LA DIFERENCIA ENTRE EL MEAR Y ORINAR -VIEJO RECUERDO-


207026_1041567878641_7030_n

Un viejo recuerdo cuando estoy de paso de las 6 décadas no sé porque se me ocurrió recordar de lo que fue un tremendo regalo de pascua hecho por la patrona de la familia Harcha allá por la comuna de Los Lagos, tenía 10 años, parafraseando una vieja canción “…taba bueno pal trabajo…” y claro entre la patronal y mi papá acordaron “el regalo” tendría mi propio cajón para vender helados por las calles, ese verano debuté todo creído, ya tenía edad para trabajar, sería como los hombres grandes “trabajaría” vendiendo helados mientras los niños jugaban en las orillas del rio, “a pelar el ajo carajo”,  llegar a casa después del trabajo con mis monedas logradas me hacían un hombre de 10 años importante.

La ley de la casa era levantarse junto con el gallo a eso de las 6 de la mañana, meterse bajo la llave de agua fría instalada en la altura de tal modo que hacía las veces de ducha, al aire libre, desde luego, hacer un poco de ejercicio y dar por iniciada la jornada, hasta allí todo bien.

{La casa era propia del sector mas proleta de la época, una casona grandota con un gran patio, el baño un pozo séptico alejado de la vivienda al cual se tenía que caminar por un pasillo de arboles alejado unos 100metro desde la cocina o el dormitorio, lo cual se transformaba en un suplicio en las oscuras noches sureñas, en la cocina producto de la lluvia el agua se colaba por el piso, que eran unas tablas sobrepuestas en la tierra, por lo que estaba prohibido saltar sobre ellas en la larga época de lluvia, lo cual resulta muy entretenido hacer y el reto o los coscachos eran instantáneos, culpar al niño-a que estaba a tu lado, la risotada era el cacha mal de mamá(reto o suave golpe al que culpaban).

El dormitorio era una especie de pequeño galpón alejado unos 10 metros de la cocina, donde estaba ubicado un gran tambor adecuado como calentador se aserrín, lo cual existía en muchas casotas del sector donde vivíamos, el aserrín lo regalaban en la barraca de maderas Los Lagos, ir a buscar en la carreta de mano era todo un juego, allí nos juntábamos un grupo de 10 o más niños, todos hijos mayores al mando de los hermanos menores, la jugarreta principal era tirarse piqueros dentro del pozo de aserrín o bien vaciar el saco del que estaba a tu lado, o bien tomar al hombro el saco de aserrín y ver quien corría más rápido, todo ello supervisado por los maestros de la barraca, que en ningún momento dejan de tenernos bajo su atenta mirada.

Los Lagos donde acudíamos a bañarnos al rio San Pedro, un sector donde no existían los terribles remolinos de agua, donde morirían ahogados mi tío REYNALDO GUERRERO BARRIENTOS Y MI HERMANO MARIO RAÚL  allá por los años 65, allí el lavado de lana recién cortada desde los corderos era la pega de las mamas, el sector estaba separado unos 40 o 50 metros entre orilla y orilla, lo entretenido era pelearse a piedrazos con los niños que estaban en la otra orilla, peleas raras dado que en el recreo de la escuela éramos todos amigos, 20 o 25 años más tarde nos encontraríamos con uno de esos niños en el mundo sindical, las vueltas de la vida, amigos como familias y entre salud y charla de pronto nuestras historias infantiles resultaron ser demasiado parecidas} y¡¡¡HOOO! tu eres el sobrino del cojo de los botes a orillas del rio con el cual nos peleábamos a piedrazos de una orilla a la otra, aja y ustedes son los hijos del corbata sucia( mi viejo vendía carbón y se ponía corbata, decía que un saludo permanente para los trabajadores)  jjjjaaaa SALUD COMPAÑERO….

En casa de los ricos también trabajaba una niña cuyo nombre no recuerdo así que le llamare Rosita (hermosa como las flores) de mi misma edad, a ella le tocaba lavar la ropa de los patrones, el patrón era el señor Alcalde comunal militante de derecha- PENE (P.N.=partido Nazi-onal) hombre importante del pueblo, que al perder el puesto y reemplazado por un militante del Partido Socialista Compañero Exequiel Salas Cornuy (uno de los pocos viejos que recuerdo con cierto aprecio a pesar de su fama de ser dueño de un puntero temido por todos sus alumnos) El patrón al perder la elección debió pagar la apuesta de caminar por el medio de la calle con una larga cola de papel, desde la estación de trenes hasta la sede del P.S. – esto eran algo así como 10 largas cuadras- las calles principales de la comuna.

Pagar la apuesta era cuestión de honor, pese a la gran diferencia entre el P.N. al antiguo P.S. la palabra empeñada era ley sagrada y se cumplía a como diera lugar, sin dudas eran otros tiempos….

Con Rosita nos loreabamos (mirábamos) por largos ratos hasta que en una oportunidad nuestras manos se rozaron y nos apretamos las manos mutuamente, “tabamos pololeando” la cumbre de ese súper pololeo fue una tarde que nos encontramos a las orillas de donde crecen los colihues, pasado la escuela 38, yo con mi cajón de helados de hombre, ella con su delantal y escobillas en la mano, de mujer formada, nos miramos y nos tomamos de la mano y reíamos como lo que éramos, niños jugando, paso largo rato y no mirábamos y reíamos, sin decir nada, solo risas y miradas, ya pronto tendríamos 11 años y estaríamos en séptimo años en la escuela, ella en la escuela 36 de niñas y yo en la 38 de hombres allá por Los Lagos, no sé cuanto rato pasamos juntos, el tiempo se detuvo, el cajón de helados puesto justo donde pegaba todo el sol, no importaba ¿un beso? ¡¡¡NOOO!!! Eso era pecado y el diosito estaba mirando, para darse un beso tenías que estar comprometido ante el señor cura; y los helados al sol, paso el rato riendo y miradas furtivas, la hora del chao un beso en las mejillas y chaoo, eso sería todo, no volveríamos a vernos más, pasarían varios años para efectivamente recibir o dar el primer beso, bueno de aquel día los helados expuestos al sol, el resultado es obvio, llegar donde mi patrona con tal desastre la P.L.R. (pata en la raja) no se hizo (con “Z” de adrede) esperar con la orden de explícaselo a tu papá porque yo te acusaré, resultado la consabida paliza, que era la forma de los viejos en general, por todo o por nada era dar paliza de manera especial al primogénito, que era raro el titulo que siempre tuve ante mi padre; quede cesante hombre de casi once años cesante, la hueva rara; pero había que buscar otro trabajo para ese hombre de casi once años.

La amiga de la patrona Harcha sería la solución, después de clases debía ir a la casota de la señora para ayudar en los que haceres del hogar, hacer las camas, ¡¡¡limpiar el baño!!!; el baño de los pitucos tenía tina, ducha y taza de baño con piso de cerámico, llaves con agua potable.

En mi casa había que acarrear el agua en baldes desde una llave a unos 50 metros de distancia, lo que hacían todas las familias de la comunidad creo eran como seis familias, que le pagaban el arriendo a la “SEÑORITA DOLORES”una vieja como de sesenta años en aquel entonces. Uuff DOÑA SUNILDA, quien no tenía marido, con varios hijas-os, desde luego recibía la condena social de ser madre sin marido, ser jefa de hogar por aquel entonces resultaba una condena terrible de hambre muy violenta.  Que nosotros no entendíamos para nada, si las guaguas las traía  la cigüeña o el avión, lo terrible resultaba cuando eras hijo-a del Trauco. Esos niñ-s sí que se criaban de la tierra y los arboles….

El baño de nuestra casa era un pozo séptico muy amplio, con dos asientos para “cagar en parejas” (en realidad las dos tazas eran para las niñas que iban en pareja al baño) estaba ubicado como a 100 o 150 metros de la casa, ir al baño de noche en invierno daba terror más aún cuando terminaba el radio teatro “El doctor Mortis” en la radio portales, la radio una cosa cuadrada con tubos, en torno a ella se juntaban los mayores (entre ellos yo) de por medio los relatos de la conversación sobre “la viuda”, “la tuetue” “el caleuche” y otras terribles leyendas que acompañada por el radio teatro el tenebroso doctor mortis de radio portales, los niños terminábamos con espanto, llenos de miedo, de tantos cuentos súper tenebrosos que ir al baño era toda una odisea para valientes, resultado #prohibido# kagar de noche, existía un tarro para ello, tarro al que elegantemente se le llamaba “bacinica”, el pozo séptico era compartido por la comunidad que vivíamos, en una burda imitación a un site capitalino, además del baño compartíamos el patio de juegos, la huerta, entre otras cosas.

La borrachera de los viejos eran otra cosa, solo por nombrar uno, está el viejo Patiño, amigo de mi padre; que se juntaba con los amigos de parranda –que duraba mínimo siete días continuos y lo clásico terminaba con un agarrarse a combos a lo hombre de honor, ganaba los combos el quedaba parado- los contrincantes terminaban siempre con las narices reventadas, un ojo morado (en tinta) por decir lo menos, el  que terminaba en el suelo reconocía su derrota, el ganador estiraba la mano le ayudaba a ponerse de pie, se estrechaban en un fuerte apretón de manos, un abrazo y sería hasta la próxima borrachera.

El paso por el pueblo de los toros por las calles del pueblo rumbo al matadero de Valdivia era toda una odisea, uno de sus principales protagonista el viejo PATIÑO

Los hombres seguían siendo amigos, trabajaban juntos la tierra, los animales, el carbón de leña y los que tenían punto fijo en la barraca de maderas, en el criadero de pollos (al natural No como ahora) en el molino de los Harcha, etc. Se pegaban duro los viejos, pero seguían siendo amigos, les unía la lucha por la conquista del pan, la lucha por su dignidad como pueblo y las mil historias de sobrevivencia, sobrevivencia sobre todo a la ley maldita, que por aquel entonces los niños solo sabíamos que la patronal había desatado su odio contra el pueblo y los Harchas y sus amigos se habían destacado como represores – René Harcha fue designado alcalde por los milicos luego del golpe de estado.

MEAR V/S ORINAR

Y cumplí once años, en mi nuevo trabajo en casa de la patrona comenzó a ocurrir algo raro con eso del baño; descubrir la función de la taza de baño fue todo un suceso, pero lo que resulto increíble fue esa cosa que lanzaba agua y que servía para lavarse el poto ¿el puto bidet! Que debía estar relucientemente blanco

La patrona, mi segunda patrona, fue particularmente cariñosa; la disfruté cuando por primera vez tomaba conciencia de la existencia de un baño al interior de la casa, en casa de mi abuelita existía baños, en casa de mis tíos existía baños al interior de la casa, pero el baño de la patronal era distinto, relucía con muchos perfumees, jabón de variados olores, la taza del baño  tenía un cojín blandito, se podía cagar (perfumado) cómodamente sentados y con la espalda apoyada sin que el frio calara los huesos.

La patrona cariñosita más de la cuenta conmigo comenzó por explicarme que yo trabajaba en su casa y de lo que descubriera o viera debía guardarlo en absoluto secreto, entre ella y yo, recalcando no contar nada a nadie, así ocurrió, me pregunto un día a qué hora orinaría, no yo no orino- echo la meada o sea meo, descubrí la palabrita orinar, que es en realidad para mi mear, echar la corta, con los cauros echábamos competencia de quien meaba mas y mas largo o bien dibujaba algo en el suelo y terminaba en una risotada la competencia, cuando conté eso de orinar a mis amigos de mi misma edad- 11 años- fue causal de chiste y la burla “el pituco a orinar” (al decir del QUILAQUEO y la risotada del VILLAGRAN compañeros de curso de aquel entonces) el chiste llego a oídos de mi papá y la cosa se puso seria, pero no paso nada, cambio de nombre el mear, orinar y el cagar se llamo defecar, (mech… si echar la larga o pegar una buena cagada formaba y forma parte de mi vocablo pooo) eso de los sinónimos y antónimos resulta algo complicaooo

Y bueno cariñosita quiero orinar, la vieja dio un salto desde su asiento y me llevo al baño a enseñarme a orinar correctamente, mis bolas infantiles fueron objeto de muchas caricias sucesivamente (cada vez que meaba, quiero decir orinaba) cada vez que orinaba la vieja acudía a su ritual de acariciar mis bolas, al cumplir 11 años ya sabía mear en una taza de baño, ahora por ser mi cumpleaños aprendí algo nuevo, la cariñosita (la patrona) me llevo al baño se levantó la falda, estaba sin calzones, y el chorro de meada debía dirigirlo a su zorra -choro- vagina- y el último chorro termino en su boca, eso sí que debía ser secreto y así se mantuvo hasta el día de hoy, así descubrí que a las ricachonas les gusta tomar meado, quiero decir orina, nunca logro la cariñosita que mi pichula-pene- se pudiera duro, felizmente nunca lo logró, trabaje como un año allí, picando leña, el aseo en casa, lavar platos y otros, no se cuanta loza quebré, pero quebré hartos vasos, platos, así ocurrió hasta que en uno de sus viajes por el mundo llegó con un súper jarrón de lo más elegante que yo quebré, la pataleta de la vieja fue grande, acusado donde mi padre, suacale paliza ganada e iba por los 12 años cesante otra vez, ayudando con el carbón a leña en casa fue mi nueva tarea, vender carbón por sacos o por tarros, ya cumplía los 13 años, a trabajar a la barraca de maderas De Los Lagos, ayudante del ayudante, literalmente, allí debía arrumar palos, sacar el aserrín de las maquinas, además del sueldo semanal podía llevar sacos de aserrín para la casa, donde se usaba para el tambor (tambor de 200 litros  de aceite creo, que estaba adecuado para ese fin)que hacía las veces de calentador en casa.

Nació nuestra hermana JUANITA DEL CARMEN, quien murió al nacer, por otra parte comenzó a trabajar en casa doña EMA y luego otra mujer doña JUANITA, mi madre se había instalado con un negocio de abarrotes “La Económica”, que sería a la postre el trabajo que nos daría de comer por muchos años.

Ya con 13 años comencé a esconder (fondear) parte de mi sueldo para mi, ya cursando 8 básico y pasaba a la enseñanza media, los viejos en general, el mío en particular, se puso mucho más borracho, las palizas se tornaron el pan mío de cada día, ahora la correa de boy scout de mi padre lucía una hebilla acerada que en mi espalda vivía estampada.

De una infancia dura, llena de mil recuerdos algunos de ellos aún hoy día me cruzan los huesos, con cariño debo decir que nos criamos juntos muchas primas, la YANET (que se paso la vida hospitalizada y terminará sus días enferma) la LUZ MARINA quien impidió que me diera un balazo en la cabeza, la DORIS, MARÍA ANGELICA  y otras, por otra parte estaba el habito juntarse toda la familias cada cierto tiempo en casa de la abuelita “ELVIRA PURI” allí llegaban los SILVA, LOS ARIZMENDY, LOS GUERREROS, todo con una verdadera jauría de niños que hacíamos de las nuestras , en mi memoria están las caricias de mi tío BETO SILVA, el viejo nos hacia cariño a los niños, el viejo con fama de muy mañoso pero nos repartía cariño a todos [rara la hueaaa, él era el único que lo hacía] y sus caricias las recuerdo con admiración,  las jugarretas entre primos, primas, todos juntos y no faltaba los que nos peleábamos un rato- en fin todos hacíamos una tremenda familia en torno a nuestra abuelita, por otra parte estaba la tía ELCIRA, quien vivía en Santiago, otra vieja que nos regaloneaba

Alguna vez me regalaron una pelota de futbol para una pascua, que me duró solo un par de días, junto a la cancha había una selva de murra (moras) un pelotazo y la pelota quedo en medio del murral, nunca la encontramos, resultado mi padre me paseo por las calles a lo que es correazos, con la cabeza rota producto de los correazos y la hebilla, fue una vecina la que imploro para que dejará de darme golpes, eso fue el detonador para que me arrancara de casa, tenía plata junta, que mantenía oculta, de mi trabajo y me arranque, al regresar a casa fue don EXEQUIEL SALAS (alcalde P.S. de Los Lagos) quien me aconsejo, quien me escucho, mi padre nunca más me volvió a golpear, ni a mí ni a mis hermanos, “pa” peor mi tío BETO me llevo a vivir a su casa por un año para que cursara primero medio en Valdivia, toda mi vida cambio, había disciplina dura, pero llena de cariño, el tío era de temer pero capaz de transmitir ternura a su manera y que yo sentí de manera muy especial, el murió estando yo en la cárcel como preso político de la tiranía política de la derecha terrorista, bueno por ahora sería todo, quien sabe siga escribiendo, eso de las seis décadas es raro ser joven de sesenta apenas poooo

GERITA

EL 206 EN EL CAMPO DE CONCENTRACION VALDIVIA 1973

logo-18CRÍTICA DE LA ECONOMÍA POLÍTICA

CARLOS MARX

APÉNDICE

CARTAS SOBRE EL TOMO I DE “EL CAPITAL”

Engels a Frau Jenny Marx1

3 de enero 1868

Párrafo 04:

      Con los artículos ya publicados Meissner podría componer un precioso anuncio, muy indicativo, ahora que han pasado ya las Navidades. En él deberían recogerse sobre todo los pasajes en los que reta a los economista a defenderse […]

– Página – 699 —   El CAPITAL “TOMO I” –Traducción de Wenceslao Roces – Primera edición en alemán tomo I — 1867- Primera edición en Español 1946- tercera reimpresión 2006 – Fondo De Cultura Económica México Comentarios y sugerencias : Editorial@fondodeculturaeconomica.com  en Chile a /httpmarxismo-cl/ o bien Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl o Twitter    Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl

https://unidadmpt.wordpress.com/2012/05/08/transcribiremos-a-la-letra-el-capital-de-carlos-marx-tomo-uno/

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!

Tweets mentioning @Daniel206_73

Deja un comentario

Archivado bajo Antícapitaslista, ¡¡¡ Unidad Latinoamericana !!!, Campesinos- Jornaleros, chile, Compañero Presidente Doctor salvador Allende, Peones - Proletarios, Trabajadores al Poder, unidad, Varios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s