24 de 30. DOCUMENTO DE MARZO 1974… EL PROBLEMA DE LA VIA REVOLUCIONARIA


la-unidad-popular-y-el-quiebre-democrtico-11-638

El derrocamiento de la dictadura sólo será posible en la medida en que el frente anti-fascista logre acumular más fuerzas que el fascismo, en todos los planos, políticos, social, ideológico y militar. Las formas que asumirá el enfrentamiento de fuerzas decisivo, no pueden delimitarse con precisión ahora, cuando aún no se logra prever con claridad la evolución probable de algunos factores tan esenciales como el grado de aislamiento político de la Junta, las contradicciones al interior de las FFAA, la capacidad de manejo de la situación económica, el desarrollo de la alianza en el campo popular, la capacidad de sobrevivencia y desarrollo del movimiento de masas y los partidos, la capacidad de desarrollo de la autodefensa popular frente a la represión, etc.

Sin embargo, es ineludible la definición de la vía de nuestra revolución. El prever la línea principal del desenlace de la lucha de clase, no significa en absoluto negar la flexibilidad táctica, ni la necesidad de preparación adecuada para desarrollar todas las formas de lucha.

La vía es una previsión estratégica posible, indispensable para la vanguardia no sólo en condiciones de situación revolucionaria inminente, sino durante los diversos estados de desarrollo de la lucha revolucionaria. Renunciar a una formulación acerca de la vía, significa en la práctica caminar a ciegas, arriesgar a encontrarse inesperadamente en presencia de una situación revolucionaria que exija una capacidad de lucha no desarrollada oportuna y seriamente.

En la revolución rusa, la vía estaba planteada por Lenin ya desde “Dos tácticas” (1906), y, aunque hubo en la práctica variaciones importantes, perspectivas nuevas (como la que se abrió entre febrero y octubre de 1917, con la consigna de “Todo el poder a los soviet”, y la posibilidad del tránsito pacífico), en lo fundamental su curso siguió los alineamientos previstos por los bolcheviques. Aún más, en “Dos Tácticas”, Lenin plantea la insurrección como vía posible y deseable de la revolución rusa, para demoler el aparato estatal y facilitar el pasaje a la revolución socialista.

La determinación del carácter de la vía depende de múltiples factores, situación internacional (carácter de la época, correlación de fuerzas internacional, situación de flujo o reflujo revolucionario), situación regional, situación interna (formas de dominación de clase, características del aparato estatal y sus instrumentos represivos, desarrollo de la ideología, extensión de la lucha política, correlación de fuerzas real y su evolución probable, etc.)

En una primera aproximación, se puede afirmar que, aunque en importantes períodos de la resistencia antifascista se emplearán principalmente métodos no armados, y aunque el factor esencial de la acumulación d fuerzas para derribar o la dictadura será la lucha política y de masas, en la fase final de la lucha, las formas de lucha armada tendrá una importancia decisiva.

Las condiciones generales de desenvolvimiento de la resistencia popular a la dictadura popular a la fascista, permiten descartar las líneas que ponen en primer lugar la actividad conspirativa y las lucha de élite, y no el combate de las masas populares, llámese foquismo, guerrillerismo urbano o rural, etc. Tampoco existen condiciones propicias para el desarrollo exitoso de una guerra popular de curso prolongado con liberación de zonas parciales del país.

La forma más probable de derrocamiento de la dictadura es la insurrección armada, definida por Lenin como “aspecto particular de la lucha política” en que confluyen simultáneamente todos los factores de la crisis del sistema de dominación, llevada a su último extremo por el ascenso acelerado de todas las formas de lucha política, económica, ideológica de masas y se pone a la orden del día el levantamiento armado de las fuerzas populares para tomar el poder.

El desencadenamiento de una insurrección con perspectiva de éxito requiere de un conjunto de condiciones políticas, sociales y militares. Desde el punto de vista política y social, la condición fundamental es el aislamiento y la debilidad extrema de la dictadura, su incapacidad manifiesta de resolver los problemas del país, el desarrollo de una gran movilización de masas, y un estado subjetivo de confianza de las masas en sus fuerzas y en su dirección política. Desde el punto de vista militar se requieren dos condiciones simultáneas: el desarrollo de la capacidad militar y paramilitar de las masas-especialmente obreras- que les permitan copar y defender los centros vitales de la economía en las zonas estratégicas del país y, la existencia de una fracción de las FFAA dispuestas a combatir a la dictadura. Por último, el desencadenamiento de una insurrección de una insurrección requiere una sólida y eficiente dirección que centralice la conducción del movimiento de masas, del frente político y de los sectores antifascistas de las fuerzas armadas.

006-aa-logo-victorEL CAPITAL  TOMO I I

CRÍTICA DE LA ECONOMÍA POLÍTICA

CARLOS MARX

LIBRO SEGUNDO

EL PROCESO DE CIRCULACIÓN DEL CAPITAL

Sección Primera

LAS METAMORFOSIS DEL CAPITAL Y SU CICLO

Capítulo I

EL CICLO DEL CAPITAL DINERO

  1. Tercera fase: M`–D`

Párrafo 22:

El aparecer como D` no es una función activa del capital-dinero; eso es más bien función de D`. Ya en la simple circulación de mercancías 1) M1—D, 2) D—M2, D sólo empieza a funcionar activamente en el segundo acto D—M2; su aparición como D es, simplemente, resultado del primer acto, gracias al cual se presenta como forma transformada de M1.. Es cierto que la relación de capital contenida en D`, la relación entre una de sus partes, como valor del capital, y la otra como su incremento de valor, adquiere importancia funcional a partir del momento de valor, adquiere importancia funcional a partir del momento en que, por la repetición constante del ciclo D…D` se desdobla en dos circulaciones: circulación de capital y circulación de plusvalía; es decir, a partir del momento en que las dos partes cumplen funciones distintas no sólo desde el punto de vista cuantitativo, sino t5ambién desde el punto de vista cualitativo, D por u lado y por el otro d. Pero, considerada de por sí, la forma D…D` no incluye el consumo del capitalista, sino que sólo implica, expresamente, la propia valorización del capital y la acumulación, en la medida en que ésta se expresa, por momento, en el incremento periódico del capital-dinero constantemente desembolsado de nuevo.

– Página –46 —   El CAPITAL “TOMO I I” –Traducción de Wenceslao Roces – Primera edición en alemán tomo I — 1867- Primera edición en Español 1946- tercera reimpresión 2006 – Fondo De Cultura Económica México Comentarios y sugerencias : Editorial@fondodeculturaeconomica.com  en Chile a /httpmarxismo-cl/ o bien Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl o Twitter    Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl

https://unidadmpt.wordpress.com/2012/05/08/transcribiremos-a-la-letra-el-capital-de-carlos-marx-tomo-uno/

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!   

Tweets mentioning @Daniel206_73

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Antícapitaslista, ¡¡¡ Unidad Latinoamericana !!!, Campesinos- Jornaleros, chile, Compañero Presidente Doctor salvador Allende, Peones - Proletarios, SUTRA-CHILE, Trabajadores al Poder, Varios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s