Juana Linconao la mujer mapuche que crió a los Luchsinger


Francisca Linconao Huircapan

Por Estela Cabezas A. desde Padre Las Casas Reportaje

14589628_154335681690912_7102428203164074625_oDurante más de cincuenta años, Juana Linconao trabajó como asesora del hogar en las casas de varios Luchsinger. Así, se convirtió probablemente en la mapuche más cercana y de mayor confianza para ellos. Todo eso se terminó tras el ataque incendiario que costó la vida del matrimonio Luchsinger MacKay: su hermana, la machi Francisca, está imputada como una de las autoras. Hoy, desde su casa, Juana habla con “Sábado” sobre la historia que la une y la separa de esa familia.

Juana Linconao, 72 años, está parada afuera de su casa, en el sector Rahue, en la comuna de Padre Las Casas, a 20 kilómetros de Temuco. Está vestida con jeans y un chaleco azul sobre su casi metro y medio de altura. Usa un gorro negro. Después de dos días seguidos de lluvia, sus pies casi se hunden en el terreno húmedo.Con un gesto, invita a pasar a su living.

Durante más de cincuenta años estuvo ligada a los Luchsinger, con quienes trabajó como asesora del hogar en las casas de varios de ellos. Fue probablemente la mapuche más cercana a esta familia que siempre ha estado en el epicentro de los atentados por la reivindicación de tierras. Fue también una persona de confianza. Pero todo eso se terminó el día del ataque incendiario que costó la vida del matrimonio Luchsinger MacKay, en enero de 2013.Juana es la hermana de la machi Francisca, quien está detenida en la Cárcel de Mujeres de Temuco, imputada por el Ministerio Público como autora del delito de “incendio con resultado de muerte, de carácter terrorista”.No sonríe cuando habla de la situación que vive su hermana. Tampoco cuando habla de su vida.Cuenta que nació en este mismo terreno con la ayuda, al igual que sus otros hermanos, de una matrona machi. Su parto, como el de todos, fue en el suelo. La familia Linconao Huircapán estuvo compuesta por 10 hermanos y se empezó a desmembrar cuando un día, Antonio, su padre, salió y nunca más regresó. Ella tenía 10 años y jamás supo hacia dónde partió ni el porqué. Tampoco sabe si le importó mucho. Tiempo después, dos de sus hermanos se fueron a Argentina: no los vio más. Otra se murió. Entre alejamientos y muertes, hoy quedan seis Linconao. Cinco viven en este terreno, de casas juntas unas a otras, con una ruca siempre humeante y un terreno libre en el medio de las viviendas, que parece un gran patio delantero.-La primera hija de mi mamá iba a ser machi, pero como eran pobres, no le hicieron empeño. Después nací yo, que podría haber sido machi, pero mi Dios no me dio ese lugar, sino otro: yo tuve que trabajar para ayudar a mi hermana menor, Francisca, y mantener a toda mi familia.Dice que eso significó hacerse cargo de su mamá, de su hermana, luego de su sobrina y también de su sobrina nieta.

Juana Linconao no terminó el colegio. De hecho, solo sabe leer “un poco” y comenzó a trabajar a los 16 años como asesora del hogar. Una amiga le contó que acababa de dejar un trabajo en la casa de Enrique Luchsinger -primo hermano de Werner Luchsinger- y su esposa, Militza Affeld. Le preguntó si quería tomarlo. Ella le dijo que sí.Cuenta que cuando su hermana Francisca cumplió 5 años la familia definió que ella iba a ser machi. Entonces dejó de ir al colegio y Juana Linconao fue la encargada de llevarla a varias machis para que se hicieran cargo de su educación. Recuerda que todas ellas desistían, porque Francisca no quería ser machi en un principio. Pasaron cinco años antes de que una machi aceptara educarla.Juana Linconao dice que fueron años de sufrimiento, porque tenía miedo de que su hermana se muriera. En su cabeza estaba el recuerdo de esa hermana que también iba a ser machi, que también se había resistido y a la que su mamá no le “había puesto todo el empeño que debía para que fuera machi”, y que al final se había muerto.-No quería que a mi hermana Francisca le pasara eso.Por eso le puso todo el empeño y cuenta que la esposa de Enrique Luchsinger siempre la ayudó.-La señora Militza fue testigo de todo ese sufrimiento.En esa casa trabajó puertas adentro y estuvo 11 años. Un cercano a la familia comenta que ella era muy bien valorada y que cocinaba rico en especial las cazuelas, empanadas y asados al horno. Además, que era una buena mujer.Tras ese trabajo, se fue una temporada a Santiago. Se empleó en la casa de una familia árabe, que aceptó todas sus peticiones. La más importante, dice, era ir a ver a su familia al campo cada tres meses. Finalmente le costó lidiar con la nostalgia y decidió renunciar para volver a su tierra.A su regreso, recomendada por la misma familia Luchsinger, trabajó con Werner y Vivianne MacKay, que en esa época vivían en el fundo Palermo chico, a 38 kilómetros de Temuco.-Yo ayudé a criar a esos niños -dice Juana sobre Karin, Mark, Jaime y Jorge Andrés, los hijos del matrimonio.Consultado al respecto, el hijo mayor del matrimonio Luchsinger MacKay, recuerda la época en que ella vivía con su familia y le tocaba cuidarlos cuando sus papás viajaban a Santiago, o iban a Temuco.-Para que nosotros nos entretuviéramos y no peleáramos, ella armaba partidos de fútbol. Éramos dos contra dos y estábamos toda la tarde.La relación de Juana con la familia era de confianza y cercanía.-Jorge Andrés me traía a mi casa en la moto para buscar cerezas cuando salían sus papás -relata Juana.Y recuerda la historia que ya había contado a la prensa cuando, hace dos semanas, en una protesta para lograr la liberación de su hermana, habló por primera vez de la relación que los unía:-Ellos, los Luchsinger MacKay, andaban en la micro que tomaban los mapuches y nadie nunca los discriminó: nadie les dijo por qué andan ustedes con los pobres. Nadie. Le decían a mi hermana cuando se la encontraban en la micro: “Panchita, ¿tenís pan?”. Y la Panchita les daba pan, les daba manzana -dice.De sus patrones de entonces, el matrimonio que murió en el atentado, tiene buenos recuerdos.-Ellos siempre fueron muy buenos conmigo, especialmente la señora. Don Werni era bueno, pero poco hablador. Siempre que necesitamos algo, coligüe, semillas, nos dio. Era de los que decía sí o no, nunca un no sé, ni déjame pensarlo. Eso, uno lo agradecía -recuerda Juana.Cuenta que a principios de los 80 fue el propio Werner Luchsinger quien le pidió que invitara a su familia a una celebración mapuche. -Yo le dije: “Claro, vaya nomás. Lleguen a tal hora, pero no vayan a creer que les voy a poner una mesa grande y que les vamos a servir. Van a estar igual que los mapuches”.Werner y Vivianne, además de sus cuatro hijos, fueron varias veces.Jorge Andrés Luchsinger recuerda esa época:-Así fue como conocimos los rituales y a la gente. Los conocíamos a todos.-Por eso yo digo por qué motivo nosotros vamos a tomar mal a la familia Luchsinger, si hemos estado aquí en esta misma mesa conversando y compartiendo con ellos -dice Juana, apuntando a la mesa de su living.Ella también trabajó durante dos años en la casa que Jorge Andrés Luchsinger y su esposa, Francisca Palma, tienen en General López. Fue en 1998. Juana dice que debió renunciar cuando su mamá enfermó.

Tampoco le gustaba que la casa estuviera tan a la orilla del río y que no hubiera más trabajadores para conversar. -Mucha soledad -describe.Juana no se acuerda del año en que trabajó por última vez con los Luchsinger MacKay en el fundo Lumahue, donde murieron. Dice que fue a fines de los 90 y que solo estuvo por tres meses: necesitaba cuidar a su madre enferma.-La señora me vino a buscar y yo necesitaba plata. El día de Pascua le dije, ya nomás. Me vino a dejar como a las doce de la noche. Todo muy bien. Luego meses después vino don Werni a traerle unos pacientes a mi hermana Francisca. Se sacaron fotos los tres -dice. Los últimos 11 años los pasó trabajando tres veces a la semana con la familia de Rodolfo Luchsinger -primo hermano de Werner- y su esposa, Marianne Pauly. Ellos han sido unas de las personas más afectadas por la violencia en La Araucanía. Su casa queda en el fundo Santa Rosa, en plena “zona roja”, y ha sufrido múltiples ataques. La primera vez, hace dos años, les quemaron dos bodegas, dos tractores y tres mil sacos de papas. El año pasado, en octubre, perdieron su lechería tras un incendio intencional. La pared de la casa conserva una treintena de hoyos de bala y alambres rodean el jardín: los carabineros los utilizan como “trampas” para los encapuchados.En esa casa, Juana Linconao se quedó hasta mediados de 2014. Con ellos trabajaba como asesora del hogar cuando fue el atentado contra Werner y Vivianne.

maxresdefault

Tras eso, su hermana Francisca fue detenida.-Una huella de sangre llevó a la PDI hasta la casa de la machi Francisca Linconao. Entonces la allanaron y descubrieron un arma hechiza -dice Jorge Andrés.Cuando ella salió de prisión, quedó con arresto domiciliario. Luego fue liberada de cualquier cargo.Un cercano a los Luchsinger Pauly dice que toda su familia -tíos, primos, hermanos- les aconsejaron despedir a Juana.”Le dijeron que cortara relaciones. Pero ellos no quisieron”, dice la misma fuente.-Yo, en ese tiempo, lo único que pensaba era quién le habrá echado los pacos a mi hermana, cómo van a pensar que ella tuvo algo que ver. Tanto Linconao que trabajó con ellos, cómo van a creer… Si además mi hermana es machi, que es una autoridad muy importante -dice Juana.Ella cuenta que Marianne le decía: “La PDI es la que sindica a tu hermana, no los Luchsinger”.Finalmente, la relación laboral se cortó, porque los Luchsinger Pauly se fueron a Temuco, ya que Rodolfo se enfermó y estuvo un tiempo hospitalizado. También porque Juana se dedicó a acompañar a su hermana Francisca, que tenía complicaciones de salud. Le ayudaba a sembrar su pequeño huerto y también con sus pacientes.”Ella nunca tuvo problemas con nadie, con ninguna de las familias con las que estuvo”, dice un cercano a la familia Luchsinger.La misma persona afirma que los Luchsinger han trabajado por 100 años con la misma gente: los Linconao, los Maripili, los Peralino. “Y siempre hubo una convivencia pacífica. Nunca problemas de guerra como ahora.

Esto empezó hace poco cuando comenzaron a quemar, a revolver el gallinero”.-Ellos debieron haber levantado un dedo para decir a esta gente la conocemos bien -se queja Juana con amargura.-¿Y quién cree usted que lo hizo?-Yo no sé. Lo único que digo es por qué no miran más lejos, en otras comunidades.Juana cuenta que no tiene militancia política. Votó por Sebastián Piñera y también por Michelle Bachelet. Asegura que ninguno de ellos hizo nada por el pueblo mapuche.-Tampoco la culpa es de los Luchsinger ni de los colonos, porque, ¿para qué el Estado de Chile trajo gente extranjera a ocupar terrenos mapuches? El problema es quién paga ahora.Y sigue:-Yo esto lo conversé con don Rodolfo y con don Enrique Luchsinger, cuando pasó lo del fundo Santa Margarita, y don Jorge Luchsinger se fue. Ellos dijeron que van a vender las tierras. Me dijo dos veces: “Juana, hagan sus papeles para que compren tierra, yo vendo. Prefiero que quede la tierra para ustedes, y que no venga otro desgraciado a quedarse con ellas”.Cuenta que la idea le quedó dando vueltas y que habló con su comunidad y luego les dijo que sí, que le interesaba en especial el campo de Enrique Luchsinger, porque ese era de su abuelo.Un cercano a Rodolfo Luchsinger dice que efectivamente la conversación existió, pero aporta un matiz: “No es que ellos quieran vender ya. La idea era dejar estipulado que si llegaban a querer vender, la comunidad Pedro Linconao I, que es donde está Juana, sea la primera opción para venderle”.Rodolfo y Enrique firmaron una carta con esa información que fue presentada a la Conadi para apurar los trámites a principios de 2013.A mediados de ese año, el terreno obtuvo la aplicabilidad, que significa que esta comunidad puede ser beneficiaria de la compra y la carpeta entra en proceso de estudios.-Conadi es el mayor culpable de todo lo que les está pasando a los mapuches -acusa Juana- porque ellos demoran. Uno tiene su aplicabilidad, firmada por los dueños, pero en vez de apurar, esperan y esperan.

A los que pelean, a esos se los van comprando (los terrenos). ¿Es bonito eso? No. A ellos les compran los fundos, 800 hectáreas a los Catrileo. Y a nosotros, que estamos hablando pacíficamente, no los compran.En Conadi, confirmaron que existe una carpeta y dicen que todo el proceso está en estudio, que en casos donde el terreno es muy caro y la población que va a ser beneficiada es pequeña, es más complejo. Que por eso la demora.Un familiar de Rodolfo Luchsinger afirma:-Siempre decíamos: “Yo no vendo, pero si es que llegamos a hacerlo, ustedes tienen la preferencia, porque los conocemos”. Pero ahora, con lo de la Francisca, no sé, las cosas han cambiado.Juana Linconao también quiere que esta historia se acabe. Desde que el 30 de marzo su hermana fue detenida, debido a la declaración de José Peralino, quien dijo que en la casa de la machi se había preparado todo para el atentado a los Luchsinger MacKay, y dio detalles de cómo ocurrieron los hechos, ha tratado de que la liberen.En la audiencia de formalización, Francisca Linconao, la machi, apeló a su derecho a guardar silencio.”Mi hermana es inocente”, dice Juana, mientras Jorge Andrés declara que hay antecedentes ciertos que indican que Francisca Linconao estaba involucrada.-Con lo de don Werni fueron malos -dice ella sin especificar a quiénes se refiere.La vida de Juana Linconao hoy está en pausa: tres veces a la semana va a Temuco a ver a su hermana, le lleva comida, porque, dice, ella está muy enferma. Hace tres años fue operada de la vesícula, pero no mejoró. Cuenta que en la cárcel ha bajado tres kilos. Le gustaría ir más veces, admite, aunque sea para verla cinco minutos, que es lo que la dejan ver cuando no es día de visita, pero no tiene dinero para costear el viaje. Recibe 80 mil pesos como pensión de vejez y debe cuidar de su sobrina nieta. Francisca Linconao ganó una demanda al Estado en primera instancia, cuando fue detenida en 2013, de 30 millones de pesos. Pero no les han entregado ese dinero. Ese juicio está lejos de terminar.-Yo culpo a Jorge Andrés, porque, ¿cómo piensa eso de mi hermana? Yo entiendo su dolor, hasta a mí me dolió mucho. Pero no porque él tenga dolor le van a apuntar al primero que se cruce. No va a tener perdón, si nos conoce -dice Juana.Y enumera otra larga lista de cosas que la unen a esa familia: cuando Marianne fue a ver a su sobrina nieta, Paula, al hospital y la tomó en brazos; cuando Militza ayudó a su hermana Francisca con materiales para el colegio.-Si yo supiera que alguien está planeando quemar, hacer algo, yo correría a contarles, esto está pasando, esto lo van a hacer. Si yo no quiero que pase nada malo acá ni allá. Si supiera quiénes hicieron esto, yo hablaría, a mí no me importa. Si me matan, me matan. Pero yo hablaría.Un cercano a los Luchsinger Pauly dice: “A mí me da pena la Juana, porque ella a lo mejor no está metida en ninguna lesera”.Otro Luchsinger agrega: “A mí ella me da nostalgia. Siempre nos entendimos bastante bien”.En su living, Juana cuenta que el sábado siguiente habrá una celebración mapuche en la casa de su hermano.-Me vinieron a buscar, pero yo avisé que no iba. Cómo voy a participar si mi hermana está encerrada. No tengo ganas –dice.-

008-aa-logo-huenanteCRÍTICA DE LA ECONOMÍA POLÍTICA

CARLOS MARX

APÉNDICE

CARTAS SOBRE EL TOMO I DE “EL CAPITAL”

Marx a Engels

8 de enero 1868

Párrafo 10:

Fortnightly Review. El prof. Beesly, uno de los triunviros que dirigen en secreto esta revista, ha dicho a su personal amigo Lafargue (a quien invita constante a su casa) que tenía la seguridad moral (¡todo de pende de él!) de que la crítica aceptada. Lafargue mismo se encargará de entregarsela[…]

– Página – 700 —   El CAPITAL “TOMO I” –Traducción de Wenceslao Roces – Primera edición en alemán tomo I — 1867- Primera edición en Español 1946- tercera reimpresión 2006 – Fondo De Cultura Económica México Comentarios y sugerencias : Editorial@fondodeculturaeconomica.com  en Chile a /httpmarxismo-cl/ o bien Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl o Twitter    Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl

https://unidadmpt.wordpress.com/2012/05/08/transcribiremos-a-la-letra-el-capital-de-carlos-marx-tomo-uno/

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!

Tweets mentioning @Daniel206_73

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Antícapitaslista, ¡¡¡ Unidad Latinoamericana !!!, Campesinos- Jornaleros, chile, Compañero Presidente Doctor salvador Allende, Peones - Proletarios, Trabajadores al Poder, unidad, Varios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s