vinieron las declaraciones bien conocidas de la alcaldesa Carolina Tohá, la amplia cobertura de los destrozos del IMBA en los medios de oposición, el cambio de enfoque de la autoridad respecto del movimiento estudiantil, el incumplimiento del protocolo de movilizaciones firmado entre la edil y los estudiantes y la firme determinación de sancionar los delitos que se produjeron, presentar acciones legales contra estudiantes y otros adultos implicados. La reacción no se hizo esperar.

Se ha producido en el Borgoño el fenómeno de los “cortacalles” durante más de dos semanas y aun no cesa. Mañana y tarde. Pequeños grupos de encapuchados encienden fogatas en la calle San Diego e impiden el tráfico. Cuando llega Carabineros se enfrentan con piedras y elementos inflamables, a lo cual la autoridad responde, masiva e indolentemente, con el uso indiscriminado de gases lacrimógenos.

Cobra fuerza la solidez la tesis que la exacerbación de la violencia es efecto no buscado de la errónea política de la Sra. Tohá y de los funcionarios de la DEM. La buena intención de restablecer el orden o volver a régimen, sin mediar la participación democrática ha derivado en excesos en el uso de la fuerza y, con ello, la desnaturalización de la función educativa. Pareciera que se repite la misma estrategia empleada en la administración Labbé, la cual le costó la alcaldía al coronel. Según sucedieron los hechos en el 2001, la autoridad actuando como si fuera el “paladín de la ley” operaba con métodos propios de la dictadura. Hoy es lo mismo: se permiten ingresar fuerzas especiales al Borgoño, a las salas de clases mientras está el profesor presente; con funcionarios policiales de civil interrogando foto en mano al personal paradocente, con el fin que delaten a estudiantes, incluso apersonándose en las propias casas de estudiantes para atemorizarles y pidiendo delatar a compañeros, incluso a cambio de dinero. ¿A quién le importa? Un testimonio dramático:

“El día martes 13 de septiembre, alrededor del mediodía, después de un corte de calle, el liceo sin alumnos en su interior, nos encontrábamos en la oficina de los paradocentes, con la puerta abierta, en el sector de Zenteno; cuando en medio de una conversación aparece en la puerta un hombre de civil que se identifica como Cristián González Salinas de Carabineros de Chile. Dice estar esperando al Director, pero que en ese momento se encontraba ocupado. Junto con saludar, entra a la oficina preguntándonos como estábamos y cómo tomábamos los reiterados hechos de violencia protagonizados por estudiantes. Iniciándose un diálogo en que los colegas cuentan sus experiencias, el carabinero dice tener unas fotografías de estudiantes de nuestro liceo en actos agravantes no solo en el liceo y en sus cortes de calles sino en varias marchas estudiantiles. Nos comenta que están decididos en “desarticular los distintos colectivos del liceo que operan violentamente”. Cuando nos expresa que tiene fotos, un colega pregunta si puede verlas, a lo que el carabinero cierra la puerta, saca de su mochila una carpeta de la institución, nos muestra una foto con siete carabineros heridos en distintas marchas estudiantiles y después dos fotos de perfil de alumnos, según él, de nuestro liceo, preguntándonos si es que los ubicábamos, a lo que le respondo si era parte de un procedimiento. Ninguno de nosotros le entregó la información que él pretendía encontrar, algunos se retiran del lugar, permaneciendo el carabinero de civil en la oficina por varios minutos más”.

Una noticia publicada en el diario internacional Publimetro da cuenta respecto de incidentes al interior del Borgoño el 8 de septiembre, insinuando la participación de docentes y responsabilizando incluso al director del establecimiento respecto a sucesos de violencia.

Resultado de todo esto: una comunidad quebrada, jóvenes radicalizados, desconfianza y sospecha de toda forma de disidencia pacífica, incluso de docentes como posibles instigadores. Lo anterior cobra sentido con la determinación de la edil de Santiago de destituir a dos profesores y dirigentes del INBA mediante un procedimiento lleno de vicios y que actualmente está siendo reclamado a los tribunales de justicia. Para el bronce la cita de la Sra. Toha que dio en El Diario de Cooperativa para referirse a los colegas: “Cuando un profesor pierde de vista el bienestar de los estudiantes y deja de actuar como educador y, en lugar de eso, usa a los estudiantes para sus propios planes o para sus propias estrategias, está abandonando el rol de profesor, y eso es algo inaceptable especialmente, si uno tiene ideas de izquierda”.

¿Pudiesen ser aplicadas estas mismas palabras de la edil, al director aludido, a aquellos dirigentes que velan por sus intereses y que, en definitiva, han olvidado el celo por el bien común y una educación pública de calidad?

Lo más grave es que, todo este tiempo, la empleadora Tohá no ha protegido a sus trabajadores. Incumple la ley. No ha implementado el “Protocolo de vigilancia de riesgos psicosociales en el trabajo” aprobado mediante resolución exenta N° 336  y cuyo objetivo es contar con un instrumento que entregue las orientaciones técnicas para valorar, medir y evaluar la exposición a riesgo psicosocial al interior de las empresas y organizaciones del país. Este protocolo comenzó a regir el 1 de septiembre del 2013, en su primer periodo tuvo una duración de dos años y a partir del 1 de septiembre del año 2015 se incorporaron a la fiscalización todas las restantes organizaciones del país.

Hoy, como nunca antes, se expone a la comunidad a las consecuencias de una causa que no ha generado.

Las autoridades políticas y administrativas comunales no han estado a la altura de lo que Santiago requería para convertirse en la capital de la educación pública; incluso en el mismo Borgoño se abrieron espacios de participación para diversas corrientes, incluso anarquistas. Hoy de un día todo ha cambiado: se espera que en un futuro próximo llegue la paz social y cese la micro política de  represión, desmantelamiento, expulsión de estudiantes y de organizaciones; una estrategia represiva tantas veces fracasada y que vuelve a reforzase por medio de una carta confeccionada por la dirección y distribuida a todos los apoderados y que cita extensamente la sentencia de la corte suprema en la causa Nº23.540 de 2014, ordinario 961 de 2016 enviado por la DEM de Santiago, de zanjar estos fenómenos por vía reglamento interno y  judicialmente.

 

logo-17CRÍTICA DE LA ECONOMÍA POLÍTICA

CARLOS MARX

APÉNDICE

CARTAS SOBRE EL TOMO I DE “EL CAPITAL”

Engels a Frau Jenny Marx1

3 de enero 1868

Párrafo 03:

      […] De Kugelmman no he vuelto a saber nada de lo que haya hecho con los artículos de Suabia.

– Página –698 —   El CAPITAL “TOMO I” –Traducción de Wenceslao Roces – Primera edición en alemán tomo I — 1867- Primera edición en Español 1946- tercera reimpresión 2006 – Fondo De Cultura Económica México Comentarios y sugerencias : Editorial@fondodeculturaeconomica.com  en Chile a /httpmarxismo-cl/ o bien Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl o Twitter    Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl

https://unidadmpt.wordpress.com/2012/05/08/transcribiremos-a-la-letra-el-capital-de-carlos-marx-tomo-uno/

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!

Tweets mentioning @Daniel206_73

Deja un comentario

Archivado bajo Antícapitaslista, ¡¡¡ Unidad Latinoamericana !!!, Campesinos- Jornaleros, chile, Compañero Presidente Doctor salvador Allende, Peones - Proletarios, Trabajadores al Poder, unidad, Varios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s