Derecho a huelga y reforma laboral: las trampas de la ley


http://www.auroraroja.cl/

Defensoría Popular de las y los Trabajadores

Vivimos tiempos en que todo parece ser relativo y opinable. Así sin más, uno que otro funcionario del gobierno ha planteado sin ningún atisbo de vergüenza que la reforma laboral constituye un avance desde el punto de vista de los trabajadores y sus derechos. ¿Existe alguna base real para que alguien opine de esa forma? La verdad es que no.

Los derechos colectivos de los trabajadores nacen para romper la asimetría de poder existente en la relación laboral entre trabajadores y empleadores. Aun cuando la intervención del Estado por medio del contrato de trabajo busco fijar ciertos mínimos irrenunciables, aquello fue insuficiente. Por ello el derecho debió reconocer a la acción colectiva de los trabajadores organizados, como la única forma de establecer relaciones laborales más simétricas en la relación laboral. ¿Para qué? Para que los trabajadores y trabajadoras pudieran negociar mejores condiciones de vida, aumentar sus salarios y fortalecer su posición y participación en la democracia al interior de la fábrica, la empresa y del país.

De todos los derechos colectivos, el derecho que termina siendo más decisivo es la huelga. ¿Por qué? Parafraseando al Tribunal Federal Alemán, porque la negociación colectiva sin la huelga es una mendicidad colectiva. Es la huelga la que es decisiva a la hora de entregar una herramienta a los trabajadores para poder negociar de igual a igual con el empleador ante el fantasma de la paralización de la empresa o fabrica que cae sobre este. De lo contrario, los trabajadores solo piden sin fuerza real alguna. Así de importante es la huelga y por ello es considerada como un derecho fundamental en el mundo.

Pero en Chile no, o al menos eso se intentó. La dictadura la omite en la Constitución y el plan laboral altera el contenido de la huelga transformándola, por medio del reemplazo, en un mero corrector de mercado: al buscar el reemplazo del trabajador en huelga en el mercado puedo saber si los salarios que pago están altos o bajos.

El gobierno y su reforma reconocen en el mensaje de este proyecto, que las instituciones laborales chilenas no ayudan a romper la asimetría de poder y que por tanto era necesario modificarlas. Y el estándar auto impuesto por la reforma era al menos aquel puesto por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Nada de ello se logró y, al contrario, algunas cuestiones de dichas instituciones empeoraron fortaleciendo la posición de poder de empresarios y empleadores. Y el mejor medidor para constatar aquello es el derecho a huelga por todo lo ya mencionado.

¿Cómo queda el derecho a huelga en la reforma?

Es muy interesante notar que la técnica legislativa utilizada es similar a la usada en todos los años desde el retorno al a democracia y que aquí llamaremos legislación con trampas. Esta consiste básicamente en consagrar derechos o crear instituciones que son positivas para los trabajadores, para luego en artículos siguientes anular todos los efectos de lo declarado.

Así, en la reforma laboral, se consagra la huelga como un derecho y además se prohíbe el reemplazo constituyéndose en una práctica desleal. Todo bien hasta ahí.

En los artículos siguientes, encontramos las 4 trampas principales a la huelga, a saber:

  1. Los servicios mínimos y equipos de emergencia:

Aquí se toma una institución que se encuentra en los documentos de la OIT, y se la da un sentido completamente distinto. Los servicios mínimos son utilizados a nivel internacional como un punto intermedio entre servicios esenciales donde dada la relevancia para la sociedad y dado que una paralización en ellos puede poner en peligro la vida, la salud o la seguridad de la población, se prohíbe la huelga y respecto del derecho fundamental de los trabajadores a este derecho. Así, los servicios mínimos son un intermedio porque permiten que en servicios de utilidad pública exista huelga pero que se mantenga un funcionamiento mínimo para evitar consecuencias graves para la población en cuanto a la vida, la salud y la seguridad. Pensemos en un turno ético en un hospital o en el barco que es la única salida de una isla y que pase a una huelga mantiene un funcionamiento mínimo. Es, por tanto, una institución extraordinaria y pensada para casos excepcionales.

Sin embargo, nuestro legislador toma dicha institución y la transforma en una institución de carácter general, que puede solicitar cualquier empresa, por causales mucho más amplias que las del derecho internacional como la protección de los bienes muebles del empleador o la utilidad pública en un sentido en extremo amplió. Así, un supermercado puede solicitar que los reponedores son necesarios o las frutas se pueden echar a perder y esto sería una cuestión de utilidad pública o de protección de los bienes del empleador.

Peor aún, el proceso de calificación de los servicios mínimos se realiza 6 meses antes del inicio de la negociación colectiva y constituye una verdadera negociación anticipada, desgastando al sindicato. Además, permite que el empleador utilice sindicatos amarillos para alcanzar acuerdos sobre servicios mínimos que presionen a los sindicatos reales. Y le otorga gran poder al gobierno, por medio de la Dirección Regional del Trabajo, pues ante desacuerdo de las partes, esta calificará. Ósea, un órgano político será el que decidirá sobre una limitación importante a un derecho fundamental de los trabajadores. Peor aún, la Dirección del Trabajo en sus dictámenes ha dicho que mientras no se califiquen los servicios mínimos se suspende la negociación colectiva. Y peor aún, el empleador puede señalar con nombres y apellido quienes deben conformar el equipo de emergencia que lleve adelante los servicios mínimos, escogiendo para dichas tareas a los mejores elementos del sindicato con el fin de golpearlo. Si el sindicato no cumple con los servicios mínimos, el empleador puede reemplazar en huelga.

Repasemos entonces: la ley señala que la huelga es un derecho y prohíbe el reemplazo, pero acto seguido genera un mecanismo que puede permitir que sea el mismo sindicato el que impida la paralización de la empresa debiendo poner trabajadores que durante la huelga sigan trabajando y que, además, puede escoger el empleador.

  1. Adecuaciones necesarias

La ley prohíbe el reemplazo. Más específicamente, la cuarta sala de la Corte Suprema, ha entendido que el reemplazo interno, esto es, mover trabajadores a las funciones de los huelguistas, constituye reemplazo y va contra el derecho de huelga.

Pero la reforma instala esta institución de las adecuaciones necesarias que permitirá al empleador el reemplazo interno mediante contratos polifuncionales, impidiendo la paralización de la empresa. Así, el empleador podrá modificar turnos, horarios y lugares de trabajo de los no huelguistas para cubrir las funciones de estos, siempre cuando dichas funciones estén contempladas en el contrato de estos, lo que no es raro pues hoy es común la utilización de contratos polifuncionales. El legislador de “centro izquierda” se vuelve así más conservador que la Corte Suprema del país.

  1. Reemplazo de los subcontratistas

De esta norma hay poco que decir. Parece redactada directamente por los empresarios y sus gremios. Ocurre que durante los últimos años uno de los sectores más dinámicos en el mundo de los trabajadores fueron los subcontratados de las denominadas áreas estratégicas de la economía, esto es, el cobre, las forestales, los puertos y la construcción. Esto se logró con movilización y lucha, logrando sortear las barreras de la ley con huelgas que obligaron a la empresa principal a negociar con los subcontratados. ¿Qué hace el legislador?

Crea una norma que permite a la empresa principal, ante una huelga de los subcontratados, contratar a otra empresa u trabajadores para reemplazarlos y con ello impedir la paralización de la empresa. En pocas palabras, una norma que busca hacer totalmente ineficaz la huelga de los subcontratados. Sobre ello es poco lo que se puede decir.

  1. El descuelgue

Si bien la institución del descuelgue, que permite a trabajadores en huelga reintegrarse individualmente al trabajo, ya existía, la reforma la hace peor para el sindicato. Esto porque acorta los plazos para el reintegro individual o descuelgue en las micro y pequeñas empresas, que ahora será de 6 o 16 días según si el empleador ofrece o no idénticas estipulaciones reajustadas, reajustabilidad mínima y cumple con los plazos y formalidades del Código. Es un plazo en extremo breve para un tipo de empresas donde trabaja gran parte de la población chilena.

Entonces, ¿Fortalece la reforma los derechos de los trabajadores? Mirando solo la regulación al derecho a huelga es claro que no, pues, aun cuando consagra a la huelga como un derecho y prohíbe el reemplazo, acto seguido permite el reemplazo por medio de los servicios mínimos, permite el reemplazo interno por medio de las adecuaciones necesarias, permite el reemplazo en el mundo del subcontrato y acorta los plazos de descuelgue en las empresas micro y pequeñas. Todo esto hará tremendamente difícil para el sindicato lograr la paralización completa de la empresa, nucleó esencial del derecho a huelga.

¿Qué pueden hacer los trabajadores y trabajadores frente a ello?

Primero que todo, informarse sobre la reforma, educarse lo más posible y de forma colectiva en los sindicatos. Conocer la reforma es el primer paso para enfrentarla.

Segundo, prepararse con organización. El sindicato debe estar preparado para evitar la firma de nuevos contratos poli funcionales que permitan las adecuaciones necesarias, debe estar atento a rechazar la calificación de servicios mínimos y en caso de que estos se califiquen, impugnar la composición de los equipos y boicotear el desarrollo de la ejecución de los servicios mínimos. Debe evitar que la empresa principal siga funcionando de forma normal aun con nuevos trabajadores. Y debe mantener a su gente unida evitando el reintegro individual anticipado.

Finalmente, debe luchar. No es la primera vez que el movimiento sindical se encuentra frente a las trampas de la ley. Frente a ello, la respuesta histórica más efectiva siempre fue, ha sido y será, la lucha. En ella, los sindicatos y trabajadores deben ser sabios y creativos en combinar aspectos de la lucha legal con otros métodos, además de buscar la solidaridad dentro del mundo sindical y fuera de este al interior del movimiento social.

Lo más importante de todo es mantener la conciencia de que los derechos colectivos, más allá de lo que intente la reforma, son derechos fundamentales de los trabajadores y corresponde a ellos mismos defenderlos y ejércelos, aun frente a las trampas de la ley. Pues como bien decía Recabarren: “Los adelantos que el pueblo haya conquistado se los debe a sí mismo, a su iniciativa, a su labor realizada desde el solio de la sociabilidad obrera”. Y a la luz de la historia, aquello no parece relativo, ni debatible

 

EL CAPITAL  TOMO I I

CRÍTICA DE LA ECONOMÍA POLÍTICA

CARLOS MARX

LIBRO SEGUNDO

EL PROCESO DE CIRCULACIÓN DEL CAPITAL

Sección Primera

LAS METAMORFOSIS DEL CAPITAL Y SU CICLO

Capítulo II

EL CICLO DEL CAPITAL PRODUCTIVO

  1. Reproducción Simple

Párrafo 18:

El hecho de que el hilo entre de nuevo en el ciclo de otro capital industrial no hace cambiar para nada los términos del problema. La circulación general abarca tanto la red de los ciclos de las distintas fracciones independientes del capital social, es decir, el conjunto de los capitales aislados, como la circulación de los valores que no han sido lanzados al mercado como capital y de aquellos que se destinan al consumo individual.

– Página –63 —   El CAPITAL “TOMO I I” –Traducción de Wenceslao Roces – Primera edición en alemán tomo I — 1867- Primera edición en Español 1946- tercera reimpresión 2006 – Fondo De Cultura Económica México Comentarios y sugerencias : Editorial@fondodeculturaeconomica.com  en Chile a /httpmarxismo-cl/ o bien Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl o Twitter    Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl

https://unidadmpt.wordpress.com/2012/05/08/transcribiremos-a-la-letra-el-capital-de-carlos-marx-tomo-uno/

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!   

Tweets mentioning @Daniel206_73

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Antícapitaslista, ¡¡¡ Unidad Latinoamericana !!!, Campesinos- Jornaleros, chile, Compañero Presidente Doctor salvador Allende, Peones - Proletarios, SUTRA-CHILE, Trabajadores al Poder, unidad, Varios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s