“PELANTARU…” LLEGADA A CHILE DE DON FRANCISCO DE QUIÑONES


013pelantaru-llegada-a-chile-de-don-francisco-de-quinones

Mientras  estos acontecimientos sucedían en Chile, don Luis Jufré, enviado por el licenciado Vizcarra y el Cabildo de Santiago, llegaba a Lima a mediados de febrero. De inmediato, expuso al Virrey la grave situación de Chile y el riesgo de que la Corona perdiese totalmente su dominio en este reino. Los procuradores chilenos pedían toda clase de refuerzos, dinero y armamentos.

Don Luis de Velascos conocía perfectamente las necesidades de esta colonia, pero comprendía que, antes de procurar los recursos, era menester encontrar la persona adecuada para organizar las pocas fuerzas que en ella había y cuyo ascendiente fortaleciera a sus defensores. Desde los primeros instantes pensó en su Maestre de campo General y Comisario de la caballería, pero era un personaje de tanta importancia en el Perú, y sus servicios tan necesarios, que se le hacía difícil prescindir de él.

Don Francisco de Quiñones era un verdadero hijodalgo. Casado con doña Grimanesa de Mongrovejo, hermana de Santo Toribio de Mogrovejo, se había dedicado desde temprana edad a la carrera de las armas. Había servido en los Estados y guerras de Italia y en todas las jornadas que se han hecho en Constantinopla, donde fue preso y rescatado. Después había pasado al Perú y gozaba de excepcional prestigio. De voluntad acerada, fuerte carácter y gran energía, era el hombre de más méritos para desempeñar una misión de tan difícil realización.

Sin embargo, no tuvo necesidad de solicitárselo. El propio don Francisco, convencido de su capacidad para resolver el problema de los rebeldes indígenas chilenos, y con el único afán de ganar méritos ante el Rey, se ofreció a Velasco para hacer este sacrificio.

La situación en el Perú, en esos momentos, era poco menos angustiosa que la de Chile en lo relativo a necesidades. Se había enviado refuerzos a Tierra Firme, Puerto Rico, Panamá y Potosí, por lo que el Virrey no disponía de tropas con las cuales sofocar la sublevación de los araucanos. Aunque Quiñones estimaba que debía traer a lo menos unos trescientos hombres, sólo pudo reunir cien, que embarcó en dos navíos, uno pequeño y otro demasiado viejo. Pero así y todo, se hizo a la mar.

Como capitanes de este contingente venían Pedro Fernández de Olmedo y Domingo de Erazo, y como sargento mayor, el general Juan Cárdenas y Añasco.

Zarparon el 12 de mayo y tuvieron una travesía dificilísima. A los pocos días de navegación, la bravura del mar rompió los mástiles del barco en venía Quiñones. Luego, se desencadenó un violento temporal que puso pavor entre marineros y soldados, al extremo de elevaron una petición a don Francisco para variar la ruta y atracar en cualquier puerto, a fin de guarecerse. Quiñones se negó terminantemente, aduciendo que su misión era llegar a Concepción y que, con la ayuda de Dios, así lo haría.

Cuando navegaban entre trescientas y cuatrocientas leguas mar adentro, la tempestad distanció los barcos. Después, el mismo huracán volvió a reunirlos frente al puerto de Talcahuano el 28 de mayo, y debieron desembarcar con un viento norte fortísimo que amenazaba sus vidas.

La alegría de los pobladores fue inmensa ante la llegada del gobernador, quien comenzó por hacer las cuentas del país que recibía. Aparte de la difícil situación castrense, que ya conocemos, la pobreza de sus habitantes y solados eran tan grande, que “unos andan sin zapatos y los más sin camisas y en general pocos traen vainas en las espadas ni tienen con qué comprarlas” comenta Quiñones en una de sus muchas cartas al Rey. Más adelante, agrega: “hasta los propios vecinos y moradores es menester vestir y socorrerlos, y es tan extrema la pobreza de este reino, que muchas mujeres doncellas principales de beneméritos no salen a la iglesia por no tener manto ni con qué cubrir su desnudez.

Una vez posesionado de la exacta realidad militar del sur. Escribe nuevamente al Rey pidiéndole “que manden mil soldados muy bien armados, pero que sean de España y no de Lima, y que cada uno traiga su silla” Manifiesta que su plan, al contar con esa fuerza, es dividirla en dos campos para que cada uno bata de norte a sur ambos costados de la cordillera de Nahuelbuta, porque cada vez que atacan los araucanos en un lado, se traspasan al otro, poniéndose fuera de su alcance.

Aunque el apoyo traído por Quiñones era insuficiente, los vecinos de Concepción se tranquilizaron con su llegada, y no volvieron a sus casas abandonando el refugio del convento de San francisco. Pero la calma no duró  largo tiempo. Pronto llegaron noticias de que los mapuches habían sitiado la Casa de Arauco, y que allí el hambre era tal, que los defensores se veían obligados a comer “rocines y cueros y adargas y celadas, que las cocían” según informa don Juan Cárdenas.

A este general había enviado Quiñones con ochenta españoles y un número igual de indios amigos, a salvar el fuerte de Arauco, en un navío y tres barcos d cerco que también ropas y alimentos. Con el objeto de apoyar la acción de Cárdenas, Quiñones salió con algunos soldados, cruzó el Biobío en balsas y atacó los poblados en donde vivían las familias de los sitiadores d Arauco, arrasando sus campos y haciendo prisioneros a sus mujeres. La táctica consiguió los resultados que él esperaba. En cuanto llegó a los atacantes la información de que sus casas estaban siendo asoladas, abandonaron el cerco y volvieron rápidamente para salvar a sus familias.

Soslayando este peligro y auxiliados los defensores de Arauco, Cárdenas dejó al mando a Lope Rui de Gamboa, en reemplazo de Miguel Silva que iba a ser destinado a otra misión.

Alrededor de Septiembre arribó a Concepción un barco con los refuerzos que venían a cargo del capitán Lope de Valenzuela. En diciembre llegó otra, con José de la Ribera, y algunos días después el maestre de campo Luis Jufré que traía ciento treinta hombres, reunidos con heroico sacrificio por los vecinos de Santiago y de la Serena.

Estas tropas hicieron sentirse a Quiñones más optimista y tranquilo con respecto a la situación bélica, pero la calma duró hasta el momento en que recaló en Concepción un barco que los esforzados pobladores de La Imperial habían construido. Su capitán Pedro Escobar e Ibacache pintó con tales colores la situación que Quiñones despachó en pocas horas el navío  del capitán Pedro de Recalde, y otros más pequeños, con todos los víveres que pudo reunir. Las naves izaron velas y partieron rumbo al sur, pero a los pocos días debieron volverse, pues los vientos eran tan adversos que les fue imposible avanzar. La embarcación de Recalde se vio obligada a guarecerse en la isla Santa maría.

Sin esperar su retorno, y apremiado por el conocimiento de la desesperada situación de los imperialeños, despacho otra nave al mando de Pedro de Escobar con ordenes de viajar a Valdivia y, desde allí, dirigirse por tierra a La Imperial.

EL TOQUI PELANTARU GUERRERO DE LA CONQUISTA

https://unidadmpt.wordpress.com/2016/10/18/el-toqui-pelantaru-guerrero-de-la-conquista/

EL TOQUI PELANTARU GUERRERO DE LA CONQUISTA AL LECTOR

https://unidadmpt.wordpress.com/2016/10/18/el-toqui-pelantaru-guerrero-de-la-conquista-al-lector/

“PELANTARU…” ORIGENES DE LA GRAN SUBLEVACIÓN
https://unidadmpt.wordpress.com/2016/10/18/pelantaru-origenes-de-la-gran-sublevacion/
“PELANTARU…” EL GOBERNADOR OÑEZ DE LOYOLA
https://unidadmpt.wordpress.com/2016/10/18/pelantaru-el-gobernador-onez-de-loyola/
“PELANTARU…” EL JEFE PELANTARU LLAMA A JUNTA GENERAL

https://unidadmpt.wordpress.com/2016/10/18/pelantaru-el-jefe-pelantaru-llama-a-junta-general/

“PELANTARU…” DESASTRE DE CURALABA

https://unidadmpt.wordpress.com/2016/10/18/pelantaru-desastre-de-curalaba/

“PELANTARU…” CONSECUENCIAS DEL DESASTRE DE CURALABA

https://unidadmpt.wordpress.com/2016/10/18/pelantaru-consecuencias-del-desastre-de-curalaba/

“PELANTARU…” DON PEDRO DE VIZCARRA

https://unidadmpt.wordpress.com/2016/10/18/pelantaru-don-pedro-de-vizcarra/

“PELANTARU…” ATAQUES A SANTA CRUZ Y A ARAUCO

https://unidadmpt.wordpress.com/2016/10/18/pelantaru-ataques-a-santa-cruz-y-a-arauco/

“PELANTARU…” DESPOBLACIÓN DE SANTA CRUZ

https://unidadmpt.wordpress.com/2016/10/18/pelantaru-despoblacion-de-santa-cruz/

“PELANTARU…” DESTRUCCIÓN DE LA IMPERIAL

https://unidadmpt.wordpress.com/2016/10/20/pelantaru-destruccion-de-la-imperial/

“PELANTARU…” ATAQUE A ANGOL

https://unidadmpt.wordpress.com/2016/10/20/pelantaru-ataque-a-angol/

008-aa-logo-huenanteCRÍTICA DE LA ECONOMÍA POLÍTICA

CARLOS MARX

APÉNDICE

CARTAS SOBRE EL TOMO I DE “EL CAPITAL”

Marx a Engels

11 julio 1868

Párrafo 05:

Por lo demás—cosa que ignoran los bastiats alemanes–, este desdichado giro de que el valor de las mercancías se determina, no por el trabajo que cuestan, sino por el que ahorran al comprador (es una frase infantil, esto de poner el intercambio en relación con la división del trabajo), no es ningún descubrimiento de Bastiat, como no lo es ninguna de sus categorías de viajante de comercio.

– Página – 704 —   El CAPITAL “TOMO I” –Traducción de Wenceslao Roces – Primera edición en alemán tomo I — 1867- Primera edición en Español 1946- tercera reimpresión 2006 – Fondo De Cultura Económica México Comentarios y sugerencias : Editorial@fondodeculturaeconomica.com  en Chile a /httpmarxismo-cl/ o bien Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl o Twitter    Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl

https://unidadmpt.wordpress.com/2012/05/08/transcribiremos-a-la-letra-el-capital-de-carlos-marx-tomo-uno/

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!

Tweets mentioning @Daniel206_73

2 comentarios

Archivado bajo Antícapitaslista, ¡¡¡ Unidad Latinoamericana !!!, Campesinos- Jornaleros, chile, Compañero Presidente Doctor salvador Allende, Peones - Proletarios, Trabajadores al Poder, unidad, Varios

2 Respuestas a ““PELANTARU…” LLEGADA A CHILE DE DON FRANCISCO DE QUIÑONES

  1. Pingback: “PELANTARU…” RUINA DE CHILLAN | U.P.T. :Unidad de los Pueblos y los Trabajadores

  2. Pingback: “PELANTARU…” LA RUINA DE VALDIVIA | U.P.T. :Unidad de los Pueblos y los Trabajadores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s