Otro aburrido artículo sobre derechos humanos


EN CHILE SE TORTURA…. ¡¡¡HOY!!!  AL IGUAL QUE AYER

EN CHILE SE TORTURA…. ¡¡¡HOY!!! AL IGUAL QUE AYER

 

…. Los derechos humanos siguen sonando como una balada lejana de la que, para la opinión pública, se encargan mayoritariamente hippies y juristas, como si no fuera con el resto. Como si no afectara a campesinos y campesinas cuando les arrebatan sus tierras; a indígenas cuando los excluyen en las tomas de decisiones; a estudiantes, cuando no llegan para pagar sus cuotas de universidad; a periodistas cuando reciben amenazas ⎯e incluso la muerte⎯ por denunciar injusticias; a las mujeres, cuando no se les permite decidir o son objeto de tanta violencia… Como si no nos afectara a todos y todas, a tener una vida digna. Como si los derechos humanos no tuvieran nombre y apellidos.

 

berta-620x420

http://contexto.cr/wp-content/uploads/2016/02/contexto-logo-small.png

noviembre 14, 2016

by Antonio Jaen Osuna

Mi amigo Juan David es un fenómeno.

Le dieron una de las becas para científicos más importantes de Europa pero él decidió que lo que realmente quería era enseñar química a niños y niñas de secundaria, en un instituto de Madrid. Un día coincidimos en el autobús y se pasó el viaje explicándome para qué servía un acelerador de partículas. Me habló de su mecanismo, de su funcionamiento y de las aplicaciones que pueden dársele a los resultados que se obtienen con su manejo. Lejos de aburrirme, pasamos una hora charlando animadamente sobre ejemplos prácticos, que me hicieron entender algo tan abstracto y complejo como pueden ser los encantos de un ciclotrón o un sincrotrón. No recuerdo haber estado jamás tan interesado por algo tan ajeno a mí, tan alienígena a mi cultura de letras.

Aquel viaje en autobús me hizo pensar en todos aquellos temas de relevancia que andan flotando, en materia de economía, política, derecho, etc., y que sólo unas cuantas personas entienden. Pensé en la importancia que tenía el construir puentes por los que conectar a la gente con el conocimiento que les pertenece pero al que no pueden acceder porque está codificado. Así, con este pensamiento, aprovechando la oportunidad de este viaje en autobús que nos brinda Contexto, sería bueno si intentáramos que los derechos humanos en la región dejen de sonarnos a acelerador de partículas.

Es complicado hablar de la Declaración Universal de los Derechos Humanos o de, en nuestra región, la Convención Americana sobre Derechos Humanos, sin hacer que las y los alérgicos a todo lo que suene a derecho salgan corriendo. Pero a decir verdad, los artículos de estos dos documentos son herramientas esenciales para salvaguardar la vida y la dignidad de millones de personas. En las Américas, además, tenemos el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, compuesto por una Comisión y una Corte, que actúan como tribunales ante cualquier tipo de violación cuando los Estados no responden a su labor de proteger nuestros derechos y libertades.

Pero si hablamos del día a día en la vida de cualquier persona en la región, ¿cómo afecta todo esto de los derechos humanos? ¿Para qué sirven, en la práctica, más allá de las cartas, los acuerdos y las convenciones?

En diciembre de 1981, soldados de El Salvador, asesinaron a alrededor de mil personas en El Mozote y otros pueblos del noroeste del país. Es la masacre más grande jamás realizada en Latinoamérica.

En diciembre de 1982, en Las Dos Erres, Guatemala, miembros de la fuerza especial Kaibil, acompañados por unos 40 soldados, sometieron a los habitantes de este lugar a torturas y tratos crueles, inhumanos y degradantes. Varias de las mujeres, incluyendo niñas y adolescentes, fueron violadas repetidamente. Las víctimas fueron finalmente ejecutadas y arrojadas a un pozo.

En Febrero de 2002 Valentina, una indígena me’phaa de 17 años, se encontraba lavando ropa en un arroyo cerca de su casa cuando miembros del Ejército mexicano la interrogaron sobre la ubicación de varios hombres “encapuchados” de la comunidad. Durante el trascurso del interrogatorio Valentina fue violada.

Más recientemente, a comienzos de marzo del 2016, Berta, lideresa de la comunidad indígena lenca y defensora de los derechos humanos y los movimientos campesinos en Honduras, fue asesinada. Su muerte, tras un asalto nocturno a su casa, se produjo justo una semana después de que hubiera denunciado el asesinato de cuatro dirigentes y amenazas de muerte contra otros tantos de su comunidad indígena. Al menos 109 activistas del medioambiente y la tierra hondureños fueron asesinados entre 2010 y 2015.

Algunos de estos ejemplos los conocemos mejor que otros porque han tenido mayor trascendencia mediática. Pero si sólo quedan como noticias que compartir con el café de la mañana, desaparecerán junto con éste. Los derechos humanos siguen sonando como una balada lejana de la que, para la opinión pública, se encargan mayoritariamente hippies y juristas, como si no fuera con el resto. Como si no afectara a campesinos y campesinas cuando les arrebatan sus tierras; a indígenas cuando los excluyen en las tomas de decisiones; a estudiantes, cuando no llegan para pagar sus cuotas de universidad; a periodistas cuando reciben amenazas ⎯e incluso la muerte⎯ por denunciar injusticias; a las mujeres, cuando no se les permite decidir o son objeto de tanta violencia… Como si no nos afectara a todos y todas, a tener una vida digna. Como si los derechos humanos no tuvieran nombre y apellidos.

Aprovechemos este viaje en autobús para conectar con el rostro de los derechos humanos, para hacer los derechos humanos nuestros, para entender su mecanismo, su funcionamiento y el impacto que tienen en la sociedad que estamos construyendo. Pero sobre todo, para que no caigan en el olvido del anonimato. Ni a éste ni al otro lado del papel.

https://www.facebook.com/ximena.morales.77?hc_ref=NEWSFEED&fref=nf

 

logo-14CRÍTICA DE LA ECONOMÍA POLÍTICA

CARLOS MARX

III

SIETE ARTICULOS DE ENGELS SOBRE EL TOMO PRIMERO DE “EL CAPITAL”

INTRODUCCIÓN por Ernst Czóbe

Párrafo 08:

Los artículos bibliográficos publicados en el transcurso del año 1867 fueron todos redactados por Engels, salvo uno, que escribió Kugelmann. En el número de enero de su Vorbote, J. Ph. Becker caracteriza muy exactamente estas notas—naturalmente, sin saber que se trataba de artículos salidos de la pluma de Engels—al decir, refiriéndose a la buena acogida dispensada a El Capital, que las críticas reconocen sin disputa el valor científico de la obra, aunque “se esfuerzan en sacar de los hechos establecidos en ella conclusiones distintas a las del autor5. Al siguiente año comienzan a aparecer ya críticas espontáneas. Su número no es grande; sin embargo, el siguiente cuadro orientará al lector acerca del número y autores de las notas bibliográficas que vieron la luz hasta el otoño de 1868:

5: Der Vorbote, Ginebra, año 3, núm. 1, enero 1868, p. 16

– Página –725 —   El CAPITAL “TOMO I” –Traducción de Wenceslao Roces – Primera edición en alemán tomo I — 1867- Primera edición en Español 1946- tercera reimpresión 2006 – Fondo De Cultura Económica México Comentarios y sugerencias : Editorial@fondodeculturaeconomica.com  en Chile a /httpmarxismo-cl/ o bien Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl o Twitter    Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl

https://unidadmpt.wordpress.com/2012/05/08/transcribiremos-a-la-letra-el-capital-de-carlos-marx-tomo-uno/

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!   

Tweets mentioning @Daniel206_73

Deja un comentario

Archivado bajo Antícapitaslista, ¡¡¡ Unidad Latinoamericana !!!, Campesinos- Jornaleros, chile, Compañero Presidente Doctor salvador Allende, Peones - Proletarios, SUTRA-CHILE, Trabajadores al Poder, unidad, Varios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s