Archivo de la etiqueta: Estudiantes = Dignidad de Clase

Si… efectivamente soy la hija de un “Dino”, pero no cualquier “Dino”

By Cecilia Heyder  Jul 16, 2018

https://www.vcchile.org/

He tratado de escribir desde hace días, vistas las insolencias de algunas personas que han vilipendiado la memoria de mi padre, don Osvaldo Heyder Goycolea. Pienso todo el día, todos los días, diariamente, sobre qué podría contestarle a estas personas que, utilizan a mi padre para atacarme, para ofenderme, lo que me hace preguntar: ¿Si fuera hija de un “DINO”?, ¿sería un pecado?

¿Cuál sería mi crimen ser la hija de…? ¿No me da el derecho de luchar por los DDHH? ¿o también son un monopolio? No creo que los derechos humanos, ni los detenidos desaparecidos tengan dueños, o solo sean el privilegio de algunos pocos nada más.

En estos días se ha hablado que soy “hija de un Dino”, y han cometido la bajeza de tratar de desprestigiar mi persona y la memoria de mi padre. ¿Se puede llegar a ser tan bajo en esta vida? Él era el capitán Osvaldo Heyder, sí, mi padre fue ¿”Un Dino. ¿O No”? (de lo cual su trabajo fue en el SIM). Y algunas dicen que “No podemos permitir que se vistan a genocidas con ropajes humanitarios”, pero no olviden que ese “genocida” o “Dino” como ellas lo llaman, salvó vidas y le costó su propio pellejo. Se sacrificó por muchos de los que hoy me cuestionan, o dicen que “me paga la derecha”. Les vuelvo a preguntar ¿NO tengo derecho a luchar por verdad y justicia?

Para los que se creen que son los dueños de la verdad y la justicia, encuentro que luchar por algo que uno cree y defiende no me hace menos persona, al contrario, pienso que hago mucho más que la misma gente que me critica.

Así podría poner otros ejemplos. No logro entender el por qué como en Argentina no se invita a los hijos a marchar juntos por la verdad y la tan anhelada justicia, el por qué esos hijos de padres condenados por ser genocidas (hijos e hijas de militares asesinos que repudiaron a sus padres) puedan llegar a preguntar ¿Dónde están los detenidos desaparecidos?

Encuentro que los argumentos que exponen no son válidos, son de una bajeza realmente penosa, de podredumbre, de miseria humana… de pobreza de espíritu, inoralidad e ignominia..

Sí… soy la hija de un “Dino”, pero no de cualquier “Dino”. Me siento muy orgullosa de mi padre, porque él nunca empuñó las armas para matar a sus propios compatriotas. Él se enfrentó con un cercano a Manuel Contreras, desobedeció las órdenes de sus superiores, protegió y ayudó a escapar a opositores de la dictadura lo que le costó su propio pellejo. Osvaldo Heyder Goycolea no traicionó su juramento de militar, lo que, con su silenciosa epopeya lo transformó en el verdadero general del pueblo.

“Cuando la verdad sea demasiado débil para defenderse, tendrá que pasar al ataque”.
(Bertolt Brecht)

He tratado de escribir desde hace días, vistas las insolencias de algunas personas que han vilipendiado la memoria de mi padre, don Osvaldo Heyder Goycolea. Pienso todo el día, todos los días, diariamente, sobre qué podría contestarle a estas personas que, utilizan a mi padre para atacarme, para ofenderme, lo que me hace preguntar: ¿Si fuera hija de un “DINO”?, ¿sería un pecado?

¿Cuál sería mi crimen ser la hija de…? ¿No me da el derecho de luchar por los DDHH? ¿o también son un monopolio? No creo que los derechos humanos, ni los detenidos desaparecidos tengan dueños, o solo sean el privilegio de algunos pocos nada más.

En estos días se ha hablado que soy “hija de un Dino”, y han cometido la bajeza de tratar de desprestigiar mi persona y la memoria de mi padre. ¿Se puede llegar a ser tan bajo en esta vida? Él era el capitán Osvaldo Heyder, sí, mi padre fue ¿”Un Dino. ¿O No”? (de lo cual su trabajo fue en el SIM). Y algunas dicen que “No podemos permitir que se vistan a genocidas con ropajes humanitarios”, pero no olviden que ese “genocida” o “Dino” como ellas lo llaman, salvó vidas y le costó su propio pellejo. Se sacrificó por muchos de los que hoy me cuestionan, o dicen que “me paga la derecha”. Les vuelvo a preguntar ¿NO tengo derecho a luchar por verdad y justicia?

Para los que se creen que son los dueños de la verdad y la justicia, encuentro que luchar por algo que uno cree y defiende no me hace menos persona, al contrario, pienso que hago mucho más que la misma gente que me critica.

Así podría poner otros ejemplos. No logro entender el por qué como en Argentina no se invita a los hijos a marchar juntos por la verdad y la tan anhelada justicia, el por qué esos hijos de padres condenados por ser genocidas (hijos e hijas de militares asesinos que repudiaron a sus padres) puedan llegar a preguntar ¿Dónde están los detenidos desaparecidos?

Encuentro que los argumentos que exponen no son válidos, son de una bajeza realmente penosa, de podredumbre, de miseria humana… de pobreza de espíritu, inoralidad e ignominia..

Sí… soy la hija de un “Dino”, pero no de cualquier “Dino”. Me siento muy orgullosa de mi padre, porque él nunca empuñó las armas para matar a sus propios compatriotas. Él se enfrentó con un cercano a Manuel Contreras, desobedeció las órdenes de sus superiores, protegió y ayudó a escapar a opositores de la dictadura lo que le costó su propio pellejo. Osvaldo Heyder Goycolea no traicionó su juramento de militar, lo que, con su silenciosa epopeya lo transformó en el verdadero general del pueblo.

“Cuando la verdad sea demasiado débil para defenderse, tendrá que pasar al ataque”.
(Bertolt Brecht)

EL CAPITAL  TOMO I I

SECCIÓN SEGUNDA

LA ROTACIÓN DEL CAPITAL

Capítulo VII

II Partes integrantes, reposición, reparación, acumulación del capital fijo.

Párrafo 02:

En un principio, al surgir los ferrocarriles modernos, era criterio dominante, alentado por ingenieros prácticos más distinguidos, que la duración de un ferrocarril era secular y el desgaste de los rieles tan insensible, que no había para qué tenerlo en cuenta en los cálculos financiero y prácticos; el tiempo de vida, de los rieles de buena calidad, se calculada en 100 a 150 años. Pronto se comprobó, sin embargo, que el tiempo de vida de un riel, el cual depende naturalmente de la velocidad de las locomotoras, del peso y del número de los trenes que circulen por la vía, del espesor de los mismos rieles y de toda otra serie de circunstancias accesorias, no excedía, por término medio, de 20 años. Hay incluso estaciones, centros de gran tráfico, en que los rieles se desgastan y hay que reponerlos todos los años. Hacia 1967, empezaron a introducirse los rieles de acero, que costaban sobre poco más o menos el doble que los rieles de hierro, pero duraban, en cambio, más del doble. El tiempo de vida de las traviesas de madera oscilaba entre 12 y 25 años. En cuanto al material rodante, se comprobó que los vagones de mercancías se desgastaban mucho más que los coches de pasajeros. El tiempo de vida de una locomotora se calculaba, en 1867, entre 10 y 12 años.

 Página – 150-151 —   El CAPITAL “TOMO I I” –Traducción de Wenceslao Roces – Primera edición en alemán tomo I — 1867- Primera edición en Español 1946- tercera reimpresión 2006 – Fondo De Cultura Económica México Comentarios y sugerencias : Editorial@fondodeculturaeconomica.com  en Chile a /httpmarxismo-cl/ o bien Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl o Twitter    Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl

https://unidadmpt.wordpress.com/2012/05/08/transcribiremos-a-la-letra-el-capital-de-carlos-marx-tomo-uno/

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!   

Tweets mentioning @Daniel206_73

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Antícapitaslista, ¡¡¡ Unidad Latinoamericana !!!, Campesinos- Jornaleros, chile, Compañero Presidente Doctor salvador Allende, Peones - Proletarios, Trabajadores al Poder, unidad

“Si el Machi Celestino muere hacemos responsable al gobierno de Sebastián Piñera”

Andrés Figueroa Cornejo

El Machi Celestino Córdova cumplió un mes y medio de su segunda huelga de hambre cuyo fin inmediato es que, tras 5 años de cárcel condenado sin pruebas en el llamado caso Luchsinger-Mackay en La Araucanía, el Estado chileno le permita salir a su rewe (lugar sagrado) durante 48 horas para renovar su salud espiritual y la de su comunidad. Cristina Romo, quien hace parte de la Red de Apoyo de la autoridad religiosa mapuche, sentenció que “si Celestino muere hacemos responsable al gobierno de Sebastián Piñera”.

-¿Cuál es el estado de salud de Celestino Córdova?

“El lunes 9 de julio, mientras se realizaba una rogativa colectiva al interior de la cárcel de Temuco por el nuevo año mapuche y para restaurar las fuerzas del Machi, por órdenes superiores y sin aviso ingresaron al recinto donde estábamos un numeroso contingente de la unidad de antimotines de gendarmería que, sin mediar razones, violentamente nos arrojaron balines, proyectiles lacrimógenos y gas pimienta. La acción represiva no tuvo explicación alguna, toda vez que quienes acompañábamos al Machi estábamos concentrados en una práctica espiritual de recogimiento y serenidad. De hecho, el Machi estaba en condición de trance cuando incluso él fue víctima de la violencia uniformada. Si el Machi ya tenía problemas graves de salud, luego de lo ocurrido han empeorado.”

-¿Tuvo consecuencias de otro tipo la represión de gendarmería?

“Al Machi se le castigó con un mes de incomunicación carcelaria. Está solo, en huelga de hambre y sin derecho a visita durante ese tiempo. De hecho, e inmediatamente después de la represión, la autoridad penal no permitió ni siquiera el ingreso a su celda del Instituto Nacional de DDHH, una entidad del propio Estado de Chile. Hoy no existe ningún control de la evolución del estado de salud del Machi Celestino. Por su parte, a las y los voceros de nuestra autoridad ancestral se les impuso la prohibición de visitarlo hasta por un año.”

Asimismo, Cistina Romo indicó que “las comunidades en resistencia del Wallmapu han manifestado toda su solidaridad y su voluntad de realizar movilizaciones de apoyo”.

-¿Y qué han dicho otras visiones religiosas, considerando la especificidad espiritual de la demanda del Machi?

“Han hablado a favor de Celestino la iglesia evangélica pentecostal que está en Temuco, la comunidad Rastafari, Krishna, mientras que la jerarquía católica ha guardado un silencio absoluto”.

El viernes 13 de julio, Cristina Romo, junto a organizaciones de DDHH y sociales, solicitaron en la Intendencia de Santiago la autorización para realizar el próximo 22 de julio una marcha familiar, unitaria, masiva y solidaria con la causa del Machi Celestino y en contra de la ofensiva militarizada del Estado en territorio mapuche.

Por otro lado, la Presidenta de la Agrupación Nacional de Familiares de Ejecutados Políticos, AFEP, Alicia Lira, quien acompañó a la comitiva a la Intendencia, expresó que “no sólo el gobierno de nuevo irrespeta los tratados internacionales sobre los derechos de los Pueblos Originarios, sino que además intensifica la criminalización en territorio mapuche con tecnología, maquinaria de guerra y fuerzas militares antiterroristas que mandó a prepararse en Colombia, a través del ridículamente llamado ‘Comando Jungla’ (las junglas sólo existen en climas tropicales), cuya cobertura es la persecución de narcotraficantes, pero que en la realidad opera contra las resistencias y disidencias políticas y sociales del Estado. Esa fuerza fue ‘capacitada’ por los oficiales estadounidenses que reinan en Colombia y donde hay 8 bases militares de EEUU. Sin embargo, en Chile no existe el terrorismo. Esa figura ha sido usada y abusada como excusa para reprimir impunemente a los pueblos en lucha, y como distractor para intentar tapar los escandalosos robos de la alta oficialidad de Carabineros y del Ejército”.

Igualmente, la representante del Movimiento por el Agua y los Territorios de la capital chilena, Francisca Fernández, señaló que “estamos frente a un evento de la más profunda gravedad. Una autoridad espiritual originaria, por necesitar practicar su religiosidad, está en riesgo de muerte. El gobierno carece de voluntad de diálogo. Aquí se está violando hasta la libertad de culto que se encuentra inscrita en la Constitución. Para la corrupción institucional hay plena libertad, mientras que para el pueblo mapuche hay plena represión. De la misma forma, consideramos que falta que más y más sectores sociales se sensibilicen ante lo que pasa en el territorio mapuche. La plurinacionalidad y pluriculturalidad debe asumirse en la práctica concreta”.

Por su parte, el dirigente de Salud para Todos, Robert Espinoza, dijo que “nos violenta la discriminación, la represión y el racismo que el Estado comete contra el pueblo mapuche”.

-¿Qué tiene que ver un movimiento que lucha por el derecho a la salud con la reivindicación del Machi Celestino Córdova?

“Todo, porque está en juego la vida. En Chile la salud es una mercancía, es decir, un servicio que persigue únicamente la ganancia privada. La sanidad mapuche está siendo vulnerada, al igual que la de todos los chilenos. Y en particular sobre la causa del Machi Celestino, estimamos que es indispensable que no sólo se le permita ejercitar su espiritualidad permitiéndosele que visite su rewe, sino que tiene que estar en libertad. No hay pruebas reales que lo incriminen en ningún delito y, por tanto, su cautiverio no tiene ninguna justificación”.

EL CAPITAL  TOMO I I

SECCIÓN SEGUNDA

LA ROTACIÓN DEL CAPITAL

Capítulo VII

II Partes integrantes, reposición, reparación, acumulación del capital fijo.

Párrafo 01:

En una inversión de capital, los distintos elementos que forman el capital fijo tienen distinto tiempo de vida y también, por tanto, distintos tiempos de rotación. En un ferrocarril, por ejemplo, los rieles, las traviesas, las trincheras y los terraplenes, los edificios de las estaciones, los puentes, los túneles, las locomotoras y el material rodante duran en su funcionamiento distintos tiempos y tienen también distinto tiempo de rotación. Los edificios, los andenes, los depósitos de agua, los viaductos, los túneles, las trincheras y los muros de contención de la vía, en una palabra, lo que en la técnica ferroviaria inglesa se llama la Works of art no necesitan ser renovados durante una larga serie de años. Los objetos que más se desgastan son las vías férreas y el material rodante (rolling stock).

Página –150 —   El CAPITAL “TOMO I I” –Traducción de Wenceslao Roces – Primera edición en alemán tomo I — 1867- Primera edición en Español 1946- tercera reimpresión 2006 – Fondo De Cultura Económica México Comentarios y sugerencias : Editorial@fondodeculturaeconomica.com  en Chile a /httpmarxismo-cl/ o bien Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl o Twitter    Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl

https://unidadmpt.wordpress.com/2012/05/08/transcribiremos-a-la-letra-el-capital-de-carlos-marx-tomo-uno/

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!   

Tweets mentioning @Daniel206_73

Deja un comentario

Archivado bajo Antícapitaslista, ¡¡¡ Unidad Latinoamericana !!!, Campesinos- Jornaleros, chile, Compañero Presidente Doctor salvador Allende, Peones - Proletarios, Trabajadores al Poder, unidad

Redefinir la soberanía alimentaria

gustavoduch / 17 enero 2012

Quince años después de la primera definición de Soberanía Alimentaria («La Soberanía Alimentaria es el derecho de los pueblos, comunidades y países a definir sus propias políticas agrícolas, pesqueras, alimentarias y de tierra que sean ecológica, social, económica y culturalmente apropiadas a sus circunstancias únicas. Esto incluye el verdadero derecho a la alimentación y a producir los alimentos, lo que significa que todos los pueblos tienen el derecho a una alimentación sana, nutritiva y culturalmente apropiada, y a la capacidad para mantenerse a sí mismos y a sus sociedades») el concepto ha ganado en amplitud y propagación. De hecho, creo que ha sido su uso y defensa, principalmente en manos de la población campesina, lo que -como algo vivo- le ha dado y dará nuevas dimensiones.

Cuando se vocifera en las marchas campesinas, es un grito de la lucha a cara descubierta frente a la sociedad capitalista y su gobernanza, convirtiéndose en una propuesta política para reorganizar el sistema alimentario global que se va imponiendo por todo el planeta. Por eso cuando se le pregunta a La Vía Campesina sobre su concepto reivindicativo lo dicen rotundo y sin ánimo de despistar: «no queremos más políticas agroalimentarias, para nada, lo que queremos es hacer y participar en las políticas agroalimentarias». Una demanda clara de soberanía –para decir y decidir- que ―no queremos políticas agroalimentarias enfocadas como siempre en cómo y cuánto se pueden aumentar las producciones de alimentos, sino políticas para aumentar, producir y reproducir más y más campesinas y  campesinos. En la Soberanía Alimentaria, el campesinado es el centro y el objetivo; la agricultura y la productividad son los medios.

También la propuesta de la Soberanía Alimentaria como construcción de otra forma de producir y consumir, es un ejemplo para otras propuestas pensadas para la creación de un mundo fuera del capitalismo. Hoy Soberanía Alimentaria camina de la mano del Decrecimiento, la Soberanía Energética, la monetaria  o el Buen Vivir.

Quienes defienden la Soberanía Alimentaria  exigen  que las reglas de juego se han de cambiar y el pueblo soberanamente retomar el mando. ―Nos han robado el poder, el poder está en otras manos –dicen desde el campo― vamos a recuperar el poder: poder hacer nuestros huertos, poder cultivar comida, poder cuidar la tierra, para poder vivir del campo. Con la contundencia de quienes saben que la Soberanía Alimentaria es también una respuesta que da esperanza a injusticias que no pueden esperar: hambre, crisis ecológica, pobreza rural, economías en crisis…

A su vez, la Soberanía Alimentaria ha mostrado que en un Planeta globalizado, también las luchas son globales, hermanando en este caso campesinas y campesinos del Norte y del Sur (rompiendo esquemas) que se han reconocido como iguales frente a las consecuencias de una superagricultura intensiva en manos de pocas corporaciones. De igual manera, su lucha ha generado una estrecha alianza entre la sociedad campesina y otros sectores de la sociedad civil, como los grupos de consumo responsable, las organizaciones ecologistas o algunas organizaciones de cooperación internacional implicadas en la defensa de un mundo rural vivo.  Es la Soberanía Alimentaria un espacio físico de encuentro del pueblo militante y así lo dicen sus voces, «que no se atrevan a salvar nuestro mundo rural, ni a impedir que lo defendamos».

Hacer Soberanía Alimentaria es finalmente una práctica de resistencia ―ni un campesino o campesina debe desaparecer― mientras se espera el cambio de modelo. Y por qué no, Soberanía Alimentaria es para muchas y muchos una utopía necesaria, que será realidad.

¿Y cómo hacemos para explicar tanto? Pues miren, volviendo a la definición que le dio vida. En realidad la soberanía alimentaria no es más –ni menos- que «el derecho de los pueblos a la tierra de la cual vivir, y el deber de los pueblos de cuidar la tierra de la que vivir».

Gustavo Duch Guillot. Autor de ‘ALIMENTOS BAJO SOSPECHA’ y ‘SIN LAVARSE LAS MANOS’

EL CAPITAL  TOMO I I

SECCIÓN SEGUNDA

LA ROTACIÓN DEL CAPITAL

Capítulo VII

Tiempo de Rotación y Número de Rotación

Párrafo 27:

4.- Los elementos del capital circulante se fijan de un modo tan constante en el proceso de producción –si éste ha de ser continuo—como los elementos del capital fijo. Lo que ocurre es que los elementos del primero, fijados así, se renuevan constantemente en especie (los medios de producción por otros de la misma clase, la fuerza de trabajo mediante su compra constantemente renovada), mientras que, tratándose de los elementos del capital fijo, durante el tiempo en que funcionan no hace falta renovarlos ni es necesario renovar tampoco su forma. En el proceso de producción aparecen siempre constantemente materias primas y auxiliares, pero siempre nuevos ejemplares de la misma clase, tan pronto como los antiguos se consumen en la elaboración del producto terminado. Asimismo aparece siempre, constantemente, en el proceso de producción, la fuerza de trabajo necesario, pero gracias a la constante renovación de su compra, y no pocas veces mediante una sustitución de personas. En cambio, los edificios, las máquinas etecèra, siguen funcionando sin sustitución durante los repetidos procesos de producción, a través de las reiteradas rotaciones del capital circulante.

Página –149-150 —   El CAPITAL “TOMO I I” –Traducción de Wenceslao Roces – Primera edición en alemán tomo I — 1867- Primera edición en Español 1946- tercera reimpresión 2006 – Fondo De Cultura Económica México Comentarios y sugerencias : Editorial@fondodeculturaeconomica.com  en Chile a /httpmarxismo-cl/ o bien Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl o Twitter    Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl

https://unidadmpt.wordpress.com/2012/05/08/transcribiremos-a-la-letra-el-capital-de-carlos-marx-tomo-uno/

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!   

Tweets mentioning @Daniel206_73

Deja un comentario

Archivado bajo Antícapitaslista, ¡¡¡ Unidad Latinoamericana !!!, Campesinos- Jornaleros, chile, Compañero Presidente Doctor salvador Allende, Peones - Proletarios, Trabajadores al Poder

Santiago Domingo AGUILAR DUHAU, 41 años, Gobernador de La Unión, contador, militante comunista. ASESINADO POR LA ¡¡¡DERECHA POLÍTICA!!! TERRORISTA

Detenido Desaparecido

Militancia:

Partido Comunista

 Región:

X Los Lagos

Fecha Detención/Muerte:

17-09-1973

Edad:

41 años

Ciudad:

OSORNO

Ocupación:

CONTADOR, GOBERNADOR LA UNION

Comuna:

OSORNO

Instancia Calificadora:

CVR violación de DDHH

AGUILAR DUHAU SANTIAGO DOMINGO

El 19 de septiembre de 1973 desapareció desde la 3a Comisaría de Carabineros de Rahue, de la ciudad de Osorno, Santiago Domingo AGUILAR DUHAU, 41 años, Gobernador de La Unión, contador, militante comunista.

El 17 de septiembre el afectado fue a la Comisaría mencionada a obtener un salvoconducto para el traslado de menaje de su domicilio, acompañado por una persona. En dicho lugar quedó detenido. Por el testimonio de numerosos detenidos se ha determinado que Santiago Aguilar permaneció en la Comisaría de Rahue hasta el día 19 de ese mismo mes, cuando a las 2:00 horas de la madrugada fue sacado de su celda e introducido en un furgón. Desde ahí, no se ha vuelto a saber de él, no habiendo podido determinarse su destino y suerte.

La Comisión tuvo la convicción que la desaparición de Santiago Aguilar constituyó una violación de sus derechos humanos de responsabilidad de agentes del Estado, en mérito de lo siguiente:

– Es un hecho comprobado el arresto del afectado, su permanencia en la comisaría indicada y su salida del lugar el día 19;

– Consta que tras lo señalado no se ha vuelto a tener noticias de él;

– Todos los intentos de la Comisión de obtener información sobre su caso de parte de las autoridades y funcionarios policiales de la época fueron infructuosos, no recibiéndose colaboración de ellas.

EL CAPITAL  TOMO I I

SECCIÓN SEGUNDA

LA ROTACIÓN DEL CAPITAL

Capítulo VII

Tiempo de Rotación y Número de Rotación

Párrafo 26:

3.- La parte de valor del capital productivo que se invierte en capital fijo se desembolsa en bloque y de una vez para todo el tiempo durante el cual funciona aquella parte de los medios de producción que forma el capital fijo. Por consiguiente, este valor es lanzado a la circulación por el capitalista de una sola vez; pero sólo se sustrae de nuevo a la circulación fragmentaria y gradualmente, mediante la realización de las partes de valor que el capital fijo va añadiendo fragmentariamente a las mercancías. En cambio, los medios de producción en que se fija una parte del capital productivo se sustraen a la circulación de una vez, para incorporarse al proceso de producción por todo el tiempo que funcionen, pero no necesitan ser repuestos durante todo este tiempo por nuevos ejemplares de la misma clase, no necesitan ser reproducidos. Siguen contribuyendo durante un tiempo más o menos largo a la producción de las mercancías lanzadas a la circulación, sin necesidad de sustraer a ésta los elementos de su propia renovación. Por tanto, durante este tiempo no reclaman tampoco, a su vez, la renovación de los medios desembolsados por el capitalista. Finalmente, el valor capital invertido en capital fijo mientras permanecen funcionando los medios de producción que lo forman, no recorre el cielo de sus formas, de un modo material, sino solamente en cuanto a su valor, y aun así sólo de un modo parcial y gradual. Es decir, una parte de su valor que se circula constantemente como parte de valor de la mercancía y se convierte en dinero, sin volver a revertir luego de la forma dinero a su primitiva forma natural. Esta reversión del dinero a la forma natural del medio de producción sólo opera al final del período durante el cual funciona, cuando ya el medio de producción se ha consumido totalmente.

Página –149 —   El CAPITAL “TOMO I I” –Traducción de Wenceslao Roces – Primera edición en alemán tomo I — 1867- Primera edición en Español 1946- tercera reimpresión 2006 – Fondo De Cultura Económica México Comentarios y sugerencias : Editorial@fondodeculturaeconomica.com  en Chile a /httpmarxismo-cl/ o bien Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl o Twitter    Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl

https://unidadmpt.wordpress.com/2012/05/08/transcribiremos-a-la-letra-el-capital-de-carlos-marx-tomo-uno/

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!   

Tweets mentioning @Daniel206_73

Deja un comentario

Archivado bajo Antícapitaslista, ¡¡¡ Unidad Latinoamericana !!!, Campesinos- Jornaleros, chile, Compañero Presidente Doctor salvador Allende, Peones - Proletarios, Trabajadores al Poder

05 de 05– Libro de JOSE MANUEL BRAVO AGUILERA DE CARRANCO A CARRAN

(Página 12 en adelante)

A través de esa vidriera él, con su sola presencia allí, hasta ese entonces controlaba y sometía a los empleados, dominio que prolongaba como irremediable radiación sobre los operarios de la fábrica y labriegos de los previos, ahora, esa misma vidriera servía para observar su caída. Por primera vez me sentí asistiendo a una obra de teatro en primera fila. – Mira Jesús—le dijo Polé desde su impresionante estatura y con ese vozarrón pausado que le caracterizaba–, venimos a quitarte el fundo, la fábrica, los vehículos, las bodegas, o sea, todo lo que esté bajo tus dominios. Así que pórtate bien y entrégame las llaves y los libros. A partir de este momento pasan a ser propiedad de los trabajadores.

Ibáñez se puso pálido. Sentado tras su escritorio miraba atónito lo que sucedía a su alrededor y no acertaba a comprender qué estaba pasando. Su rostro regordote había perdido su habitual tono semi colorado. De su robusta envergadura física—era un tipo gordo—sobresalía a su cabeza grande, medio calva y de pelo corto.

Ustedes no pueden hacer eso, hombre—balbució el viejo Ibáñez, denunciando su origen hispano con su manera zeteada de hablar, en donde las eses sonaban como zetas. Pareció recuperarse un poco y querer demostrar su habitual altivez, poniéndose de pie. Emergió amenazante su figura enorme y maciza, de espaldas anchas y manos grandes, más alto y fornido que sus intempestivos visitantes. Aun así, me pareció ridículo e insignificante tratándose de imponerse desde su mediocridad. Pero volvió a palidecer al fijarse en los cintos de sus atacantes que lucían sendos revólveres– ¿Pero quién son ustedes? ¿Cómo se atreven? Aquí no pueden hacer nada—chilló, algo confundido. Me lo imaginé meándose y cagándose encima cuando el Pepe se le acercó con cara de pocos amigos—No seas necio, Jesús Ibáñez: yo lo hicimos. ¿O no ves esa cantidad de hombres que ya han ocupado tus oficinas? Parece que no entendiste al compañero. Esto es una toma, no una broma. ¡Las llaves y los libros! – Exclamó el Pepe, dando un golpe de puño sobre la mesa que hizo que Ibáñez diera un brinco y sentara con cara de compungido –Déjate de güeviar y obedece al compañero –terminó el Pepe.

El administrador se paró casi de inmediato y se dirigió a un aparador apoyado en el muro. De allí extrajo varios manojos de llaves y libros que fue depositando en el escritorio. Miré el reloj de la pared y marcaba las 12:07 horas. Hacía unos minutos había sonado el pito que indicaba la hora de pausa para ir a hacer almuerzo, pero nadie lo escuchó o nadie quiso hacerle caso. Ibáñez allá adentro no paraba de hablar pero ninguno de nosotros le daba mayor importancia. Pepe le había garantizado la integridad de él, de su familia y de todos aquellos que Ibáñez señalara como sus protegidos; lo que estaba claro es que no habría violencia y ningún mandamás saldría dañado. Pepe salió de la oficina para asegurarse de que así fuera.

–Compañero Jacinto –dijo, dirigiéndose a mí—Tú y Félix encárguense de formar un grupo de seguridad y hacer que se respeten los acuerdos de la asamblea de no ocasionar desmanes, no caer en excesos, ni agredir a nadie.

–Si compañero—atiné a responder con voz recia, pero me salió una flautita vergonzante de voz y solo ahí me di cuenta de que tenía la garganta reseca. Traté de disimilar el bochorno con un carraspeo exagerado y fuera de lugar.

Pepe volvió a la oficina principal, llevándose a Mario Fuentalba, a algunos dirigentes sindicales y empleados de la administración. “Les va leer la cartilla”, pensé.

El destituido administrador parecía querer eternizar el trámite de entrega; se puso latero explicando la utilidad de cada una de las llaves y la función de cada uno de los libros. Ibáñez daba demasiadas muestras de no querer desprenderse de aquellos símbolos de poder. A mí me daba la impresión de que Ibáñez tenía la esperanza de que todo aquello no durara demasiado, a lo más un par de días. Él pretendía que en esa corta ausencia el orden de todas las cosas, “su orden”, siguiera siendo respetado y rigiendo el destino del imperio Echavarry.

Salí a cumplir lo que se me había ordenado, pensando que tal vez este era el suceso más importante que me había tocado vivir en mis dieciocho años de vida. Y no es que hasta entonces mi existencia hubiera sido una taza de leche o haya tenido un devenir aburrido; pero esto era distinto, por su connotación humana y social para esto era distinto, por su connotación humana y social para los habitantes de Neltume y sus alrededores. La toma estaba consumada y había llegado la hora de las formalidades: la entrega de los dominios, el aviso a las autoridades sobre la decisión de los trabajadores y la organización de las tareas de la toma. En esos días iniciales cualquier lugareños de estas montañas podía soñar con el futuro glorioso que alcanzamos a forjar, pero ninguno de nosotros podía prever el destino funesto que después tuvo toda aquella osadía.

En aquel tiempo el lugar no era más que un caserío. Ahora esto no se parece a como era antes no se parece a como era antes. Es como si el lugar hubiera perdido la esencia que le dio vida. Y eso por ahí es cierto, porque su esencia estaba dada por su gente. Lo que quiero significar es que la gente que habitó en los albores de este pueblito y bregó en estos parajes ya no está por aquí. Los pocos que sobreviven es como si no estuvieran, porque ya no son los mismos de antaño; en algún momento sus vidas fueron quebrantadas por la crueldad humana. El resto, la gran mayoría, fue desalojado de sus viviendas, expulsado de sus tierras y obligado a emigrar hacia pueblos extraños y destinos inciertos. No tuvieron ni tiempo para sepultar a sus muertos, ni para empezar a buscar a sus parientes desaparecidos, ni para ir a visitar a sus presos. Fueron a parar allá, al llano hostil, y en ciudades inhóspitas debieron comenzar todo de nuevo. Muchos de ellos terminaron de consumir lo poco que les quedaba de vida tratando de hacer lo que aquí no alcanzaron. Otros, los más jóvenes, debimos vivir con la carga de la pesadumbre por el pasado y la angustia de la frustración por el futuro. Uno de estos últimos fui yo y no puedo decir que haya superado todo eso; más bien, sigo siendo tan solo un sobreviviente.

No quisiera presentarles un panorama lúgubre pero, de regreso en este lugar donde ustedes me han pedido que venga, es difícil no ver todo esto con ojos de nostalgia. Yo no quería venir y tenía mis razones. Y estando aquí, esas razones no dejan de tener un gran peso. No por nada pasaron 33 años sin volver a poner pie ni mirada en estos montes, desde que debí abandonarlos obligado por las circunstancia y empujado por la porfía de vivir. En el medio, la vida me ha tratado con dureza, pero no me quejo; solo lo menciono para sepan que así ha sido……..

{Este libro tiene 273 páginas, solo hemos transcrito 14, con la pretenciosa intención de promover su lectura. Daniel}

EL CAPITAL  TOMO I I

SECCIÓN SEGUNDA

LA ROTACIÓN DEL CAPITAL

Capítulo VII

Tiempo de Rotación y Número de Rotación

Párrafo 25:

2.- La rotación de la parte fija del capital y, por tanto, el tiempo de rotación necesario, abarca varias rotaciones de los elementos circulantes del capital. Durante el mismo tiempo en que describe una sola rotación el capital fijo, describe varias rotaciones el capital circulante. Una de las partes integrantes del valor del capital productivo asume el concepto de forma del capital fijo siempre y cuando que los medios de producción que lo forman no se consuman durante el tiempo en que elabora el producto y sale del proceso de producción convertido en mercancía. Es necesario que una parte de su valor perdure bajo su antigua forma útil, mientras que otra parte es puesta en circulación por el producto elaborado, circulación que hace circular también, simultáneamente, el valor total de los elementos circulantes del capital.  

Página –149 —   El CAPITAL “TOMO I I” –Traducción de Wenceslao Roces – Primera edición en alemán tomo I — 1867- Primera edición en Español 1946- tercera reimpresión 2006 – Fondo De Cultura Económica México Comentarios y sugerencias : Editorial@fondodeculturaeconomica.com  en Chile a /httpmarxismo-cl/ o bien Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl o Twitter    Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl

https://unidadmpt.wordpress.com/2012/05/08/transcribiremos-a-la-letra-el-capital-de-carlos-marx-tomo-uno/

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!   

Tweets mentioning @Daniel206_73

Deja un comentario

Archivado bajo Antícapitaslista, ¡¡¡ Unidad Latinoamericana !!!, Campesinos- Jornaleros, chile, Compañero Presidente Doctor salvador Allende, Peones - Proletarios, Trabajadores al Poder, unidad

Niños robados – En Chile, por la dictadura

https://www.pagina12.com.ar/

La Justicia chilena comenzó a abrir una de las páginas más oscuras de la dictadura de Augusto Pinochet (foto): la adopción irregular de miles de niños que fueron enviados al extranjero. Hoy, sus madres los buscan ayudadas por las redes sociales. El 9 de julio de 1977, durante los años más cruentos de la dictadura (1973-1990), Margarita Escobar llegó a tener a su hija al hospital Paula Jaraquemada de Santiago. Alcanzó a ver a su bebé unos instantes antes de que se la llevaran.

Cuatro décadas después relata que durante horas nadie le dio información sobre su hija y que cada tanto la inyectaban para mantenerla dormida. “Cada vez que despertaba volvía a preguntar por ella, hasta que una matrona me dijo: tu guagua (bebé) nació muerta”. Pidió verla para darle un beso pero no la dejaron. Después de eso “nadie me dio ningún papel, me mandaron para la casa. No sé cómo llegué; estaba totalmente dopada”, recuerda.

En el mismo hospital, en febrero de 1985, María Orellana dio a luz a un niño que llamó Cristián. “Alcancé a escuchar que era un varón; después me aplicaron una inyección y no supe más”, cuenta. Durante días pidió ver a su hijo pero nadie le dio respuesta hasta que le informaron que había muerto. Tampoco la dejaron verlo. “Quédate con el recuerdo de tu guagüita, va a ser muy cruel que la veas”, recuerda que le dijeron en el hospital.

Al igual que Margarita, a María tampoco le dieron ningún papel ni le entregaron el cuerpo. “No hay nada, es como si yo no hubiera pasado por ese hospital”, recuerda hoy, empeñada como otras miles de madres en encontrar a su hijo.

El juez especial de causas de derechos humanos Mario Carroza realiza desde enero una extensa investigación sobre sustracción de menores centrada en los años de la dictadura, aunque, ante nuevas denuncias, la amplió hasta 2000. Si bien se ha descartado el secuestro de niños como método represivo, como sucedió en Argentina, se cree que las condiciones de esa época facilitaron el actuar de grupos dedicados a “captar” niños para enviarlos al extranjero con fines económicos, explica el abogado del Instituto Nacional de Derechos Humanos Pablo Rivera, que ha presentado denuncias a nombre de las madres.

Un rol protagónico lo jugaron asistentes sociales, religiosos, médicos o funcionarios de municipios u hospitales, que detectaban a madres vulnerables y luego sustraían a los niños o lograban bajo engaños que fueran dados en adopción. “En general los casos tienen relación con madres de escasos recursos que dieron a luz a sus hijos o hijas y luego fueron engañadas por funcionarios de los hospitales respecto a que estaban muertos o enfermos o murieron con posterioridad y nunca más supieron de sus hijos”, explica el abogado del Instituto Nacional de Derechos Humanos Pablo Rivera, que ha presentado denuncias a nombre de las madres.

La vigencia hasta 1988 de una ley que permitía borrar los orígenes de las familias biológicas contribuyó a fomentar la práctica en un país sumido en esos años en el silencio y el temor, explica la historiadora de la Universidad Austral Karen Alfaro. Para Alfaro, la práctica se “inscribe también dentro de una lucha ideológica de la dictadura de Pinochet, un tipo de violencia social sobre los sectores más pobres”.

No hay registros de la cantidad de niños enviados al extranjero. Según datos oficiales, entre 1973 y 1987 se registraron 26.611 adopciones en Chile pero no se sabe cuántos fueron llevados al exterior.

El juez Carroza ha logrado determinar que al menos 2.021 fueron adoptados en Suecia entre 1971 y 1992. Otros miles llegaron a Alemania, Francia, Italia, España, Holanda, Suiza, Estados Unidos, Uruguay y Perú. El valor pagado por cada niño equivalía a entre 3000 y 5000 dólares de hoy.

Sin papeles que respalden su historia, muchas madres guardaron su dolor por años. Pero a medida que los primeros casos fueron haciéndose públicos y se formaron grupos de búsqueda en redes sociales muchas se dieron cuenta de que miles compartían su experiencia. Uno de estos grupos es “Hijos y madres del silencio”, que reúne en Facebook a unas 3.000 personas: hijos que buscan su origen biológico y madres que quieren reencontrase con hijos arrebatados. “Lo que nosotros necesitamos es que se abran los archivos, las fichas de los hospitales, que se haga esto público para que la gente que está fuera de Chile se dé cuenta de que pudo ser una adopción ilegal”, clama Marisol Rodríguez, vocera de la agrupación. En tres años, el grupo ha logrado casi 90 reencuentros.

Las pruebas de ADN son hoy su mayor ayuda. Con dificultad, por los costos, muchas madres se están realizando los test rápidos para poder ingresar a bancos genéticos internacionales. “Lo que quiero es saber qué paso con mi hija y si mi hija me anda buscando”, dice Josefina Sandoval, tras someterse a una prueba. “La andamos buscando y con esto la vamos a encontrar”, agrega sobre la hija que dio a luz pero fue dada por muerta el 24 de junio de 1980.

EL CAPITAL  TOMO I I

SECCIÓN SEGUNDA

LA ROTACIÓN DEL CAPITAL

Capítulo VII

Tiempo de Rotación y Número de Rotación

Párrafo 24:

De lo expuesto se desprende lo siguiente:

1.- Los conceptos del capital fijo y del capital circulante son conceptos de forma, que corresponden solamente al distinto tipo de rotación del valor capital que actúa en el proceso de producción o capital productivo. Esta diferente clase de rotación responde, a su vez, al distinto modo como los diversos elementos del capital productivo transfieren su valor al producto, y no al modo distinto como participan en la producción del valor del producto ni a su modo distinto de comportarse en el proceso de valorización. Finalmente, la diferencia que se advierte en cuanto a la transferencia del valor al producto—y, por tanto, el distinto modo como este valor circula a través del producto y es renovado por las metamorfosis de éste en su primitiva forma natural—responde a la diferencia de las formas materiales bajo las que existe el capital productivo, una parte del cual se consume íntegramente durante la elaboración de cada producto, mientras que otra parte se va consumiendo gradualmente. Por consiguiente, es el capital productivo y sólo él el que puede dividirse en capital fijo y circulante. Esta oposición no se da, en cambio, con respecto a las otras dos modalidades de existencia del capital industrial, o sea, el capital-mercancías y el capital-dinero, ni existe tampoco como oposición entre estos dos y el capital productivo. Sólo se da con respecto al capital productivo y dentro de este. Por mucho que el capital-dinero y el capital-mercancía funcionen como capital y por mucho que circulen, sólo podrán convertirse en capital circulante por oposición al capital tan pronto como se convierten en elementos circulantes del capital productivo. Pero, como estas dos formas del capital se mueven dentro de la órbita de la circulación, los economistas desde Adam Smith se han creído autorizados, por error, a englobarlas con la parte circulante del capital productivo en la categoría de capital circulante. Y es cierto que son capital en circulación, por oposición al capital productivo, pero esto no quiere decir que sean capital circulante por oposición al capital fijo.

Página –148-149 —   El CAPITAL “TOMO I I” –Traducción de Wenceslao Roces – Primera edición en alemán tomo I — 1867- Primera edición en Español 1946- tercera reimpresión 2006 – Fondo De Cultura Económica México Comentarios y sugerencias : Editorial@fondodeculturaeconomica.com  en Chile a /httpmarxismo-cl/ o bien Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl o Twitter    Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl

https://unidadmpt.wordpress.com/2012/05/08/transcribiremos-a-la-letra-el-capital-de-carlos-marx-tomo-uno/

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!   

Tweets mentioning @Daniel206_73

Deja un comentario

Archivado bajo Antícapitaslista, ¡¡¡ Unidad Latinoamericana !!!, Campesinos- Jornaleros, chile, Compañero Presidente Doctor salvador Allende, Peones - Proletarios, Trabajadores al Poder

Cosechas, nota de prensa

gustavoduch / 30 abril 2018

Gustavo Duch en el nuevo libro ‘Cosechas’ cuestiona las injusticias del sistema económico capitalista e invita a poner la vida en el centro.
Las ilustraciones que acompañan los relatos son de la artista y activista ecuatoriana Sofía Acosta

El activista y escritor Gustavo Duch acaba de publicar Cosechas. Relatos de mucha gente pequeña, un nuevo título de breves relatos poéticos que hablan sobre agroecología, derechos humanos (y terrícolas), soberanía alimentaria, fronteras, economía… Relatos cargados de ironía y afecto, que reflexionan sobre la actualidad y nos invitan a cuestionar las injusticias de un sistema económico capitalista y a poner la vida en el centro. Se trata del tercer título ecoeditado por la editorial cooperativa Pol·len edicions, después de Mucha gente pequeña y Secretos.

El libro, cuenta con las ilustraciones de la artista y activista ecuatoriana Sofía Acosta “La Suerte” y un prólogo de Belén Verdugo, mujer de la Castilla rural, pequeña campesina en el pueblo de Piñel de Abajo que representa muy bien esas infinitas pequeñas personas que en pequeños lugares hacen un mundo mejor.

El estilo: defensoras, poesías, luchas

Los relatos de Gustavo Duch tienen un estilo que así describe Belén Verdugo en el prólogo. «[Gustavo Duch] nos acaricia con libre-diversidad, ameno, irónico y sintético. Describe «desde dentro» instantes de acontecer político que le conmueven. Gustavo Duch observa y denuncia hambres, balas y vallas que nos avergüenzan. Busca imágenes para enseñarnos el decálogo de mirar lo suprasensible, a Ellas, a Nosotras, a aquellas Poesías que siguen girando para defender a las Defensoras, a las referentes de luchas legítimas. Sus historias también hablan de las migrantes que llegaron a Europa con sus semillas, de huertas ecológicas y ecoaldeas que crecen como comandos frente a las agroindustrias que violentan territorios. Nuestra vida moderna rodeada de tecnologías, que contada con el humor de lo absurdo y el gesto amable de la empatía, ayudan a la reflexión crítica sobre esencias y dependencias humanas de estos tiempos.»

El encuentro entre los relatos y las ilustraciones

Las imágenes que ilustran Cosechas parten de un encuentro de la artista ecuatoriana La Suerte con la semilla. La Suerte es Sofía Acosta y como una alquimista probó los usos de semillas recolectadas, creó sus propios tintes naturales, y experimentó con sus reacciones y combinaciones. En el camino muchas mezclas fueron desprendiéndose del papel, la luz de sol hacía que los tintes desaparecieran del papel. Hasta que conoció a Elías Mamallacta, quien le enseñó a usar «la sangre de drago» para pintar. El uso habitual de esta resina es para cicatrizar así que — pintar con ella — explica Sofía —, se transformó en un proceso de sanación.

Este libro, protegido por la portada y las guardas que reproducen el color original de esta tintura curativa, en estos momentos de represión y ahogos, le gustaría convertirse en un cobijo desde donde combatir todos los miedos que nos acechan.

Un libro ecoeditado

El libro de Gustavo Duch está publicado siguiendo estrictos criterios de ecoedición: buenas prácticas en todo el ciclo de creación, producción y distribución del libro. En las primeras páginas del libro, se puede ver la mochila ecológica, con los impactos y los ahorros implementados en el libro.

El autor, activista y escritor

Gustavo Duch (1965, Barcelona) es veterinario, activista, defensor de la soberanía alimentaria y del acercamiento de la realidad rural de los países del Sur. Es director de la revista Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas, una publicación de información, debate y reflexión de todo aquello que sabemos que condiciona la vida rural, la agricultura y la alimentación. Una revista de pensamiento crítico que quiere ayudar a imaginar y construir nuevas realidades sociales y económicas para dejar atrás el capitalismo.

Colabora estrechamente con el movimiento internacional La Vía Campesina así como con diferentes medios de comunicación, como El Periódico de Catalunya, ARA, Sentit Crític o el programa de Radio 3, El Bosque Habitado.

Mar Carrera

mar@pol-len.cat

646192334

mayo de 2018

EL CAPITAL  TOMO I I

SECCIÓN SEGUNDA

LA ROTACIÓN DEL CAPITAL

Capítulo VII

Tiempo de Rotación y Número de Rotación

Párrafo 23:

La fuerza de trabajo añade constantemente al producto, con su propio valor, una plusvalía que es la encarnación del trabajo no retribuido. Por tanto, ésta es puesta en circulación a través del producto terminado y convertida constantemente en dinero, ni más ni menos que los demás elementos de valor que lo integran. Sin embargo, como aquí solo queremos referirnos, por el momento, a la rotación del valor del capital y no a la plusvalía que se opera conjuntamente con aquél, prescindiremos provisionalmente de esta.

Página –148 —   El CAPITAL “TOMO I I” –Traducción de Wenceslao Roces – Primera edición en alemán tomo I — 1867- Primera edición en Español 1946- tercera reimpresión 2006 – Fondo De Cultura Económica México Comentarios y sugerencias : Editorial@fondodeculturaeconomica.com  en Chile a /httpmarxismo-cl/ o bien Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl o Twitter    Amador Ibañez ‏ @marxismo_cl

https://unidadmpt.wordpress.com/2012/05/08/transcribiremos-a-la-letra-el-capital-de-carlos-marx-tomo-uno/

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!   

Tweets mentioning @Daniel206_73

Deja un comentario

Archivado bajo Antícapitaslista, ¡¡¡ Unidad Latinoamericana !!!, Campesinos- Jornaleros, chile, Compañero Presidente Doctor salvador Allende, Peones - Proletarios, Trabajadores al Poder, unidad