Nuestro “LOCO CUEVAS” FETRACOMA-CHILE”


Desde el año 1997 hasta diciembre del 2004 fuimos parte de esta organización sindical (FETRACOMA-CHILE), que nació con el objeto de instalar una “nueva” forma de hacer sindicalismo reivindicando al “loco Cuevas”  asumimos el *COMPROMISO DE HONOR*  en nuestro actuar y condicionamos a quienes formamos parte a cumplir al “si o si” este simple acuerdo básico, POR SOBRE LA LEGALIDAD VIGENTE simple, muy simple:

NUESTRO COMPROMISO DE HONOR:

  • “Para ser dirigente Sindical “TIENES QUE TRABAJAR””

 

  • “NUESTRO EJE FUNDAMENTAL ES LA SOLIDARIDAD DE CLASE”

 

  • “Jamás usaríamos para nuestros acuerdos el voto ponderado establecido en el código laboral pinochetista, aplicaríamos siempre: CADA DIRIGENTE UN VOTO”

 

  • “La asamblea del Sindicato, es quien determina su accionar y el de nuestra Federación en todos sus aspectos.”

 

  • “Nuestros Compañeros son quienes madrugamos cada día a sudar la gota gorda en la fuente de la explotación, *el trabajo*, sin importar su postura política.”

 

  • “Los Trabajadores No somos títeres de partido político alguno, pero reconocemos la necesaria postura política ante el sistema de patrones y obreros.”

 

  • “No renegaríamos jamás de nuestros Compañeros Caídos, y reenvidaríamos en nuestra historia como gremio de la “Contru” homenajeando siempre a uno de los nuestros, de allí surge el nombre del “Loco Cuevas” instalado ante la inspección del trabajo…..”

 

  • FEDERACIÓN NACIONAL DE SINDICATOS DE TRABAJADORES DEL AREA DE LA CONSTRUCCIÓN, MADERA, ÁRIDOS, SERVICIOS Y OTROS
    “HÉCTOR CUEVAS SALVADOR”
    ¡FETRACOMA-CHILE!
    Fundada El 6 De Diciembre De 1997 R.S.U. 13-O1-2255- Almirante Latorre 602
    Santiago Centro Región Metropolitana CHILE.
  • …….

Todo se terminó al realizar la votación para afiliarse a la Central de Trabajadores (mal llamada CUT) mediante el voto ponderado (establecido en el código laboral< ley maldita, para quien escribe>), en ese momento un grupo de trabajadores simplemente nos fuimos de la FETRA, nuestra FETRA.  En la salida rescatamos este set de fotos, que nos entregara la familia del “Loco Cuevas” que hoy está en nuestro poder y ponemos a disposición de quien quiera usarla. 

Así lo explicaron (una de sus declaraciones- en otra hablan de la lucha contra la exclusión….)  quienes se integraron a la CENTRAL:

1 mayo 2005- Chile

Declaración de Fetracoma

Sunday 01 May 2005

“…FETRACOMA enfrenta un nuevo desafío, le ha llegado la hora de combatir las divisiones. Nuestra organización no requiere un discurso de división y marginalidad, requiere una escuela multiplicadora de dirigentes y trabajadores dignos y organizados. Hoy elegimos el camino de ingresar a la CUT, el camino de transformar esta Central, nuestra Central, en una herramienta de lucha y de conquista, de unidad y democracia. Debemos reconocer que es cierto que la Burocracia Sindical y la Corrupción ha hecho mucho daño, pero no es menos cierto que el caudillismo y la división de quienes están fuera, también has puesto de su parte. La CUT es nuestra. Los empresarios nuestros enemigos y el divisionismo aliado natural de los patrones.

Hoy FETRACOMA inicia una nueva etapa sintiéndose orgullosa del camino tomado.

Avanza con los que quieren la unidad y el fortalecimiento del movimiento sindical

Chileno. Hoy FETRACOMA retoma la ruta de Recabarren, Clotario y Hector Cuevas.

Hoy FETRACOMA llama a desarrollar lo que nos falta: fuerza y unidad, democracia y acción. Propuesta y construcción…”

 

Esto es parte de sus explicaciones para justificar su ingreso a la apócrifa CUT

GERA.- 

En este enlace están todas las fotos

https://www.facebook.com/media/set/?set=oa.1977826695830754&type=1  

Y PARA CONTACTARME MI CORREO ES:

geraobrero@gmail.com  

Héctor Cuevas Salvador

Secretario general de la Federación Nacional de la Construcción y presidente del Sindicato de la Construcción de Antofagasta. Además, impulsó la unidad del movimiento sindical durante la dictadura, fue orador en el “Cuapolicanazo”, congreso de trabajadores de la construcción en 1975. Participó en la huelga de trabajadores de la empresa Colbún Machicura que duró 82 días, desde los últimos meses del año 1982 y principios de 1983. Fue expulsado de Chile durante la dictadura, el 2 de diciembre de 1982. Luego regresa al país y muere el 11 de octubre de 1985.

Chile. Los imprescindibles: Héctor Hugo Cuevas Salvador, “El Loco” Cuevas, dirigente histórico de los obreros de la Construcción

Decreto Nº 4018 DECRETO SUPREMO Nº 4018 DEL MINISTERIO DEL INTERIOR POR LA CUAL SE EXPULSA DEL TERRITORIO NACIONAL AL CIUDADANO “HECTOR CUEVAS SALVADOR”

http://2014.kaosenlared.net/index.php

Le decían “el loco Cuevas” ¿era acaso una locura disparar desde una barricada a todos los aparatos de terror y fuego de una implacable guerra interna contra el pueblo? (Luis Alberto Mancilla).

Hablaba en chileno con un uso frecuente y gracioso de las llamadas “malas palabras” Cuando por fin llegó al aeropuerto de Pudahuel después de dos medios años de insoportable exilio le dijo a los que le pidieron declaraciones: “Estoy más contento que la cresta”.

Estuvo triste, furioso, impotente en esos años fuera de Chile. Deambuló por Río de Janeiro, Roma, Sofía, Berlín, Buenos Aires enfermo de muerte Permaneció meses recluido en hospitales y sanatorios. De pronto lo sacudían unos dolores terribles. Le pedía a sus visitantes que se ausentaran por algunos minutos y cuando éstos volvían lo encontraban de nuevo alegre y garabatero: “No me voy a morir —decía—. No le daré ese gusto a Pinochet. Volveré a la lucha con mis viejos de la construcción al día siguiente de mi regreso“.

Así fue. En los últimos días de un cáncer generalizado Héctor Hugo Cuevas, Presidente de la Federación de la Construcción de Chile, reapareció en su gremio dispuesto a sumarse a la organización de las protestas contra la dictadura; a reclamar el fin del exilio que conoció en carne propia; a exigir la unidad y el entendimiento de los opositores sin exclusión de nadie. Quería ganarle la batalla hasta a la muerte, que finalmente fue más poderosa que su apasionada voluntad de vivir. Murió un mes y medio después. En sus funerales hubo himnos y discursos interrumpidos por la policía, que apaleó a la multitud y detuvo a jóvenes pobladores, a obreros de la construcción cesantes que gritaban:

“Compañero Héctor Cuevas, Presente”.

Fue difícil expulsarlo de Chile en diciembre de 1982 La operación requirió de la violencia y la fuerza de varios “roperos” de la CNI. Cuevas empleó los puños, los pies, las piernas, los dientes para defender su derecho a vivir en el país en que nació. Le llevaron arrastrándolo hasta un avión con destino a Río de Janeiro y lo arrojaron en su interior como un bulto golpeado. Y aún así quiso bajarse, con grilletes en las manos y los pies.

Era un obrero valiente, espontáneo, elocuente y claro. A muchos les parecía increíble que Cuevas y su gremio dijeran sin eufemismos la verdad de los trabajadores cuando el crimen, las desapariciones, los campos de concentración eran —y son— la moneda corriente de Pinochet. Fue elegido Secretario General de la Federación de la Construcción a comienzos de septiembre de 1973. Cuando vino el golpe decidió que ese local sindical no cerraría sus puertas, que continuaría funcionando normalmente. Al comienzo no iba nadie. La policía hacía redadas en los sindicatos, asesinaba allí mismo a algunos obreros, los más eran detenidos, encerrados en el Estadio Nacional como primera estación antes de ser distribuidos en campos de concentración. De todas maneras Cuevas pidió una entrevista con el Subsecretario del Trabajo de la dictadura. Un periodista le preguntó en la antesala qué diablos hacía allí y Cuevas contestó: “Se vence el tarifado de la construcción y venimos a exigir otro”. Naturalmente sabían que no iban a obtener tarifado ni nada pero era necesario demostrar que estaban ante una dictadura antiobrera ya que algunos gremios habían caído en la trampa de la desestabilización del gobierno de Allende y creían todavía que los militares golpistas estaban por encima de los intereses de las clases.

El gremio de la construcción resultó impenetrable para el régimen de Pinochet. Fue el primero que organizó una asamblea pública sindical en el Teatro Caupolican en 1975. Allí Cuevas denunció los campos de concentración, las torturas y cómo centenas en el carbón, en Tocopilla, en Antofagasta, en los cordones industriales de Santiago. Lo detuvieron y estuvo preso hasta fines de 1975 en “Tres Alamos ” y “Puchuncaví”. A quienes iban a verlo les decía: “Cuando salga de aquí me hago cargo de nuevo de la Presidencia de la Federación”. Así lo hizo, sin pelos en la lengua, desafiante e incansable. Le decían “el loco Cuevas” ¿era acaso una locura disparar desde una barricada a todos los aparatos de terror y fuego de una implacable guerra interna contra el pueblo?

Su historia era parecida a la de todos los obreros chilenos. Era hijo de campesinos y nació en un latifundio de la provincia de Aconcagua el 24 de mayo de 1937. Casi no fue a la escuela. Aprendió a leer y escribir en sus dos únicos años escolares. Sus primeros años transcurrieron en la ciudad de Quillota. A los 12 empezó a trabajar como repartidor de paquetes de un almacén del pueblo. Después fue obrero textil de “Rayón Saíd” la fábrica más grande de allí. Ingresó a las Juventudes Comunistas, donde “más bien nos dedicábamos a cantar y a bailar pero donde aprendí algo de marxismo y fue una buena experiencia”. Lo despidieron de la fábrica textil y encontró un nuevo trabajo en la construcción del edificio de la Caja de Ahorros de Quillota. Fueron sus comienzos en un gremio que no abandonó hasta el fin. Se convirtió en un experto “maestro estucador”. El oficio es agotador pero le gustaba. Siempre se negó a ser un burócrata sindical y siguió en sus labores pensaba que sólo se pueden entender los problemas de los trabajadores cuando se viven en carne propia.

Se fue al norte, a Tocopilla Allí empezó a ser dirigente del gremio y lo eligieron, además, como encargado juvenil de la CUT. Conoció a Claudina García, “que le dedicaba la mayor parte de su tiempo a la lucha pero no era ninguna beata”. La fue “tomando en serio de a poco”. El primer hijo nació en Tocopilla y se habrían quedado allí para siempre si no se hubiera instalado el brazo mecánico para las faenas de embarque del salitre, que desencadenó una gran cesantía y obligó a la emigración a otros lugares a centenares de obreros.

Se fueron a Antofagasta donde todavía se construían casas y edificios Durante diez años fue dirigente del gremio y al mismo tiempo secretario regional de la CUT. En 1969 sus responsabilidades sindicales lo obligaron a trasladarse a Santiago. Eran los comienzos de la campaña electoral de la Unidad Popular, de los grandes desfiles con Allende a la cabeza, de las canciones de Víctor Jara y Violeta Parra. Los dirigentes de la construcción fueron después a La Moneda y por primera vez hablaron mano a mano con un Presidente de la República. Era un signo de los nuevos tiempos. La CUT era parte importante del proceso y apoyó —a pesar de algunos opositores— con entusiasmo al gobierno popular.

Cuevas tenía un estilo nuevo Dialogaba de verdad con sus bases. Agitaba el dedo y se dirigía a los que no hablaban o a los que tenían fama de “jodidos”. ¿Y tú qué opinas? —les preguntaba. Desataba las lenguas aunque éstas fueran disidentes porque así le parecía que tenía que ser la democracia sindical.

No tenía pretensiones de líder y algunos lo consideraban muy “desbocado” para hacer bien su papel aunque era peleador como nadie para defender las reivindicaciones de los asalariados de la construcción, siempre amenazados de cesantía porque los trabajos eran temporales y a los empresarios no les convenía tener operarios de planta con las regalías de la previsión y las leyes sociales.

Pero la dictadura asesinó o hizo desaparecer o envió al exilio a los viejos cuadros. Cuevas dijo que nadie lo movería de Chile. Y apareció a plena luz cuando las papas ardían. El primer paro de larga duración lo realizaron en 1982 los obreros de la construcción de Colbún Machicura. Cuevas estuvo a la cabeza de ese movimiento que se prolongó durante meses y que terminó con toda la victoria que era posible bajo la dictadura. Había que sacarlo de en medio Y el pretexto fue una convocatoria a un acto en la Plaza de Artesanos en diciembre de 1982 Fueron expulsados del país Cuevas, Manuel Bustos y también el rico agricultor triguero Carlos Podlech que era de derecha y amigo en otros tiempos del dictador. Podlech volvió casi de inmediato y Bustos fue autorizado a hacerlo algunos meses después. Cuevas demoró dos años y siete meses en obtener la autorización para regresar.

En la República Democrática Alemana los médicos descubrieron que sus frecuentes dolores internos eran el aviso de un cáncer irremediable. A pesar de los piadosos ocultamientos Cuevas adquirió cabal conciencia de su muerte a corto plazo. Pero nunca admitió eso públicamente Lo importante era imponer su regreso por la lucha. Lo consiguió, y estamos seguros que murió sin congoja.

Luis Alberto Mansilla es periodista , dirige el Boletín de la Central Única de Trabajadores (Comité Exterior). Vive en Berlín (R.D.A)

 

EL CAPITAL  TOMO I I

CRÍTICA DE LA ECONOMÍA POLÍTICA

CARLOS MARX

LIBRO SEGUNDO

Capítulo IV

LAS TRES FORMULAS DEL PROCESO CICLICO

Párrafo 10:

El verdadero ciclo del capital industrial, en su continuidad, no es, por tanto, solamente la unidad del proceso de circulación y del proceso de producción, sino la unidad de sus tres ciclos. Pero, para ello, es necesario que cada una de las diferentes partes del capital vaya recorriendo sucesivamente las distintas fases del ciclo, pase de una fase, de una forma funcional a otra; que el capital industrial, como el conjunto de todas estas partes, aparezca, por tanto, simultáneamente, en las diferentes fases y funciones, describiendo con ello los tres ciclos al mismo tiempo. La sucesión de las diversas partes se halla aquí condicionada por su yuxtaposición es decir, por la división del capital. Así, en el sistema fabril ramificado, el producto aparee en las diferentes fases de su proceso de fabricación con la misa continuidad que en la etapa de tránsito de una fase de producción a otra. Y como el capital industrial individual representa una determinada magnitud que depende de los medios del capitalista y que supone un determinado mínimun para cada rama industrial, su división deberá hallarse presidida por ciertas cifras proporcionales. La magnitud del capital existente condiciona el volumen del proceso de producción y éste, a su vez, el volumen del capital-mercancías y del capital dinero, allí donde éstos funcionan al lado del proceso de producción. Y la yuxtaposición que condiciona la continuidad de la producción sólo existe a través del movimiento de las partes del capital, en que éstas van recorriendo sucesivamente las diferentes fases. La yuxtaposición es, a su vez, simple resultado de la sucesión. Si, por ejemplo, M`–D` se estanca en una de sus partes, si la mercancía, supongamos, es invendible, se interrumpirá el ciclo de esta parte y no se efectuará la sustitución por sus medios de producción; las sucesivas partes que brotan como M` del proceso de producción encontrarán  bloqueado su cambio de función por la que las precede. Si esta situación se mantiene durante algún tiempo, la producción se restringirá y se estancará todo proceso. Por tanto, todo lo que paralice la sucesión descoyunta también la yuxtaposición y el estancamiento producido en una de las fases determina un estancamiento mayor o menor en todo el ciclo, no sólo en el de la parte de capital estancada, sino en el del capital individual en su conjunto. 

– Página –92-93 —   El CAPITAL “TOMO I I” –Traducción de Wenceslao Roces – Primera edición en alemán tomo I — 1867- Primera edición en Español 1946- tercera reimpresión 2006 – Fondo De Cultura Económica México Comentarios y sugerencias : Editorial@fondodeculturaeconomica.com  en Chile a /httpmarxismo-cl/ o bien Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl o Twitter    Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl

https://unidadmpt.wordpress.com/2012/05/08/transcribiremos-a-la-letra-el-capital-de-carlos-marx-tomo-uno/

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!   

Tweets mentioning @Daniel206_73

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Antícapitaslista, ¡¡¡ Unidad Latinoamericana !!!, Campesinos- Jornaleros, chile, Compañero Presidente Doctor salvador Allende, Ex Presos Politicos, Peones - Proletarios, SUTRA-CHILE, Trabajadores al Poder, unidad, Varios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s