“PELANTARU…” RIBERA DE ARAUCO


                        031pelantaru-ribera-de-arauco

Después que Alonso de Ribera regresó a Purén, se aplicó a reforzar la Casa de Arauco que era, a su juicio, la que más debía protegerse. Habiendo conseguido relativa paz al norte del Biobío, sólo restaba asegurar la fortaleza más adentrada en territorio enemigo.

El 1º de abril de 1604 cruzó el gobernador sus puertas, que se abrieron con gran alegría de los defensores constantemente amenazados por los araucanos. De inmediato, procedió a realizar malocas en todos los valles vecinos para obligar a los comarcanos a dar la paz.

Pero los mapuches no cedían tan fácilmente y demostraron que preferían perder la vida antes que la libertad. Así lo manifiesta Ribera en una carta al rey, agregando que la única manera de someterles es “ocupando las tierras de sus antepasados por el mucho amor que le tienen”.

Uno de los caciques araucanos que ni aceptó el vasallaje, ni se atemorizó, fue Millaín, nombre que significaba Comida de oro. Hombre ya maduro, pero grande y muy robusto, era de genio irascible y temerario. Sintiéndose impotente para dar la guerra solo, se acercaba al castillo y profería toda clase de insultos. Cuando los soldados no soportaban más y salían en su persecución, escapaba a lomos de su ágil caballo con tal velocidad que pronto les perdía.

Como la situación se repetía constantemente, tenía tan exasperados a los del fuerte que el gobernador encargó a Pedro Cortés darle caza como fuese. El maestre de campo salió una noche y lo encontró durmiendo en brazos de una sus mujeres y lo alanceo antes de que despertará.

Cerca del lugar dormía un grupo de cien mapuches. Ante la barahúnda que se armo al coger a Millaín, despertaron y se dispersaron por los montes. Dos capitanes, seguidos por algunos indios amigos, salieron a perseguirles, seguidos por algunos indios amigos, salieron a perseguirles, apartándose del grupo de Cortés. Eran Pedro Ponce, chiquillo alto y flaco y el joven Diego Montero, de fueras descomunales para sus escasos diecinueve años quien más tarde legaría a los cargos más alto del reino.

En la cumbre de un cerro divisaron a seis araucanos que andaban a la búsqueda de españoles. Los cristianos repecharon la ladera al galope y llegaron junto a los indios, con las bestias sin resuello. En cuanto empezó la lucha uno de ellos le clavó la lanza al caballo de Pedro Ponce, y el capitán hubo de apearse de un salto para no ser arrastrado en la caída. Indignado por verse de a pie, esmirriado guerrero desenvaino la ancha toledana que llevaba y, valiéndose de su Extremadura altura, lanzó un tajo al que tenía más a mano, partiéndole la cabeza.

El joven González Montero escogió al más robusto de los contrincantes y se enzarzó con él en cerrada lucha. Tinaqueupu, así se llamaba el indio, le tiró varios botes de pica que don Diego barajó con su lanza dejándole en mala posición, y le propino un puntazo tan fuerte que le traspasó de parte en parte quebrando el asta. Dominado el terrible dolor, el araucano se arrancó con las manos el trozo que tenía clavado en el cuerpo y, lleno de rabia al ver que el que lo mandaba al otro mundo era sólo un muchacho, lo apretó entre sus potentes brazos impidiéndole sacar la espada.

Siguieron luchando enardecidos, y el espectáculo era tan singular que el resto de los combatientes detuvo la pelea para contemplarlos. Forcejearon largo rato, más la sangre que manaba por la herida del araucano le fue debilitando. Viendo que el joven español arreciaba en la brega, optó por morderle una oreja para que ante el dolor le soltase. Lo hizo con tanta fuerza, que se quedó con un trozo en la boca y lo escupió violentamente en la cara de su adversario.

Sangrando ambos, agotados y medio aturdidos por el dolor, rodaron quebrada abajo y cayeron en un arroyo, donde finalmente el indio entregó el alma. Los españoles reanudaron el combate y  acabaron con los mapuches-

…00000—-

No escapaba al ojo del gobernador, que la actual posición de la casa de Arauco no era la más conveniente. Situada a medio cuarto de legua del mar, sólo podían atracar las naves de muy poco calado o con la pleamar. Esto las obligaba a anclar más adentro y a desembarcar los cargamentos en bote.

Luego de analizarlo con sus capitanes resolvió trasladar el fuerte dos leguas al sur, sobre el río Curaquila, y tendrían mejor aprovisionamiento de leña y abundante pesca.

Como la nueva construcción tomaría algún tiempo dejó al maestre de campo Pedro Cortés y al sargento mayor Alonso Gonzales de Nájera con quinientos soldados.

En su viaje de regreso, pudo comprobar que, debido a las malocas españolas, los campos se veían yermos y despoblados, sin rastros de hombres, animales ni sembrado, allí donde antes había existido un gran cultivo.

 

 

logo-16CRÍTICA DE LA ECONOMÍA POLÍTICA

CARLOS MARX

III

SIETE ARTICULOS DE ENGELS SOBRE EL TOMO PRIMERO DE “EL CAPITAL”

INTRODUCCIÓN por Ernst Czóbe

Párrafo 09

… 9. Ergänzungsblätter zur Kenntnis der Gegenwart, revista mensual. Hildburghausen, t. 3, 1868. <<Autor: Eugen Dühring>>.

  1. Der Sozial-Demokrat, edit. Por J. B. Schweitzer y J. B. von Hofstetten, Berlín. Diez artículos, desde núm.10, de 22 enero 1868, hasta núm. 49, de 24 de abril 1868 <<Autor: J. B. Schweitzer.
  2. Börsenhalle, Hamburgo, Periódico de la noche para el Comercio, la Navegación y la Política. 14 febrero 1868; núm. 17348. <<Anónimo9. A iniciativa de Meissner>>.
  3. Rhein-und Ruhrzeitung, Duisburg, marzo 186810. <<Anónimo. Redactado por Engels. Publicación gestionada por Siebel.>>
  4. Demokratisches Wochenblatt dirig. Por G. Liebknecht, Leipzig. 21 marzo 1868 (núm. 12), 28 marzo 1868 (núm. 13)11. <<Anónimo. Redactado por Engels (infra, VII)>>

14: Un periódico de Mannheim12, hacia abril de 1868.  <<Anónimo. Redactado por Engels. Publicación gestionada por Siebel.>>

  1. Viertejahrsschrift für Volkswirtschaft und Kulturgeschichte, dirig. Por Julius Faucher, Berlín. Año V (t. 20), 1857. Publicado en junio 1868. <<Firmado: 1. Autor: J. Faucher.>>
  2. Elberfelder Zeitung, 17, 20, 23, 25, 27 junio y 2, 3 julio 1868. <<Firmado: E. F.S. Friedrich Schnake13>>
  3. hannoverscher Courier, 4 junio 1868; núm. 4322, suplemento. <<Anónimo. Redactado por Engels (Coincide totalmente con núm. VI.infra)
  4. Literarisches Zentralblatt, dirigida por G. Liebknecht, Leipzig 1, 22,29 agosto, 5 septiembre 1868; núms. 31, 34, 35,36. <<Autor: Josef Dietzgen.>>

9: hacia unas treinta líneas; al parecer, improvisando a base del prólogo e índice de la obra. Sin embargo, en realidad se tomaron como base tres bibliográficas (las que figuran en nuestra lista con los números 1,3 y 8), que Meissner entregó como fuente de información a “uno de los redactores” del periódico (carta de Meissner a Marx, 19 noviembre 1867) 

10:Cfr. Carta de Siebels a Engels, 27 marzo 1868. Esta crítica no ha podido ser encontrada.

11:Este èriódico reprodujo el prólogo a El Capital en los número 1 y de 4 y 11 enero de 1868. En los días 11, 18 y 25 de abril de 1868 (números 15, 16 y 179 insertó algunos trozos de la obra sobre la cuestión irlandesa.

12:En las cartas de Marx y Engels no aparece el título exacto de este periódico, que tampoco ha podido averiguarse por otros conductos.

13: Socialista doctrinal en la década del cuarenta; colaborador de varios periódicos y revistas. Su crítica, “muy amable”, pero “mucha confusión en el modo de tratar el asunto” (Marx a Engels, carta 29 junio 1868; a Kugelmann, carta 2 julio 1868)

– Página –727-728 —   El CAPITAL “TOMO I” –Traducción de Wenceslao Roces – Primera edición en alemán tomo I — 1867- Primera edición en Español 1946- tercera reimpresión 2006 – Fondo De Cultura Económica México Comentarios y sugerencias : Editorial@fondodeculturaeconomica.com  en Chile a /httpmarxismo-cl/ o bien Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl o Twitter    Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl

https://unidadmpt.wordpress.com/2012/05/08/transcribiremos-a-la-letra-el-capital-de-carlos-marx-tomo-uno/

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!   

Tweets mentioning @Daniel206_73

Deja un comentario

Archivado bajo Antícapitaslista, ¡¡¡ Unidad Latinoamericana !!!, Campesinos- Jornaleros, chile, Compañero Presidente Doctor salvador Allende, Peones - Proletarios, SUTRA-CHILE, Trabajadores al Poder, unidad, Varios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s