Semblanza de Julio Palestro Rojas.


Eric Beiza Palestro

https://www.facebook.com/eric2708

palestro3

Un primero de noviembre de 1908, nacía en la Isla de Chiloé, Julio Palestro Rojas, hijo de Aquilina Rojas Gonzáles, mujer de campo, nacida en San Esteban de Aconcagua Arriba, antiguo Departamento de San Felipe y Pedro Antonio Palestro Núñez, copiapino de Los Loros.

La familia llegó a San Miguel cuando Julio tenía la edad de 6 años. El padre, músico del Ejército con el que ya habían recorrido medio Chile, había sido trasladado a Santiago y allá partieron todos, asentándose en la zona de la línea del antiguo Ferrocarril de Circunvalación.

Muy tempranamente muere el padre, y Julio tiene que entrar a trabajar en lo que venga para ayudar a su madre y así contribuir a mantener a sus hermanos menores.

Julio, que aún no cumple los 15 años y con el sentido del deber que caracterizó su paso por la vida, asume la responsabilidad y, tanto en el plano material cómo en el plano moral, cumple con la inmensa tarea adquirida. Sacrificó su juventud trabajando de tornero, sin dejar de asistir a un liceo nocturno, terminando así sus estudios secundarios.

Lector incansable, sabía de arte, de literatura, de historia. Su labor de Mecenas, su Pinacoteca, su amor por las Artes, ¡si su casa de San Joaquín (Carlos Valdovinos), centro de las reuniónes familiares, llegó a ser prácticamente un museo!

En los años de la dictadura, muchas de esas pinturas que durante años coleccionó, tuvieron que ser vendidas a lo que fuera para poder mantener a la familia.

Julio ingresó al Partido Socialista de Chile. a los pocos meses de ser éste fundado, guíando por el mismo camino a sus hermanos y demás familiares. Debe ser esta una de las razones por las que se decía que un Palestro era primero inscrito en el partido y luego en el registro civil.

A mediados de los 1930, los Palestro vivían cerca del Zanjón de la Agüada, zona que como decía el tio Mario “vivía la gente más pobre y olvidada de la mano de Dios“.

A Julio y a sus hermanos no les tenían que contar lo que era la injusticia, la pobreza, el pasar hambre. ¡Lo veían y lo vivían día a día! De ahí la firmeza en sus principios y el convencimiento absoluto en que lo único que podían perder eran las cadenas.

En 1938 es elegido como primer Regidor socialista en San Miguel, luego pasaría a ser el primer Alcalde del PS en esta Comuna proletaria. En lo partidario fue miembro del Estado Mayor y Comisario Nacional de las Milicias Socialistas y varias veces miembro del Comité Central.

Fue un militante que cumplió siempre con las tareas que su Partido le encargó. El cariño por su Partido Socialista y SU Seccional 4 de Junio, una Seccional con historia de lucha y nombre de combate, lo llevaron a estar siempre en la primera línea.

“[…] la política „la sienten“. Su militancia en el Partido Socialista no es el producto de un complicado proceso intelectual. Leyeron de qué se trataba, les gustó y se lanzaron, con pasión, con honestidad. Como hombres acostumbrados a peleársela a la vida en mangas de camisa y en cualquier esquina […]” (Tomado de “La camara y los 147 a DIETA“, de Eugenio Lira Massi).

Julio no era un hombre de la „vía violenta“, nunca lo había sido, lo que no lo transformó ni en un reformista y mucho menos en un miedoso y si alguna vez hubo necesidad de hacer uso de los puños, no trepidó en hacerlo.

Sus armas eran los argumentos, la palabra clara, la confianza en lo correcto de las ideas que sustentaba, la fuerza del que se siente parte de una nueva historia nacida de la raíz misma del Pueblo. Y esas “armas” las empleó con todas sus consecuencias, transformándose en un líder indiscutido y a la vez respetado y querido, por sus familiares, sus camaradas de partido, el pueblo sanmiguelino y de la Zona Sur de Santiago e incluso por muchos de sus “contrincantes” políticos.

Muchos hechos que marcan a San Miguel y al movimiento obrero y popular de la zona, como lo fueron los grandes avances en la educación, en el deporte, el alumbrado público, la pavimentación, el alcantarillado, la transformación y urbanización de la Chacra Ochagavía y, en general, el desarrollo económico y social de la Comuna, están íntimamente ligados a su persona, a su compromiso y a su incansable labor.

Y es que San Miguel, el de antes, el histórico, era una Comuna que servía de refugio al poblador, al campesinop pobre y al mapuche que dejaba su tierra en busca de un futuro mejor, al proletario que se reencontraba así con la esperanza, al pequeño comerciante y al funcionario del estado que sentía que ahí se le daba un espacio para construir una vida digna.

¡Julio y sus hermanos son parte de la historia, porque ésta no es ni suma de anécdotas ni una axioma, sino que es el resultado de acciones y conductas de actores concretos!palestro2

Cultura y acción política unidas en un mismo nombre, ¡JULIO!

La creación del Teatro Municipal y la Casa de la Cultura de San Miguel, con las cuales se rompía el monopolio sobre la cultura ejercido por la podrida “élite“ reaccionaria, estarán por siempre unidas a su nombre.

Ahí está la memorable toma de los terrenos donde se erigió valiente la Población “La Victoria” y otras similares ocurridas en tiempos en que él era Alcalde de la Comuna, para darle techo a miles de pobladores.

Julio y sus hermanos hicieron de San Miguel un baluarte socialista y popular. Por eso era lógico que la Seccional 4 de Junio fuera la más grande del país, con miles de militantes. Y así también que ¡la mayor resistencia durante la dictadura se diera en San Miguel!

Si San Miguel fue tempranamente una Comuna en donde se podía vivir dignamente, fue también gracias al esfuerzo y dedicación de Julio Palestro Rojas y sus hermanos Mario y Tito.

Y es que los Hermanos Palestro, TODOS, al igual que sus hermanos de madre, los Salinas Rojas, fueron por su vida y su pensamiento, figuras emblemáticas, símbolos y expresión cabal del Socialismo y del Pueblo.

Al asumir Salvador Allende la presidencia de la República habló con mi abuelo y le planteó que su deseo era que representara a Chile en Brasil como embajador. Mi abuelo prefirió quedarse en Chile. Por su capacidad, el compañero Allende le encomendó entonces la Gerencia de la Polla Chilena de Beneficencia, empresa a la que modernizó e hizo más efectiva.

Tras el Golpe, los criminales que se robarían luego medio país, intentaron montajes que vinieran en detrimento de la altura moral y ética de Julio. Fracasaron rotundamente ya que bajo su administración, en la Polla Chilena de Beneficencia no se perdió ni un rollo de papel higiénico.

Mi abuelo, ¡mi Tata!, Julio Palestro Rojas, fue un POLÍTICO de los que hoy escasean o sencillamente ya no hay. ¡Él era un hombre de una sencillez tremenda, de frente amplia y bajito de estatura, pero con una moral y una honestidad de gigante!

Para el Golpe él se encontraba enfermo, aquejado de una diabetes crónica y de una gota que le atormentaba y así vivió los momentos -pocos días serían- del “militante clandestino“. Sin recursos, oculto a los ojos de los que estaban transformando a nuestra patria en una gran cárcel e inmenso cementerio.

Me recuerdo muy nítidamente de aquel día de septiembre de 1973, en que mi abuelo pasaría a ser un “prisionero de guerra” más de la dictadura. Chile olía a traición fascista ¡pero también a dignidad y valentía allendista!

Me despedí de él en el patio de una casa de una prima hermana de mi padre, siendo uno de los últimos que lo vería en libertad. Me entregó como recuerdo una cajita en donde él guardaba su sacarina, como queriendo decir, “ya no la voy a necesitar……”.palestro1

Lo abracé, lloré como niño que era y, a la vez, como hombre en el que muy prematuramente me estaban obligando a convertirme. Le decía ADIOS a mi abuelo adorado, la persona que ha sido mi guía y con quien todos los días de mi vida he mantenido un diálogo cómplice y silencioso. Lo despedía hacia un futuro incierto. Varios años después lo volvería a ver en Suecia.

Sufrió la Cárcel, primero en la Escuela Militar y posteriormente en la Isla Dawson. Luego estuvo con arresto domiciliario y en junio de 1977, con la salud ya bastante deteriorada por la falta de una adecuada atención médica, sale del país acompañado de sus hijos menores y de su esposa y compañera, Ana Velásquez, mujer maravillosa y valiente, que jamás se ha doblegado ante nada ni nadie.

El lugar de destino y donde ya se encontraban cuatro de sus hijos (Loreley, Gonzalo, Julio y Cristian) era Suecia, país solidario que le otorgó asilo político y en el que vivió hasta su muerte, ocurrida el 31 de julio de 1979.

Sus grandes dolores fueron ver a su familia acosada, perseguida y repartida por el mundo, así como a su partido dividido. Su gran orgullo fue ver que en su familia nadie abandonaba la lucha.

Cuando mi abuelo emprendió su último viaje, yo me encontraba al otro lado del planeta, intentando ser fiel a sus enseñanzas. ¡Como me duele el no haber podido estar junto a él en ese momento!

Fue un padre cariñoso y querendón, así como un abuelo incomparable. Sus nietos, los que tuvimos la suerte de conocerlo, jamás lo hemos olvidado y lo sentimos presente a cada minuto, por qué él, para nosotros, no ha muerto,

Hoy se ha de sentir orgulloso: su legado y el de sus hermanos, quedaron para siempre presentes en la historia y la memoria. Esa es la hereencia que habrá de convertirse en bandera para reconquistar San Miguel para la izquierda y para un proyecto democrático y popular

004-aaa-logo-allendeCRÍTICA DE LA ECONOMÍA POLÍTICA

CARLOS MARX

II CARLOS MARX

GLOSAS MARGINALES AL “TRATADO DE ECONOMÍA POLÍTICA” DE ADOLFO WAGNER

Párrafo 02:

Yo no hablo en parte alguna de “la sustancia social común del valor de cambio”; lo que digo es que los valores de cambio (pues el valor de cambio, sin dos por lo menos, no existe) representan algo común a ellos, algo “en absoluto independiente de sus valores de uso”” (es decir, aquí, de su forma natural), a saber: “el valor. Así [en el Libro primero de El Capital], se dice: ¡Aquel algo común que toma cuerpo en la relación de cambio o valor de cambio de la mercancía es, por tanto, su valor. En el curso de nuestra investigación volveremos de nuevo al valor de cambio, como expresión necesaria otra forma obligada de manifestarse el valor, que ahora estudiaremos independientemente de otra forma (p. 13)3

3: La paginación se refiere a la 2ª edición del tomo primero de El Capital, Véase p6. De la presente edición (Ed.)

– Página –713 —   El CAPITAL “TOMO I” –Traducción de Wenceslao Roces – Primera edición en alemán tomo I — 1867- Primera edición en Español 1946- tercera reimpresión 2006 – Fondo De Cultura Económica México Comentarios y sugerencias : Editorial@fondodeculturaeconomica.com  en Chile a /httpmarxismo-cl/ o bien Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl o Twitter    Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl

https://unidadmpt.wordpress.com/2012/05/08/transcribiremos-a-la-letra-el-capital-de-carlos-marx-tomo-uno/

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!

Tweets mentioning @Daniel206_73

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Antícapitaslista, ¡¡¡ Unidad Latinoamericana !!!, Campesinos- Jornaleros, chile, Compañero Presidente Doctor salvador Allende, Peones - Proletarios, SUTRA-CHILE, Trabajadores al Poder, unidad, Varios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s