“Soy Carlos Lorca.”


Antropologa Adriana Goñi en Años 70, ACTIVIDADES DE MEMORIA, Actividades OFF LINE, Chile, DESAPARICIONES FORZADAS, memoria transgeneracional, PSCH, RELATOS TESTIMONIALES, Testigo de época 20 octubre, 2016

11soy-carlos-lorcaEstos son días de memoria. Una memoria compuesta, una memoria donde habita mi juventud veinteañera de camisa verdeolivo , blue jean y bototos, de marsellesa socialista y de mi hija cantando con su puño de 4 años en alto. Una memoria rojinegra que no olvida…

Hoy 18 de octubre de 2016 , cuando tantos de los que fueron parte de mi vida ya no están, o están perdidos en otros rincones que yo no habito, con sus camisas verdeolivo en los armarios del olvido, brindo mi homenaje a mis antiguos camaradas de la JS…

1soy-carlos-lorca

Estos son días de memoria. Una memoria compuesta, una memoria donde habita mi juventud veinteañera de camisa verdeolivo ,blue jean y bototos, de marsellesa socialista y de mi hija cantando con su puño de 4 años en alto. Una memoria rojinegra que no olvida…

Hoy 18 de octubre de 2016 , cuando tantos de los que fueron parte de mi vida ya no están, o están perdidos en otros rincones que yo no habito, con sus camisas verdeolivo en los armarios del olvido, brindo mi homenaje a mis antiguos camaradas de la JS…

Soy una de las ancianas de la tribu, con la tarea de transmitir – como testigo de mi tiempo histórico – lo vivido,y sabiendo que soy parte de una generación que va desapareciendo, con su memoria a cuestas, asumo lo que los hijos de la memoria expresan al decir ” No somos víctimas, somos testimonio”.

Fuimos militantes y constructores de un mundo mejor, y si nos declaramos víctimas, negamos nuestra calidad de combatientes, y así lo dijo Carlos Lorca al ser detenido:

“Soy Carlos Lorca, miembro de la comisión política del Partido Socialista de Chile y exijo ser tratado como prisionero de guerra”.

Hoy, como combatientes en esta nuestra Batalla de la Memoria, recordamos y homenajeamos a esas mujeres y esos hombres que asumieron con sus vidas su compromiso.

Desde la distancia impuesta por mi cuerpo que ya no viaja me hago presente en el homenaje que hoy rinden a la Dirección clandestina del Partido Socialista de Chile sus camaradas en Antofagasta.

Adriana Goñi Godoy, Secretaria de Organización,Seccional Montaña, Regional Cordillera,1971-1972

Ex militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria

Estos son los nombres de los Detenidos Desaparecidos del PS:
1. Exequiel Ponce Vicencio
2. Carlos Lorca Tobar
3. Ricardo Lagos Salinas
4. Carolina Wiff
5. Michelle Peña
6. Mireya Rodríguez
7. Sara Donoso
8. Rosa Solís.
9. Arnoldo Camú
10.Víctor Zerega
11.Ariel Mancilla
12.Alejandro Parada
13.Octavio Boettiger.

PORQUE FUIMOS MÉDICOS DEL PUEBLO

CARLOS ENRIQUE LORCA TOBAR
Fecha de Nacimiento: 19 de noviembre de 1944
Médico Cirujano. Medicina General
Registro Colegio Médico: 7.810
DETENIDO DESAPARECIDO.

2soy-carlos-lorca

El 25 de junio de 1975, a eso de las cuatro de la tarde, los habitantes de la calle Maule, ubicada en el sector centro sur de Santiago, observaron un gran despliegue policial. Se trataba de un operativo, en donde cerca de 40 hombres portando metralletas y pistolas descendieron de diez automóviles, llevándose a dos personas: Carolina Wiff, asistente social y Carlos Lorca, médico y alto dirigente del Partido Socialista.

ACTIVA HISTORIA

Carlos nació en Santiago, el 19 de noviembre de 1944, en la Maternidad del Hospital Salvador. Sus estudios secundarios los terminó en el Instituto Nacional y como médico se recibió en la Universidad de Chile.

Fue un alumno muy aplicado, muy serio, de resultados escolares excelentes. Era el mayor de los hermanos, cuatro hombres y una mujer, la menor, que falleció víctima de un encefalitis cuando Carlos cursaba el Segundo año de Medicina.

Uno de sus hermanos lo recuerda como muy vehemente en sus ideas. Siempre tenían acaloradas discusiones. Carlos sabía fundamentar muy bien sus ideas y propuestas. Desde su adolescencia, dio mucha importancia a dos grandes valores: deber y orgullo; ésto lo hacía a veces muy exigente. Una vez, por ejemplo, perdió sus útiles médicos y un señor se los fue a devolver a la casa. El no proporcionó propina en señal de agradecimiento. Al preguntarle por qué no lo había hecho, respondió: ése es su deber.

Su infancia fue feliz, en medio de muchos niños, juegos en la calle, pichangas; tenía una gran influencia entre sus amigos. Poseía dones de liderazgo natural.

Su interés por los problemas sociales empezó a manifestarse siendo adolescente. Comentaba con su familia primero, las injusticias que le indignaban.

En 1965 mientras participaba como censor en un barrio popular, durante sus primeros años de medicina, un hecho lo impresionó profundamente. Entró en uno de esos conventillos o callejones en donde existen decenas de puertas, una junto a la otra. Buscaba la información golpeando una y otra puerta, cuando un compañero de la facultad abrió una de éstas. Su compañero vivía allí, en un par de piezas, en donde los muebles y las ollas se mantienen suspendidos al cielo raso para lograr un espacio. Más tarde, ayudaría a este compañero facilitándole libros y apuntes.

El mismo año, entró a la Juventud Socialista. Sus actividades políticas fueron progresivamente intensificándose: llegó a ser Presidente del Centro de Alumnos de la Facultad de Medicina y posteriormente vocal de la FECH.

Durante sus años de estudiante universitario se volcó casi exclusivamente a las tareas del frente estudiantil. Su labor sistemática en el Grupo Gramma, en el que militaba, lo llevó a ser elegido representante de los estudiantes ante el Consejo de la Facultad de Medicina. Eran los inicios de la lucha por la reforma universitaria. En aquellos años fue adquiriendo el perfil de líder con singulares virtudes: brillante, trabajador, claro, directo, con fluidez de pensamiento y sencillez de vida.

En 1968 fue elegido Presidente del Centro de Alumnos de la Facultad de Medicina, de la Universidad de Chile. Era el representante de todas las fuerzas de izquierda. Al año siguiente, asume como delegado estudiantil ante el Consejo Superior de la misma universidad. En 1969 es elegido vocal de la Federación de estudiantes de la Universidad de Chile y en tal carácter asume la Secretaría General de ese organismo estudiantil.

Por esa época viaja a Buenos Aires, respondiendo a una invitación de la Federación Universitaria Americana, FUA. Posteriormente, en esa misma calidad de dirigente, es invitado a muchos países.

Su madre recuerda:

«Reconocían en él cualidades humanas e intelectuales, incluso aquellos que no compartían sus ideas políticas, entre quienes contaba con buenos amigos. Jesús Val, que luego partió a Estados Unidos, fue uno de ellos. Con él jugaba por teléfono al ajedrez, tardes enteras.»

Carlos reconocía a cada cual el derecho a tener sus opiniones, aunque fueran contrarias a las suyas. No obstante, era un buen polemista y defendía sus ideas con eficacia.

Tuvo una relación particular con algunos grupos religiosos. Con sacerdotes y religiosas elaboraba proyectos y planes para los consultorios populares.

Cada vez se fue haciendo más crítico de la medicina oficial y tradicional, interesándose por la medicina social. Junto con este proceso, cada vez profundizaba más en la necesidad de transformar la sociedad.

En varias ocasiones se planteó la posibilidad de abandonar la carrera de medicina y volcarse a la sociología. «La sociedad tiene más necesidad de medicina que los hombres aislados y los hombres se enferman sobre todo por las condiciones sociales en que viven», afirmaba.

Su capacidad de dirigente y organizador le fue haciendo cada vez más popular. Aunque tímido, poseía una gran fuerza de voluntad. Se mezclaban en él la seriedad y el estudio con la ternura y la sensibilidad.

Era un gran lector. Poseía una gran biblioteca. Se interesaba preferentemente por la filosofía, el arte y la literatura política. «Su fascinación era la lectura y los postres de leche», dice su madre.

Tras recibirse el 15 de abril de 1971, trabaja en el Hospital Trudeau. Paralelamente, inició su formación en psiquiatría la que no alcanzó a completar debido a su intensa e incesante actividad política.

En agosto de 1971 fue designado por unanimidad. Secretario General de la Juventud Socialista. Entonces trabó amistad con el Presidente Salvador Allende.

En las elecciones parlamentarias de marzo de 1973, Carlos Lorca fue elegido Diputado por la provincia de Valdivia.

LORCA PERSEGUIDO

Después del golpe militar, fue llamado a prcsentarse ante el Ministerio de Defensa. Conociendo los métodos represivos utilizados perla junta militar, decidió no presentarse y pasar a la clandestinidad constituyéndose en uno de los miembros de la dirección clandestina del Partido Socialista.

Esto significó que la represión se desalara contra su familia. Su esposa, Gabriela Bravo,pese a sus siete meses de embarazo, fue sometida en varias oportunidades a interrogatorios. Uno de sus hermanos fue detenido y abandonado en un calabozo sin comer ni beber durante cinco días. Otro hermano fue herido en una pierna y obligado a partir al exilio, al igual que el resto de la familia.

Su hijo Ricardo, nació en noviembre de 1973. Logró verlo muy pocas veces, antes de su detención y desaparecimiento.

Carlos Lorca trabajó intensamente en pro de la constitución del frente antifascista. Continuó al mismo tiempo trabajando como médico, visitando enfermos e integrando grupos de salud en los barrios populares de Santiago. Cambiaba constantemente de domicilio porque era intensamente buscado por la policía.

Siempre rehusó los ofrecimientos de asilo. Argumentaba que «no podría vivir con ese cargo de conciencia».

DETENCIÓN NO RECONOCIDA

El 25 de junio de 1975, fecha de la detención, fue violentamente introducido junto a Carolina Wiff. en un automóvil Fiat modelo 125 de color rojo que partió y aceleró rápidamente. Fueron testigos de los hechos la señora Yolanda Abarca, don Luis Oliva, don Juan Casanga, la señora Lidia González y don Manuel Aguilera.

Doña Yolanda y don Luis. ambos residentes en el domicilio en que se produjo la detención, señalaron en parte de sus declaraciones notariales: «El día de la captura del doctor Lorca, yo me encontraba en mi casa. Hasta allí llegaron miembros de seguridad, que violentamente se instalaron a esperarlo. Cerca del mediodía llegó el doctor Carlos Lorca junto a su acompañante, siendo inmediatamente detenidos. Los mantuvieron ahí hasta las 4 de la tarde, hora en que se realizó el operativo para sacarlos».

El 1 de julio de 1975 se interpuso un recurso de amparo en su favor, en la Corte de Apelaciones de Santiago, rol 80675. Se solicitaba oficiar al Ministro del Interior y al Director de la DINA averiguando sobre la detención de Carlos Lorca.

El 9 de julio de 1975 el Ministro del Interior informó que Carlos Lorca no se encontraba prisionero.

El 15 de julio de 1975 se presentó un nuevo escrito solicitando que se oficiara a la Presidencia de la República, a fin de que informara si se había ordenado a la DINA la detención del afectado.

El 14 de septiembre de 1975 el recurrente acompañó la declaración jurada de un testigo, reiterando que se oficiara a la DINA, organismo que no respondió jamás.

El 25 de septiembre del mismo año la Corte rechazó el recurso de amparo.

El 11 de junio de 1976 un grupo de juristas franceses presentaron un nuevo recurso de amparo en favor de Carlos Lorca y otros detenidos políticos.

La Corte de Apelaciones contestó: «no ha lugar».

En ese mismo mes, un grupo de abogados españoles interpuso un recurso de amparo en favor del afectado y otras personas. La justicia respondió con otro «no ha lugar».

El padre de Carlos efectuó numerosas gestiones en Estados Unidos; incluso sus peticiones llegaron al Departamento de Estado y al Parlamento de ese país.

El 5 de julio de 1978 el Arzobispo de Santiago, monseñor Raúl Silva Henríquez, hizo entrega al Ministro Sergio Fernández, de una nómina de 54 personas detenidas desaparecidas, entre las que se incluía al doctor Lorca. Se solicitaba la adopción de las medidas necesarias para esclarecer estos hechos, que con angustia y dolor requerían sus familiares.

No obstante, ni las gestiones administrativas, ni las judiciales ni las realizadas ante organismos internacionales como la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, entre otros, dieron resultado alguno.

EN VILLA GRIMALDI

El ex prisionero político. Héctor Riffo Zamorano, declaró ante el grupo ad-hoc para Chile de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas: «Cerca de las 14 horas, pude escuchara un gran número de vehículos que entró en un recinto en donde nos encontrábamos detenidos. Estos autos hacían sonar sus bocinas a la vez que se escuchaban gritos eufóricos que señalaban «¡Lorca! ¡Lorca!».

El mismo testimonio agrega: «el 3 de julio de 1975 mientras barría el patio como me habían ordenado, pude acercarme a una puerta metálica de un calabozo y por un orificio que dejaba el paso de la cadena que cerraba dicha puerta, pude ver que en su interior, amarrado a una litera, se encontraba Carlos Lorca Tobar.»

Lautaro Videla Moya, ex preso político, afirma en una declaración jurada haber visto a Lorca sometido a tortura, en Villa Grimaldi, en julio de 1975. También Luis Gómez González, detenido en esos mismos días, declaró haberlo visto cojeando visiblemente de su pierna derecha.

Sergio Gajardo Gómez, detenido el 9 de julio de 1975 por la DINA y llevado a Villa Grimaldi, expresa que vio ese día a un hombre que no era capaz de hablar y con evidentes signos de haber sido torturado salvajemente. El 12 de julio, aproximadamente a las cinco de la mañana, ese mismo hombre le habló a Sergio Gajardo y le dijo: « No bebas agua, yo soy Carlos Lorca, si sales vivo de aquí, di que me encuentro detenido». Aproximadamente a las 12 de ese mismo día, vio que le acercaron una máquina de escribir y un cuestionario sobre materialismo histórico, preguntándole si necesitaba los lentes, a lo que Lorca dijo que sí.

Pero no solamente ex detenidos confirmaron su detención, sino también colaboradores de la DINA.

El 3 de septiembre de 1975 dos ex agentes de organismos de seguridad identificados como Marta Angélica Aguilera y el otro sólo como Julio, enviaron una carta al general Pinochet quejándose de medidas tomadas injustamente contra ellos. Entre otras cosas, en esta carta revelaban que bajo órdenes del general Manuel Contreras, cumplieron estrictamente las instrucciones de torturar al prisionero Carlos Lorca. Esta carta fue reproducida en la revista peruana MARKA, el 4 de marzo de 1976.

Existe, además, el testimonio de Juan Muñoz Alarcón, el encapuchado del Estadio Nacional, ex militante socialista, que se transformó en colaborador de los servicios de seguridad después del golpe de estado, y quien acudió en tres oportunidades a la Vicaría de la Solidaridad para entregar su testimonio, antes de que fuera asesinado, el 23 de octubre de 1977. Juan Muñoz aseguró que 112 dirigentes políticos de la Unidad Popular estaban en Colonia Dignidad y que algunos dirigentes estaban vivos, en malas condiciones físicas, «muchos de ellos al borde de la locura, porque el tratamiento por el cual han pasado, ha sido muy duro. Me refiero en especial a Carlos Lorca y a Exequiel Ponce. Están en Colonia Dignidad, en pabellón dos».

Antes de ser asesinado, este colaborador de la DINA entregó importantes informaciones acerca del funcionamiento de los servicios de seguridad y lugares de centros de tortura. Señaló que a los detenidos se les hace desaparecer todo signo de su identidad verdadera, asignándoles una nueva. Cuando las instancias jurídicas o los familiares piden información, los organismos de seguridad responden que las personas cuyas identidades se mencionan, no han sido nunca detenidas.

Hasta la fecha, las acciones judiciales y administrativas efectuadas, no han arrojado resultado alguno sobre lo ocurrido al doctor Carlos Lorca.

Múltiples e infructuosas fueron todas las diligencias realizadas para localizarlo y todas las esperanzas que pusieron sus familiares en sus gestiones se vieron sucesivamente frustradas.

En noviembre de 1975, una clínica universitaria de Alemania, ofreció un puesto al profesor Carlos Lorca. Esta institución hizo llegar la oferta a la madre del doctor y copias al general Augusto Pinochet y a la Embajada de Alemania en Chile.

No hubo respuesta. Sólo el silencio brota desde los recintos y cárceles de tortura. A pesar de este silencio manifiesto de dolor, las efervescentes consignas, llamados y gritos juveniles, no sólo al interior del Partido Socialista, sino también en las universidades y poblaciones, son la conciencia viva de que Carlos Lorca está presente.

(Informe Comisión Verdad y Reconciliación)

 3soy-carlos-lorca  4soy-carlos-lorca 5soy-carlos-lorca
 6soy-carlos-lorca  7soy-carlos-lorca

Edición digital del Centro Documental Blest el 07feb02

Carta escrita por Dr. Luis Lorca Tobar, hermano de Carlos

https://www.facebook.com/kiko.lopez.566/posts/10209766230613644

CARLOS LORCA TOBAR

Carta escrita por Dr. Luis Lorca Tobar, hermano de Carlos

Un hombre de todos los tiempos

Chileno, hombre de 31 años de edad al momento de su desaparición. Por entonces era Sebastián, su nombre político, uno de los máximos dirigentes del Partido Socialista de Chile en la clandestinidad. Médico humanista, vocación de psiquiatra, estudios avanzados en filosofía.

Hijo de Carlos y María; hermano de Luis, Raúl y Jaime. Sufriste y lloraste la pérdida de María Isabel Chabelita quien nos dejara a sus tiernos 11 años. Casado con Gabriela Bravo, un hijo Ricardo Lorca Bravo. Ellos te sobreviven.

María nuestra madre falleció sin haberte visto desde que te fuiste. De ninguno de tus familiares alcanzaste a despedirte, privilegio que se respeta, aun a los condenados a muerte, en países bárbaros.

Al momento de tu detención exigiste a tus captores: “Soy Carlos Lorca, miembro de la comisión política del Partido Socialista de Chile y exijo ser tratado como prisionero de guerra.

Vano intento por exigir derechos con las mentiras de una supuesta guerra civil con que la tiranía pretendía justificar sus crímenes.

Fuiste líder estudiantil en los estudios secundarios. Alumno del Instituto Nacional, Primer Foco de Luz de la Nación. Estudiante de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile. Fuiste presidente del Centro de alumnos de la Escuela de Medicina. Posteriormente fuiste vocal de la Federación de estudiantes de Chile. Lideraste el proceso de Reforma en la casa de Andrés Bello. Llegaste a ser integrante del Consejo Superior de la Universidad de Chile. Fuiste elegido en forma unánime como Secretario General de la Juventud Socialista de Chile. En tal calidad te integraste al Comité Central y a su comisión política del Partido Socialista de Chile.

Fuiste presidente de la Unidad Popular Juvenil.Fuiste elegido Diputado por Valdivia. Elegiste el Sur y el Sur te eligió. Representaste a las ciudades de Valdivia, Panguipulli, La Unión y Río Bueno.

Te hiciste carne en hombres y mujeres bajo las lluvias y entre los verdes. Tuviste amistad estrecha con Salvador Allende Presidente Mártir. Tuviste grandes simpatías con Carlos Prats y Alberto Bachelet generales de la República. Te unió camaradería profunda con Clodomiro Almeyda y Orlando Letelier; con Luis Corvalan y Gladys Marín; con Rodrigo Ambrosio y Luis Maira. Fuertes lazos te unían al Cardenal Silva Henrríquez. Tenías gran cercanía con dirigentes Demócrata Cristianos como Bernardo Leyton y Ricardo Hormazabal.

Tejiste redes comunicándote con líderes políticos, militares, religiosos, gremiales, profesionales y estudiantiles. Tu presencia, trasuntando extraordinario fortaleza interior, coraje, inteligencia y rigor, estuvo en diversos confines de la tierra. Por doquiera te recuerdan.

Quienes te reconocieron vieron tu naturaleza inolvidable. ¿Cómo eras Carlos? Eras la versión del Quijote social en lucha sabia contra los molinos de la injusticia. Eras el renacentista pensante en todo lo humano. Eras el hombre nuevo de todos los tiempos. Eras el amor por tus semejantes. Eras la encarnación criolla de los ideales de Lincon, Gandhi y Allende. Valentía y Voluntad de Hierro Llegó el golpe.

Infundiste coraje. Enseñaste a perder el miedo. A soñar la libertad, A organizarse y a luchar por la Democracia. A liberar la patria encarcelada. A hacer brillar de nuevo la esperanza.No te diste tregua ni descanso desde que éramos adolescentes.

Veo a tantos amigos y amigas hoy con tu fortaleza de carácter heredada.Un hombre de conocimiento y razón. Cuantas centenas de libros devoraste ávido? Los mismos que en tu humilde morada de la Calle Ramadas capturaron tus perseguidores. Perplejos y euforizados encontraban tus textos de ajedrez: “La Defensa India” “Jaque al Rey” y tantos otros que les llevaban a urdir en su ignorancia la falsedad de supuestos planes militares.Los quemaron para evitar ser devorados por ellos. Textos de grandes pensadores, filósofos, políticos y revolucionarios parecían decir ¡léeme! desde tus estanterías.Te fuiste haciendo sabio en la lucha, en las ideas, en el debate… y en tus queridos libros.

Un hombre educador y ejemplar: Te recuerdo extendiendo las ideas de futuro. Con cuanto orgullo mirabas a los jóvenes crecer y desarrollarse: a la Michelle Bachelet, a Camilo Escalona, al Ennio Vivaldi a Marcelo Unda, a Gladys Cuevas y a tantos otros. Con cuanta pasión compartiste tus ansias de saber con Ricardo Pincheira y Jorge Klein, con Pancho Rivas y Niels Biedermann compañeros de tus generaciones.

Pero sobre todo tu amor por enseñar te llevó a los jóvenes del país, a hacerlos buscar su destino, a tocar el cielo con las manos.Tu querido Chile cayo en Dictadura Mercenaria. Fue botín de la banda que dejaba a su paso crímenes, desapariciones y detenciones arbitrarias. Sabias que no había mas destino que la muerte. La encaraste con alegría y dignidad.Diste ejemplo en tu calvario.

Diste en ofrenda tu vida para que renaciera la democracia. Para que tu pueblo y tu patria fueran libres. Te diste entero por un Chile mejor.Un hombre médico y humanista. Tu amor por la vida, tu rebeldía ante los males que aquejaban a los desposeídos y a los enfermos, te hizo estudiar la mente y el cuerpo para entenderlos, acogerlos y ayudarlos.Nunca dejaste de ser médico, ni en las mayores exigencias de la vida y de la política.Tenías precaria salud.

Te aquejaba Hemofilia y ulcera gástrica. Apenas las cuidaste, como siempre con lo tuyo. Postergado por el prójimo.Un hombre sencillo y generoso En la noche oscura de la tiranía recorriste el país de norte a sur con tu prédica de futuro. Aún en los fines de la democracia en crisis caminaste por las calles de Santiago asediado y perseguido por los que ultimaron a Rene Schneider.

Nunca tuviste ni un vehículo. Nunca tuviste más propiedad que un humilde departamento que te regalaron nuestros padres María y Carlos.

Tus sueldos de diputado los entregabas casi íntegros a la juventud y al Partido. En pobreza franciscana te enriqueciste en la solidaridad y el cariño del otro. Con más atención escuchaste al desposeído que a los poderosos. En tu liderazgo nacional e internacional no hubo más protagonísmo que el que te requirió la causa superior. Un hombre bueno y pacífico No mataste ni a moscas ni arañas. Las primeras por el cariño que te producía el cantar de Joan Manuel Serrat. Otras quizás por miedo, quizás el único de tus miedos en mi recuerdo. Te dedicaste a sembrar vida y a rechazar la muerte. Disfrutaste la vida. Elegías como Gracias a la Vida de nuestra Violeta o escuchando a los Beatles cantando “Imagine” de Lenon y Mcarthney te llegaban al alma. Fumabas tabaco holandés en la pipa que guardo para tenerte en sus aromas siempre presente. Sufrías por los desamparados. Te alegrabas con los jóvenes y ricos de corazón. Te reías con Jesús Val en partidos que jugabas por teléfono a miles de kilómetros. Tus vínculos con ese español, de corazón monárquico así como con Alex Chadud los cultivabas con amistad en mayúsculas. Eras un hombre de paz.

Un hombre responsable y consecuente Tus ideas de futuro las defendías en el diálogo y en el debate. Las cultivabas y las aprendías de la vida y de los textos y las sometías a los desafíos de la realidad.¡ Nunca conocí una persona con mayor rigor y responsabilidad en su decir y pensar!¡Nunca en busca del aplauso fácil ni con la demagogia oportunista! En momentos aciagos defendiste con tu vida tus ideales. Asumiste las consecuencias por un Chile mejor.
Seguiste los pasos de Salvador. Las grabaciones de las órdenes malditas mostraban al hampón principal recordando a los fascios romanos “ofrézcanle un avión al guevón para que se vaya y allí lo matamos…..total muerta la perra se acaba la leva.Como si a Salvador se le pudiese matar.Como si a ti Carlos te pudiesen hacer desaparecer.

Fuiste detenido el 25 de Junio de 1975, hace ya 30 largos años junto a Carolina Wiff en la calle Maule 130 de Santiago, vivienda de Yolanda Abarca, en un operativo comandado por ManuelContreras y Pedro Espinoza. Mintió Pinochet y todos sus secuaces para ocultarlo. Para completar el manto del silencio los jueces supremos aportaron su complicidad. Los que te detuvieron, esbirros de la brigada Puren, ingresaron celebrando tu captura. Las hienas gritaban tu nombre “Lorca, Lorca” y hacían sonar las bocinas de su caravana de vehículos. No menos de 40 agentes te detuvieron junto a Carolina. Te aniquilaron asumiendo los costos que te convertirías en un mártir.

Carlos: ¡Por la alegría has vivido, por la alegría desapareciste! Fuiste un canto a la vida, encendiste nuestras mentes y nuestros corazones. Te inmolaste por la vida y por tu pueblo.

Carlos querido, vives y te acompañan los parroquianos del “guata” amarilla. Tus amigos Uldaricio Figueroa, Manuel Carpintero y Néstor Figueroa. Los pescadores de Niebla y de las orillas del Calle-Calle, los obreros madereros de Panguipulli y los campesinos de Chihuio. Los empleados, profesionales y estudiantes; las mujeres y hombres nobles Valdivianos Carlos estas en nosotros.

En nuestras mentes y en nuestros corazones.
En cada paso que damos.
En nuestros días y nuestras noches.
En nuestros amores y en nuestro trabajo.
En nuestro sueño por un Chile mejor y en paz, sin odio y sin violencia.
¡Nada ni nadie te podrá hacer desaparecer!

Carlos querido; ¡Hasta siempre!

HOMENAJE EN MEMORIA DE EX DIPUTADO DON CARLOS LORCA TOBAR Contribuido por Cámara de Diputados de Chile

El señor ESCALONA (de pie).-8soy-carlos-lorca

Señor Presidente, queridos familiares de Carlos Lorca, diputadas y diputados, las bancadas del Partido Socialista y del Partido Radical Social Demócrata me honran al entregarme la confianza de decir estas palabras en homenaje a nuestro diputado Carlos Lorca Tobar.

Carlos Lorca fue diputado sólo por poco tiempo, no alcanzó a ejercer cuatro meses, ya que el golpe de Estado y la clausura del Congreso Nacional le impidieron representar por el período por el cual fue elegido a la gente de Valdivia, a sus pescadores, a los productores campesinos, a los trabajadores del complejo maderero de Panguipulli, a los empleados públicos y del comercio, a la muchedumbre sencilla, pero sedienta de justicia social, que lo había elegido diputado. Carlos Lorca se había hecho parte de ellos tal como era: un estudioso, un intelectual, un pensador, un hombre pacífico que sufrió las consecuencias de una guerra declarada por algunos que tenían el control del poder en contra gente como él, que tenía sus manos vacías y cuya única trinchera era el sueño de un país sin dictadura. Fue un político responsable. Soy testigo de que hizo todo lo que pudo para que en Chile no hubiera golpe de Estado y se salvara el régimen democrático, pero fuerzas fuera de control precipitaron la tragedia y el horror.

Fue campeón de ajedrez de la Universidad de Chile, mateo, casi ascético, fumador empedernido, lector inagotable, vocal de la Federación de Estudiantes de Chile y líder de la Juventud Socialista, en la que ocupó el cargo de secretario general entre 1971 y 1973. Carlos Lorca, dotado de una voluntad de hierro, prefirió resistir a exiliarse y afrontar la más dura de las exigencias para lograr que su partido, el Socialista, y que la izquierda chilena, en su conjunto, se reorganizaran en la clandestinidad en la que se hallaban en forma obligada en ese tiempo, a fin de que, junto con todas las fuerzas antidictatoriales, fueran capaces de reinstalar la democracia en Chile.

Entre septiembre de 1973 y junio de 1975 eludió dramáticamente la represión; lo hizo sin recursos, sólo con la ayuda de un puñado de luchadores, como él.

Tal vez el siguiente relato, que leeré con su venia, señor Presidente, sirva para captar qué ocurría durante esos meses: “Máximo colaboraba con la resistencia antipinochetista en el momento más duro de la represión. Era muy joven se empinaba recién sobre los 20 años y ante la magnitud de la tragedia nacional que lo desbordaba muy, pero muy ampliamente, se entregaba valientemente al esfuerzo de ayudar a reunir y juntar las diezmadas estructuras directivas de los partidos de izquierda. Hablamos de los años 74, 75 y 76. La Dina el año 1974 había destruido al MIR, el año 75 demolido al Partido Socialista y el año 76 le iba a tocar el turno al Partido Comunista. En los ajetreos en que estaba inmerso le correspondió organizar una reunión muy riesgosa y delicada a la que debía concurrir Carlos Lorca, médico y diputado que permanecía dentro de Chile en la resistencia de la dictadura. Por su condición de ex parlamentario y líder de la Juventud Socialista  era figura emblemática de la acosada oposición de izquierda. Las personas que se arriesgaban eran muy pocas. Nadie prestaba su casa o eran muy escasos aquellos que se atrevían a hacerlo, de modo que a Máximo no le quedó otra alternativa que organizar tan importante reunión en su propia casa, un hogar de clase media, de familia democratacristiana. Decirlo o pensarlo era fácil, pero hacerlo, muy difícil. Su casa era su hogar, pero no en el sentido de propiedad. La misma era de sus padres, con quienes vivía, junto a una numerosa familia que se enorgullecía de tener en su seno a un numeroso grupo de hermanos y hermanas, de modo que el día indicado, para la reunión, alerta al timbre de entrada, Máximo esperaba, tenso y nervioso, a sus singulares invitados. Había inventado, como “leyenda”, que ese encuentro era una cita de estudio, pero no concordaban las edades de los invitados, ni sus vestimentas, ni su lenguaje, más aún cuando los congregaba en su propio dormitorio y, luego, debía salir del mismo, dadas las estrictas normas de reserva que eran fundamentales para la sobrevivencia de aquellos arriesgados luchadores. Máximo abrió la puerta a uno de los asistentes a la reunión; se dio cuenta de inmediato de que era Carlos Lorca, al que distinguía por haber sido dirigente estudiantil, pero instantáneamente grabó en su mente su aspecto físico: flaco, frágil, vestido con un viejo abrigo que remarcaba una situación de empobrecimiento y debilidad como consecuencia directa de la cacería humana que se descargaba en contra de su persona. Sintió un sacudón en el alma. Lorca es de la personificación de una lucha sin retorno dada al límite de sus fuerzas por aquellos chilenos temerarios. Se fundían en él la convicción definitiva de una decisión irrevocable y la certeza del hombre que sabe que enfrenta un destino inesquivable. Era Chile, en 1975. Mientras algunos amasaban las enormes fortunas de futuros conglomerados económicos y otros guardaban silencio ante el drama de los derechos humanos, mientras algunos se desentendían o simulaban no saber, mientras el cinismo y una cobarde hipocresía ocultaban una situación terrible, Carlos Lorca se preparaba para llegar al final. Sabía que resistir significaba que era imposible escapar. Máximo, el joven que narra este relato, aún observaba a aquel ser humano agotado, pero indomable, cuando escuchó la voz de su madre que lo distraía de su preciosa tarea de resistencia para solicitarle: “Por favor, pide a tus amigos que nos ayuden a subir la estufa al segundo piso”. Fue así como, con Carlos Lorca incluido, aquellos jóvenes resistentes ayudaron a resolver esa tarea hogareña tan simple, pero tan profunda. Obligado, por la violencia implacable de quienes lo perseguían sin tregua, a vivir sin hogar, Carlos Lorca pudo al menos, por unos cuantos minutos, disfrutar del ambiente familiar que en esas terribles circunstancias le estaba prohibido. Pocas semanas después, hace ya treinta años, llegó la hora en que fue capturado, torturado y hecho desaparecer para siempre con su viejo abrigo y una llama libertaria inagotable en su corazón.

He dicho. -Aplausos en la Sala y en las tribunas.

 

Carlos LORCA

 

Valentía y Voluntad de Hierro: Llegó el Golpe.
Carlos Lorca Tobar, fue detenido el 25 de Junio de 1975, hace ya 41 largos años junto a Carolina Wiff en la calle Maule 130 de Santiago, vivienda de Yolanda Abarca, en un operativo comandado por Manuel Contreras y Pedro Espinoza. Mintió Pinochet y todos sus secuaces para ocultarlo. Para completar el manto del silencio que los jueces supremos aportaron con su complicidad hasta el día de hoy. Los que lo detuvieron, esbirros de la Brigada Purén, ingresaron celebrando su captura. Las hienas gritaban su nombre “Lorca, Lorca” y hacían sonar las bocinas de su caravana de vehículos. No menos de 40 agentes lo detuvieron junto a Carolina Wiff.

Al momento de su detención, exigió a sus captores: “Soy Carlos Lorca, miembro de la comisión política del Partido Socialista de Chile y exijo ser tratado como prisionero de guerra”. Vano intento por exigir derechos con las mentiras de una supuesta guerra civil con que la tiranía pretendía justificar sus crímenes. Lo aniquilaron asumiendo los costos, con los que hoy, ya se han convertido en nuestros mártires.

Su Trayectoria.

Carlos Lorca fue líder estudiantil en los estudios secundarios. Alumno del Instituto Nacional, primer Foco de Luz de la Nación. Estudiante de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile. Fue presidente del Centro de alumnos de la Escuela de Medicina. Posteriormente fue vocal de la Federación de Estudiantes de Chile. Lideró el proceso de Reforma en la Casa de Andrés Bello. Llegó a ser integrante del Consejo Superior de la Universidad de Chile. Además, fue elegido en forma unánime como Secretario General de la Juventud Socialista de Chile. En tal calidad se integró al Comité Central y a su comisión política del Partido Socialista de Chile.

Fue presidente de la Unidad Popular Juvenil. Fue elegido Diputado por Valdivia. Eligió el Sur y el Sur lo eligió a él. Representó a las ciudades de Valdivia, Panguipulli, La Unión y Río Bueno. Carlos Lorca se hizo carne en hombres y mujeres bajo las lluvias y entre los verdes.

Tuvo una amistad estrecha con el Presidente Constitucional Salvador Allende. Tuvo grandes simpatías con Carlos Prats y Alberto Bachelet, generales de la República. Lo unió una camaradería profunda con Clodomiro Almeyda y Orlando Letelier; con Luis Corvalán y Gladys Marín; con Rodrigo Ambrosio y Luis Maira. Fuertes lazos lo unían al Cardenal Raúl Silva Henríquez. Tenía gran cercanía con dirigentes Demócrata Cristianos como Bernardo Leyton y Ricardo Hormazábal.

Carlos Lorca con Gladys Marín y Jaime Suárez

Carlos Lorca con Gladys Marín y Jaime Suárez

Carlos tejió las redes del Partido Socialista, comunicándose con líderes políticos, militares, religiosos, gremiales, profesionales y estudiantiles. Su presencia, y extraordinaria fortaleza interior, coraje, inteligencia y rigor, estuvo en diversos confines de la tierra.

Quienes lo reconocieron vieron su naturaleza inolvidable. ¿Cómo eras Carlos? ¿Eras la versión del Quijote social en lucha sabia contra los molinos de la injusticia? ¿Eras el renacentista pensante en todo lo humano? ¿Eras el hombre nuevo de todos los tiempos? ¿Eras el amor por tus semejantes? ¿Eras la encarnación criolla de los ideales de Lincoln, Gandhi y Allende?

Carlos infundió coraje. Enseñó a perder el miedo. A soñar la libertad. A organizarse y a luchar por la Democracia. A liberar la patria encarcelada. A hacer brillar de nuevo la esperanza. No le dio tregua ni descanso desde que fue un adolescente. Se fue haciendo sabio en la lucha, en las ideas, en el debate… y en sus queridos libros.

Un hombre educador y ejemplar: extendiendo las ideas de futuro. Con cuánto orgullo miraba a los jóvenes crecer y desarrollarse: a la Michelle Bachelet, a Camilo Escalona, al Ennio Vivaldi a Marcelo Unda, a Gladys Cuevas y a tantos otros. Con cuánta pasión compartió sus ansias de saber con Ricardo Pincheira y Jorge Klein, con Pancho Rivas y Niels Biedermann, compañeros de su generación.

10soy-carlos-lorca
Pero sobre todo su amor por enseñar lo llevó a los jóvenes del país, a hacerlos buscar su destino, a tocar el cielo con las manos. Su querido Chile cayó en una Dictadura Mercenaria. Fue botín de la banda que dejaba a su paso crímenes, desapariciones y detenciones arbitrarias y traiciones a la patria. Sabía que no había más destino que la muerte. La encaró con alegría y dignidad. Dio ejemplo en su calvario.

Dio en ofrenda su vida para que renaciera la democracia. Para que su pueblo y su patria fueran libres. Se dio entero por un Chile mejor. Un hombre médico y humanista. Su amor por la vida, su rebeldía ante los males que aquejaban a los desposeídos y a los enfermos lo hizo estudiar la mente y el cuerpo para entenderlos, acogerlos y ayudarlos. Nunca dejó de ser médico, ni en las mayores exigencias de la vida y de la política.

Tenía una precaria salud. Lo aquejaba una hemofilia y una úlcera gástrica. Apenas las cuidó, como siempre con lo suyo, postergado sus prioridades por los demás, por el prójimo. Un hombre sencillo y generoso. En la noche oscura de la tiranía recorrió el país de norte a sur con su prédica de futuro. Aún en los fines de la democracia en crisis caminó por las calles de Santiago asediado y perseguido por los que ultimaron a René Schneider.

Nunca tuvo un vehículo. Nunca tuvo más propiedad que un humilde departamento que le regalaron sus padres, María y Carlos. Sus sueldos de diputado los entregabas casi íntegros a la juventud y al Partido. En pobreza franciscana solo se enriqueció en el cariño y la solidaridad de los que los que lo rodearon. Con más atención escuchó al desposeído que a los poderosos. En su liderazgo nacional e internacional, no hubo más protagonismo que el que lo requirió la causa superior. Un hombre bueno y pacífico. No mató ni a moscas ni arañas.

El cariño que le producía el cantar de Joan Manuel Serrat. Otras quizás por miedo, quizás el único de sus miedos, se dedicó a sembrar vida y a rechazar la muerte. Disfrutó de su existencia. Escuchó “Gracias a la Vida” de nuestra Violeta o a los Beatles cantando “Imagine” de Lennon y Mccartney que le llegaban al alma. Fue un hombre de paz.

Carlos Lorca: La traición del Partido Socialista.

Hace unos días, el PS pidió perdón por abandonar la querella por el ex diputado Carlos Lorca, detenido desaparecido del partido. Un hecho que trae a la memoria un complejo capítulo en la biografía política del Partido Socialista.

El mediodía del pasado viernes. En la Plaza de la Constitución, a los pies del monumento a Salvador Allende, un grupo de socialistas -militantes activos, pasivos y otros “de toda la vida”- desplegaron un lienzo con la imagen de un joven barbudo, con una mirada protegida por unos lentes de gruesos marcos de carey. Abajo del rostro, su identidad: Carlos Lorca. Así, se iniciaba un discreto homenaje al ex diputado del Partido Socialista que un 25 de junio de 1975 fuera detenido y desaparecido por la DINA, órgano represor de la dictadura.

Entre la decena de personas que participan en el acto se encuentran dos de los hermanos del ex legislador, Jaime y Raúl. Es este último quien leyó una declaración pública donde critica en duros términos al Partido Socialista, colectividad que Carlos Lorca dirigiera en la clandestinidad luego del Golpe de Estado de 1973. Un reproche que se sustenta en un embarazoso hecho para la militancia socialista, luego que el PS abandonara la querella con que el partido aspiraba a decretar las circunstancias de su muerte y establecer justicia para los responsables.

Con lo anterior, se cerraba un homenaje que duró tanto como la lectura de un texto de tres carillas. Una muestra de congoja luego que el abogado de la colectividad encargado de tramitar las causas de derechos humanos del partido, Juan de Dios Parra, no se sumara a la acusación fiscal que lleva adelante el ministro en visita extraordinario de la Corte de Apelaciones de Santiago, Miguel Vásquez, ni tampoco presentara una acusación independiente. El tema llegó a que la actual directiva del PS, presidida por la senadora Isabel Allende, pidiera perdón a la familia Lorca el pasado lunes y que el vicepresidente del partido, Camilo Escalona, sugiriera que Parra deje sus funciones.

Las disculpas, en todo caso, fueron dobles, puesto que, en su momento, Parra incluyó en la causa en calidad de víctima del partido a Jaime López Arellano -ex pareja de Bachelet- integrante de la dirección clandestina del PS, pero también identificado como colaborador de la DINA.
Un doloroso capítulo que, tras el abandono judicial del PS, vuelve a la memoria. “Es doloroso saber que el PS ni siquiera honra a sus muertos y es más doloroso que Bachelet, con todo lo compartido con mi hermano y que asegurara que ningún detenido desaparecido sería olvidado cuando asumió en su primer gobierno, tampoco haya influido en nada para la justicia de mi hermano Carlos”, remata Raúl Lorca.

——————–

Carta escrita por Dr. Luis Lorca Tobar, hermano de Carlos

11soy-carlos-lorca

CARLOS LORCA TOBAR
Un hombre de todos los tiempos

Chileno, hombre de 31 años de edad al momento de su desaparición. Por entonces era Sebastián, su nombre político, uno de los máximos dirigentes del Partido Socialista de Chile en la clandestinidad. Médico humanista, vocación de psiquiatra, estudios avanzados en filosofía.

Hijo de Carlos y María; hermano de Luis, Raúl y Jaime. Sufriste y lloraste la pérdida de María Isabel Chabelita quien nos dejara a sus tiernos 11 años. Casado con Gabriela Bravo, un hijo Ricardo Lorca Bravo. Ellos te sobreviven.

María nuestra madre falleció sin haberte visto desde que te fuiste. De ninguno de tus familiares alcanzaste a despedirte, privilegio que se respeta, aun a los condenados a muerte, en países bárbaros.

Al momento de tu detención exigiste a tus captores: “Soy Carlos Lorca, miembro de la comisión política del Partido Socialista de Chile y exijo ser tratado como prisionero de guerra.

Vano intento por exigir derechos con las mentiras de una supuesta guerra civil con que la tiranía pretendía justificar sus crímenes.

Fuiste líder estudiantil en los estudios secundarios. Alumno del Instituto Nacional, Primer Foco de Luz de la Nación. Estudiante de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile. Fuiste presidente del Centro de alumnos de la Escuela de Medicina. Posteriormente fuiste vocal de la Federación de estudiantes de Chile. Lideraste el proceso de Reforma en la casa de Andrés Bello. Llegaste a ser integrante del Consejo Superior de la Universidad de Chile. Fuiste elegido en forma unánime como Secretario General de la Juventud Socialista de Chile. En tal calidad te integraste al Comité Central y a su comisión política del Partido Socialista de Chile.

Fuiste presidente de la Unidad Popular Juvenil.Fuiste elegido Diputado por Valdivia. Elegiste el Sur y el Sur te eligió. Representaste a las ciudades de Valdivia, Panguipulli, La Unión y Río Bueno.

Te hiciste carne en hombres y mujeres bajo las lluvias y entre los verdes. Tuviste amistad estrecha con Salvador Allende Presidente Mártir. Tuviste grandes simpatías con Carlos Prats y Alberto Bachelet generales de la República. Te unió camaradería profunda con Clodomiro Almeyda y Orlando Letelier; con Luis Corvalan y Gladys Marín; con Rodrigo Ambrosio y Luis Maira. Fuertes lazos te unían al Cardenal Silva Henrríquez. Tenías gran cercanía con dirigentes Demócrata Cristianos como Bernardo Leyton y Ricardo Hormazabal.

Tejiste redes comunicándote con líderes políticos, militares, religiosos, gremiales, profesionales y estudiantiles. Tu presencia, trasuntando extraordinario fortaleza interior, coraje, inteligencia y rigor, estuvo en diversos confines de la tierra. Por doquiera te recuerdan.

Quienes te reconocieron vieron tu naturaleza inolvidable. ¿Cómo eras Carlos? Eras la versión del Quijote social en lucha sabia contra los molinos de la injusticia. Eras el renacentista pensante en todo lo humano. Eras el hombre nuevo de todos los tiempos. Eras el amor por tus semejantes. Eras la encarnación criolla de los ideales de Lincon, Gandhi y Allende. Valentía y Voluntad de Hierro Llegó el golpe.

Infundiste coraje. Enseñaste a perder el miedo. A soñar la libertad, A organizarse y a luchar por la Democracia. A liberar la patria encarcelada. A hacer brillar de nuevo la esperanza.No te diste tregua ni descanso desde que éramos adolescentes.

Veo a tantos amigos y amigas hoy con tu fortaleza de carácter heredada.Un hombre de conocimiento y razón. Cuantas centenas de libros devoraste ávido? Los mismos que en tu humilde morada de la Calle Ramadas capturaron tus perseguidores. Perplejos y euforizados encontraban tus textos de ajedrez: “La Defensa India” “Jaque al Rey” y tantos otros que les llevaban a urdir en su ignorancia la falsedad de supuestos planes militares.Los quemaron para evitar ser devorados por ellos. Textos de grandes pensadores, filósofos, políticos y revolucionarios parecían decir ¡léeme! desde tus estanterías.Te fuiste haciendo sabio en la lucha, en las ideas, en el debate… y en tus queridos libros.

Un hombre educador y ejemplar: Te recuerdo extendiendo las ideas de futuro. Con cuanto orgullo mirabas a los jóvenes crecer y desarrollarse: a la Michelle Bachelet, a Camilo Escalona, al Ennio Vivaldi a Marcelo Unda, a Gladys Cuevas y a tantos otros. Con cuanta pasión compartiste tus ansias de saber con Ricardo Pincheira y Jorge Klein, con Pancho Rivas y Niels Biedermann compañeros de tus generaciones.

Pero sobre todo tu amor por enseñar te llevó a los jóvenes del país, a hacerlos buscar su destino, a tocar el cielo con las manos.Tu querido Chile cayo en Dictadura Mercenaria. Fue botín de la banda que dejaba a su paso crímenes, desapariciones y detenciones arbitrarias. Sabias que no había mas destino que la muerte. La encaraste con alegría y dignidad.Diste ejemplo en tu calvario.

Diste en ofrenda tu vida para que renaciera la democracia. Para que tu pueblo y tu patria fueran libres. Te diste entero por un Chile mejor.Un hombre médico y humanista. Tu amor por la vida, tu rebeldía ante los males que aquejaban a los desposeídos y a los enfermos, te hizo estudiar la mente y el cuerpo para entenderlos, acogerlos y ayudarlos.Nunca dejaste de ser médico, ni en las mayores exigencias de la vida y de la política.Tenías precaria salud.

Te aquejaba Hemofilia y ulcera gástrica. Apenas las cuidaste, como siempre con lo tuyo. Postergado por el prójimo.Un hombre sencillo y generoso En la noche oscura de la tiranía recorriste el país de norte a sur con tu prédica de futuro. Aún en los fines de la democracia en crisis caminaste por las calles de Santiago asediado y perseguido por los que ultimaron a Rene Schneider.

Nunca tuviste ni un vehículo. Nunca tuviste más propiedad que un humilde departamento que te regalaron nuestros padres María y Carlos.

Tus sueldos de diputado los entregabas casi íntegros a la juventud y al Partido. En pobreza franciscana te enriqueciste en la solidaridad y el cariño del otro. Con más atención escuchaste al desposeído que a los poderosos. En tu liderazgo nacional e internacional no hubo más protagonísmo que el que te requirió la causa superior. Un hombre bueno y pacífico No mataste ni a moscas ni arañas. Las primeras por el cariño que te producía el cantar de Joan Manuel Serrat. Otras quizás por miedo, quizás el único de tus miedos en mi recuerdo. Te dedicaste a sembrar vida y a rechazar la muerte. Disfrutaste la vida. Elegías como Gracias a la Vida de nuestra Violeta o escuchando a los Beatles cantando “Imagine” de Lenon y Mcarthney te llegaban al alma. Fumabas tabaco holandés en la pipa que guardo para tenerte en sus aromas siempre presente. Sufrías por los desamparados. Te alegrabas con los jóvenes y ricos de corazón. Te reías con Jesús Val en partidos que jugabas por teléfono a miles de kilómetros. Tus vínculos con ese español, de corazón monárquico así como con Alex Chadud los cultivabas con amistad en mayúsculas. Eras un hombre de paz.

Un hombre responsable y consecuente Tus ideas de futuro las defendías en el diálogo y en el debate. Las cultivabas y las aprendías de la vida y de los textos y las sometías a los desafíos de la realidad.¡ Nunca conocí una persona con mayor rigor y responsabilidad en su decir y pensar!¡Nunca en busca del aplauso fácil ni con la demagogia oportunista! En momentos aciagos defendiste con tu vida tus ideales. Asumiste las consecuencias por un Chile mejor.
Seguiste los pasos de Salvador. Las grabaciones de las órdenes malditas mostraban al hampón principal recordando a los fascios romanos “ofrézcanle un avión al guevón para que se vaya y allí lo matamos…..total muerta la perra se acaba la leva.Como si a Salvador se le pudiese matar.Como si a ti Carlos te pudiesen hacer desaparecer.

Fuiste detenido el 25 de Junio de 1975, hace ya 30 largos años junto a Carolina Wiff en la calle Maule 130 de Santiago, vivienda de Yolanda Abarca, en un operativo comandado por Manuel Contreras y Pedro Espinoza. Mintió Pinochet y todos sus secuaces para ocultarlo. Para completar el manto del silencio los jueces supremos aportaron su complicidad. Los que te detuvieron, esbirros de la brigada Puren, ingresaron celebrando tu captura. Las hienas gritaban tu nombre “Lorca, Lorca” y hacían sonar las bocinas de su caravana de vehículos. No menos de 40 agentes te detuvieron junto a Carolina. Te aniquilaron asumiendo los costos que te convertirías en un mártir.

Carlos: ¡Por la alegría has vivido, por la alegría desapareciste! Fuiste un canto a la vida, encendiste nuestras mentes y nuestros corazones. Te inmolaste por la vida y por tu pueblo.

Carlos querido, vives y te acompañan los parroquianos del “guata” amarilla. Tus amigos Uldaricio Figueroa, Manuel Carpintero y Néstor Figueroa. Los pescadores de Niebla y de las orillas del Calle-Calle, los obreros madereros de Panguipulli y los campesinos de Chihuio. Los empleados, profesionales y estudiantes; las mujeres y hombres nobles Valdivianos Carlos estas en nosotros.

En nuestras mentes y en nuestros corazones.
En cada paso que damos.
En nuestros días y nuestras noches.
En nuestros amores y en nuestro trabajo.
En nuestro sueño por un Chile mejor y en paz, sin odio y sin violencia.
¡Nada ni nadie te podrá hacer desaparecer!

Carlos querido; ¡Hasta siempre!

 

logo-12CRÍTICA DE LA ECONOMÍA POLÍTICA

CARLOS MARX

APÉNDICE

CARTAS SOBRE EL TOMO I DE “EL CAPITAL”

Marx a Kugelmann

Londres 11 julio 1868

Párrafo 01:

`…] Agradezco muy de veras sus envíos. A Faucher no le escriba usted. Este mannequin pisse podría darse demasiada importancia. Lo único que ha conseguido es que, si llega a publicarse una segunda edición de mi libro, dé el obligado zarandeo a Bastiat, en el pasaje correspondiente de la obra, a propósito de la magnitud del valor. Si lo hice en ésta fue porque pienso dedicar un extenso capítulo del tercer tomo a los caballeros de la “economía vulgar”. Por lo demás, encontrará usted muy natural que los Faucher y consortes no deriven el “valor de cambio”, sino sus propios excrementos de la masa de la fuerza de trabajo empleada, sino de la ausencia de este empleo, o sea, del “trabajo ahorrado”. Y el digno Bastiat no se ha molestado, siquiera en hacer este “descubrimiento”, tan grato para esos señores, sino que se se ha limitado a “tomarlo”, según su manera acostumbrada, de autores mucho más antiguos. Faucher y consortes ignoran, naturalmente, sus fuentes.

– Página – 704-705 —   El CAPITAL “TOMO I” –Traducción de Wenceslao Roces – Primera edición en alemán tomo I — 1867- Primera edición en Español 1946- tercera reimpresión 2006 – Fondo De Cultura Económica México Comentarios y sugerencias : Editorial@fondodeculturaeconomica.com  en Chile a /httpmarxismo-cl/ o bien Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl o Twitter    Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl

https://unidadmpt.wordpress.com/2012/05/08/transcribiremos-a-la-letra-el-capital-de-carlos-marx-tomo-uno/

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!

Tweets mentioning @Daniel206_73

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Antícapitaslista, ¡¡¡ Unidad Latinoamericana !!!, Campesinos- Jornaleros, chile, Compañero Presidente Doctor salvador Allende, Peones - Proletarios, Trabajadores al Poder, unidad, Varios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s